Text Size
Too many requests
Saturday, February 24, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La nueva represión de los teólogos católicos

There are no translations available.

Autor: Dan HITCHENS, periodista

Los católicos ortodoxos están enfrentando «persecución» - y no desde el ámbito secular, sino de sus propios compañeros creyentes. Esa es la sorprendente afirmación hecha la semana pasada por el profesor Josef Seifert, el filósofo y amigo cercano de san Juan Pablo II. Sus comentarios se hicieron eco de algunos comentarios recientes del Cardenal Gerhard Müller, quien declaró al National Catholic Register que los funcionarios del Vaticano y los profesores universitarios «vivían en un clima de gran temor». Seifert y el cardenal Müller solo están diciendo públicamente lo que muchos dirán en privado.

Al investigar para escribir este artículo, he escuchado de sacerdotes y académicos en cuatro continentes que, tan pronto como planteé el tema de la intimidación, pidieron inmediatamente declarar bajo anonimato. Algunos hicieron referencia a su necesidad de ganarse la vida o apoyar a una familia. Un profesor bromeó diciendo: «No estoy preparado para el martirio blanco» - un término teológico para la aceptación de grandes (pero no mortales) sufrimientos por causa de la fe.

Como sucede a menudo con las inquisiciones, es difícil determinar el crimen exacto, refiriéndose a las cuestiones que han causado tanta agitación recientemente. La Iglesia siempre ha enseñado que hay que confesar los graves pecados antes de recibir la Eucaristía, y que cuando el pecado es público -por ejemplo, el adulterio- el sacerdote debe negar la Comunión. Esas enseñanzas han sido desafiadas en los últimos años, y ambas partes han pedido el apoyo del Papa Francisco, además de inevitablemente traer al debate nuevas preguntas: ¿el adulterio es siempre un pecado grave? ¿se pueden hacer declaraciones generales sobre el pecado? Y así sucesivamente.

El caso de Seifert, descrito en su artículo de la semana pasada para First Things, muestra la seriedad del debate. Solo hace dos años la relación de Seifert con su arzobispo local, Javier Martínez de Granada, era el de admiración mutua. Seifert quedó impresionado por el enérgico liderazgo del arzobispo Martínez; el arzobispo nombró a Seifert a una cátedra especialmente creada en la Academia Internacional de Filosofía de Granada.

Todo cambió en abril de 2016, con la publicación de la exhortación apostólica del Papa Francisco Amoris Laetitia. La opinión de Seifert es que, aunque el texto «contiene muchos pensamientos hermosos y también verdades profundas», también es «potencialmente peligroso». Hay, por ejemplo, una frase ambigua que sugiere que la conciencia puede identificar lo que «por ahora, es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios», y que «Dios mismo está reclamando» esta respuesta. Una implicación posible es que Dios podría estar pidiendo a alguien que continúe cometiendo adulterio porque es la «respuesta más generosa» y que dejar de pecar no es posible.

Seifert escribió un artículo para la revista Aemaet en el que dijo que esta implicación era tan peligrosa que esperaba que el Papa la descartara. El no afirmó que el Papa estuviese equivocado, sino que la frase debía aclararse. Por esto, dice, fue despedido por el arzobispo Martínez. Seifert afirma que el arzobispo no le dijo directamente: se enteró a través de unas pocas pistas y de una declaración pública en la que el arzobispo dijo que Seifert había «confundido la fe de los fieles». Seifert está tomando acciones legales por despido injusto. (La archidiócesis aún no ha respondido a una solicitud para comentar sobre el asunto).

Seifert no es el único ejemplo de un estudioso que choca con la jerarquía local. Un académico de Estados Unidos, que pidió no ser nombrado, ha sido hostigado por su obispo por sus críticas a Amoris Laetitia. Teme que su experiencia sea replicada en otras partes en formas abiertas o sutiles de coerción, una severa limitación de la libertad de expresión y un renovado esfuerzo por marginar a los católicos ortodoxos.

Amoris Laetitia, punto de inflexión

Amoris Laetitia parece haber sido un punto de inflexión. El texto es muy ambiguo, y diferentes lectores presentan interpretaciones muy diferentes. Así como los críticos literarios han discutido durante siglos los motivos y la vacilación de Hamlet, así es posible encontrar una variedad de significados en Amoris Laetitia - y así como Shakespeare, el Papa guarda silencio y parece contento en dejar que la discusión se desarrolle.

