Text Size
Friday, October 18, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¿Por qué el Papa Francisco no es un hereje?

There are no translations available.

Autor: Thomas WEINANDY, teólogo capuchino

Diecinueve teólogos y expertos han publicado recientemente una carta dirigida a todos los obispos católicos del mundo en la que acusan al papa Francisco de ser un hereje, e instan a los obispos a tomar medidas, incluso canónicas, para rectificar este estado grave de cosas.

No hay necesidad de repetir las preocupaciones expresadas en dicha carta. Son bien conocidas de todos, y ya han sido criticadas por muchos teólogos, expertos, sacerdotes, obispos e incluso cardenales. Lo que hace que esta carta sea única es su acusación formal de herejía. Es una posición extrema, como admiten los mismos autores, pero creen que, dada la situación crítica que se ha desarrollado en la Iglesia, dicha postura es necesaria.

Sin duda alguna, muchas de las afirmaciones hechas por el papa Francisco son ambiguas y, por lo tanto, problemáticas, porque pueden interpretarse tanto de una manera ortodoxa como heterodoxa. Lo más desconcertante es que las interpretaciones erróneas, que son contrarias a la doctrina y la tradición moral de la Iglesia, son a menudo planteadas por obispos y cardenales, que quieren implementar una enseñanza equivocada dentro de sus diócesis e instan a que se conviertan en la norma en sus jurisdicciones nacionales.

A la vista de todo esto, muchas de las preocupaciones abordadas en la carta abierta son válidas, algunas más que otras. Sin embargo, el hecho de que el papa Francisco articule estas posiciones de una manera ambigua hace casi imposible acusarle justamente de herejía. (Esto es, en cierto sentido, una gracia salvadora). Quienes interpretan su enseñanza ambigua de una manera no acorde a la fe católica pueden ser herejes, pero el Papa no lo es, incluso si el Papa parece estar aprobando tácitamente sus interpretaciones erróneas. Por lo tanto, creo que los autores de la carta han ido más allá de lo objetivamente justificado. Sí, hay una gran preocupación y muchas cuestiones doctrinales y morales en juego; en última instancia, la verdad del mismo Evangelio. Pero la manera en que han sido presentadas, las conclusiones a las que se ha llegado y las acciones propuestas no ayudarán a rectificar la actual crisis dentro de la Iglesia. En realidad, la carta abierta crea un problema a los demás a la hora de criticar de manera adecuada el actual caos doctrinal y moral que hay dentro de la Iglesia, un desorden que seguirá intensificándose a medida que avanza este pontificado.

¿Por qué digo esto? Primero, déjenme hablar de los obispos a quienes está dirigida esta carta. Sí, es descorazonador, sobre todo para los laicos, que los obispos no hablen de manera más franca en defensa de la auténtica doctrina y tradición moral de la Iglesia. Sin embargo, si los obispos mantienen la integridad del Evangelio en sus diócesis, esto es, en sí mismo, un gran logro, dada la actual atmósfera eclesial, temerosa y opresiva. Su silencio, entonces, podría ser una expresión comedida de su disgusto con el actual pontificado.

Sin embargo, debido a que la carta abierta es extrema en su evaluación y desmedida en su enfoque, es más que probable que cause dificultades a los obispos, e incluso a los cardenales, a la hora de abordar estas preocupaciones. Si bien pueden estar disgustados, e incluso enfadados, con la ambigüedad del papa Francisco y el modo en que lleva a cabo su ministerio petrino, están muy lejos de juzgar a Francisco un hereje, manteniéndose en silencio sobre la carta. Además, si un obispo intenta comentar las actuales y graves preocupaciones, será tachado de persona que apoya y fomenta la causa “extremista” de los autores de la carta. Por consiguiente, esta carta, si bien puede estar bien intencionada, crea aún más dificultades a los obispos en su intento de abordar la crisis actual dentro de la Iglesia.

