Text Size
Too many requests
Saturday, February 24, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¿Qué reforma? ¿Qué cambios?

There are no translations available.

Autor: George WEIGEL, escritor

A pesar de la formulación que ustedes oirán antes y después del 31 de octubre en relación al quinto centenario de las 95 tesis de Lutero, no hubo una única «Reforma», de la que la «Contrarreforma» católica fuese una respuesta similarmente unívoca. Más bien, como demuestra el historiador de Yale Carlos Eire en su obra, sumamente legible y magistral, Reformations: The Early Modern World, 1450-1650, en los primeros siglos de la modernidad hubo múltiples reformas, a veces opuestas entre sí.

Hubo la reforma de la vida intelectual europea capitaneada por los humanistas empapados de los clásicos griegos y romanos: hombres como el holandés Erasmo (cuya erudición influyó sobre quienes se conocerían como «protestantes», pero que nunca rompió con Roma) y Tomás Moro (que instó a Erasmo a profundizar su conocimiento del griego, de los Padres de la Iglesia y del Nuevo Testamento en su lengua original). Hubo, por lo menos, cuatro importantes reformas «protestantes: luterana, zwingliana, radical y calvinista, y muchas subdivisiones dentro de estas mismas categorías. Hubo increíbles reformadores católicos antes de Lutero como el arzobispo de Toledo, el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros. Hubo reformadores católicos que dejaron un legado mixto: el educador francés Guillaume Budé, por ejemplo, influyó tanto en el reformador protestante Juan Calvino como en el reformador católico Ignacio de Loyola. Hubo la fracasada reforma católica encargada por el V Concilio Laterano y que nunca fue puesta en marcha por el Papa León X (el primer y último pontífice que tuvo un elefante albino como mascota). Y hubo reformadores católicos, de distintos ámbitos pastorales y teológicos, que conformaron la enseñanza del Concilio de Trento y que, después, pusieron en marcha con firmeza sus reformas.

En resumen, hubo muchas Reformas. Su interacción, que a veces fue violenta, influyó mucho, transformándolo, en lo que fue después el mundo moderno, para bien y para mal.

La parte negativa es la que trata Brad Gregory, de la Universidad Notre Dame, en su obra The Unintended Reformation: How a Religious Revolution Secularized Society, un libro que un crítico ha descrito, adecuadamente, como «brillante, extraordinariamente culto, excéntrico, dogmático, equivocado en varias cosas y totalmente maravilloso». Según Gregory, entre las cosas que «la Reforma» -en este caso, las distintas reformas protestantes- legó al mundo moderno se incluyen el superindividualismo, la desconfianza hacia todo tipo de autoridad, el subjetivismo moral y el relativismo, el escepticismo acerca de la verdad de todo, la eliminación del pensamiento religioso de la vida académica en Occidente y la reducción del verdadero conocimiento a lo que podemos conocer por la ciencia. Qué duda cabe de que es una crítica muy clara. Pero en medio de la densa prosa y la compleja presentación, los lectores serios podrán captar cómo las malas ideas -como la noción errónea de Dios como un ser caprichoso, uno más, aunque infinito, entre otros seres- pueden desarrollarse en la historia con resultados devastadores.

El quinto centenario de uno de los actos emblemáticos de este tsunami cultural de reformas debería llevarnos a profundizar el diálogo ecuménico acerca de lo que provocaron estos primeros reformadores de la edad moderna, y no sólo para el mundo, sino sobre todo para la Iglesia. Este diálogo profundo ayudaría a centrar qué es una auténtica «reforma» en la Iglesia. En la edición de otoño de Plough, la publicación trimestral de la Bruderhof Community, propongo que todas las reformas auténticas en la Iglesia deben comenzar recuperando parte de la «forma» o constitución (en el sentido inglés) fundamental de la Iglesia, que le fue entregada por Cristo. Por consiguiente, una verdadera reforma eclesial es siempre una re-forma. No es algo que nosotros creamos con nuestra inteligencia. No significa rendirnos al espíritu de los tiempos. No implica sustituir la revelación de Dios con nuestro propio juicio. La verdadera reforma cristiana implica siempre traer al presente algo que la Iglesia ha apartado o extraviado y hacer de esa cosa dada por Cristo un instrumento de renovación.

¿Cómo deberíamos medir, en este quinto centenario de las 95 tesis, la autenticidad de la renovación? Para esto el criterio evangélico parece ser decisivo.

Si la reforma y la renovación en cuestión restablecen en la Iglesia algo de la «forma» dada por Cristo, entonces los resultados serán evidentes desde un punto de vista evangélico: habrá un aumento en el número de almas que conocen a Nuestro Señor Jesucristo, que siguen su Camino y que comparten con otros el don que les ha sido dado, sanando así una cultura que está rota y cercana a la muerte.

Por el mismo criterio, las iglesias vacías, una débil evangelización y el sometimiento a las costumbres culturales dominantes indican una falsa reforma y el fracaso de la renovación, que pueden disfrazarse con los colores distintivos del romanticismo nostálgico o del progresismo.

Prev Next

Excepciones que destruyen la regla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Siempre se ha dicho que la excepción justifica la regla. El problema no es, pues, que haya excepciones, sino que las excepciones sean(...)

Leer más...

¿Qué queda del catolicismo a día de hoy?

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

De siempre se nos ha dicho, porque era cierto, queLeer más...

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...

Del individualismo a los constructores d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, FIDA y PMA

Las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático del pasado 8 de(...)

Leer más...

Excusas para una guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Dice un viejo refrán que “cuando quieras matar a tu perro debes decir que está rabioso”. O sea, cuando quieras romper con alguien,(...)

Leer más...

Ratzinger profetizó la "letanía" del nue…

Autor: Juan José ROMERO, escritor

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas(...)

Leer más...

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la(...)

Leer más...

Sobre las informaciones de capitulación …

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad(...)

Leer más...

Cuatro palabras

Autor: Joseph ZEN, cardenal arzobispo emérito de Hong Kong

Algunas personas(...)

Leer más...

El país imaginario visitado por Mons. Ma…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de(...)

Leer más...

En la Iglesia católica no hay "cambios d…

Autor: George WEIGEL, escritor

Desde que Thomas Kuhn lo popularizase en su libro de 1962 Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente.(...)

Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que(...)

Leer más...

¡No toquéis a los mártires chinos!

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

Ante la confusa situación de la Iglesia italiana (y no solo), nos cuesta salir del inquietante(...)

Leer más...

"Humanae vitae" bajo asedio

A cincuenta años de su publicación, la encíclica de Pablo VI "Leer más...

Santo Tomás de Aquino: la razón silencio…

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la(...)

Leer más...

La hora de los sacerdotes casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a Chile y Perú estuvo polarizado por la cuestión del apoyo del Pontífice a monseñor Barros, el obispo chileno(...)

Leer más...

Identidad católica reducida

Autor: Alonso GRACIÁN, escritor

“Unos pocos solamente piensan en la verdad depositada en el ser de las cosas”. Anselmo(...)

Leer más...

El Papa y "los zurdos"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando escribo este artículo, el Papa se encuentra ya en Perú, donde ha condenado enseguida la corrupción, que afecta a las élites políticas(...)

Leer más...

Mentes mentirosas

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

La etimología de las palabras esconde sabidurías muy hondas y provechosas. A nadie se le ocurriría pensar(...)

Leer más...

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...