Esto podría haber sido parte de una nueva era de debate sin trabas - algo que el Papa parecía señalar al inicio del sínodo familiar en 2014, cuando dijo a los cardenales: «Una condición general y básica es esta: hablar honestamente. Que nadie diga: “No puedo decir esto, pensarán esto o esto de mí”».

Pero las declaraciones del Papa pueden haber creado un vacío de autoridad, en el que se han insertado figuras con sus propias agendas. Así que la historia del debate de la Iglesia desde Amoris Laetitia también ha sido una historia de silenciamientos y represiones.

Cuatro meses después de la publicación de la exhortación, 45 sacerdotes y teólogos firmaron una carta al colegio de cardenales. El documento identificó algunas de las interpretaciones menos ortodoxas de Amoris Laetitia -las obviamente contrarias a la enseñanza de la Iglesia- y sugirió que el Papa podría condenar estas lecturas. No acusaba al Papa de propagar errores; de hecho, ni siquiera se dirigió al Papa, sino que pidió a los cardenales que consideraran hacerle la petición.

Pero cuando se filtró la carta, algunos de los firmantes se enfrentaron a la presión. Uno, el monje cisterciense P. Edmund Waldstein, retiró su firma a petición de su abad. Otro sacerdote fue visitado por su obispo para presionarle. Un tercer signatario fue degradado de un cargo de superior en su universidad, y evitó por poco perder su trabajo principal. (Estos tres últimos no pueden ser nombrados, por razones obvias.)

Mientras esto ha estado sucediendo, muchos funcionarios del Vaticano están viviendo atemorizados en sus trabajos. El cardenal Gerhard Müller, que hasta este año fue el principal funcionario doctrinal del Vaticano, me comentó que esto es «una reacción natural a los despidos mal comunicados e injustificados de cooperadores competentes». Durante el mandato del cardenal, tres funcionarios de su Congregación para la Doctrina de la Fe fueron despedidos sin su consentimiento.

Muchos de los que han pasado tiempo en el Vaticano, permanentemente o temporalmente, hablan de una atmósfera de miedo. Anna Silvas, que enseña en la Universidad de Nueva Inglaterra, estuvo en Roma en abril para una conferencia que planteó preguntas sobre los posibles peligros de Amoris Laetitia. La tarde antes de que comenzara la conferencia, cinco de los oradores estaban en un restaurante cuando un joven sacerdote se acercó a su mesa. Él bendijo la comida y a los académicos que estaban presentes, luego hizo una pausa para decir algo. «El mensaje que recibí de él», recuerda Silvas, «fue: “Hay muchos sacerdotes y obispos allá afuera, detrás de todo esto, ocultos. Ellos están muy interesados ​​en lo que tienen que decir. Pero no pueden mostrarse en la conferencia porque sus identidades podrían ser notadas y registradas. Podría haber repercusiones». El sacerdote agregó: «Que ustedes que son académicos leales sean lo suficientemente valientes como para hablar en la situación actual, les diría que es un signo de predilección», es decir, de favor divino.

El silencio de los obispos, un escándalo para los laicos

A petición, Silvas había emprendido una lectura seria de Amoris Laetitia a un mes de su publicación. Su artículo (crítico) finalmente alcanzó a una audiencia mundial. Recientemente, escuchó de un obispo - ella prefiere no decir de qué país - que le dijo que cuando leyó el artículo estaba muy enojado. «Pero, dijo, con todo lo que ha sucedido desde entonces, ahora considera todo lo que dije como absolutamente cierto. También había experimentado de primera mano la atmósfera tóxica de la intimidación. Le pregunté: “¿Y el silencio de los obispos? Es un escándalo para nosotros, los fieles laicos”. “Pero, por supuesto todos tenemos miedo”».

La atmósfera puede haber empeorado después de la publicación de la dubia, en la que cuatro cardenales (dos de los cuales han muerto desde entonces) le preguntaron al Papa Francisco si reafirmaría las enseñanzas tradicionales sobre la comunión y la ley moral. No hubo respuesta, y los partidarios del Papa han acusado a los cardenales de deslealtad.

