Text Size
Tuesday, November 12, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

blog-rojibilbao

La virtudes humanas (cardinales)

There are no translations available.

Nota bene: He debido realizar un trabajo sobre las virtudes humanas que considero que puediera ser de interés para los lectores.

 

Son las virtudes humanas (morales) aquellas que proporcionan facilidad, dominio y gozo para llevar una vida moralmente buena. El hombre virtuoso es por ello, el que practica libremente el bien. Las virtudes morales se adquieren mediante las fuerzas humanas. Son pues, enseñables y aprendibles.

Santo Tomás de Aquino estudia en la Suma de Teología cincuenta y cuatro virtudes diferentes no pretendiendo abarcarlas todas ellas. Pero tradicionalmente se considera que las cuatro virtudes cardinales las engloban a todas. Son estas la prudencia, justicia, fortaleza y templanza. 

La prudencia es la virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlo. Gracias a esta virtud aplicamos los principios morales a los casos particulares y superamos las dudas sobre el bien que debemos hacer y el mal que debemos evitar. Ocho son las partes integrales que se le reconocen a la prudencia: la experiencia o memoria de lo pasado; la inteligencia de lo presente; la providencia para ver las consecuencias del acto en el futuro y ordenarlo a su buen fin; la docilidad a los consejos de las personas más expertas; la sagacidad o disposición pronta para resolver acertadamente aquellos casos urgentes que no pueden esperar a un proceso más elaborado de discernimiento; la razón que se deriva del examen y reflexión de los conocimientos acumulados sobre la cuestión cuando no obra urgencia; la circunspección que atiende a las circunstancias que rodean al acto moral y que podrían modificar la decisión a tomar; y la cautela o precaución frente a elementos externos previsibles que pueden ser obstáculo para el buen fin.

“Esto precisamente sitúa en primer puesto la virtud de la prudencia. El hombre prudente, que se afana por todo lo que es verdaderamente bueno, se esfuerza por medirlo todo, cualquier situación y todo su obrar, según el metro del bien moral. Prudente no es, por lo tanto-como frecuentemente se cree-, el que sabe arreglárselas en la vida y sacar de ella el mayor provecho; sino quien acierta a edificar la vida toda según la voz de la conciencia recta y según las exigencias de la moral justa.” San Juan Pablo II

La justicia es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a cada cuál lo que le es debido. La justicia dispone a respetar los derechos de cada uno y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad respecto a las personas y al bien común. El justo busca lo que es correcto, sin parcialidades, sin egoísmos. Esta virtud implica un gran desprendimiento de sí, una gran objetividad y una actitud a salir de uno mismo, para buscar y realmente otorgar lo que es correcto a los demás. El amor se construye sobre la justicia y es una continuación de la misma actitud de procurar el bien de los demás (querer bien), de lo contrario el amor corre el riesgo de ser un afecto impregnado de egoísmo, que se puede manifestar en querer poseer indebidamente al otro o en deseo de ser considerado, de sentirse indispensable…

“Cuanto más conocemos al hombre, tanto más se nos revela su personalidad, su carácter, su inteligencia y su corazón. Y tanto más caemos en la cuenta -¡y debemos caer en la cuenta!-del criterio con que debemos "medirlo" y qué significa ser justos con él.” San Juan Pablo II

La fortaleza es la virtud moral que asegura la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien. Reafirma la resolución de resistir a las tentaciones y de superar los obstáculos en la vida moral. Esta virtud hace capaz de vencer el temor, incluso a la muerte, y de hacer frente a las pruebas y a las persecuciones. Capacita para ir hasta la renuncia y el sacrificio de la propia vida por defender una causa justa. La fortaleza es una virtud humana directamente relacionada con la voluntad pues muchas veces para perseverar en el bien y en al amor, nos encontramos con el cansancio, con la rebelión de nuestras pasiones, de nuestro orgullo, con desalientos y desánimos. La fortaleza es mayor, y es posible hasta el heroísmo, cuando hay un gran amor: una madre saca fuerza de donde no tiene para ayudar a un hijo en peligro.

