Text Size
Monday, October 22, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Líneas rojas en China

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que hace bueno a un diplomático es solucionar problemas, evitar conflictos, encontrar soluciones. A veces, cuando los enfrentamientos son ya añejos y la madeja está totalmente liada, el diplomático prefiere no afrontar la cuestión y dejar que siga sin resolverse. Pero el buen diplomático, el que de verdad ama no sólo su oficio sino al país que representa y a las personas que sufren por la existencia del conflicto, no duda en meterse en harina para intentar algo en lo que otros han fracasado.

En el caso de la Iglesia, siempre se ha dicho que tiene la mejor diplomacia del mundo, lo cual no significa que no haya cometido errores. Al frente de la misma hay hoy un equipo al que tengo por más que suficientemente preparado. El cardenal Parolín, que está al frente de la misma, se las tuvo que ver con Chaves en Venezuela y éste no dudó en insultarle y maltratarle a su antojo. Ha hecho declaraciones sobre temas espinosos, como la cuestión de la acogida a los emigrantes en Europa, que estaban llenas de sentido común y que matizaban incluso lo que decía el propio Pontífice. No me cabe duda de que es el autor o al menos el supervisor del magnífico discurso que el Papa pronunció hace unas semanas ante el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede. Por eso no me gustan los insultos con que le están obsequiando estos días por su implicación en una de las cuestiones más difíciles que tiene que afrontar la Iglesia: el intento de normalizar las relaciones con China. Estoy convencido de su buena voluntad, lo cual no significa que vaya a acertar en un conflicto en el que otros han fracasado.

La cuestión es la siguiente: con la llegada de los comunistas al poder a China, todas las religiones quedaron sometidas al control del Estado. En el caso de la Iglesia católica, eso no implicó cambios en la liturgia ni tampoco en la enseñanza moral, pero sí en un aspecto importante del dogma: la primacía del Papa y, como consecuencia, su autoridad única para nombrar obispos. Los chinos consideraron que eso significaba una injerencia de un Estado extranjero y persiguieron a los que no quisieron separarse de Roma. Muchos se sometieron, constituyendo en 1957 una Iglesia cismática -la llamada “Iglesia patriótica”-, cuyos obispos eran nombrados por el Gobierno comunista, algunos incluso en notorias condiciones de inmoralidad. Pero otros se resistieron y sufrieron persecución y así nació la “Iglesia clandestina”; durante decenios, laicos, sacerdotes, religiosos, monas y obispos han conocido la cárcel, los campos de reeducación y el martirio, por no haber querido renunciar a la fe católica vivida en su integridad, que implicaba la unión con el Vicario de Cristo. Sin embargo, poco a poco se fue produciendo un tímido deshielo y el Gobierno dio permiso para ordenar algunos obispos nombrados por Roma, a la vez que el Vaticano daba el “plácet” a candidatos del Gobierno. Esta tímida apertura parecía estar sujeta, por otro lado, al capricho de los gobernantes, pues a veces aceptaban y otras no. Y en medio estaban los fieles, que muchas veces tenían que ir a parroquias regentadas por curas pertenecientes a la Iglesia cismática si querían ir a misa, entre otras cosas porque Benedicto XVI dejó claro que los sacramentos administrados por la Iglesia patriótica son válidos.

Lo que está intentando el cardenal Parolín y el equipo diplomático vaticano es llegar a un acuerdo con los actuales gobernantes chinos. Sinceramente, nadie sabe en este momento en qué consiste ese acuerdo y posiblemente no lo sepan ni siquiera los diplomáticos vaticanos. Es en este contexto de negociaciones que se ha filtrado una noticia muy desagradable y que hasta ahora nadie ha desmentido: al menos un obispo de la Iglesia clandestina habría sido invitado por la delegación vaticana a renunciar a su cargo para que éste fuera ocupado por otro de la Iglesia patriótica. Ante esto, el cardenal Zen, un viejo y heroico luchador, que fue obispo de Hong Kong, ha ido a Roma y ha logrado hablar brevemente con el Papa para explicarle la situación; después ha declarado que el Santo Padre no estaba al tanto de lo que hacían sus diplomáticos y que éstos estaban vendiendo la Iglesia fiel al gobierno comunista. La reacción se ha producido con una nota de la Oficina de Prensa, negando esa supuesta desinformación del Pontífice y criticando, sin nombrarle, al cardenal Zen.