Mons. René Henry Gracida, obispo jubilado, cree que los despidos del cardenal Müller y del cardenal Raymond Burke -que ambos habían proclamado la enseñanza tradicional- han hecho que otros prelados tengan demasiado miedo para decir algo. «¿Por qué están en silencio?», Pregunta. «No parece haber otra explicación a que no quieren sufrir la humillación experimentada por los cardenales Burke y Müller, entre otros. Y esos obispos que aspiran al solideo escarlata no quieren poner en peligro sus posibilidades».

El carrerismo, un obstáculo

El obispo Gracida señala que el carrerismo es algo en contra de lo que el propio Papa ha advertido a menudo; lo mismo hizo Jesús, cuando recordó a Santiago y a Juan que la Cruz, no la gloria terrenal, es el camino del discípulo cristiano. «A lo largo de la historia de la Iglesia los hombres han sido tentados a dejar que la ambición de promoción, el carrerismo, proyecten una oscura sombra sobre su ministerio», dice el obispo.

El obispo Gracida ha firmado la reciente «corrección filial» del Papa, junto con más de 200 académicos y pastores. La «corrección» dijo que las acciones del Papa podrían ayudar a las herejías a difundirse. Por ejemplo, el año pasado, los dos obispos de Malta emitieron un documento que afirmaba que el adulterio podría ser inevitable. Esto fue publicado en el periódico del Vaticano, y un representante del Papa felicitó a los obispos malteses por el texto. La «corrección» sugirió que esta forma de actuar había ayudado a crear confusión sobre la enseñanza católica.

Claudio Pierantoni, profesor de filosofía de la Universidad de Chile, dijo a LifeSiteNews que había pedido a 10 colegas académicos que se unieran a él para firmar la «corrección». Siete, según él, le dijeron que le gustaría, pero estaban demasiado asustados. El padre Ray Blake, un sacerdote inglés, escribió en un blog que la «cobardía» lo retuvo: «Lo admito, tengo miedo de firmar y conozco a otros sacerdotes que comparten mi miedo».

El P. Cor Mennen, que da conferencias en el Seminario Mayor de la Diócesis de Bolduque en los Países Bajos, escribió en su blog: «Hay muchas personas que están de acuerdo con la corrección, pero por diversas razones quieren mantener un perfil bajo. Hay una atmósfera de miedo, y el “exilio” siempre está por delante».

Le pregunto al P. Mennen cuántos están de acuerdo. Su respuesta me sorprende: «Creo que la mayoría de los obispos holandeses están a favor de la corrección filial, al igual que muchos sacerdotes-ciertamente la mayoría de los más jóvenes-, pero la gente tiene miedo de Roma, temerosos de sus posiciones».

Algunos responderán a todo esto con un encogimiento de hombros. ¿No es solo la otra cara de lo que le sucedió a ciertos teólogos liberales bajo los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI? Y existe el riesgo, al presentar estas historias, de dar la impresión de que personas como Josef Seifert tienen razón simplemente porque son perseguidas. Pocas cosas son más tediosas en el debate moderno que la lucha por ganar el argumento alegando el estatus de víctima.

Dicho esto, hay diferencias importantes entre el pasado y el presente. Como señala Michael Sirilla, de la Universidad franciscana de Steubenville: «A raíz de Humanae Vitae, muchos de los sacerdotes y teólogos que temían represalias rechazaban la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la inmoralidad intrínseca de los actos anticonceptivos. Ahora, sin embargo, el temor es de aquellos sacerdotes y teólogos que se adhieren sin tregua a la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la inmoralidad del divorcio y el nuevo matrimonio y sobre las condiciones para una recepción digna de la Penitencia y la Eucaristía. Muchos de ellos temen que sus vecinos locales revocen su mandatum [la aprobación del obispo para enseñar] o sus facultades sacerdotales».

Hay otra diferencia. Aquellos disciplinados bajo Juan Pablo II podían esperar una audiencia comprensiva en la prensa secular, y a menudo - como Hans Küng - pasó a disfrutar de carreras exitosas fuera de las instituciones católicas oficiales. Sin embargo, para las figuras silenciadas de la Iglesia de hoy, ninguna institución secular apoyará su causa; y creen que podrían enfrentar la ruina financiera si sus superiores la toman contra ellos.