Segundo: si nos centramos en si el Papa es o no un hereje, la cuestión más urgente a la que se enfrenta la Iglesia pasa a un segundo plano, a saber: el caos doctrinal y moral que este pontificado ha alimentado en lo que atañe a cuestiones como la naturaleza sacramental del matrimonio, el mal intrínseco de los actos homosexuales, y si el judaísmo y el cristianismo son meramente dos de las muchas religiones deseadas por Dios. La batalla hay que llevarla a cabo en este caos doctrinal y moral. Hay muchos teólogos y estudiosos, como sacerdotes y laicos, que han emprendido esta buena lucha de la fe. Y lo han hecho a través de artículos en publicaciones académicas y en periódicos, blogs y páginas web serios. Lo hacen en conferencias y foros públicos en general. El resultado es una comunidad cada vez mayor de creyentes fervorosos, procedentes de todos los ámbitos de la vida, de todos los niveles académicos y de todas las vocaciones eclesiales, unidos en la verdad de que la Iglesia es una, santa, católica y apostólica, que no puede ser destruida o sustituida por una nueva iglesia, a pesar de que este puede ser el objetivo de algunos representantes de la alta jerarquía eclesial.

Sin embargo, la carta abierta pone esta labor del Espíritu en peligro, porque quienes han emprendido esta batalla podrán ser más fácilmente metidos en el saco del extremismo. La sabiduría, la franqueza, la prudencia, el respeto y el amor con el que trabajan para proclamar y defender la verdad del Evangelio pueden perderse fácilmente en el clamor de anatemizar al papa o del subsiguiente alboroto en su defensa. Lo que ya no hay son respuestas medidas, inteligentes y matizadas a la actual crisis eclesial, ni templanza llena de Espíritu racional para sacar la verdad a la luz en medio de esta engañosa oscuridad.

Por lo tanto, si bien la carta abierta espera ser un llamamiento para rectificar una situación grave en la Iglesia, puede que, sin quererlo, haya contribuido a hacer que la victoria de la fe sea aún más difícil.


Prev Next

Creer, de verdad, en la divinidad de Cri…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo del Sínodo de la Amazonía es tan grave y tan escandaloso que parece irreal. Quizá por eso, para camuflarlo un poco, están(...)

Leer más...

Müller acusa: de este Sínodo han expulsa…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Palabra y tradición

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No cabe duda de que la noticia de esta semana ha sido la inspección por la Gendarmería vaticana, en algunos departamentos de(...)

Leer más...

También un cardenal cercano a Bergoglio …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A pocos días del comienzo del comienzo(...)

Leer más...

El tiempo y el espacio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo último que sabemos de lo que está sucediendo en Alemania, es que doce obispos contra cincuenta y uno, han votado en(...)

Leer más...

Los cuatro postulados del Papa Francisco

Autor: Giovanni SCALESE, sacerdote bernabita

Pueden ser considerados como los postulados(...)

Leer más...

La Amazonía aprenda de China, donde la I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El mantra con el que los defensores de los sacerdotes casados(...)

Leer más...

Una aclaración sobre el significado de l…

Autor: Raimond BURKE/Athanasius SCHNEIDER, obispos católicos

Ninguna persona honesta puede negar la confusión doctrinal casi general que reina en la vida de la Iglesia en nuestros días.(...)

Leer más...

El "subversivo" consejo de Newman

Autor: Jack VALERO, periodista

Un cristiano que cree que el aborto es algo malo en(...)

Leer más...

Pérdida y necesidad de la religiosidad p…

Autor: Clementino MARTÍNEZ, sacerdote

A partir de los años sesenta del siglo pasado y durante(...)

Leer más...

Miedo al cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las ruedas de Prensa del Santo Padre en el avión, a la ida o a la vuelta de los viajes a los(...)

Leer más...

En Amazonia los diáconos casados ya dice…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Desde hace unos días circula en la(...)

Leer más...

Cristo, turista accidental

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dos cardenales, Brandmüller y Burke, han escrito a sus colegas pidiéndoles que rompan su silencio sobre la catástrofe que puede caer sobre(...)

Leer más...

