Pentecostés, fiesta de la diversidad y de la vida
Text Size
Thursday, August 16, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Pentecostés, fiesta de la diversidad y de la vida

There are no translations available.

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Todos recordamos que en el día de Pentecostés el Espíritu Santo irrumpió sobre los creyentes, de modo que “cada uno oía [a los discípulos] en su propia lengua” (Hch 2, 6). Así, la comunidad cristiana queda fundada gracias a la acción del Espíritu Santo que es capaz de unir sin eliminar las diversidades legítimas. Lo que en Babel era una dinámica de separación y competencia (cf. Gen1 1, 1-9), con la llegada de los nuevos tiempos se convierte en un signo de la presencia del Reino de Dios.

La diversidad de idiomas es reflejo de la diversidad cultural, que no debe verse como amenaza sino como oportunidad, desde “la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades” (Evangelii Gaudium, n. 230). Y, profundizando en esta verdad, el Santo Padre añade: “La diversidad tiene que ser siempre reconciliada con la ayuda del Espíritu Santo; sólo Él puede suscitar la diversidad, la pluralidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, realizar la unidad” (Evangelii Gaudium, n. 131). Pentecostés es también una fiesta de la diversidad de bienes y dones que circulan entre todas las personas. De hecho, se nos dice que “todos los creyentes vivían unidos y lo tenían todo en común” (Hch 2, 44); por ello, “no había entre ellos necesitados” (Hch 4, 34). Es cierto que este su-m ario parece reflejar el ideal al que aspiraba la comunidad, más que la estricta realidad, como aparece en el episodio de Ananías y Safira (Hch 5,1-10). El libro de los Hechos también muestra ciertos conflictos en la comunidad, entre los cristianos de origen judío y los de lengua griega y cultura helenista. El problema surge precisamente por la “distribución diaria de los alimentos” a las viudas (Hch 6, 1) y se resuelve desde el diálogo y la búsqueda constructiva de soluciones. Eso también es fruto del Espíritu Santo. Además del Pentecostés de los judíos en Jerusalén, encontramos un Pentecostés, o venida del Espíritu Santo, sobre los samaritanos en Judea y Samaría (Hch 8 y 9) y los paganos en Cesarea (Hch 10 y 11). Muy significativo es el momento en el que el apóstol Pedro tiene una visión con “toda clase de animales, cuadrúpedos, reptiles y aves” (Hch 10, 12), que son declarados puros y aptos para comer. De nuevo, la alimentación aparece relacionada con la experiencia del Espíritu Santo, que lleva a una valoración positiva de la diversidad, originada en la misma Creación. La cuestión de los animales impuros tenía que ver con las limitaciones de la Revelación recibida por Moisés, que debía emplear ciertos signos para recordar una serie de enseñanzas morales y cultuales, que después de la Muerte y Resurrección de Cristo, quien desde el Padre envía el Espíritu Santo, han quedado definitivamente superadas. En este contexto debemos recordar que “es de capital importancia la consideración del valor ambiental de la biodiversidad, que debe ser tratada con sentido de responsabilidad y protegida adecuadamente, porque constituye una extraordinaria riqueza para toda la humanidad” (Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, n. 466). A este respecto, en la encíclica Laudato Si’, Su Santidad advierte de los riesgos de la pérdida de la biodiversidad, “no sólo para la agricultura, sino también para la curación de enfermedades y para múltiples servicios” (n. 32). Y es que la diversidad de las criaturas, como enseña santo Tomás de Aquino, es algo que tiene como causa última la misma voluntad de Dios (Suma de Teología I ,47,1), pues como ninguna criatura puede representar perfectamente la bondad divina, unas se complementan con otras.

En el planeta tenemos unas 80.000 variedades de arroz que, adaptadas a los diversos ambientes, permiten mejorar la alimentación y evitar riesgos para la población local. Otro tanto puede decirse de las patatas o de muchos otros alimentos, que pueden verse amenazados por la extensión de los monocultivos y la agroindustria. Pensemos en la quinoa, un grano típicamente andino, que es importante fuente de proteína vegetal, pues contiene dieciséis aminoácidos, incluyendo los nueve esenciales para el ser humano (que debe ingerirlos en la dieta, al no ser capaz de sintetizarlos el propio organismo). Junto a la diversidad en la producción de alimentos, en los últimos tiempos se ha desarrollado una especial sensibilidad a la diversidad gastronómica, a veces en forma de “cocina fusión”. Respetar y cultivar esta diversidad es acorde con el designio originario de Dios.

