Text Size
Wednesday, November 14, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Pentecostés, fiesta de la diversidad y de la vida

There are no translations available.

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Todos recordamos que en el día de Pentecostés el Espíritu Santo irrumpió sobre los creyentes, de modo que “cada uno oía [a los discípulos] en su propia lengua” (Hch 2, 6). Así, la comunidad cristiana queda fundada gracias a la acción del Espíritu Santo que es capaz de unir sin eliminar las diversidades legítimas. Lo que en Babel era una dinámica de separación y competencia (cf. Gen1 1, 1-9), con la llegada de los nuevos tiempos se convierte en un signo de la presencia del Reino de Dios.

La diversidad de idiomas es reflejo de la diversidad cultural, que no debe verse como amenaza sino como oportunidad, desde “la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades” (Evangelii Gaudium, n. 230). Y, profundizando en esta verdad, el Santo Padre añade: “La diversidad tiene que ser siempre reconciliada con la ayuda del Espíritu Santo; sólo Él puede suscitar la diversidad, la pluralidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, realizar la unidad” (Evangelii Gaudium, n. 131). Pentecostés es también una fiesta de la diversidad de bienes y dones que circulan entre todas las personas. De hecho, se nos dice que “todos los creyentes vivían unidos y lo tenían todo en común” (Hch 2, 44); por ello, “no había entre ellos necesitados” (Hch 4, 34). Es cierto que este su-m ario parece reflejar el ideal al que aspiraba la comunidad, más que la estricta realidad, como aparece en el episodio de Ananías y Safira (Hch 5,1-10). El libro de los Hechos también muestra ciertos conflictos en la comunidad, entre los cristianos de origen judío y los de lengua griega y cultura helenista. El problema surge precisamente por la “distribución diaria de los alimentos” a las viudas (Hch 6, 1) y se resuelve desde el diálogo y la búsqueda constructiva de soluciones. Eso también es fruto del Espíritu Santo. Además del Pentecostés de los judíos en Jerusalén, encontramos un Pentecostés, o venida del Espíritu Santo, sobre los samaritanos en Judea y Samaría (Hch 8 y 9) y los paganos en Cesarea (Hch 10 y 11). Muy significativo es el momento en el que el apóstol Pedro tiene una visión con “toda clase de animales, cuadrúpedos, reptiles y aves” (Hch 10, 12), que son declarados puros y aptos para comer. De nuevo, la alimentación aparece relacionada con la experiencia del Espíritu Santo, que lleva a una valoración positiva de la diversidad, originada en la misma Creación. La cuestión de los animales impuros tenía que ver con las limitaciones de la Revelación recibida por Moisés, que debía emplear ciertos signos para recordar una serie de enseñanzas morales y cultuales, que después de la Muerte y Resurrección de Cristo, quien desde el Padre envía el Espíritu Santo, han quedado definitivamente superadas. En este contexto debemos recordar que “es de capital importancia la consideración del valor ambiental de la biodiversidad, que debe ser tratada con sentido de responsabilidad y protegida adecuadamente, porque constituye una extraordinaria riqueza para toda la humanidad” (Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, n. 466). A este respecto, en la encíclica Laudato Si’, Su Santidad advierte de los riesgos de la pérdida de la biodiversidad, “no sólo para la agricultura, sino también para la curación de enfermedades y para múltiples servicios” (n. 32). Y es que la diversidad de las criaturas, como enseña santo Tomás de Aquino, es algo que tiene como causa última la misma voluntad de Dios (Suma de Teología I ,47,1), pues como ninguna criatura puede representar perfectamente la bondad divina, unas se complementan con otras.

En el planeta tenemos unas 80.000 variedades de arroz que, adaptadas a los diversos ambientes, permiten mejorar la alimentación y evitar riesgos para la población local. Otro tanto puede decirse de las patatas o de muchos otros alimentos, que pueden verse amenazados por la extensión de los monocultivos y la agroindustria. Pensemos en la quinoa, un grano típicamente andino, que es importante fuente de proteína vegetal, pues contiene dieciséis aminoácidos, incluyendo los nueve esenciales para el ser humano (que debe ingerirlos en la dieta, al no ser capaz de sintetizarlos el propio organismo). Junto a la diversidad en la producción de alimentos, en los últimos tiempos se ha desarrollado una especial sensibilidad a la diversidad gastronómica, a veces en forma de “cocina fusión”. Respetar y cultivar esta diversidad es acorde con el designio originario de Dios.