«Muchos académicos», dice un profesor, «simplemente estamos resistiendo en silencio: enseñamos la verdad en el aula sin hacer alboroto al respecto. Pero muchos de nosotros sospechamos que, aun así, nuestros días en las instituciones de la Iglesia están contados».

Algunos creen que la fortaleza de los argumentos justifica su causa. «No hay buenos argumentos en contra de nuestra posición», dice un teólogo. Otros se consuelan de la vida de San Atanasio, que entre los obispos del siglo IV estaba casi solo contra la herejía arriana, y soportó el exilio, los atentados contra su vida y hasta la excomunión del Papa.

Pero el paralelo no es exacto: muchos obispos han reafirmado la enseñanza tradicional católica contra la comunión de quienes viven en adulterio.

El cardenal Müller cree que las cosas no son tan dramáticas como algunos lo ven. «Hay muchos obispos que son muy claros», dice. El cardenal espera que los católicos puedan «superar discusiones polémicas» y «hablar la verdad con respeto y sensibilidad pastoral para quienes están en dificultades en su vida matrimonial y familiar».

Encontrar una solución no puede dejar por fuera la ortodoxia

El cardenal Müller también sugiere que el camino a la paz está en un compromiso compartido con la ortodoxia. «Nadie que interprete Amoris Laetitia en el contexto de la tradición ortodoxa debe ser disciplinado», dice. «Solo si uno niega los principios de la fe católica puede ser censurado. La carga de la prueba recae en aquellos que quieren interpretar Amoris Laetitia de una manera heterodoxa que está en contradicción con las palabras de Jesús y las decisiones dogmáticas del Magisterio». Y la doctrina y el cuidado pastoral no pueden ser separados, dice: «Jesucristo es al mismo tiempo el maestro del Reino de Dios y el buen pastor que da su vida por las ovejas».

Prev Next

Excepciones que destruyen la regla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Siempre se ha dicho que la excepción justifica la regla. El problema no es, pues, que haya excepciones, sino que las excepciones sean(...)

Leer más...

¿Qué queda del catolicismo a día de hoy?

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

De siempre se nos ha dicho, porque era cierto, queLeer más...

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...

Del individualismo a los constructores d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, FIDA y PMA

Las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático del pasado 8 de(...)

Leer más...

Excusas para una guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Dice un viejo refrán que “cuando quieras matar a tu perro debes decir que está rabioso”. O sea, cuando quieras romper con alguien,(...)

Leer más...

Ratzinger profetizó la "letanía" del nue…

Autor: Juan José ROMERO, escritor

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas(...)

Leer más...

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la(...)

Leer más...

Sobre las informaciones de capitulación …

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad(...)

Leer más...

Cuatro palabras

Autor: Joseph ZEN, cardenal arzobispo emérito de Hong Kong

Algunas personas(...)

Leer más...

El país imaginario visitado por Mons. Ma…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de(...)

Leer más...

En la Iglesia católica no hay "cambios d…

Autor: George WEIGEL, escritor

Desde que Thomas Kuhn lo popularizase en su libro de 1962 Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente.(...)

Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que(...)

Leer más...

¡No toquéis a los mártires chinos!

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

Ante la confusa situación de la Iglesia italiana (y no solo), nos cuesta salir del inquietante(...)

Leer más...

"Humanae vitae" bajo asedio

A cincuenta años de su publicación, la encíclica de Pablo VI "Leer más...

Santo Tomás de Aquino: la razón silencio…

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la(...)

Leer más...

La hora de los sacerdotes casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a Chile y Perú estuvo polarizado por la cuestión del apoyo del Pontífice a monseñor Barros, el obispo chileno(...)

Leer más...

Identidad católica reducida

Autor: Alonso GRACIÁN, escritor

“Unos pocos solamente piensan en la verdad depositada en el ser de las cosas”. Anselmo(...)

Leer más...

El Papa y "los zurdos"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando escribo este artículo, el Papa se encuentra ya en Perú, donde ha condenado enseguida la corrupción, que afecta a las élites políticas(...)

Leer más...

Mentes mentirosas

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

La etimología de las palabras esconde sabidurías muy hondas y provechosas. A nadie se le ocurriría pensar(...)

Leer más...

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...