Ahora bien, valorar y defender la diversidad no puede significar olvidarnos de la desigualdad, ni mucho menos legitimar la injusticia. Nuestro mundo sigue lacerado por el hambre, la desnutrición, la anemia y la malnutrición. Junto a esta escandalosa realidad aparecen, sobre todo en las sociedades más desarrolladas, problemas de salud como el sobrepeso, la obesidad y otras enfermedades relacionadas con el régimen alimentario. Igualmente, debemos estar atentos a trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia. En todas estas realidades está también el Espíritu Santo anhelando respuestas y suscitando compromisos. Los cristianos sabemos que el Espíritu Santo no es algo etéreo, sino que está presente en nuestra historia, derramando bondad, impulsando causas nobles, descubriendo horizontes nuevos, sanando heridas y liberando de esclavitudes, pues es quien suscita en nosotros la gracia divina. Por eso hemos hablado de diversidad lingüística y cultural, de biodiversidad y de circulación de dones, todo ello entremezclado con retos y dificultades alimenticias. “La unidad a la que hay que aspirar no es uniformidad, sino una «unidad en la diversidad», o una «diversidad reconciliada»”, advierte Francisco en Amoris Laetitia, n. 139. Esta unidad es la que nos otorga el Espíritu Santo. Por eso mismo, el Obispo de Roma ha propuesto, para la Iglesia y para la sociedad, el modelo del poliedro y no el de la esfera, equidistante y homogeneizador. La imagen del poliedro “refleja la confluencia de todas las parcialidades que en él conservan su originalidad” y permite incorporar a “los pobres con su cultura, sus proyectos y sus propias potencialidades” (Evangelii Gaudium, n. 236). A esto nos impulsa el Espíritu del Señor. Esto es lo que también celebramos en Pentecostés, la fiesta de la diversidad y de la vid a de la gracia en Cristo. “Dejemos que su fuerza transforme nuestra vida, nos haga cambiar de rumbo, abandonando senderos caducos, tibiezas y veleidades y aunando fuerzas en la búsqueda de una novedad constructiva y luminosa. Permitamos que nos empuje a partir una y otra vez y a desplazarnos para ir más allá de lo conocido, hacia las periferias y las fronteras. ue nos lleve allí donde está la humanidad más herida y donde los seres humanos, por debajo de la apariencia de la superficialidad y el conformismo, siguen buscando la respuesta a la pregunta por el sentido de la vida” (cf. Gaudete et Exsultate, n. 135). ¡El Espíritu Santo no tiene miedo, que tampoco lo tengamos nosotros!

(Publicado en "La Verdad" de la Archidiócesis de Pamplona-Tudela)

Prev Next

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...

Mártires o cómplices

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La aprobación en el Congreso de Argentina de una ley que hace prácticamente libre e ilimitado el aborto -se podrá abortar hasta los(...)

Leer más...

Hacia una conversión ecológica

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En la homilía de la misa inaugural de su pontificado, en abril de 2005, el(...)

Leer más...

El gnosticismo hoy

Autor: Thomas G. WEYNANDI, teólogo y sacerdote capuchino

Hoy se discute(...)

Leer más...

Tensión en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que ha ocurrido esta semana en la Iglesia no es un asunto menor. Al contrario. La cosa empezó con la publicación de(...)

Leer más...

La Iglesia en la España de ahora

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

La semana pasada entramos en una nueva etapa de nuestra historia española. Conforme a lo democráticamente(...)

Leer más...

Los océanos como don y como tarea

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Cada 8 de junio, desde el año 2009, por resolución de la Asamblea General de(...)

Leer más...

Adiós, España "católica", en una Europa …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la última poderosa encuesta del Pew(...)

Leer más...

"No es no", para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Está de moda, dentro de la campaña contra las agresiones sexuales que sufren las mujeres, la frase “No es no”. Con ella se(...)

Leer más...

5 herejías que debes conocer y poder exp…

Autor: Pato ACEVEDO, abogado

¿Sabías que Jesús de Nazaret no dejó nada por escrito? Claro que sí, eso lo(...)

Leer más...

1968. Los métodos de captación marxista …

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

Los años 60 y 70 fueron una época extraordinariamente difícil para la Iglesia en todo(...)

Leer más...

Justin Trudeau y la dictadura del relati…

Autor: George WEIGEL, escritor

Probablemente usted nunca ha oído hablar de la Leer más...

Respuesta al desafío

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada, dediqué este comentario a la actualidad de la Iglesia al desafío público que algunos obispos alemanes le habían hecho al(...)

Leer más...

Yemen: Una mirada de dolor

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Los datos proporcionados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) indican que en torno a(...)

Leer más...

Misterios vaticanos. El amotinamiento (¿…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los tropiezos, los silencios, las incoherencias de(...)

Leer más...