Text Size
Thursday, May 24, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La bolsa y la vida

There are no translations available.

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad”. Así de contundente se expresaba el Papa Francisco en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium, del año 2013. Tenemos aquí un contraste de imágenes que pueden ayudarnos en la reflexión: la bolsa de plástico en la que el anciano en situación de calle guarda sus escasas pertenencias, en oposición a la bolsa del mercado de valores.

Resulta que el próximo día 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, este año con el lema “Un planeta sin contaminación por plásticos”. Quedan algunas semanas para esta iniciativa. Ahora bien, la importancia de la misma es de tal calado que conviene que nos vayamos sensibilizando al respecto. Sobre todo, es esencial que inculquemos a las nuevas generaciones, cada vez con mayor pujanza y constancia, una mentalidad que respete y salvaguarde el entorno en que vivimos. No podemos seguir maltratando nuestro planeta.

 

La basura plástica está causando un daño enorme. Vemos desechos plásticos por todas partes: en la playa, en la costa, en las carreteras, en el agua, en los peces y en las aves marinas. Cada bolsa de plástico que arrojamos, cada pajita de plástico que tiramos, contribuye a engrandecer el problema. Lo peor de todo son los micro plásticos, esas partículas pequeñas, diminutas, casi imperceptibles, que se forman por la abrasión de neumáticos de automóviles, por descomposición de las botellas y bolsas de plástico que van a parar al mar, por la fragmentación de sustancias que aparecen contenidas en cosméticos o por los residuos generados por la fibra sintética de la ropa. Todo esto que se deposita en el fondo de los océanos acaba siendo ingerido, de una u otra forma, por esos peces, mariscos y crustáceos que nosotros compramos en el supermercado y luego nos comemos. Al final, esos pedacitos minúsculos de plástico terminan en nuestro cuerpo. Esto, por desgracia, que cada vez es más normal, es al mismo tiempo cada vez más peligroso.

El 5 de junio se acerca. Detengámonos un momento. Revisemos nuestro comportamiento a la luz de esta iniciativa de la ONU. El cuidado del medio ambiente no es un argumento de poca monta. Afecta a todos. Es de vital importancia. No puede dejarnos indiferentes. Basta para ello que miremos nuestros mares, cada vez más colmados de basura; nuestras calles y plazas, nuestros jardines... No es raro que en muchos sitios nos encontremos con porquería acumulada y mucha de ella contiene residuos plásticos. ¿Seguiremos contaminando? ¿Cambiaremos de rumbo, de mentalidad, de estilo de vida? El Día Mundial del Medio Ambiente es un evento que nos ofrece una oportunidad propicia para reflexionar acerca de la única y compleja crisis socio-ambiental en que vivimos (Laudato Si’, n. 139) y, concretamente, acerca de las relaciones entre medio ambiente y el reto de “poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible” , como dice el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Desde la síntesis de la baquelita, en 1907, hasta los superpolímeros de la actualidad, los plásticos han modificado todos los ámbitos de nuestra vida. Son ya omnipresentes en nuestros hogares, lugares de trabajo y momentos de ocio, y han transformado nuestros modos de vestir, medios de transporte y estilos de alimentación. Vivimos, sin exagerar, en la era del plástico. Son claros los avances que el plástico ha permitido, pero también son evidentes sus excesos y riesgos. No se trata de demonizar el uso de plásticos, sino de llamar la atención acerca de sus abusos y sus riesgos, de la contaminación que producen y de los efectos nocivos que causan a la humanidad. Todo ello exige de nosotros que aprendamos a emplear los plásticos de manera consciente, responsable y solidaria.

