Text Size
Monday, August 19, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Las dimensiones de un crimen

There are no translations available.

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea posible, al menos en el mundo de hoy, convencer a nadie de nada mediante el raciocinio y la discusión. Ello está demostrado, sobre todo, en asuntos que toquen la actualidad política o sus aledaños (cada día más vastos). Y es que la gente ya no tiene ideas que confrontar o que discutir, la gente sólo tiene creencias a las que adherirse más o menos apasionada o irracionalmente.

De manera que, al referirme aquí al escándalo de los abusos sexuales de la clerecía, renuncio de entrada a exponer mis opiniones para un debate con quienes, por principio, no están de acuerdo con ellas. Pero quizá sea posible que algunas de estas personas que se tomen la molestia de leerme se enteren al menos de lo que piensa alguien como yo, que juzga claramente tergiversado el caudal informativo que nos arrojan a diario los medios sobre la delincuencia sexual eclesiástica.

Tergiversación monstruosa, porque he comprobado hasta la saciedad, tras numerosas discusiones con prójimos de toda índole, que la idea que han logrado imponer dichos medios entre la gente escasamente informada, que es la inmensa mayoría de la gente, puede plasmarse en los siguientes puntos:

Primero: los abusos sexuales de los curas son cosa actual, son hechos que han ocurrido desde siempre pero que siguen ocurriendo a día de hoy en todas partes. Segundo: son hechos masivos, es decir, que afectan a un porcentaje altísimo de religiosos, que podría aproximarse al cuarenta por ciento. Tercero: son hechos propiciados por el encubrimiento culpable, incluso la complicidad, de los obispos o superiores, que sienten toda la empatía con los delincuentes y ninguna piedad en cambio por sus víctimas. Y cuarto: la pederastia del clero es consecuencia necesaria del voto de castidad, de la represión sexual impuesta por la Iglesia a sus ministros.

Se trata de cuatro grandes falacias, cuatro mentiras fácilmente refutables con hechos y cifras. Primera: porque la práctica totalidad de los abusos de los que hablamos son del siglo pasado, de hace más de veinte o treinta años. Segunda: porque la realidad es que los clérigos abusadores fueron casos aislados, una minoría dentro de la gran masa de religiosos católicos de todo el mundo; sólo que esa realidad es amplificada y multiplicada incansablemente por los medios de comunicación, que hacen un seguimiento reiterativo y exhaustivísimo de cada caso individual. Tercera: porque los superiores no siempre pueden denunciar ni condenar a los implicados sin faltar gravemente a la justicia, porque no siempre hay pruebas convincentes y porque está muy constatado que las denuncias falsas existen, en especial sobre hechos antiguos. Y cuarta, porque la pederastia se da en todas las profesiones y capas sociales y, más aún, porque la pederastia, como fenómeno extremo de la degeneración sexual, afecta a personas que han seguido un largo camino previo de libertinaje, lo que no es precisamente el caso de los curas y frailes.

La idea de fondo, la idea que se instala, pues, como creencia entre la gente no muy bien informada es que hay un clima malsano en el catolicismo, y lo hay desde su origen, un clima de asquerosa hipocresía en el cual se imponen prohibiciones o limitaciones sexuales de toda índole al tiempo que se protege e incluso se propicia la práctica del desahogo sexual con niños, como si se tratara de un viejo truco para mantener operativo el sistema, este cotarro que es la Iglesia, cimentado en el celibato obligatorio. Abundan las personas buenas e inteligentes que “están” en esta creencia, que se tragan esta basura, como se tragan también otra aún más grosera: que el mundo está lleno personas, de millones de hombres, que llevan una vida marcada y desgraciada por el hecho de que en su infancia o adolescencia un cura abusara de ellos. Hombres que sospechosamente han tardado treinta o cuarenta años en decidirse a contarlo. Nadie ha negado nunca que el daño hecho a un niño por un adulto pederasta es de enorme gravedad moral, máxime si quien lo inflige es un sacerdote, pero hablar de muchedumbres de jóvenes devastados por la lujuria malsana de los frailes y por la falta de atención y apoyo de sus autoridades, hablar de multitudes de vidas rotas, casi como si de un cuasi holocausto se tratara, una especia de genocidio espiritual del que culpar a los curas, no es más que el deseo, que cada vez se disfraza peor pero que a nadie parece importar mucho, de hundir para siempre a la Iglesia o de forzarla a una renovación que sólo podría pasar por la supresión total del don del sacerdocio.

Y esto que aquí digo no es más que el intento de fijar los términos del problema, de establecer sus dimensiones reales, no las atrozmente exageradas y manipuladas por los medios de información de masas. No es, lo subrayo, un intento de negar el problema. El problema existe, ha existido a lo largo de la segunda mitad del siglo veinte, y ahora lo que existen sus consecuencias desastrosas, sobre las que hay que hacer profunda reflexión dentro de la misma Iglesia. ¿Por qué pasó lo que pasó? Un reflexión profunda que sólo puede hacerse desde los propios postulados de la Iglesia: que ese daño, que esa lujuria criminal de algunos religiosos, y que esa ceguera o cobardía imperdonable de algunos obispos, tal vez no sea sino el reflejo de un mal más profundo, de unos pecados no visibles ni periodísticos pero mucho más radicales y desastrosos. Y de esos quizá se podría hablar con mucha humildad y sin tanto enconamiento ni vergüenza.

Prev Next

El caso Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El próximo miércoles se conocerá la sentencia del juicio de apelación sobre el cardenal Pell. Condenado por abusos sexuales a un monaguillo(...)

Leer más...