Así las cosas, parecería una película de héroes y villanos. Héroes, ciertamente, lo hay: todos los miembros de la Iglesia clandestina que, durante años, han pagado el precio de la persecución e incluso de la sangre, por ser fieles a la Iglesia. Lo que no estoy tan seguro es de que los otros, los diplomáticos vaticanos, sean villanos. Es posible que se esté intentando un acuerdo como el que posibilitó la solución creada por el cisma en la Iglesia francesa tras la revolución, con el Concordato de 1801 entre Napoleón y Pío VII, que le dio al Estado el poder de nombrar obispos, mientras que dejaba al Papa sólo la investidura canónica; esto supuso, en cierto modo, abandonar a aquellos que habían sido fieles a la Iglesia, hasta el punto de que algunos que no quisieron aceptarlo se separaron de Roma y formaron la llamada “Petite Église”. O quizá se esté buscando un acuerdo como el que rigió durante siglos en el Imperio español, por el cual el monarca -y después Franco en España- proponía una terna de candidatos y el Vaticano elegía a uno de esos tres como obispo de la sede en cuestión.

Lo que sí debe haber en esta negociación, como en todas, es un límite claro que no se pueda traspasar, unas “líneas rojas”. “No toquéis a los mártires chinos”, escribía esta semana monseñor Negri, obispo emérito italiano. Los mártires chinos no pueden ser abandonados ni sacrificados en las negociaciones. Si eso pudo servir en tiempos de Napoleón, cuando los arreglos se hacían en el secreto de los despachos, hoy todo se sabe. No se entendería. Sería una señal de que no merece la pena ser fiel porque al final aquellos a los que defiendes te van a abandonar. Sería un escándalo que fracturaría aún más a la Iglesia y, quizá, la chispa que encendiera un cisma a nivel global, con más trascendencia que el de la “Petite Église” o que el de Lefebvre.

El equipo negociador de la Santa Sede no lo tiene nada fácil para no traspasar esa línea roja, en unas negociaciones con un gobierno chino como el actual. Por eso no me parece bien llenarle de insultos como algunos hacen. Creo que lo mejor es rezar por ellos y también por esos valientes y sacrificados católicos chinos que se merecen no sólo el respeto de todos sino incluso los honores del martirio.

Prev Next

Pablo VI y el "espíritu del Concilio"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Pablo VI, San Pablo VI, fue canonizado por el Papa Francisco, junto a otros seis santos más -entre ellos monseñor Romero-,(...)

Leer más...

Soberanía de la Fe

Autor: Hernán VERGARA, escritor

Es difícil para los hombres de hoy, tomados por sus urgencias pasionales, por sus dificultades económicas, por(...)

Leer más...

Aquellas revelaciones sobre la gran apos…

Autor: Aldo María VALLI, periodista

"Ha llegado la hora de la gran apostasía. Leer más...

Monseñor Viganó responde al cardenal Oue…

Autor: Carlo María VIGANÒ, ex nuncio en Estados Unidos

En la memoria de los Mártires de América del Norte

Leer más...

El Evangelio diferente

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la Carta a los Gálatas San Pablo escribe: «No es(...)

Leer más...

Pablo VI y la FAO

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El domingo, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el(...)

Leer más...

Señales contradictorias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras el Sínodo sobre los jóvenes sigue adelante, en medio de un silencio que se justifica oficialmente diciendo que así los obispos pueden expresarse con más libertad,(...)

Leer más...

Carta abierta del cardenal Ouellet a mon…

Autor: Marc OUELLET, cardenal prefecto de la Congregación de Obispos

Querido hermano Carlo Maria Viganò,

Leer más...

Un Sínodo decisivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha comenzado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud y la pastoral vocacional. Un Sínodo que ha nacido marcado por la polémica.(...)

Leer más...

Domund 2018 ¿Quieres cambiar el mundo?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año desde 1926, se acerca en octubre la Jornada Mundial de las Misiones,(...)

Leer más...

Un Sínodo fuera de la pista. Las crítica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy comienza un sínodo con un título(...)

Leer más...

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de(...)

Leer más...

Una fractura ortodoxa con serias consecu…

Autor: George WEIGEL, escritor

Con el catolicismo enredado en una crisis de abusos sexuales y complicidad episcopal que llega a los más altos niveles de la Iglesia,(...)

Leer más...

La puerta abierta al diablo: el laicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo publicado el 18 de Septiembre, el diputado socialista(...)

Leer más...

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...