Text Size
Too many requests
Thursday, January 18, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Una soberanía de Dios sobre Jerusalén, "la incomprendida"

There are no translations available.

Autor: Graziano MOTTA, periodista

Se ha reabierto la disputa por Jerusalén, o mejor dicho, por la reivindicación exclusiva de su soberanía musulmana, con motivo del anuncio del presidente estadounidense Donald Trump de la decisión de su país (tomada hace veinte años, pero dilatada cada seis meses y por tanto abandonada de hecho) de transferir la sede de su embajada desde Tel Aviv a la Ciudad Santa.

Una intención anunciada por el mismo Trump durante su reciente y victoriosa campaña electoral, pero que la opinión pública palestina y la Autoridad Nacional del presidente Abu Mazen, como gran parte del mundo islámico y en particular sus representantes institucionales, consideraban congelada, en la práctica letra muerta, por las mismas razones que la habían mantenido congelada durante tantos años.

Agitando la amenaza de un gravísimo deterioro del ya de por sí alterado escenario en el Cercano y Medio Oriente, y de sus inevitables repercusiones en todo el universo islámico, la Autoridad Nacional Palestina ha reaccionado rápidamente, por un lado promoviendo tres jornadas de “rabia” y por otro advirtiendo a los líderes de los países occidentales (también al Papa Francisco) de que el proceso de paz auspiciado por ellos queda aún más comprometido.

Para el mundo islámico, y de modo especial para el árabe, la embajada de Estados Unidos en Jerusalén significa el reconocimiento de la capital del Estado de Israel por parte de la gran nación norteamericana. Una evidencia inaceptable. Porque ningún musulmán puede ni siquiera concebir que al Quds, su ciudad santa por antonomasia (como la llaman y sienten), sea la capital de un estado infiel como el judío, que ni siquiera debería existir sobre una tierra que, a raíz de su conquista en el año 630, se convirtió en “musulmana para siempre”.

A la luz de esta convicción (que, para quienes no son musulmanes, resulta como mínimo una presunción discutible), el 29 de noviembre de 1947 los once estados musulmanes que eran miembros de las Naciones Unidas votaron contra la Resolución 181, esto es, contra el plan de partición del territorio entre el Mediterráneo y el Jordán, hasta entonces bajo mandato de Gran Bretaña, entre dos estados nacientes, uno judío y uno musulmán, y contra la sustracción a ambos de la soberanía sobre Jerusalén con la creación para la ciudad y para su espacio vital circundante de un corpus separatum sujeto a soberanía internacional. De esta forma se eliminaba sobre el papel la razón de un conflicto fuertemente animado por motivaciones religiosas y claramente irresoluble. Por amor a la Historia, debe recordarse que la Resolución 181 de la Asamblea General de la ONU fue aprobada con 33 votos favorables y 14 contrarios, pues a los 11 “noes” de los países musulmanes se unieron Cuba, Grecia y la India. Hubo 10 abstenciones.

Para dar a entender su persistente rechazo a la decisión de las Naciones Unidas (en virtud de la cual, el 14 de mayo de 1948, cuando concluyó el mandato británico, se proclamó la creación del Estado de Israel y se estableció su capital en Tel Aviv), los estados árabes de Oriente Medio declararon la guerra al estado judío y salieron derrotados. Al igual que en otras dos guerras: la de 1967, denominada por su duración la Guerra de los Seis Días, y la de 1973, recordada como la Guerra del Yom Kippur, porque estalló justo el día en el que todos los judíos piden perdón a Dios con ayuno y oración y estaban muy lejos de pesar que serían atacados por sus vecinos.

Estas guerras llevaron al reforzamiento y a la ampliación del territorio del estado judío diseñado en la Resolución de la ONU. Años después, mediante los tratados de paz con Egipto y Jordania, Israel les restituyó sus territorios ocupados. Por el contrario, incorporó al territorio de su Estados los estratégicos Altos del Golán, arrebatados a Siria, y la parte oriental de Jerusalén, que en la época de la conquista, en 1967, estaba bajo soberanía de Jordania.

Así unificada, el 30 de julio de 1980 Jerusalén fue proclamada “capital eterna” de Israel por su parlamento (la Knesset), y como tal se celebra anualmente en la exaltación tanto del Rey David, quien la eligió como expresión emblemática de la unidad de su pueblo, como de su hijo el Rey Salomón, quien erigió allí el Templo donde se instaló el Arca de la Alianza con Dios, memorial santísimo de la elección del pueblo y lugar privilegiado para su oración.

Ciudad de Dios en el anuncio y testimonio expresos, a lo largo de los siglos, de escritores-profetas que han tejido el Antiguo Testamento, y en la profesión diaria de los fieles judíos desde hace milenios.

Y Ciudad de Dios para los cristianos porque allí vivió, murió y resucitó el Mesías, Jesús, el Hijo de Dios, quien estableció en ella la Nueva Alianza con el hombre. Los cristianos recibieron también del Apocalipsis del apóstol y teólogo Juan el anuncio profético de la Jerusalén celestial, denominada así y no con otro topónimo.

Ciudad de Dios, al Quds, la santa por antonomasia, también para los fieles de la religión musulmana, quienes, en nombre del exclusivismo fruto del supuesto cumplimiento de la revelación divina por el profeta Mahoma, quisieron poner sobre ella un sello propio y definitivo, justo sobre la explanada del antiguo Templo judío, transformando en mezquita, al conquistarla, la iglesia erigida allí por los cruzados, y denominándola el Aqsa (la lejana), en recuerdo del aterrizaje de Mahoma a caballo sobre Buraq, su yegua alada; y construyendo pocos años después la mezquita de la gran cúpula dorada, justo sobre la piedra donde los judíos veneran desde siempre el sacrificio de Abraham.

