Text Size
Sunday, July 22, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Caffarra, una presencia imponente y humilde

There are no translations available.

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

El cardenal Carlo Caffarra ha sido en la vida de la Iglesia italiana, y por consiguiente en mi vida, una presencia imponente, gigantesca, pero que se expresaba en la absoluta normalidad. Era una grandeza humilde, una humildad hecha de fe: la fe que había heredado de sus padres y del sano pueblo lombardo en el que había nacido y al que honró toda su vida asumiendo incluso las actitudes más inmediatamente propias del pueblo al que encarnaba. Una fe limpia y profunda, una fe que había sabido evolucionar de forma crítica y sistemática a través de largos y productivos estudios que abarcaron varios campos de la teología, pero sobre todo de la teología moral.

Desde los primeros momentos supo enseñar con una gran profundidad y al mismo tiempo con una gran simplicidad. Le recuerdo (yo como joven estudiante de la Universidad Católica del Sacro Cuore de Milán y él como joven profesor de introducción a la teología moral) desplegando en sus clases las directrices éticas de la vida cristiana, las grandes directrices de inteligencia y de diálogo que nos permitían luego a nosotros estar preparados (justo por la enseñanza que habíamos recibido) a la confrontación activa con el mundo que nos rodeaba, incluso el más alejado de la fe o directamente hostil a la fe.

Formó generaciones enteras de cristianos y de sacerdotes en la grandeza de su inteligencia de la fe y en su capacidad de comunicación. Vivió para que ese pueblo de cristianos que había formado recuperase un sentido cada vez más profundo de su propia identidad y por tanto el ímpetu de su propia responsabilidad misionera.

Subió todos los peldaños de una extraordinaria –podría decirse- carrera eclesiástica, que le llevaron desde la dirección del Instituto Juan Pablo II para los Estudios sobre el Matrimonio y la Familia hasta su feliz paso por el episcopado de Ferrara, donde fue mi inolvidable predecesor, y a la grandeza de la fatiga del episcopado boloñés, un episcopado marcado por una decidida voluntad de hacer cada vez más viva la pertenencia a la Iglesia, y dicha pertenencia cada vez más capaz de convertirse en misión. Allí experimentó el enfrentamiento, duro en ocasiones, con la mentalidad laicista, que no le pasó ni una e incluso le pidió muchas veces que se disculpase públicamente por su sólida fidelidad a la tradición católica y a la cultura que nace de la fe.

Supo relacionarse con todos. Nadie recuerda al cardenal Caffarra como una presencia hostil, nadie le recuerda –ni siquiera sus mayores enemigos– como alguien con quien resultase difícil tratar. Le recuerdan como un hombre con personalidad, un hombre culto que justo por la fortaleza granítica de su fe era capaz de comunicar de forma cada vez más profunda y articulada el tesoro de la fe, de modo que esta realidad de la fe supiese salir al encuentro de forma significativa –tal vez polémica, pero siempre significativa– con el mundo que la rodea. Un mundo cuya tensión anticatólica comprendió con rara profundidad.

Ayudó a generaciones de católicos a descubrir las líneas de esta tendencia anticatólica, que se manifestó luego, en los últimos años de su episcopado boloñés, en la voluntad de marginar y excluir a la Iglesia y a la familia del ámbito de la vida social.

Entonces, cuando su edad avanzaba y sus fuerzas declinaban, asumió la responsabilidad de convertirse en el más limpio defensor de la doctrina católica sobre la familia y de denunciar todos los equívocos y traiciones que se perpetraban en el llamado mundo católico contra la gran tradición de la familia cristiana, fundamento de la vida de la Iglesia y de la sociedad. Con energía casi juvenil, en los últimos años consagró su existencia y su magisterio, y su presencia pública allí donde le llamasen, a defender el dogma cristiano de la familia.

Cuando posteriormente aparecieron nubes en la vida y en el gobierno de la Iglesia, ahora visibles para todos; y cuando descubrió que el magisterio no era propuesto (por quienes conducen) ni comprendido (por el pueblo) adecuadamente, según correspondía a las exigencias de su propia formación, con auténtico escándalo (el escándalo de su conciencia de sacerdote y de obispo formado con indiscutible adhesión al magisterio pontificio) asumió la responsabilidad de ser una presencia caritativamente crítica en la vida de la Iglesia, y de proponer al Papa los puntos dudosos que solo el Papa habría podido o podría resolver adecuadamente.

