Text Size
Too many requests
Friday, February 23, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El sacerdote y el aborto

There are no translations available.

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Una de las múltiples aberraciones de la ideología de género es que el aborto es un derecho humano, cuando en realidad su contrario, el derecho a la vida, es el derecho humano fundamental, hasta el punto que todos los demás derechos se apoyan en él, pues si no vivo, ¿para qué quiero mis derechos?

El ser humano en cuanto ser humano está bajo la protección de Dios, no a nuestro arbitrio, y si olvidamos esto, estamos olvidando el verdadero fundamento de los derechos humanos. No atentar contra la vida humana no nacida es no sólo un precepto cristiano, sino un mandato humano universal. Nadie tiene derecho a decidir que otra vida no tiene que ser vivida, consistiendo el aborto voluntario en la destrucción violenta de un ser humano.

La finalidad natural, primaria y principal de la medicina y del progreso cientificotécnico es la defensa y la protección de la vida, no su eliminación. El aborto provocado es un acto intrínsecamente malo que viola muy gravemente la dignidad de un ser humano inocente, quitándole la vida. Ya en el juramento hipocrático, que han realizado los médicos desde el siglo V a.C., encontramos: “Tampoco daré un abortivo a ninguna mujer”. Por parte de la Iglesia ha sido doctrina constante la condena del aborto provocado, pues toda vida humana tiene derecho desde su inicio a la existencia.

El Antiguo Testamento afirma categóricamente en el Decálogo: “No matarás” (Ex 20,13; Dt 5,17). En el Nuevo Testamento se renueva la prohibición de matar y San Juan Bautista se alegra de la venida de Jesús todavía en el seno de su madre (Lc 1,42-44). Por esto la Iglesia comprende el “no matarás” de la Escritura como el llamamiento absoluto a no ocasionar voluntariamente la muerte de un ser humano, quienquiera que sea.

En el Vaticano II la constitución pastoral Gaudium et Spes lo califica de atentado a la vida y crimen horrendo (GS 27 y 51), afirmando literalmente: “Vita igitur inde a conceptione, maxima cura tuenda est”, es decir “Así pues la vida debe ser defendida con gran cuidado desde la concepción” (GS 51). Pablo VI reitera esta condena al “aborto directamente querido y procurado, aunque sea por razones terapéuticas” (Humanae Vitae, 14). El Catecismo dice: “El aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2271). Juan Pablo II afirma categóricamente: “Los textos de la Sagrada Escritura, que nunca hablan del aborto voluntario y, por tanto, no contienen condenas directas y específicas al respecto, presentan de tal modo al ser humano en el seno materno, que exigen lógicamente que se extienda también a este caso el mandamiento divino “no matarás”” (Evangelium Vitae, 61); “Declaro que el aborto directo, es decir querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el magisterio ordinario y universal” (EV, 62).

De los implicados, quien nos viene con más frecuencia a los sacerdotes es la madre. El aborto le hiere en lo más profundo del ser, va totalmente en contra de sus sentimientos e instintos más profundos, aunque algunas intenten justificarse haciéndose sus defensoras; destroza literalmente las vidas de quienes lo llevan a cabo, porque matar a un hijo o a un ser humano inocente conlleva un sentimiento de culpa, y es que es más fácil sacar al niño del seno de su madre que de su pensamiento, porque el problema no es ser madre o no serlo, sino ser madre de un hijo vivo o de un hijo muerto.

Es obvio que toda mujer que aborta queda muy frecuentemente profundamente afectada por ello. Es evidente que el sentido de culpa deja muy malas consecuencias en los que intervienen en un aborto, ya que el sentimiento de culpabilidad, al revés de lo que sucede en muchísimos otros pecados, que con el paso del tiempo se difuminan, aquí por el contrario su recuerdo se hace cada vez más vivo e incluso se agrava con sus consecuencias psíquicas de depresiones, angustias, trastornos de sueño, disfunciones sexuales, gran aumento de los conflictos conyugales, de la violencia doméstica y del consumo de drogas, así como una fuerte propensión al suicidio.