Bastaría con recordar este extraordinario entramado de hechos y memorias, indelebles en la veneración de los fieles de las tres religiones monoteístas, para reconocer la validez y la actualidad de la solución “internacional” para Jerusalén encontrada en 1947 por las Naciones Unidas: paradójicamente rechazada, todavía hoy, tanto por judíos como por musulmanes, y propuesta en vano por los cristianos. Hay un documento de 1994 de los patriarcas y cabezas de las Iglesias cristianas de Tierra Santa (Memorandum sobre el significado de Jerusalén para los cristianos) que tiene todos los títulos para ser punto de referencia en cualquier intento de paz, porque llama a todas las partes interesadas a comprender y aceptar la naturaleza y el significado profundo de Jerusalén, Ciudad de Dios, de la cual “nadie puede apropiarse de forma exclusiva”.

Esperemos que, en vez de mantener el orgullo en los ánimos, de aumentar las divisiones y rencores, de fomentar el inicio de nuevas violencias, el anuncio de Trump sirva para “redescubrir” el camino que conduzca a una auténtica pacificación. Y ésta pasa por el reconocimiento de la “soberanía divina” sobre “Jerusalén la incomprendida”.

Prev Next

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Un reino en guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras los católicos estamos enzarzados en cuestiones que nos dividen, los que desde fuera promueven dichas discusiones van ganando terreno, no sólo contra(...)

Leer más...

Una soberanía de Dios sobre Jerusalén, "…

Autor: Graziano MOTTA, periodista

Se ha reabierto la disputa por Jerusalén, o mejor dicho, por la reivindicación exclusiva de su soberanía musulmana, con(...)

Leer más...

Sobre la publicación de la carta del Pap…

Autor: Edward PETERS, doctor en Derecho Canónico

Hace unos tres meses predije que la carta del Papa Francisco a(...)

Leer más...

Fariseos del sexo

Autor: Miguel ARAGUREN, escritor

Todos participamos de ciertos fariseísmos. Casi siempre son menores, como cuando entre amigos decimos despreciar a las revistas del(...)

Leer más...

Myanmar y Bangladesh, mucho más que rohi…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La visita del Papa a Myanmar y Bangladesh, que terminó el sábado, ha estado marcada por la situación de la etnia rohingya. Reprimida(...)

Leer más...

Remedios maltratadores

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Los remedios con que nuestra época pretende combatir la calamidad del maltrato a la mujer sólo contribuirán(...)

Leer más...

Cisneros

Autor: Luis SUÁREZ, escritor

Se han cumplido quinientos años desde la muerte de un protagonista excepcional para la Historia de España, el cardenalLeer más...

El cadáver de España

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

El vaticinio de Menéndez Pelayo se cumple implacablemente: la unidad histórica de España se fraguó sobre la(...)

Leer más...

Europa, de cristiana a musulmana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Una semana más, por tercera vez, el Santo Padre ha dedicado su catequesis de los miércoles a la Eucaristía. Ha recordado en esta(...)

Leer más...

Tentaciones a superar por la Iglesia

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

En las actuales circunstancias, la Iglesia, los cristianos, necesitamos superar tres soluciones equivocadas o tres riesgos(...)

Leer más...

Ante la muerte

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Noviembre es un mes especialmente dedicado a los difuntos. Leemos en «Misericordia et Misera» del Papa Francisco en el(...)

Leer más...

Cardenal George, cardenal Cupich, la fid…

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

Palabras del cardenal Francis George, arzobispo de Chicago, durante una charla de 2010 a sacerdotes recién(...)

Leer más...

Eucaristía y vida

Autor: Santiago MARTÍN sacerdote

Pasan muchas cosas en la Iglesia cada semana y a veces son tan graves que no queda más remedio que fijarse en ellas para aportar(...)

Leer más...

Los frutos de una disciplina blanda

Autor: Mark A. PILON, sacerdote

Cuando yo estaba en el seminario a principios de los sesenta, se nos enseñó el concepto(...)

Leer más...

La identidad de Cataluña

Autor: José María PETIT, filósofo

Los pueblos, como los individuos, tienen su propia identidad que se fundamenta(...)

Leer más...

Dolor, sorpresa y confianza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las cosas, en la Iglesia y en la misma sociedad, se suceden tan rápidas que lo que era noticia un día, al siguiente queda rápidamente(...)

Leer más...

Un teólogo escribe al Papa: Hay caos en …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Thomas G. Weinandy es uno de los teólogos más conocidos. Vive en Washington, en el Seminario de(...)

Leer más...

El cardenal Müller sobre "Amoris laetiti…

Autor: Néstor MARTÍNEZ, filósofo

El Card. Müller ha escrito la introducción a un libro de Rocco Buttiglione en(...)

Leer más...

¿Qué reforma? ¿Qué cambios?

Autor: George WEIGEL, escritor

A pesar de la formulación que ustedes oirán antes y después del 31 de octubre en relación al quinto centenario de(...)

Leer más...

Vuelve la Europa católica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En Europa había muchas naciones consideradas “católicas” debido a que esa era la religión de la mayoría de sus habitantes. Pero, de éstas, sólo cinco(...)

Leer más...

La bofetada de Francisco al cardenal Sar…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La carta con la que en los días pasados Francisco(...)

Leer más...