Text Size
Too many requests
Thursday, January 18, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Caffarra, una presencia imponente y humilde

There are no translations available.

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

El cardenal Carlo Caffarra ha sido en la vida de la Iglesia italiana, y por consiguiente en mi vida, una presencia imponente, gigantesca, pero que se expresaba en la absoluta normalidad. Era una grandeza humilde, una humildad hecha de fe: la fe que había heredado de sus padres y del sano pueblo lombardo en el que había nacido y al que honró toda su vida asumiendo incluso las actitudes más inmediatamente propias del pueblo al que encarnaba. Una fe limpia y profunda, una fe que había sabido evolucionar de forma crítica y sistemática a través de largos y productivos estudios que abarcaron varios campos de la teología, pero sobre todo de la teología moral.

Desde los primeros momentos supo enseñar con una gran profundidad y al mismo tiempo con una gran simplicidad. Le recuerdo (yo como joven estudiante de la Universidad Católica del Sacro Cuore de Milán y él como joven profesor de introducción a la teología moral) desplegando en sus clases las directrices éticas de la vida cristiana, las grandes directrices de inteligencia y de diálogo que nos permitían luego a nosotros estar preparados (justo por la enseñanza que habíamos recibido) a la confrontación activa con el mundo que nos rodeaba, incluso el más alejado de la fe o directamente hostil a la fe.

Formó generaciones enteras de cristianos y de sacerdotes en la grandeza de su inteligencia de la fe y en su capacidad de comunicación. Vivió para que ese pueblo de cristianos que había formado recuperase un sentido cada vez más profundo de su propia identidad y por tanto el ímpetu de su propia responsabilidad misionera.

Subió todos los peldaños de una extraordinaria –podría decirse- carrera eclesiástica, que le llevaron desde la dirección del Instituto Juan Pablo II para los Estudios sobre el Matrimonio y la Familia hasta su feliz paso por el episcopado de Ferrara, donde fue mi inolvidable predecesor, y a la grandeza de la fatiga del episcopado boloñés, un episcopado marcado por una decidida voluntad de hacer cada vez más viva la pertenencia a la Iglesia, y dicha pertenencia cada vez más capaz de convertirse en misión. Allí experimentó el enfrentamiento, duro en ocasiones, con la mentalidad laicista, que no le pasó ni una e incluso le pidió muchas veces que se disculpase públicamente por su sólida fidelidad a la tradición católica y a la cultura que nace de la fe.

Supo relacionarse con todos. Nadie recuerda al cardenal Caffarra como una presencia hostil, nadie le recuerda –ni siquiera sus mayores enemigos– como alguien con quien resultase difícil tratar. Le recuerdan como un hombre con personalidad, un hombre culto que justo por la fortaleza granítica de su fe era capaz de comunicar de forma cada vez más profunda y articulada el tesoro de la fe, de modo que esta realidad de la fe supiese salir al encuentro de forma significativa –tal vez polémica, pero siempre significativa– con el mundo que la rodea. Un mundo cuya tensión anticatólica comprendió con rara profundidad.

Ayudó a generaciones de católicos a descubrir las líneas de esta tendencia anticatólica, que se manifestó luego, en los últimos años de su episcopado boloñés, en la voluntad de marginar y excluir a la Iglesia y a la familia del ámbito de la vida social.

Entonces, cuando su edad avanzaba y sus fuerzas declinaban, asumió la responsabilidad de convertirse en el más limpio defensor de la doctrina católica sobre la familia y de denunciar todos los equívocos y traiciones que se perpetraban en el llamado mundo católico contra la gran tradición de la familia cristiana, fundamento de la vida de la Iglesia y de la sociedad. Con energía casi juvenil, en los últimos años consagró su existencia y su magisterio, y su presencia pública allí donde le llamasen, a defender el dogma cristiano de la familia.

Cuando posteriormente aparecieron nubes en la vida y en el gobierno de la Iglesia, ahora visibles para todos; y cuando descubrió que el magisterio no era propuesto (por quienes conducen) ni comprendido (por el pueblo) adecuadamente, según correspondía a las exigencias de su propia formación, con auténtico escándalo (el escándalo de su conciencia de sacerdote y de obispo formado con indiscutible adhesión al magisterio pontificio) asumió la responsabilidad de ser una presencia caritativamente crítica en la vida de la Iglesia, y de proponer al Papa los puntos dudosos que solo el Papa habría podido o podría resolver adecuadamente.