Creo que el cardenal Caffarra llevó con enorme dolor –silencioso y humilde, pero enorme dolor– la situación de agotamiento y de confusión en la Iglesia. Y creo que –como me confiaba su hermana cuando ayer por la tarde me acerqué a venerar su cuerpo– murió de este dolor de la Iglesia y por la Iglesia.

En nuestra vida eclesial y social permanecerá uno de los más firmes defensores de la verdad de la fe católica, de la verdad de los derechos de la Iglesia y del pueblo, el defensor de esa doctrina social de la Iglesia que es fundamento indiscutible para una evolución democrática de la vida social del país: de este país y de cualquier otro.

Prev Next

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...

Mártires o cómplices

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La aprobación en el Congreso de Argentina de una ley que hace prácticamente libre e ilimitado el aborto -se podrá abortar hasta los(...)

Leer más...

Hacia una conversión ecológica

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En la homilía de la misa inaugural de su pontificado, en abril de 2005, el(...)

Leer más...

El gnosticismo hoy

Autor: Thomas G. WEYNANDI, teólogo y sacerdote capuchino

Hoy se discute(...)

Leer más...

Tensión en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que ha ocurrido esta semana en la Iglesia no es un asunto menor. Al contrario. La cosa empezó con la publicación de(...)

Leer más...

La Iglesia en la España de ahora

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

La semana pasada entramos en una nueva etapa de nuestra historia española. Conforme a lo democráticamente(...)

Leer más...

Los océanos como don y como tarea

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Cada 8 de junio, desde el año 2009, por resolución de la Asamblea General de(...)

Leer más...

Adiós, España "católica", en una Europa …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la última poderosa encuesta del Pew(...)

Leer más...

"No es no", para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Está de moda, dentro de la campaña contra las agresiones sexuales que sufren las mujeres, la frase “No es no”. Con ella se(...)

Leer más...

5 herejías que debes conocer y poder exp…

Autor: Pato ACEVEDO, abogado

¿Sabías que Jesús de Nazaret no dejó nada por escrito? Claro que sí, eso lo(...)

Leer más...

1968. Los métodos de captación marxista …

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

Los años 60 y 70 fueron una época extraordinariamente difícil para la Iglesia en todo(...)

Leer más...

Justin Trudeau y la dictadura del relati…

Autor: George WEIGEL, escritor

Probablemente usted nunca ha oído hablar de la Leer más...

Respuesta al desafío

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada, dediqué este comentario a la actualidad de la Iglesia al desafío público que algunos obispos alemanes le habían hecho al(...)

Leer más...

Yemen: Una mirada de dolor

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Los datos proporcionados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) indican que en torno a(...)

Leer más...

Misterios vaticanos. El amotinamiento (¿…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los tropiezos, los silencios, las incoherencias de(...)

Leer más...

Eutanasia y suicidio asistido

Autor: José Ignacio MUNILLA, obispo de San Sebastián

Llama la atención la falta de debate(...)

Leer más...

Pentecostés, fiesta de la diversidad y d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Todos recordamos que en el día de Pentecostés el Espíritu Santo irrumpió sobre los creyentes,(...)

Leer más...

Catarsis en Chile

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La llamativa decisión de los obispos chilenos de poner sus cargos a disposición del Papa, responde a la no menos llamativa decisión del(...)

Leer más...

El Papa, desafiado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha estado marcada por la reunión, en Roma, del Papa con todos los obispos de Chile. En este momento, aún no(...)

Leer más...

El PSOE y la eutanasia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El Partido Socialista ha presentado recientemente una proposición de ley, que(...)

Leer más...

El Papa apaga fuegos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los teóricamente amigos del Papa, siguen dando qué hablar y le siguen dando problemas al Santo Padre. Problemas que luego él tiene que(...)

Leer más...

Alerta máxima en la Iglesia. Pero Franci…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Atención. La confrontación que ha estallado en Alemania en favor o en contra de la comunión a los cónyuges(...)

Leer más...

La bolsa y la vida

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación(...)

Leer más...

Una pequeña luz en Corea, pero malas not…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Las novedades políticas concernientes a las dos(...)

Leer más...