“El miedo quita a veces el coraje cívico a los hombres que viven en un clima de amenaza, opresión o persecución. Así, pues, tienen valentía especial los hombres que son capaces de traspasar la llamada barrera del miedo, a fin de dar testimonio de la verdad y la justicia Para llegar a tal fortaleza, el hombre debe "superar" en cierta manera los propios límites y "superarse" a sí mismo, corriendo el "riesgo" de encontrarse en situación ignota, el riesgo de ser mal visto, el riesgo de exponerse a consecuencias desagradables, injurias, degradaciones, pérdidas materiales y tal vez hasta la prisión o las persecuciones. Para alcanzar tal fortaleza, el hombre debe estar sostenido por un gran amor a la verdad y al bien a que se entrega.” San Juan Pablo II

La templanza. La templanza es la virtud moral que modera la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad. Rinde un servicio indispensable para garantizar la verdadera libertad de la persona, y poder vivir todo por amor. La templanza es indispensable para la prudencia y soporte para la fortaleza. Solamente las personas llenas de templanza son personas de fiar, que pueden asumir responsabilidades de valor, que pueden garantizar un bien hacia los demás: la familia, la colectividad. Los que no dominan sus fuerzas pasionales pueden fallar en cualquier momento y dirigir con más facilidad hacia fines egoístas su actuación, con el peligro de mucho sufrimiento para los demás hombres.

“Pienso también que esta virtud exige de cada uno de nosotros una humildad específica en relación con los dones que Dios ha puesto en nuestra naturaleza humana. Yo diría la "humildad del cuerpo" y la "del corazón". (…)Recordemos que el hombre debe ser hermoso sobre todo interiormente. Sin esta belleza todos los esfuerzos encaminados sólo al cuerpo no harán -ni de él, ni de ella- una persona verdaderamente hermosa.” San Juan Pablo II

 

 

Prev Next

Verdad y caridad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El divorcio es siempre una tragedia. Nadie normal se casa para divorciarse. Así lo reconoce la Iglesia, que en el número 2384(...)

Leer más...

La naturalización de lo antinatural

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

Uno de los datos definitorios de la(...)

Leer más...

Idolatría, escándalo

Autor: José Luis AZCONA, obispo emérito de Marajó (Brasil)

El día 25 de octubre, dos(...)

Leer más...

El papel de la religión en la aparición …

Autor: Francisco GARCÍA, químico

El descubrimiento de las culturas sumeria, egipcia y del Indo llevó a algunos arqueólogos a(...)

Leer más...

Oración por el Papa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El año 2010 fue un “annus horribilis” para el Papa Benedicto(...)

Leer más...

¿Sacerdotes casados? Sí, pero en la cont…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Thomas Michelet, sacerdote dominico, enseña teología en(...)

Leer más...

Pachamama y curas casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dos temas merecen una especial atención esta semana y los dos relacionados con el Sínodo de los obispos sobre la Amazonía, que(...)

Leer más...

¿Qué es el Nuevo Orden Mundial?

Autor: Pedro ABELLÓ, ingeniero

Un amigo me pidió hace unos días que le explicara, “para que pueda entenderlo”, qué es eso del Nuevo Orden Mundial. Yo le(...)

Leer más...

Las figuras femeninas amazónicas

Autor: Nelson MEDINA, sacerdote dominico

Empiezo por decir que(...)

Leer más...

Un artículo muy adecuado

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

Leer más...

Ancianos casados sacerdotes. Una solució…

Autor: Jorge Urosa, cardenal arzobispo emérito de Caracas

1 Luego de dos intensas semanas de oración y celebraciones litúrgicas,(...)

Leer más...

La leche derramada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sabemos lo que puede pasar en el Sínodo de la Amazonía. Tras la etapa llamada de “círculos menores”, donde en grupos(...)

Leer más...

Amazonía des-evangelizada. La Iglesia ca…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la conferencia de prensa el lunes(...)