De la institucionalización de la sodomía…

Autor: Federico HIGHTON, sacerdote misionero en Tíbet

Pocos saben que la pedofilia(...)

Leer más...

Volver a Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Cuando el Papa Benedicto XVI escribió su ensayo sobre las causas de la pederastia dentro de la Iglesia, como contribución a la(...)

Leer más...

¿Es inocente el cardenal Pell?

Autor: Michael WARREN, periodista

La rana nunca tiene en cuenta esa milésima de segundo en la que la temperatura del agua de la cacerola aumenta medio grado.(...)

Leer más...

Cinco grandes mentiras sobre las inmatri…

Autor: Óscar MOREJÓN, oficial del Registro de la Propiedad

La Iglesia tiene todo el derecho del mundo, amparada en(...)

Leer más...

Víctimas de falsas víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El miércoles me desperté con la noticia de que el tribunal que juzgaba la apelación del cardenal Pell, había fallado en contra(...)

Leer más...

La vergüenza australiana

Autor: George WEIGEL, escritor

Habrá mucho que decir en las próximas semanas y meses sobre el rechazo por 2(...)

Leer más...

El caso Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El próximo miércoles se conocerá la sentencia del juicio de apelación sobre el cardenal Pell. Condenado por abusos sexuales a un monaguillo(...)

Leer más...

Carta del cardenal Pell desde la cárcel

Por su enorme interés, ofrecemos a continuación la carta escrita desde la cárcel por el cardenal Pell, en la que reitera su inocencia.

Leer más...

Los malos servidores

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El conflicto interno que divide a la Iglesia y que nos está dejando sin fuerzas para lo esencial: evangelizar y ser el hospital(...)

Leer más...

El nuevo Instituto Juan Pablo II o cuand…

Autor: Roberto ESTEBAN DUQUE, sacerdote

Recuerdo haber estado en la Universidad Pontificia Comillas para que(...)

Leer más...

Sesenta años de guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

George Weigel, uno de los más importantes escritores católicos norteamericanos, gran biógrafo de San Juan Pablo II, ha escrito un interesante y(...)

Leer más...

Los vándalos saquean Roma... de nuevo

Autor: George WEIGEL, escritor

Un ejercicio de puro vandalismo intelectual se ha desarrollado en Roma(...)

Leer más...

Cuestiones pendientes sobre las finanzas…

Autor: Edward PENTIN, periodista

En algún momento antes de octubre de(...)

Leer más...

Morir matando

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El verano es poco propicio para meditaciones serias. El calor nos atonta y sólo pensamos en encontrar una sombra donde hallar un(...)

Leer más...

Los "viri probati", una degradación del …

Autor: José Manuel DELGADO, sacerdote

Estamos en la recta final hacia el(...)

Leer más...

Los jesuitas de Estados Unidos apoyan el…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

La revista America, órgano de los jesuitas de Estados Unidos del que es redactor jefe el célebre ‘apóstol de los LGTBI’ padre James(...)

Leer más...

Chesterton y el obispillo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leí hace algún tiempo que iba a abrirse la(...)

Leer más...

La lección de la "hermana tierra"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de tantos elogios y críticas al “Instrumentum laboris” del Sínodo sobre la Amazonía, que nos promete un otoño caliente -junto con(...)

Leer más...

La Iglesia, en estado de excepción

Autor: Custodio BALLESTER, sacerdote

Mi condición de sacerdote que sí sabe del peso de la disciplina de la Iglesia a través de la jerarquía local,(...)

Leer más...

Muerte digna

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Se nos avecina en los próximos años una campaña(...)

Leer más...

Héroes anónimos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Si el Premio Nobel de la Paz fuera lo que fue cuando se lo dieron a Albert Schweitzer, a Martin Luther King,(...)

Leer más...

Longenecker sobre los argumentos para or…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Suelo leer lo que escribe el P. Dwight Longenecker(...)

Leer más...

Cambio de época

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las frases, las palabras, son tan peligrosas y significativas como los hechos e incluso a veces más. Esta ha sido una semana marcada(...)

Leer más...