Text Size
Tuesday, September 18, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Los bosques y los árboles

There are no translations available.

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que, a partir del 2013, cada 21 de marzo, se celebrara el Día Internacional de los Bosques. Este año ha sido dedicado a la relación entre los bosques y las ciudades sostenibles. Lo que se buscaba con esta iniciativa era concienciarnos sobre la importancia de todos los tipos de ecosistemas boscosos y árboles, poniendo de relieve las diversas formas en las que los bosques nos mantienen y protegen.

Nadie ignora que en la actualidad estamos experimentando una urbanización sin precedentes. Y en el 2050, según estudios de las agencias internacionales, se estima que 6000 millones de personas vivirán en ciudades. Pero esta creciente urbanización no tiene necesariamente que llevarnos a ciudades contaminadas. Los problemas son subsanables si no sucumbimos al pesimismo, si ponemos de nuestra parte, en una colaboración leal de todas las instancias implicadas, con firme voluntad política y clarividente altura de miras. Se trata de generar un dinamismo distinto, mediante el cual nuestras ciudades puedan ser verdes, acogedoras y saludables, a corto y largo plazo.

Dado que esta vez la efeméride caía cerca de Semana Santa, es posible que haya pasado un tanto desapercibida. Mientras la Iglesia vibraba con los misterios del domingo de Ramos, acompañaba a Jesús en su oración en el monte de los Olivos y sentía el gozo del encuentro con el Resucitado en el huerto –para renacer una vez más del Árbol de la Cruz–, la sociedad civil invitaba a considerar la importancia de los bosques. Aceptemos esta invitación, dando la vuelta al conocido refrán que vincula los árboles y los bosques.

En realidad, los árboles sí nos permiten ver el bosque. Recordemos, por ejemplo, aquel significativo 8 de junio de 2014, cuando el Papa Francisco plantó un olivo en los jardines del Vaticano, junto con el presidente de Israel, Shimon Peres, el presidente de Palestina, Mahmud Abbas, y el Patriarca Ortodoxo Bartolomé I. Fue un árbol por la paz en Tierra Santa, en Medio Oriente y en todo el mundo. De manera semejante, el 26 de noviembre de 2015, Su Santidad plantó otro árbol, antes de visitar la sede de las Naciones Unidas en Nairobi (Kenia). En ese momento afirmó que “plantar un árbol es, en primera instancia, una invitación a seguir luchando contra fenómenos como la deforestación y la desertificación”. Es decir, que un gesto tan sencillo como plantar un árbol nos ayuda a vincular lo local con lo global. Por eso, de inmediato, Francisco se refirió al impacto del cambio climático, a la lucha contra la pobreza y al respeto de la dignidad humana. Lejos de impedir que veamos el bosque, cuidar un árbol concreto es una ayuda para ver el bosque en su conjunto: “Plantar un árbol nos provoca a seguir confiando, esperando y especialmente comprometiendo nuestras manos para revertir todas las situaciones de injusticia y deterioro que hoy padecemos”, concluyó el Sumo Pontífice en aquella memorable jornada de su viaje por África.

De manera complementaria, también es cierto que valorar los bosques es una oportunidad para apreciar los árboles. En nuestro mundo, la mentalidad economicista distorsiona la mirada, confunde la capacidad de ponderar y tergiversa la acción. Por ejemplo, “si la tala de un bosque aumenta la producción, nadie mide en ese cálculo la pérdida que implica desertificar un territorio, dañar la biodiversidad o aumentar la contaminación” (Laudato Si’, n. 195). Cuando no se ha disfrutado de la sombra benéfica de un árbol, ni se ha captado la relación entre todos los seres vivos que habitan un bosque, se puede promover la tala indiscriminada de los bosques, simplemente guiados por el mezquino afán de lucro.

En su reciente visita a Puerto Maldonado (en la selva amazónica del Perú), el pasado mes de enero, el Santo Padre volvió a denunciar la cultura del descarte, “una cultura anónima, sin lazos, y sin rostros” en la que “los bosques, ríos y quebradas son usados, utilizados hasta el último recurso y luego dejados baldíos e inservibles”. Detrás de esa dinámica de muerte están “los falsos dioses, los ídolos de la avaricia, del dinero, del poder [que] lo corrompen todo. Corrompen la persona y las instituciones, también destruyen el bosque”. La voz del Papa se alzaba frente a los ídolos de la muerte, que tanto mal están causando a muchos hermanos nuestros, mientras Dios nos invita a cuidar la vida, que alienta en el árbol y en el bosque, en lo local y en lo global, en lo concreto y en lo universal.

La bondad de Dios hizo este mundo. Su amor y su gloria son causa de todo lo creado. Por eso es tan importante el compromiso con los bosques y con los árboles, vinculando las acciones personales con la dimensión estructural y recordando que, en realidad, “no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental” que requiere una respuesta integral (Laudato Si’, n. 139). Ahora bien, ¿qué podemos hacer nosotros? Sin ánimo de agotar el tema, sino más bien como una invitación a la creatividad y al compromiso, anoto algunas iniciativas que están al alcance de todos.

Una primera invitación es, sencillamente, dar un paseo sosegado por un bosque cercano o por un parque de nuestra ciudad. Eso nos ayudará a mejorar el talante contemplativo de nuestra vida. Po demos hacerlo en silencio y en soledad, o acompañados con alguna persona querida cuya amistad queramos cultivar. Empaparnos del bosque nos hará apreciar mejor el valor de cada árbol y de cada persona. Quizá queramos recoger frutos silvestres y regalarlos a alguna familia necesitada o a un comedor social. Otra propuesta es plantar un árbol. O cuidar una planta. O implicarnos en un huerto urbano. O crear un huerto propio en la terraza o el patio de nuestra casa, si las condiciones lo permiten. Podemos también explorar la posibilidad de involucrarnos en alguna iniciativa de consumo ecológico y solidario. De nuevo, apreciar el árbol y sus frutos nos ayudará a ver el bosque de este mundo globalizado y excluyente en el que nos ha tocado vivir.

Una tercera sugerencia se refiere al uso del papel. Sabemos que, para producir una tonelada de papel nuevo, se talan trece árboles y se vierten unos 20 metros cúbicos de agua residual. Por ello, todo lo que sea reducir, reutilizar y reciclar el papel que empleamos será una forma de cuidar los bosques. Y eso lo podemos hacer tanto a nivel personal como en el ámbito familiar, comunitario o social, sin olvidar la necesaria presencia pública para reclamar medidas estructurales que promuevan una cultura del reciclaje frente a la cultura del descarte.

En cuarto lugar, este tiempo de Pascua puede ser una buena ocasión para releer la encíclica del Papa Francisco Laudato Si’. Concretamente, podemos saborear el capítulo VI, que habla de la educación y espiritualidad ecológica. Allí, en los números 202-246, el Obispo de Roma nos ofrece indicaciones para apostar por otro estilo de vida, para una conversión según el Evangelio que beneficia a la humanidad y al ambiente, para dejarnos inundar por el gozo y la paz que Dios nos regala, para crecer en el amor civil y político, para apreciar la importancia de los signos sacramentales y el descanso celebrativo, para contemplar el misterio de la Trinidad y la relación entre las criaturas. Seguro que una lectura meditativa de estas páginas estimulará nuestra acción.

(Publicado en la revista La Verdad, de la Archidiócesis de Pamplona-Tudela)

Prev Next

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...