Text Size
Tuesday, November 13, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La bolsa y la vida

There are no translations available.

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad”. Así de contundente se expresaba el Papa Francisco en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium, del año 2013. Tenemos aquí un contraste de imágenes que pueden ayudarnos en la reflexión: la bolsa de plástico en la que el anciano en situación de calle guarda sus escasas pertenencias, en oposición a la bolsa del mercado de valores.

Resulta que el próximo día 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, este año con el lema “Un planeta sin contaminación por plásticos”. Quedan algunas semanas para esta iniciativa. Ahora bien, la importancia de la misma es de tal calado que conviene que nos vayamos sensibilizando al respecto. Sobre todo, es esencial que inculquemos a las nuevas generaciones, cada vez con mayor pujanza y constancia, una mentalidad que respete y salvaguarde el entorno en que vivimos. No podemos seguir maltratando nuestro planeta.

 

La basura plástica está causando un daño enorme. Vemos desechos plásticos por todas partes: en la playa, en la costa, en las carreteras, en el agua, en los peces y en las aves marinas. Cada bolsa de plástico que arrojamos, cada pajita de plástico que tiramos, contribuye a engrandecer el problema. Lo peor de todo son los micro plásticos, esas partículas pequeñas, diminutas, casi imperceptibles, que se forman por la abrasión de neumáticos de automóviles, por descomposición de las botellas y bolsas de plástico que van a parar al mar, por la fragmentación de sustancias que aparecen contenidas en cosméticos o por los residuos generados por la fibra sintética de la ropa. Todo esto que se deposita en el fondo de los océanos acaba siendo ingerido, de una u otra forma, por esos peces, mariscos y crustáceos que nosotros compramos en el supermercado y luego nos comemos. Al final, esos pedacitos minúsculos de plástico terminan en nuestro cuerpo. Esto, por desgracia, que cada vez es más normal, es al mismo tiempo cada vez más peligroso.

El 5 de junio se acerca. Detengámonos un momento. Revisemos nuestro comportamiento a la luz de esta iniciativa de la ONU. El cuidado del medio ambiente no es un argumento de poca monta. Afecta a todos. Es de vital importancia. No puede dejarnos indiferentes. Basta para ello que miremos nuestros mares, cada vez más colmados de basura; nuestras calles y plazas, nuestros jardines... No es raro que en muchos sitios nos encontremos con porquería acumulada y mucha de ella contiene residuos plásticos. ¿Seguiremos contaminando? ¿Cambiaremos de rumbo, de mentalidad, de estilo de vida? El Día Mundial del Medio Ambiente es un evento que nos ofrece una oportunidad propicia para reflexionar acerca de la única y compleja crisis socio-ambiental en que vivimos (Laudato Si’, n. 139) y, concretamente, acerca de las relaciones entre medio ambiente y el reto de “poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible” , como dice el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Desde la síntesis de la baquelita, en 1907, hasta los superpolímeros de la actualidad, los plásticos han modificado todos los ámbitos de nuestra vida. Son ya omnipresentes en nuestros hogares, lugares de trabajo y momentos de ocio, y han transformado nuestros modos de vestir, medios de transporte y estilos de alimentación. Vivimos, sin exagerar, en la era del plástico. Son claros los avances que el plástico ha permitido, pero también son evidentes sus excesos y riesgos. No se trata de demonizar el uso de plásticos, sino de llamar la atención acerca de sus abusos y sus riesgos, de la contaminación que producen y de los efectos nocivos que causan a la humanidad. Todo ello exige de nosotros que aprendamos a emplear los plásticos de manera consciente, responsable y solidaria.

Recordemos algunos datos: una bolsa de plástico tarda 150 años en descomponerse. Solo en los Estados Unidos, se emplean 100 mil millones de bolsas de plástico cada año. En la última década, hemos consumido más plástico que en todo el siglo pasado. Si continúa la tendencia actual, se prevé que, para el año 2025, los océanos albergarán una tonelada de plástico por cada tres toneladas de pescado, mientras que para el 2050 habrá en el mar más plástico que pescado. Por ello, las bolsas de plástico pueden ser un buen símbolo de lo que el Papa Francisco llama “la cultura del descarte”: un mundo de usar y tirar. Además, al pensar en las tarjetas de crédito (dinero en plástico) podemos escuchar esta advertencia del Sumo Pontífice: “La adoración del antiguo becerro de oro (cf. Ex 32,1-35) ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano” (Evangelii Gaudium, n. 55). Ojalá no empleemos los plásticos como un modo de impermeabilizarnos ante esta denuncia profética. Al hablar de la alimentación y la lucha contra el hambre, hay que considerar tanto la producción de alimentos como su distribución para que llegue a todas las personas, además de su consumo equilibrado, de modo que el sistema sea sostenible. En todo ese proceso, encontramos en la actualidad la presencia masiva de plásticos, siempre atravesada por una ambigüedad que exige un sensato y cuidadoso discernimiento. De nuevo encontramos aquí la conexión entre medio ambiente y alimentación, pues “todo está conectado”, como se recuerda con insistencia la encíclica Laudato Si’. “L a educación en la responsabilidad ambiental puede alentar diversos comportamientos que tienen una incidencia directa e importante en el cuidado del ambiente, como evitar el uso de material plástico y de papel” (Laudato Si’, n.2 11). Terminamos, pues, mencionando tres sencillas iniciativas acerca del uso de plásticos en la alimentación. Si las hacemos realidad todos saldremos ganando. Ante todo, podemos llevar la propia bolsa no desechable cada vez que acudamos a realizar nuestra compra (preferentemente a las grandes superficies, pero también a los pequeños comercios o a las tiendas de barrio). Podríamos insistir, sumando fuerzas o creando opinión, para solicitar que cualquier tienda o supermercado empleara métodos alternativos de embalaje y envoltorio que eviten el plástico. Asimismo, mentalicémonos para evitar el uso de plásticos desechables para envolver o trasportar la comida al trabajo, empleando en su lugar envases reutilizables. Por supuesto, el asunto es mucho más amplio y complejo de lo que hemos mencionado aquí con tanta brevedad. No obstante, comenzar con poco es la mejor formar de llegar a lo mucho. A este respecto, conviene que recordemos las estimulantes palabras del Papa Francisco: “No hay que pensar que esos esfuerzos no van a cambiar el mundo. Esas acciones derraman u n bien en la sociedad que siempre produce frutos más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan en el seno de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente. A demás, el desarrollo de estos comportamientos nos devuelve el sentimiento de la propia dignidad, nos lleva a una mayor profundidad vital, nos permite experimentar que vale la pena pasar por este mundo” (Laudato Si’,2 12). De este modo, quizá nuestra bolsa cotidiana puede ser, cada vez más, una bolsa de vida y no una bolsa cómplice de la muerte.

