Text Size
Thursday, September 20, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Los frutos de una disciplina blanda

There are no translations available.

Autor: Mark A. PILON, sacerdote

Cuando yo estaba en el seminario a principios de los sesenta, se nos enseñó el concepto de que la rígida disciplina centenaria de la Iglesia sería una cosa del pasado después del Concilio Vaticano II. Supuestamente, esta rigidez realmente no había servido para salvaguardar las enseñanzas de la Iglesia, así que se necesitaba un nuevo enfoque más suave.

Medio siglo después, ya tenemos los resultados, y es indiscutible que el enfoque más suave no funcionó. Además del éxodo de sacerdotes, monjas y religiosos, ha habido una enorme pérdida del conocimiento de las enseñanzas de la Iglesia entre los laicos. Y no es de extrañar, ya que se ha hecho poco esfuerzo en aclarar dichas enseñanzas desde los antiguos nefastos días de la «rígida disciplina».

El mal ejemplo citado con más frecuencia entonces era el esfuerzo hecho por el Papa San Pío X para erradicar el modernismo, despidiendo a los profesores disidentes y después, en 1910, instituyendo el juramento Anti-Modernista que «debe ser hecho por todo el clero, pastores, confesores, predicadores, superiores religiosos, y profesores de seminarios filosóficos -teológicos». Este juramento empezaba por acoger y aceptar «todas y cada una de las definiciones que han sido descritas y declaradas por la infalible autoridad de la Iglesia, especialmente aquellas verdades principales que se oponen directamente a los errores de estos días».

Aquellos errores eran brevemente explicados, seguidos por este acatamiento:

« Yo acato y me adhiero con todo mi corazón a las condenaciones, declaraciones, y a todas las prescripciones contenidas en la encíclica Pascendi y en el decreto Lamentabili, especialmente las concernientes a lo que se conoce como la historia de los dogmas».

Los críticos «iluminados» de este juramento fueron muchos y prominentes durante el Concilio Vaticano II, y se impusieron sólo dos años después de que concluyera. En 1967, la CDF bajo el papado de Pablo VI emitió una Profesión de Fe bastante acortada «en sustitución de la forma tridentina y del juramento anti-modernista». Es una breve reafirmación del Credo con una apostilla final:

«También acepto y guardo firmemente todas y cada una de las verdades que se refieren a la doctrina de la fe y la moral, tanto las solemnemente definidas por la Iglesia como las afirmadas y declaradas en el magisterio ordinario, así como aquellas doctrinas propuestas por dicho magisterio».

Hasta aquí está bien, pero no cita ningún error específico, incluso cuando contradicen «el magisterio ordinario» de la Iglesia. En este punto, los errores pueden haber llegado a ser tan numerosos que era necesario abreviar el juramento o la profesión.

Pero no estoy seguro de que ésta fuera la única razón. El cambio también reflejaba un deseo por parte de elementos poderosos del Concilio de presentar al mundo una cara más amable de la Iglesia.

Pio X era demasiado listo para pensar que un juramento iba a limpiar la Iglesia de los disidentes herejes. Pero fue un indicativo para los obispos que estaban obligados por su propio oficio a disciplinar y despedir no solo a aquellos que rechazaron hacer el juramento sino también a lo que apoyaron doctrinas heréticas.

El Vaticano II había confirmado la autoridad y la responsabilidad de los obispos como verdaderos sucesores de los apóstoles. Así, se podría argumentar que, si los obispos cumplen su seria obligación de salvaguardar la fe, tal juramento- al menos no uno tan detallado- no sería necesario.

Desafortunadamente, después del Concilio la disciplina casi desapareció, al menos en lo que concernía a salvaguardar la fe. Fijémonos en la abierta y masiva disensión con respecto a la Humanae Vitae, ciertamente un ejercicio del Magisterio ordinario del Papa, pero también una reafirmación formal de la constante enseñanza del Magisterio Ordinario Universal, que fue definido como infalible tanto por el concilio Vaticano I como por el Vaticano II.

Aun así es difícil pensar en alguien entre «el clero, los pastores, confesores, superiores religiosos, predicadores, y profesores de seminarios filosóficos-teológicos» que fuera abiertamente disciplinado por su obispo por disentir de esta enseñanza. En realidad, llevó veinticinco años quitar de su puesto a uno de los líderes del disentimiento, Charles Curran, de una universidad pontificia (la universidad católica de América). Muchos otros continuaron en sus puestos en instituciones católicas hasta que se jubilaron.

San Juan Pablo II y Benedicto XVI intentaron cambiar las cosas, pero con poco éxito.

Parte del problema residía en el hecho de que varios obispos eran, ellos mismos, disidentes, aunque secretamente, por miedo a las repercusiones. Yo sentía cierto respeto por la honestidad, al menos de uno o dos obispos, que se oponían abiertamente a la Humanae Vitae. Pero tendría que ser uno muy ingenuo para pensar que había solo uno o dos obispos disidentes. Eso se ha visto claramente en los últimos años.

Inevitablemente, la iglesia blanda se convirtió aún en más blanda en lo que concernía al creciente problema de los laicos y políticos católicos que apoyaban claramente crímenes contra la humanidad tales como el aborto. ¿Cómo podían los obispos disciplinarlos cuando ellos mismos habían sido incapaces de hacerlo con su propio clero y el profesorado de las universidades católicas?

El doble estándar debería haber sido obvio. De esta manera tenemos hoy una dirección en la Iglesia que habla continuamente, pero que no hace virtualmente nada para proteger la fe de los pequeños, que siempre han sido objeto de amor especial por parte de Nuestro Señor, y de los grandes Papas de la historia. A menudo esta disciplina blanda se justifica en términos de caridad. Pero ¿qué hay de la caridad hacia los pequeños que son fácilmente - y gravemente - confundidos?

Los católicos de a pie saben bien que las palabras son vanas si no están respaldadas por los hechos. Saben que ninguna empresa de éxito podría funcionar en la manera en que la Iglesia Católica ejerce la disciplina. Si una persona con autoridad estuviera en desacuerdo con su misión o negara los principios que rigen la misma, pronto se vería al descubierto.

Cuando los obispos no logran imponer la disciplina sobre aquéllos que tienen grandes responsabilidades, sus palabras ya no son tomadas en serio por las personas corrientes. Quizás por eso muchos fieles católicos se han alineado con el mundo secular en materias como el aborto, el divorcio, el matrimonio homosexual, o cualquier otro asunto.

Sin embargo, la víctima final del fracaso de mantener la disciplina es la verdad. Si no estás dispuesto a defender la verdad, entonces la verdad en sí misma será objeto de opinión. Esto es, tristemente, con lo que hoy nos encontramos.

Prev Next

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...