Ahora bien, valorar y defender la diversidad no puede significar olvidarnos de la desigualdad, ni mucho menos legitimar la injusticia. Nuestro mundo sigue lacerado por el hambre, la desnutrición, la anemia y la malnutrición. Junto a esta escandalosa realidad aparecen, sobre todo en las sociedades más desarrolladas, problemas de salud como el sobrepeso, la obesidad y otras enfermedades relacionadas con el régimen alimentario. Igualmente, debemos estar atentos a trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia. En todas estas realidades está también el Espíritu Santo anhelando respuestas y suscitando compromisos. Los cristianos sabemos que el Espíritu Santo no es algo etéreo, sino que está presente en nuestra historia, derramando bondad, impulsando causas nobles, descubriendo horizontes nuevos, sanando heridas y liberando de esclavitudes, pues es quien suscita en nosotros la gracia divina. Por eso hemos hablado de diversidad lingüística y cultural, de biodiversidad y de circulación de dones, todo ello entremezclado con retos y dificultades alimenticias. “La unidad a la que hay que aspirar no es uniformidad, sino una «unidad en la diversidad», o una «diversidad reconciliada»”, advierte Francisco en Amoris Laetitia, n. 139. Esta unidad es la que nos otorga el Espíritu Santo. Por eso mismo, el Obispo de Roma ha propuesto, para la Iglesia y para la sociedad, el modelo del poliedro y no el de la esfera, equidistante y homogeneizador. La imagen del poliedro “refleja la confluencia de todas las parcialidades que en él conservan su originalidad” y permite incorporar a “los pobres con su cultura, sus proyectos y sus propias potencialidades” (Evangelii Gaudium, n. 236). A esto nos impulsa el Espíritu del Señor. Esto es lo que también celebramos en Pentecostés, la fiesta de la diversidad y de la vid a de la gracia en Cristo. “Dejemos que su fuerza transforme nuestra vida, nos haga cambiar de rumbo, abandonando senderos caducos, tibiezas y veleidades y aunando fuerzas en la búsqueda de una novedad constructiva y luminosa. Permitamos que nos empuje a partir una y otra vez y a desplazarnos para ir más allá de lo conocido, hacia las periferias y las fronteras. ue nos lleve allí donde está la humanidad más herida y donde los seres humanos, por debajo de la apariencia de la superficialidad y el conformismo, siguen buscando la respuesta a la pregunta por el sentido de la vida” (cf. Gaudete et Exsultate, n. 135). ¡El Espíritu Santo no tiene miedo, que tampoco lo tengamos nosotros!

(Publicado en "La Verdad" de la Archidiócesis de Pamplona-Tudela)

Prev Next

Aborto, la batalla continùa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las recientes elecciones norteamericanas, además de dirimir quién manda en el Congreso y en el Senado, han tenido como protagonista menor pero muy(...)

Leer más...

Una cosa es el capitalismo y otra el lib…

Autor: Germán MASSERDOTTI, economista

En un editorial reciente aparecido en el prestigioso diario argentino La Nación, se afirma(...)

Leer más...

Sardanápalo y la Iglesia actual

Autor: Alonso GRACIÁN, filósofo

Mucho tiempo ha pasado desde que el gran Don Juan de Borja, allá por 1680, escribiera como lema de una de sus Empresas(...)

Leer más...

Justicia, odio, venganza

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de Culto Divino

En mi juventud escuché un refrán(...)

Leer más...

Espadas en arados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hay una escultura, en la entrada de la sede de la ONU en Nueva York,(...)

Leer más...

Diálogo con condiciones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha sido noticia, una muy buena noticia, la absolución a Asia Bibi del cargo de blasfemia que se le imputaba. Esta(...)

Leer más...

La destrucción del catolicismo en Brasil…

Autor: Vicente MONTESINOS, escritor

El fenómeno de la realidad católica en Brasil; de la creciente ocupación de espacios religiosos por la sectas evangélicas en dicho país, y(...)

Leer más...

El Sínodo de la "sinodalidad"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Sínodo de los obispos sobre los jóvenes ha terminado y, salvo algunas expresiones folclóricas como la de ver a los obispos bailando,(...)

Leer más...

Papa Pablo VI: santo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El domingo 14 de octubre fue canonizado en Roma por el Papa Francisco el Papa Beato Pablo VI junto al(...)

Leer más...

Pablo VI, santo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para sonrojo de la humanidad, recientes estadísticas han puesto de relieve que actualmente 821 millones(...)

Leer más...

Pablo VI y el "espíritu del Concilio"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Pablo VI, San Pablo VI, fue canonizado por el Papa Francisco, junto a otros seis santos más -entre ellos monseñor Romero-,(...)

Leer más...

Soberanía de la Fe

Autor: Hernán VERGARA, escritor

Es difícil para los hombres de hoy, tomados por sus urgencias pasionales, por sus dificultades económicas, por(...)

Leer más...

Aquellas revelaciones sobre la gran apos…

Autor: Aldo María VALLI, periodista

"Ha llegado la hora de la gran apostasía. Leer más...

Monseñor Viganó responde al cardenal Oue…

Autor: Carlo María VIGANÒ, ex nuncio en Estados Unidos

En la memoria de los Mártires de América del Norte

Leer más...

El Evangelio diferente

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la Carta a los Gálatas San Pablo escribe: «No es(...)

Leer más...

Pablo VI y la FAO

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El domingo, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el(...)

Leer más...

Señales contradictorias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras el Sínodo sobre los jóvenes sigue adelante, en medio de un silencio que se justifica oficialmente diciendo que así los obispos pueden expresarse con más libertad,(...)

Leer más...

Carta abierta del cardenal Ouellet a mon…

Autor: Marc OUELLET, cardenal prefecto de la Congregación de Obispos

Querido hermano Carlo Maria Viganò,

Leer más...

Un Sínodo decisivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha comenzado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud y la pastoral vocacional. Un Sínodo que ha nacido marcado por la polémica.(...)

Leer más...

Domund 2018 ¿Quieres cambiar el mundo?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año desde 1926, se acerca en octubre la Jornada Mundial de las Misiones,(...)

Leer más...

Un Sínodo fuera de la pista. Las crítica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy comienza un sínodo con un título(...)

Leer más...

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de(...)

Leer más...

Una fractura ortodoxa con serias consecu…

Autor: George WEIGEL, escritor

Con el catolicismo enredado en una crisis de abusos sexuales y complicidad episcopal que llega a los más altos niveles de la Iglesia,(...)

Leer más...

La puerta abierta al diablo: el laicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo publicado el 18 de Septiembre, el diputado socialista(...)

Leer más...

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...