Creo que el cardenal Caffarra llevó con enorme dolor –silencioso y humilde, pero enorme dolor– la situación de agotamiento y de confusión en la Iglesia. Y creo que –como me confiaba su hermana cuando ayer por la tarde me acerqué a venerar su cuerpo– murió de este dolor de la Iglesia y por la Iglesia.

En nuestra vida eclesial y social permanecerá uno de los más firmes defensores de la verdad de la fe católica, de la verdad de los derechos de la Iglesia y del pueblo, el defensor de esa doctrina social de la Iglesia que es fundamento indiscutible para una evolución democrática de la vida social del país: de este país y de cualquier otro.

Prev Next

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Un reino en guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras los católicos estamos enzarzados en cuestiones que nos dividen, los que desde fuera promueven dichas discusiones van ganando terreno, no sólo contra(...)

Leer más...

Una soberanía de Dios sobre Jerusalén, "…

Autor: Graziano MOTTA, periodista

Se ha reabierto la disputa por Jerusalén, o mejor dicho, por la reivindicación exclusiva de su soberanía musulmana, con(...)

Leer más...

Sobre la publicación de la carta del Pap…

Autor: Edward PETERS, doctor en Derecho Canónico

Hace unos tres meses predije que la carta del Papa Francisco a(...)

Leer más...

Fariseos del sexo

Autor: Miguel ARAGUREN, escritor

Todos participamos de ciertos fariseísmos. Casi siempre son menores, como cuando entre amigos decimos despreciar a las revistas del(...)

Leer más...

Myanmar y Bangladesh, mucho más que rohi…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La visita del Papa a Myanmar y Bangladesh, que terminó el sábado, ha estado marcada por la situación de la etnia rohingya. Reprimida(...)

Leer más...

Remedios maltratadores

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Los remedios con que nuestra época pretende combatir la calamidad del maltrato a la mujer sólo contribuirán(...)

Leer más...

Cisneros

Autor: Luis SUÁREZ, escritor

Se han cumplido quinientos años desde la muerte de un protagonista excepcional para la Historia de España, el cardenalLeer más...

El cadáver de España

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

El vaticinio de Menéndez Pelayo se cumple implacablemente: la unidad histórica de España se fraguó sobre la(...)

Leer más...

Europa, de cristiana a musulmana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Una semana más, por tercera vez, el Santo Padre ha dedicado su catequesis de los miércoles a la Eucaristía. Ha recordado en esta(...)

Leer más...

Tentaciones a superar por la Iglesia

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

En las actuales circunstancias, la Iglesia, los cristianos, necesitamos superar tres soluciones equivocadas o tres riesgos(...)

Leer más...

Ante la muerte

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Noviembre es un mes especialmente dedicado a los difuntos. Leemos en «Misericordia et Misera» del Papa Francisco en el(...)

Leer más...

Cardenal George, cardenal Cupich, la fid…

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

Palabras del cardenal Francis George, arzobispo de Chicago, durante una charla de 2010 a sacerdotes recién(...)

Leer más...

Eucaristía y vida

Autor: Santiago MARTÍN sacerdote

Pasan muchas cosas en la Iglesia cada semana y a veces son tan graves que no queda más remedio que fijarse en ellas para aportar(...)

Leer más...

Los frutos de una disciplina blanda

Autor: Mark A. PILON, sacerdote

Cuando yo estaba en el seminario a principios de los sesenta, se nos enseñó el concepto(...)

Leer más...

La identidad de Cataluña

Autor: José María PETIT, filósofo

Los pueblos, como los individuos, tienen su propia identidad que se fundamenta(...)

Leer más...

Dolor, sorpresa y confianza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las cosas, en la Iglesia y en la misma sociedad, se suceden tan rápidas que lo que era noticia un día, al siguiente queda rápidamente(...)

Leer más...

Un teólogo escribe al Papa: Hay caos en …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Thomas G. Weinandy es uno de los teólogos más conocidos. Vive en Washington, en el Seminario de(...)

Leer más...

El cardenal Müller sobre "Amoris laetiti…

Autor: Néstor MARTÍNEZ, filósofo

El Card. Müller ha escrito la introducción a un libro de Rocco Buttiglione en(...)

Leer más...

¿Qué reforma? ¿Qué cambios?

Autor: George WEIGEL, escritor

A pesar de la formulación que ustedes oirán antes y después del 31 de octubre en relación al quinto centenario de(...)

Leer más...

Vuelve la Europa católica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En Europa había muchas naciones consideradas “católicas” debido a que esa era la religión de la mayoría de sus habitantes. Pero, de éstas, sólo cinco(...)

Leer más...

La bofetada de Francisco al cardenal Sar…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La carta con la que en los días pasados Francisco(...)

Leer más...