(Publicado en la revista "La Verdad", de la Archidiócesis de Pamplona-Tudela)

Prev Next

Aborto, la batalla continùa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las recientes elecciones norteamericanas, además de dirimir quién manda en el Congreso y en el Senado, han tenido como protagonista menor pero muy(...)

Leer más...

Una cosa es el capitalismo y otra el lib…

Autor: Germán MASSERDOTTI, economista

En un editorial reciente aparecido en el prestigioso diario argentino La Nación, se afirma(...)

Leer más...

Sardanápalo y la Iglesia actual

Autor: Alonso GRACIÁN, filósofo

Mucho tiempo ha pasado desde que el gran Don Juan de Borja, allá por 1680, escribiera como lema de una de sus Empresas(...)

Leer más...

Justicia, odio, venganza

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de Culto Divino

En mi juventud escuché un refrán(...)

Leer más...

Espadas en arados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hay una escultura, en la entrada de la sede de la ONU en Nueva York,(...)

Leer más...

Diálogo con condiciones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha sido noticia, una muy buena noticia, la absolución a Asia Bibi del cargo de blasfemia que se le imputaba. Esta(...)

Leer más...

La destrucción del catolicismo en Brasil…

Autor: Vicente MONTESINOS, escritor

El fenómeno de la realidad católica en Brasil; de la creciente ocupación de espacios religiosos por la sectas evangélicas en dicho país, y(...)

Leer más...

El Sínodo de la "sinodalidad"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Sínodo de los obispos sobre los jóvenes ha terminado y, salvo algunas expresiones folclóricas como la de ver a los obispos bailando,(...)

Leer más...

Papa Pablo VI: santo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El domingo 14 de octubre fue canonizado en Roma por el Papa Francisco el Papa Beato Pablo VI junto al(...)

Leer más...

Pablo VI, santo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para sonrojo de la humanidad, recientes estadísticas han puesto de relieve que actualmente 821 millones(...)

Leer más...

Pablo VI y el "espíritu del Concilio"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Pablo VI, San Pablo VI, fue canonizado por el Papa Francisco, junto a otros seis santos más -entre ellos monseñor Romero-,(...)

Leer más...

Soberanía de la Fe

Autor: Hernán VERGARA, escritor

Es difícil para los hombres de hoy, tomados por sus urgencias pasionales, por sus dificultades económicas, por(...)

Leer más...

Aquellas revelaciones sobre la gran apos…

Autor: Aldo María VALLI, periodista

"Ha llegado la hora de la gran apostasía. Leer más...

Monseñor Viganó responde al cardenal Oue…

Autor: Carlo María VIGANÒ, ex nuncio en Estados Unidos

En la memoria de los Mártires de América del Norte

Leer más...

El Evangelio diferente

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la Carta a los Gálatas San Pablo escribe: «No es(...)

Leer más...

Pablo VI y la FAO

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El domingo, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el(...)

Leer más...

Señales contradictorias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras el Sínodo sobre los jóvenes sigue adelante, en medio de un silencio que se justifica oficialmente diciendo que así los obispos pueden expresarse con más libertad,(...)

Leer más...

Carta abierta del cardenal Ouellet a mon…

Autor: Marc OUELLET, cardenal prefecto de la Congregación de Obispos

Querido hermano Carlo Maria Viganò,

Leer más...

Un Sínodo decisivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha comenzado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud y la pastoral vocacional. Un Sínodo que ha nacido marcado por la polémica.(...)

Leer más...

Domund 2018 ¿Quieres cambiar el mundo?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año desde 1926, se acerca en octubre la Jornada Mundial de las Misiones,(...)

Leer más...

Un Sínodo fuera de la pista. Las crítica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy comienza un sínodo con un título(...)

Leer más...

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de(...)

Leer más...

Una fractura ortodoxa con serias consecu…

Autor: George WEIGEL, escritor

Con el catolicismo enredado en una crisis de abusos sexuales y complicidad episcopal que llega a los más altos niveles de la Iglesia,(...)

Leer más...

La puerta abierta al diablo: el laicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo publicado el 18 de Septiembre, el diputado socialista(...)

Leer más...

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...