Y es que la naturaleza no perdona. Si el simple aborto natural suele ocasionar una depresión en la madre, un acto tan contra el instinto materno como el aborto provocado lleva consigo un muy serio problema emocional que hace necesario con frecuencia el correspondiente tratamiento médico psiquiátrico de quien lo realiza, a fin de poder asumir, también humanamente, las consecuencias de su acto, sacando a la luz sus sentimientos de culpa y experimentando muchas la necesidad de que alguien superior les perdone.

Porque además de ese tratamiento psiquiátrico, como es también un problema de conciencia y de pecado, puesto que se trata ciertamente de una pésima acción, que afecta también a todos los implicados en él, como médicos, personal sanitario, políticos que votan a favor de él, propietarios de clínicas abortivas y todos aquellos que se lucran con este negocio infame, es gravísimo, mucho peor que el de la madre, por lo que creo que el mejor medio para recuperar la paz interior es el arrepentimiento sincero con la absolución sacramental que garantiza el perdón de un Dios que sí quiere perdonarnos y nos ayuda a convertirnos.

Dios perdona todo pecado, por enorme que sea, pero es necesario arrepentirse, lo que supone por nuestra parte la aceptación de la gracia divina, para que Él pueda perdonarnos. Tras este perdón de Dios, queda otra tarea por hacer, especialmente con las madres: convencerles de que tienen que llegar a perdonarse a sí mismas, para lo cual hay una bella frase de Mamerto Menapace: “Las lágrimas de una madre son el agua del bautismo de sus hijos”.

Prev Next

Excepciones que destruyen la regla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Siempre se ha dicho que la excepción justifica la regla. El problema no es, pues, que haya excepciones, sino que las excepciones sean(...)

Leer más...

¿Qué queda del catolicismo a día de hoy?

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

De siempre se nos ha dicho, porque era cierto, queLeer más...

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...

Del individualismo a los constructores d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, FIDA y PMA

Las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático del pasado 8 de(...)

Leer más...

Excusas para una guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Dice un viejo refrán que “cuando quieras matar a tu perro debes decir que está rabioso”. O sea, cuando quieras romper con alguien,(...)

Leer más...

Ratzinger profetizó la "letanía" del nue…

Autor: Juan José ROMERO, escritor

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas(...)

Leer más...

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la(...)

Leer más...

Sobre las informaciones de capitulación …

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad(...)

Leer más...

Cuatro palabras

Autor: Joseph ZEN, cardenal arzobispo emérito de Hong Kong

Algunas personas(...)

Leer más...

El país imaginario visitado por Mons. Ma…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de(...)

Leer más...

En la Iglesia católica no hay "cambios d…

Autor: George WEIGEL, escritor

Desde que Thomas Kuhn lo popularizase en su libro de 1962 Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente.(...)

Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que(...)

Leer más...

¡No toquéis a los mártires chinos!

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

Ante la confusa situación de la Iglesia italiana (y no solo), nos cuesta salir del inquietante(...)

Leer más...

"Humanae vitae" bajo asedio

A cincuenta años de su publicación, la encíclica de Pablo VI "Leer más...

Santo Tomás de Aquino: la razón silencio…

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la(...)

Leer más...

La hora de los sacerdotes casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a Chile y Perú estuvo polarizado por la cuestión del apoyo del Pontífice a monseñor Barros, el obispo chileno(...)

Leer más...

Identidad católica reducida

Autor: Alonso GRACIÁN, escritor

“Unos pocos solamente piensan en la verdad depositada en el ser de las cosas”. Anselmo(...)

Leer más...

El Papa y "los zurdos"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando escribo este artículo, el Papa se encuentra ya en Perú, donde ha condenado enseguida la corrupción, que afecta a las élites políticas(...)

Leer más...

Mentes mentirosas

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

La etimología de las palabras esconde sabidurías muy hondas y provechosas. A nadie se le ocurriría pensar(...)

Leer más...

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...