Recordemos algunos datos: una bolsa de plástico tarda 150 años en descomponerse. Solo en los Estados Unidos, se emplean 100 mil millones de bolsas de plástico cada año. En la última década, hemos consumido más plástico que en todo el siglo pasado. Si continúa la tendencia actual, se prevé que, para el año 2025, los océanos albergarán una tonelada de plástico por cada tres toneladas de pescado, mientras que para el 2050 habrá en el mar más plástico que pescado. Por ello, las bolsas de plástico pueden ser un buen símbolo de lo que el Papa Francisco llama “la cultura del descarte”: un mundo de usar y tirar. Además, al pensar en las tarjetas de crédito (dinero en plástico) podemos escuchar esta advertencia del Sumo Pontífice: “La adoración del antiguo becerro de oro (cf. Ex 32,1-35) ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano” (Evangelii Gaudium, n. 55). Ojalá no empleemos los plásticos como un modo de impermeabilizarnos ante esta denuncia profética. Al hablar de la alimentación y la lucha contra el hambre, hay que considerar tanto la producción de alimentos como su distribución para que llegue a todas las personas, además de su consumo equilibrado, de modo que el sistema sea sostenible. En todo ese proceso, encontramos en la actualidad la presencia masiva de plásticos, siempre atravesada por una ambigüedad que exige un sensato y cuidadoso discernimiento. De nuevo encontramos aquí la conexión entre medio ambiente y alimentación, pues “todo está conectado”, como se recuerda con insistencia la encíclica Laudato Si’. “L a educación en la responsabilidad ambiental puede alentar diversos comportamientos que tienen una incidencia directa e importante en el cuidado del ambiente, como evitar el uso de material plástico y de papel” (Laudato Si’, n.2 11). Terminamos, pues, mencionando tres sencillas iniciativas acerca del uso de plásticos en la alimentación. Si las hacemos realidad todos saldremos ganando. Ante todo, podemos llevar la propia bolsa no desechable cada vez que acudamos a realizar nuestra compra (preferentemente a las grandes superficies, pero también a los pequeños comercios o a las tiendas de barrio). Podríamos insistir, sumando fuerzas o creando opinión, para solicitar que cualquier tienda o supermercado empleara métodos alternativos de embalaje y envoltorio que eviten el plástico. Asimismo, mentalicémonos para evitar el uso de plásticos desechables para envolver o trasportar la comida al trabajo, empleando en su lugar envases reutilizables. Por supuesto, el asunto es mucho más amplio y complejo de lo que hemos mencionado aquí con tanta brevedad. No obstante, comenzar con poco es la mejor formar de llegar a lo mucho. A este respecto, conviene que recordemos las estimulantes palabras del Papa Francisco: “No hay que pensar que esos esfuerzos no van a cambiar el mundo. Esas acciones derraman u n bien en la sociedad que siempre produce frutos más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan en el seno de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente. A demás, el desarrollo de estos comportamientos nos devuelve el sentimiento de la propia dignidad, nos lleva a una mayor profundidad vital, nos permite experimentar que vale la pena pasar por este mundo” (Laudato Si’,2 12). De este modo, quizá nuestra bolsa cotidiana puede ser, cada vez más, una bolsa de vida y no una bolsa cómplice de la muerte.

(Publicado en la revista "La Verdad", de la Archidiócesis de Pamplona-Tudela)

Prev Next

Misterios vaticanos. El amotinamiento (¿…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los tropiezos, los silencios, las incoherencias de(...)

Leer más...

Eutanasia y suicidio asistido

Autor: José Ignacio MUNILLA, obispo de San Sebastián

Llama la atención la falta de debate(...)

Leer más...

Pentecostés, fiesta de la diversidad y d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Todos recordamos que en el día de Pentecostés el Espíritu Santo irrumpió sobre los creyentes,(...)

Leer más...

Catarsis en Chile

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La llamativa decisión de los obispos chilenos de poner sus cargos a disposición del Papa, responde a la no menos llamativa decisión del(...)

Leer más...

El Papa, desafiado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha estado marcada por la reunión, en Roma, del Papa con todos los obispos de Chile. En este momento, aún no(...)

Leer más...

El PSOE y la eutanasia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El Partido Socialista ha presentado recientemente una proposición de ley, que(...)

Leer más...

El Papa apaga fuegos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los teóricamente amigos del Papa, siguen dando qué hablar y le siguen dando problemas al Santo Padre. Problemas que luego él tiene que(...)

Leer más...

Alerta máxima en la Iglesia. Pero Franci…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Atención. La confrontación que ha estallado en Alemania en favor o en contra de la comunión a los cónyuges(...)

Leer más...

