Text Size
Monday, March 30, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

blog-biografias

Cardenal Jozsef Mindszenty

There are no translations available.

Hijo de magistrado y de familia de fuertes convicciones religiosas Jozsef se ordenó sacerdote a los 23 años y fue nombrado obispo al cumplir los 52, en 1944. Para estnoces ya había conosido la cárcel bajo el gobierno tanto de epublicanos como de comunistas. En medio de una Hungría ocupada por los nazis, Mindszenty encabezó un escrito de repulsa firmado por todos los obispos católicos del oeste, para exigir a su presidente que cesase su colaboración con Hitler, que ya había comenzado su plan de  tortura y exterminio del pueblo judío. A causa de esta carta, el obispo fue encarcelado y permaneció en prisión hasta la salida de los nazis en abril de 1945.

Tras el horror nazi, Hungría se vio de nuevo sometida por el horror de la Rusia estalinista y Mindszenty se situó de nuevo con los más débiles. Su fama había crecido durante la posguerra por sus obras de caridad y el apoyo de su diócesis a los más pobres; a medida que el Partido Comunista incrementaba su poder en Hungría, el resto de partidos políticos iba desapareciendo y la Iglesia se convirtió en la única oposición real al régimen.

Mindszenty volvió a saltar a la luz al oponerse frontalmente a la nacionalización de las escuelas católicas. Por este motivo fue juzgado y acusado de alta traición por un tribunal que empleó pruebas falsas y un régimen que llegó a envenenarle para forzar su confesión. El Arzobispo de Esztergom al contemplar la pasión de Cristo había encontrado su lema Devictus vincit. Vencido en apariencia, realmente vence. El 9 de febrero de 1949 concluyó el ignominioso proceso al Primado de Hungría; la sentencia fue cadena perpetua. El Papa Pío XII anunció la excomunión para todos aquellos involucrados en el proceso-farsa. En la carta apostólica Acerrimo Moerore, denuncia el caso. El Primado de Hungría fue sometido a dura prueba en sus fuerzas físicas y psicológicas; no vaciló ni su integridad moral ni su fe. Sufrió la tortura y la cárcel, pero no se cumplió su deseo: Ego debuissem mori in Hungria.

La vida de Mindszenty habría terminado en prisión de no haber estallado en 1956 la revolución húngara, que permitió al cardenal salir de prisión y liderar una fugaz transición hacia la democracia con una serie de discursos sobre la libertad y en defensa de la propiedad privada. Todo se cortó de raíz con la intervención de la Unión Soviética, que envió sus tropas para sofocar la rebelión y aniquilar toda esperanza de un futuro democrático en Hungría.

Antes de ser de nuevo apresado, Mindszenty pidió asilo en la embajada de Estados Unidos y permaneció allí durante quince años, hasta que fue liberado en 1971, tras un acuerdo entre la Santa Sede y el Gobierno comunista de Hungría. Tal vez el cardenal pudo ser liberado mucho antes, pero él insistió en permanecer en el país para que la opinión pública no olvidase el sufrimiento de los húngaros bajo el régimen soviético. Efectivamente no se cumplió su deseo: Ego debuissem mori in Hungria. Obedeció heroicamente cuando por el bien de la Iglesia el Papa intervino para liberarlo. En 1974, Pablo VI declaró vacante la sede Metropolitana de Hungría, a la que Mindszenty había renunciado de mala gana y no sin manifestar públicamente su desacuerdo con los intentos por parte del Vaticano de establecer alguna relación con el estado húngaro, esfuerzos que, finalmente, permitieron el nombramiento de algunos nuevos obispos.

El Arzobispo de Esztergom, antes de salir de su tierra, escribió al Vicario de Cristo: "Depongo humildemente este sacrificio a los pies de Vuestra Santidad, persuadido como estoy, de que el sacrificio más grave, pedido a una persona, resulta pequeño cuando se trata del servicio de Dios y del bien de la Iglesia". Una vez liberado fue a vivir a Viena, donde siguió ayudando a los húngaros que lograban salir del país.

 

 

Prev Next

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...