Text Size
Monday, May 27, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El mayor dolor y el mayor amor

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad si hay dolor como mi dolor”, escribe el profeta Jeremías (Jer 1, 12), poniendo en su boca las lamentaciones del pueblo que permanece en el destierro de Babilonia. Estas palabras fueron también profecía. Profecía del dolor inimaginable del Cordero inocente que pagó ese precio para quitar el pecado del mundo. Y también profecía del dolor de su Santísima Madre, que tiene derecho a preguntar al curioso que la mira al pie de la Cruz de su Hijo si hay dolor como su dolor. Con razón ha surgido desde el corazón de la Iglesia aquella oración del Stabat Mater: “Estaba la Madre dolorosa, junto a la cruz llorosa, en que pendía su Hijo….” No hay, efectivamente, dolor como su dolor, Ni como el dolor de Jesús ni como el dolor de María. Y por el mismo motivo que esa medida fue colmada, también podemos decir que no hay amor como su amor. El amor que lleva al mayor dolor.

Pero a ese “amor crucificado” le esperaba la última tentación. Justo cuando ya estaba agotado y sin fuerzas, triturado por la tortura, casi desangrado, el demonio saltó sobre Él para librar la última batalla, la definitiva. Todo, absolutamente todo, se jugaba en aquel instante. Y todo pareció indicar que el enemigo iba a vencer. De la boca de Jesús, de aquel Dios hecho hombre, salió algo que, aunque era sólo una pregunta, parecía una queja: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. Estaba, efectivamente, abandonado, a los ojos de los hombres e incluso a sus propios ojos humanos. Ya sólo le faltaba, después de preguntar, dar el paso a la negación del amor de Dios, al reproche, a la blasfemia. ¡Qué victoria para el demonio! ¡Dios negando a Dios! ¡La Santísima Trinidad hecha pedazos! Se relamía de gusto esperando el momento, del cual ya sólo le separaba un instante.

Y entonces Él cruzó su mirada con la de Ella, que no separaba ni un instante sus ojos de Él. Acababa de confiarla a la protección de Juan, su nuevo hijo, y se había desprendido así de lo que le quedaba. Pero Ella aún seguía allí, intuyendo quizá que la batalla definitiva no se había librado todavía. Él le miró y leyó en los ojos de la Madre dolorosa, de la Inmaculada, sólo una palabra, la misma que le había permitido nacer: Fiat. Sí, esa palabra, sólo esa palabra. Fiat, me fío. No entiendo, pero me fío. Dudo, pero me fío. Experimento a Dios como el alejado, el indiferente, el que me ignora, el que no me escucha, el que no me ama, pero me fío. Fue Ella, porque sólo podía ser Ella y porque para eso había nacido y había sido preservada del pecado, la que en ese momento sublime pisó la cabeza de la serpiente. Fue Ella, la Madre dolorosa, la que le dijo con los ojos y con la oración silenciosa que salía de sus labios: Yo me fío. Yo creo. Yo adoro. Yo me abandono. Y gracias a eso, Él, el Todopoderoso reducido al culmen de la impotencia, dijo su última palabra en el trono de la Cruz: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Su Fiat, el Fiat de Jesús, nos abrió las puertas del cielo; unas puertas que tenían dos cerraduras, una, la grande, la abría la llave de Cristo y la otra, la pequeña, la de María.

Vosotros que pasáis por el camino, no miréis sólo mi dolor. Mirad mi amor. Mirad el acto supremo de abandono en Dios, de confianza en Él. El que hizo mi Hijo y el que, humildemente, hizo esta esclava del Señor. Vosotros, los curiosos espectadores de la vida, miraos después a vosotros mismos. ¿Acaso vuestro dolor es mayor que mi dolor? Y por eso, porque no lo es, apoyaos en mí, como hizo mi Hijo, para decir, en la hora de vuestro mayor dolor: Fiat, me fío, confío. Jesús, me fío de ti. Y ante este acto de fe, huirá el enemigo. Con esta llave abriréis la pequeña cerradura que os abre las puertas del cielo, porque la cerradura grande ya la abrió Cristo con la llave de su sangre derramada. San Agustín decía: “Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti”. Tu “Fiat”, tu confianza en Él pase lo que pase, seguido por las buenas obras que Él obra a través tuyo con tu colaboración, hará brotar en ti la carne sana, producirán el milagro de la Pascua, el don de la resurrección.

Prev Next

La hora de África

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La semana pasada dediqué este comentario a las matanzas de cristianos que están teniendo lugar en África, ante la pasividad e indiferencia(...)

Leer más...

El cardenal Sarah suscribe los "Apuntes"…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El cardenal Leer más...

Mártires africanos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Alemania sigue proporcionando noticias, malas, todas las semanas. Esta vez ha sido la de las mujeres que han hecho “huelga de comuniones”(...)

Leer más...

¿Hacia la legalización del infanticidio?

Autor: Max SILVA, profesor de Filosofía

Como hemos dicho muchas veces, la mentalidad(...)

Leer más...

