Text Size
Thursday, September 20, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Nadie lo escucha cuando defiende la vida y la familia. Y hay un motivo

There are no translations available.

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En una ocasión, en una visita a Turín, dijo a una platea de jóvenes: "Sed castos, sed castos". Y luego se disculpó: "Perdonad si os digo algo que no os esperabais". El Papa Francisco es también esto, es decir, un papa que a veces vuelve a lo antiguo y repite los preceptos de la Iglesia de siempre. Como no abortar. O, como dijo a los mismos jóvenes de Turín: no "matéis a los niños antes de que nazcan".

La prensa importante minimiza o calla cuando Francisco se separa de su imagen dominante, la de pontífice permisivo en principios que, hasta hace poco, la Iglesia definía "no negociables".

Y, sin embargo, son demasiadas, al menos un centenar, las veces en las que se ha separado de esta imagen, también en circunstancias solemnes como, por ejemplo, en Estrasburgo, ante el parlamento europeo, cuando condenó la lógica del "descarte", la que elimina todas las vidas humanas que ya no son funcionales, "como los enfermos, los enfermos terminales, los ancianos abandonados y que no reciben atención". Es lo que él suele definir como "eutanasia escondida".

Pero fue como si no lo hubiera dicho. Su discurso en Estrasburgo fue recibido con aplausos atronadores en todo el hemiciclo. Luego, fue tranquilamente archivado.

Sucedió lo mismo a mediados de noviembre, cuando Francisco utilizó una advertencia de Pío XII para ratificar la condena de la eutanasia, también aquí con los medios de comunicación que, en cambio, interpretaron sus palabras como una "apertura".

Una semana después, en dos homilías consecutivas en Santa Marta, el Papa atacó "la colonización ideológica" que pretende borrar la diferencia entre los sexos. Hace un año, mientras estaba en Georgia, incluso la tachó de "guerra mundial para destruir el matrimonio".

También estos reiterados arrebatos resbalaron como agua sobre mármol, ignorados.

La prensa tendrá sus culpas, pero es verdaderamente paradójico que esto le suceda a un papa como Jorge Mario Bergoglio, cuyo dominio de los medios de comunicación es considerado insuperable. A menos que supongamos que él es el primero en desear que estas intervenciones suyas no tengan repercusión y, sobre todo, que no  menoscaben su fama de pontífice que va al paso con el tiempo.

Un hecho es cierto: el épico choque frontal entre Juan Pablo II y la modernidad, o entre Benedicto XVI y la "dictadura del relativismo", es algo que el Papa Francisco no quiere de ninguna manera renovar. Le satisface que su pontificato sea leído a la luz tranquilizadora del "¿quién soy yo para juzgar?" y que, en consecuencia, cada palabra que diga o escriba sobre estos temas que dividen no sea tomada por definitiva y definitoria, sino que se ofrezca inerme, modelable, al arbitrio de cada persona.

Para obtener este resultado es de gran ayuda, también, su habilidad para realizar gestos de impacto mediático, incomparablemente más fuertes que las palabras.

Cuando hace dos años, al término de su visita a los Estados Unidos, concedió una audiencia muy afectuosa (ver foto) a un amigo suyo argentino, Yayo Grassi, acompañado por su "cónyuge" indonesio Iwan Bagus, este hecho fue suficiente para consagrar la imagen de un Francisco abierto a los matrimonios homosexuales, a pesar de cada palabra que había pronunciado en sentido contrario.

Y, viceversa, cuando multitudes imponentes, católicas o no, bajan a la calle en defensa del matrimonio entre un hombre y una mujer y en contra de las teorías de género, como sucedió en París con la "Manif pour tous" o en Roma con el "Family Day", el Papa evita cuidadosamente apoyarlas. Tampoco protesta por las victorias del frente adverso. Cuando en mayo de 2015, en Irlanda ganó el "sí" al matrimonio homosexual, Francisco dejó que fuera el cardenal Pietro Parolin, el secretario de estado, quien definiera este resultado como "una derrota de la humanidad" y, por lo tanto, que fuera él quien cargara con las inevitables acusaciones de oscurantismo.

En resumen, allí donde la batalla política y cultural en favor o en contra de la afirmación de los nuevos derechos es más intensa, el Papa Francisco calla. Y habla, en cambio, lejos del campo de batalla, en los lugares y en los momentos más al amparo del asalto.

Es su modo de preservar la doctrina tradicional de la Iglesia, como si de un refugio antiaéreo se tratase.

Prev Next

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...