Leer más...

Creer, de verdad, en la divinidad de Cri…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo del Sínodo de la Amazonía es tan grave y tan escandaloso que parece irreal. Quizá por eso, para camuflarlo un poco, están(...)

Leer más...

Müller acusa: de este Sínodo han expulsa…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Palabra y tradición

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No cabe duda de que la noticia de esta semana ha sido la inspección por la Gendarmería vaticana, en algunos departamentos de(...)

Leer más...

También un cardenal cercano a Bergoglio …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A pocos días del comienzo del comienzo(...)

Leer más...

El tiempo y el espacio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo último que sabemos de lo que está sucediendo en Alemania, es que doce obispos contra cincuenta y uno, han votado en(...)

Leer más...

Los cuatro postulados del Papa Francisco

Autor: Giovanni SCALESE, sacerdote bernabita

Pueden ser considerados como los postulados(...)

Leer más...

La Amazonía aprenda de China, donde la I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El mantra con el que los defensores de los sacerdotes casados(...)

Leer más...

Una aclaración sobre el significado de l…

Autor: Raimond BURKE/Athanasius SCHNEIDER, obispos católicos

Ninguna persona honesta puede negar la confusión doctrinal casi general que reina en la vida de la Iglesia en nuestros días.(...)

Leer más...

El "subversivo" consejo de Newman

Autor: Jack VALERO, periodista

Un cristiano que cree que el aborto es algo malo en(...)

Leer más...

Pérdida y necesidad de la religiosidad p…

Autor: Clementino MARTÍNEZ, sacerdote

A partir de los años sesenta del siglo pasado y durante(...)

Leer más...

Miedo al cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las ruedas de Prensa del Santo Padre en el avión, a la ida o a la vuelta de los viajes a los(...)

Leer más...

En Amazonia los diáconos casados ya dice…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Desde hace unos días circula en la(...)

Leer más...

Cristo, turista accidental

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dos cardenales, Brandmüller y Burke, han escrito a sus colegas pidiéndoles que rompan su silencio sobre la catástrofe que puede caer sobre(...)

Leer más...

De la institucionalización de la sodomía…

Autor: Federico HIGHTON, sacerdote misionero en Tíbet

Pocos saben que la pedofilia(...)

Leer más...

Volver a Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Cuando el Papa Benedicto XVI escribió su ensayo sobre las causas de la pederastia dentro de la Iglesia, como contribución a la(...)

Leer más...

¿Es inocente el cardenal Pell?

Autor: Michael WARREN, periodista

La rana nunca tiene en cuenta esa milésima de segundo en la que la temperatura del agua de la cacerola aumenta medio grado.(...)

Leer más...

Cinco grandes mentiras sobre las inmatri…

Autor: Óscar MOREJÓN, oficial del Registro de la Propiedad

La Iglesia tiene todo el derecho del mundo, amparada en(...)

Leer más...

Víctimas de falsas víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El miércoles me desperté con la noticia de que el tribunal que juzgaba la apelación del cardenal Pell, había fallado en contra(...)

Leer más...

La vergüenza australiana

Autor: George WEIGEL, escritor

Habrá mucho que decir en las próximas semanas y meses sobre el rechazo por 2(...)

Leer más...

El caso Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El próximo miércoles se conocerá la sentencia del juicio de apelación sobre el cardenal Pell. Condenado por abusos sexuales a un monaguillo(...)

Leer más...

Carta del cardenal Pell desde la cárcel

Por su enorme interés, ofrecemos a continuación la carta escrita desde la cárcel por el cardenal Pell, en la que reitera su inocencia.

Leer más...

Los malos servidores

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El conflicto interno que divide a la Iglesia y que nos está dejando sin fuerzas para lo esencial: evangelizar y ser el hospital(...)

Leer más...

El nuevo Instituto Juan Pablo II o cuand…

Autor: Roberto ESTEBAN DUQUE, sacerdote

Recuerdo haber estado en la Universidad Pontificia Comillas para que(...)

Leer más...