Carta del cardenal Pell desde la cárcel

Por su enorme interés, ofrecemos a continuación la carta escrita desde la cárcel por el cardenal Pell, en la que reitera su inocencia.

Leer más...

Los malos servidores

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El conflicto interno que divide a la Iglesia y que nos está dejando sin fuerzas para lo esencial: evangelizar y ser el hospital(...)

Leer más...

El nuevo Instituto Juan Pablo II o cuand…

Autor: Roberto ESTEBAN DUQUE, sacerdote

Recuerdo haber estado en la Universidad Pontificia Comillas para que(...)

Leer más...

Sesenta años de guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

George Weigel, uno de los más importantes escritores católicos norteamericanos, gran biógrafo de San Juan Pablo II, ha escrito un interesante y(...)

Leer más...

Los vándalos saquean Roma... de nuevo

Autor: George WEIGEL, escritor

Un ejercicio de puro vandalismo intelectual se ha desarrollado en Roma(...)

Leer más...

Cuestiones pendientes sobre las finanzas…

Autor: Edward PENTIN, periodista

En algún momento antes de octubre de(...)

Leer más...

Morir matando

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El verano es poco propicio para meditaciones serias. El calor nos atonta y sólo pensamos en encontrar una sombra donde hallar un(...)

Leer más...

Los "viri probati", una degradación del …

Autor: José Manuel DELGADO, sacerdote

Estamos en la recta final hacia el(...)

Leer más...

Los jesuitas de Estados Unidos apoyan el…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

La revista America, órgano de los jesuitas de Estados Unidos del que es redactor jefe el célebre ‘apóstol de los LGTBI’ padre James(...)

Leer más...

Chesterton y el obispillo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leí hace algún tiempo que iba a abrirse la(...)

Leer más...

La lección de la "hermana tierra"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de tantos elogios y críticas al “Instrumentum laboris” del Sínodo sobre la Amazonía, que nos promete un otoño caliente -junto con(...)

Leer más...

La Iglesia, en estado de excepción

Autor: Custodio BALLESTER, sacerdote

Mi condición de sacerdote que sí sabe del peso de la disciplina de la Iglesia a través de la jerarquía local,(...)

Leer más...

Muerte digna

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Se nos avecina en los próximos años una campaña(...)

Leer más...

Héroes anónimos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Si el Premio Nobel de la Paz fuera lo que fue cuando se lo dieron a Albert Schweitzer, a Martin Luther King,(...)

Leer más...

Longenecker sobre los argumentos para or…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Suelo leer lo que escribe el P. Dwight Longenecker(...)

Leer más...

Cambio de época

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las frases, las palabras, son tan peligrosas y significativas como los hechos e incluso a veces más. Esta ha sido una semana marcada(...)

Leer más...

Una crítica al "Instrumentum laboris" de…

Autor: Walter BRANDMÜLLER, historiador y cardenal

Realmente causa asombro que, en oposición a las asambleas anteriores, esta vez el sínodo de los obispos trate exclusivamente de una(...)

Leer más...

Vaticano y abusos sexuales. Dos solucion…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Al tratar las vicisitudes de los abusos(...)

Leer más...

El Amazonas desemboca en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Estamos ya acostumbrados, por desgracia, a que los “Instrumentum laboris” de los Sínodos sean polémicos, aunque luego lo que se apruebe no sea tan malo como(...)

Leer más...

El Sínodo, al servicio de la agencia neo…

Autor: José Antonio URETA, escritor

El periodista Edward Pentin del National Catholic(...)

Leer más...

El tren de la Amazonía ya ha salido. Pró…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

La diversidad sexual y la voluntad de Di…

Autor: Kofi ADZAKLUI-TUME, religioso FM

“Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los(...)

Leer más...

En defensa de la familia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Desde el primer momento de su pontificado, Su Santidad el Papa Francisco ha dejado claro de forma inequívoca su frontal oposición a(...)

Leer más...

Benedicto XVI: "Los Estados tienen el de…

Autor: Fernando PÉREZ-BUSTAMENTE, periodista

Llevamos mucho tiempo con una polémica abierta(...)

Leer más...

Eutanasia, derrota para todos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana ha sido sometida a eutanasia una adolescente holandesa, Noa, víctima de(...)

Leer más...

¿Vivimos una hora de esperanza?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Respondo a la pregunta del título rotundamente: sí,(...)

Leer más...

Chantaje al Papa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La actualidad eclesial de esta semana ha estado acaparada por la entrevista que el Papa Francisco concedió a la cadena de televisión(...)

Leer más...

Archipiélgago Gulag en Rumanía. Lo que n…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mañana, viernes 31 de mayo, el papa Francisco viajará a Rumania y el domingo 2 de junio, último día de su Leer más...

Obispo alemán amenaza con "una ruptura m…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

El muy progresista y renovador obispo de Essen, Franz-Josef Overbeck, advierte de una “ruptura(...)

Leer más...

Europa al voto. Pero también la Iglesia …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy, domingo 26 de mayo, se cierran(...)

Leer más...

La hora de África

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La semana pasada dediqué este comentario a las matanzas de cristianos que están teniendo lugar en África, ante la pasividad e indiferencia(...)

Leer más...

El cardenal Sarah suscribe los "Apuntes"…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El cardenal Leer más...

Mártires africanos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Alemania sigue proporcionando noticias, malas, todas las semanas. Esta vez ha sido la de las mujeres que han hecho “huelga de comuniones”(...)

Leer más...

¿Hacia la legalización del infanticidio?

Autor: Max SILVA, profesor de Filosofía

Como hemos dicho muchas veces, la mentalidad(...)

Leer más...