La bolsa y la vida

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación(...)

Leer más...

Una pequeña luz en Corea, pero malas not…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Las novedades políticas concernientes a las dos(...)

Leer más...

Los problemas que dan los amigos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Al Santo Padre le llueven los problemas. Si quisiéramos aplicar una vieja broma diríamos que ha puesto un circo y le crecen hasta(...)

Leer más...

Elogio de los auténticos evangelizadores

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

En 2002, el cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto de la Congregación para la(...)

Leer más...

Los bosques y los árboles

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que, a partir del 2013, cada 21(...)

Leer más...

La pornografía degenera y destruye a la…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Tal vez ante las ofer­tas tan di­ver­sas y tan(...)

Leer más...

¿Es posible el cambio de homosexual a he…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo anterior, publicado con el título Las Leyes LGTBI y(...)

Leer más...

La madre tierra y la Virgen, Madre de la…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La celebración del Día de la madre tierra tiene lugar el día 22 de abril(...)

Leer más...

Soy un fanático

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Soy un fanático. Y, lo mismo que yo, lo es el(...)

Leer más...

La Luz de Jesús y la luz masónica

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En el evangelio de san Juan encontramos estos textos sobre Jesús(...)

Leer más...

La "Humanae vitae" provocó una gran rebe…

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

En julio de este año 2018 se cumplirá el cincuenta aniversario de la promulgación de(...)

Leer más...

La política de la vuelta de tuerca

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hace unas semanas dediqué este comentario a exponer mi impresión de(...)

Leer más...

Masonería, política e ideología de géner…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La masonería es ciertamente muy anterior a la ideología de género, pero está relacionada con ella y está contribuyendo(...)

Leer más...

¿Fin del catolicismo romano?

Autor: Roberto PERTICI, teólogo

1. En este punto del pontificado de Francisco creo que se(...)

Leer más...

Una santidad caritativa y humilde

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Gaudete et exsultate”. De nuevo un documento del Papa que empieza hablando de alegría, como señalaba no hace mucho el secretario de Estado,(...)

Leer más...

Poca alegría y muchos insultos. Francisc…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La presentación oficial en la sala de prensa vaticana, el lunes 9 de abril, de(...)

Leer más...

"Amoris Laetitia" vs. "Veritatis Splendo…

Autor: Christian BRUGGER, catedrático

Coincido plenamente con el cardenal Blase Cupich de Chicago cuando dice que el razonamiento del documento(...)

Leer más...

Avivar la llama del amor: Una tarea perm…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO.

Leer más...

La Iglesia es una

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Decimos que la Iglesia es una, santa, católica y apostólica. La apostolicidad significa que está basada en las enseñanzas de Cristo transmitidas por(...)

Leer más...

Las leyes LGTBI y los homosexuales

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

¿Es posible pasar de la homosexualidad a la heterosexualidad? El asunto fue sometido en 1973 a una votación de(...)

Leer más...

El cristianismo actual en Occidente: Una…

Autor: Antonio CAMUÑAS, empresario

Cuenta la historia que Talleyrand, el legendario clérigo, político y diplomático francés de destacada influencia en la monarquía, la revolución, la(...)

Leer más...

Pasión de Judas Iscariote

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leer más...

Tres días, siete dones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La despedida de Jesús en su paso por la tierra fue a lo grande. El amor de Dios por los hombres se derramó(...)

Leer más...

Masonería y catolicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La pregunta a la que intenta responder este artículo es sencilla:(...)

Leer más...

La defensa de la verdad

 

Autor:Eduardo GÓMEZ, escritor

El hombre no debe ser quien establezca el camino hacia la verdad, dado que la verdad no viene de(...)

Leer más...

Algunos rasgos del líder espiritual

Autor: Fernando CHICA, Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO

Me piden que formule las características más relevantes que ha de(...)

Leer más...

Fe, esperanza, amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Semana Santa, la semana grande de nuestra fe, está a punto de empezar. Las procesiones que recorrerán las calles de muchas de(...)

Leer más...

La masonería como religión

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Estos días me he dedicado a leer algunos libros sobre la masonería, especialmente de antiguos masones como Leer más...