El agua sucia y el niño

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El motu proprio que acaba de publicar el Papa, dando indicaciones a los obispos sobre cómo deben comportarse ante los abusos sexuales(...)

Leer más...

¿Por qué el Papa Francisco no es un here…

Autor: Thomas WEINANDY, teólogo capuchino

Diecinueve teólogos y expertos han publicado recientemente una carta(...)

Leer más...

Resucitado "según las Escrituras". Una h…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Después de la clamorosa publicación de sus(...)

Leer más...

Alemania es el (ruinoso) futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Universidad alemana de Friburgo ha llevado a cabo un estudio sobre el futuro del cristianismo en Alemania. Tanto católicos como luteranos(...)

Leer más...

Acusaciones de herejía contra el Papa

Autor: Bruno MORENO, escritor

El pasado 30 de abril, un grupo de(...)

Leer más...

Madres e hijos, con los pies en la tierr…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede en la FAO

Desde hace dos lustros, cada 22 de abril se conmemora el(...)

Leer más...

El llanto de Pedro

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Uno de los pasajes que la Pasión de Nuestro Señor ofrece a nuestra consideración es(...)

Leer más...

La luz de los mártires

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las celebraciones de Semana Santa han desplazado la actualidad hacia los grandes misterios de la muerte y resurrección del Señor. Pero, mientras(...)

Leer más...

Aprended de mí

Autor: Kofi ADZAKLUI, religioso FM

La vida cristiana es un largo camino en pos de Jesús de quien nos brota el don de la fe. Y ser(...)

Leer más...

La fidelidad del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

Estamos inmersos en la cultura de la huida: huimos de los problemas para no enfrentarlos, huimos de nuestras obligaciones para exigir solamente(...)

Leer más...

Hijos del sol y de la luz

Autor: Manuel MORALES, agustino

Me pasa un amigo su libro de trofología (la ciencia de la alimentación), y leo esta sentencia: “El hombre es hijo del sol(...)

Leer más...

El mayor dolor y el mayor amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad si hay dolor como mi dolor”, escribe el profeta Jeremías (Jer 1, 12),(...)

Leer más...

Raíces, flores y frutos del mal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Al leer y releer el ensayo de 19 páginas del Papa Benedicto XVI sobre las causas de la pederastia en el clero, he(...)

Leer más...

Pascua amarga en China

Autor: Sandro MAGISSTER, periodista

El régimen chino aplica su Leer más...

Escuchar y enseñar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Posiblemente siempre ha pasado igual. Hay términos o conceptos que se ponen de moda y que se convierten en banderas discutidas, defendidos por(...)

Leer más...

Carta abierta al cardenal Reinhard Marx

Autor: George WEIGEL, escritor

Su Eminencia, he seguido con interés su reciente anuncio de un(...)

Leer más...

Los nuevos mártires de África

Autor: Kofi ADZAKLUI-TUME, religioso FM

Seis mil cristianos de Nigeria han sido asesinados por los musulmanes en los últimos meses. Ante esta tragedia, lo primero que me pregunto es ¿por qué(...)

Leer más...

Pederastia y diálogo con el islam

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Casi con un pie en el avión que le lleva a Marruecos, país de abrumadora mayoría musulmana que visitará este fin de semana,(...)

Leer más...

Odio teológico

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

En la peregrina y biliosa petición de desagravio a los «pueblos originarios» de Andrés Manuel López Obrador vuelve a probarse que(...)

Leer más...

La amenaza alemana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mirando hacia atrás sobre lo ocurrido en estos seis años de pontificado del papa Francisco, se puede percibir que hubo, casi desde el(...)

Leer más...

La astucia del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

“Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”(Mt 7,(...)

Leer más...

Los bosques y la educación

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para la celebración del Día Internacional de los Bosques, que tiene lugar cada 21 de(...)

Leer más...

Iglesia católica, ¿dónde estás? El grito…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Un padre misionero que está en la(...)

Leer más...

El ejemplo de San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tal y como está la situación de(...)

Leer más...

La Compañía de Jesús a la deriva. La acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Me parece que estoy en buena Compañía…”.(...)

Leer más...

Después de las condenas de los cardenale…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En Australia el cardenal George Pell ha(...)

Leer más...

Venimos de muy lejos

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

¡Qué lejos de la orilla empieza hoy este mar de Cádiz a dejar sus espumas, serenamente, lentamente, para que el sol espléndido de esta mañana feliz(...)

Leer más...

La fe del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

Lo que les ha ocurrido a tantos eclesiásticos que hoy nos están proponiendo ir en contra de Cristo y de(...)

Leer más...

Cuaresma, tiempo de misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cada semana hay noticias -por ejemplo, esta semana, una nueva acusación contra el cardenal Pell o la condena a seis meses de(...)

Leer más...

Matemáticas para esta Cuaresma

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Estamos en Cuaresma. ¿Aprovecharemos esta ocasión para crecer en la sobriedad solidaria? La tradicional ascesis(...)

Leer más...

Las dimensiones de un crimen

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea(...)

Leer más...