Text Size
Thursday, November 15, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¿Economía financiera o economía real?

There are no translations available.

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes repercusiones positivas para la vida humana. Se perciben numerosos avances que cooperan en el bienestar de la gente, como por ejemplo, en el ámbito de la educación, la sanidad, la ciencia y la comunicación. Nadie ignora que la economía y las finanzas han contribuido decisivamente a estos benéficos cambios.

Sin embargo, hay que seguir caminando y aunando esfuerzos, porque aunque se hayan alcanzado algunas metas significativas, no ha podido ser derrotada la exclusión social, que continúa vigente de manera cruel y lacerante. De hecho, gran parte de la población mundial vive fustigada por el flagelo del hambre, la miseria, el analfabetismo, la inseguridad cotidiana, a menudo con consecuencias trágicas. Son temas de profundo calado, sobre los que la Santa Sede ha querido reflexionar. En este sentido, el documento Oeconomicae et pecuniariae quaestiones (OPQ) ofrece importantes «consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero», como indica su subtítulo.

Elaborado conjuntamente por la Congregación para la Doctrina de la Fe y por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, fue presentado en mayo de 2018. Contiene un rico magisterio que no debería pasar desapercibido para la comunidad eclesial, ni tampoco para los actores económicos o los dirigentes políticos. Dado que tiene una cierta complejidad técnica, quisiera solamente centrarme en una única cuestión: la relación entre la economía financiera y la economía real. Es importante saber qué ocurre en la economía concreta. Como señaló el papa Francisco en su primera exhortación apostólica: «Hoy tenemos que decir no a una economía de la exclusión y la inequidad. Esa economía mata. No puede ser que no sea noticia que muera de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre» (Evangelii gaudium, n. 53). Ya en su encíclica Laudato Si, el Sucesor de Pedro advertía: «La crisis financiera de 2007-2008 era la ocasión para el desarrollo de una nueva economía más atenta a los principios éticos y para una nueva regulación de la actividad financiera especulativa y de la riqueza ficticia. Pero no hubo una reacción que llevara a repensar los criterios obsoletos que siguen rigiendo al mundo» (n. 189). En realidad, «no se aprendieron las lecciones de la crisis financiera mundial» (Laudato Si, n. 109), como se debería haber hecho, «neutralizando los aspectos depredadores y especulativos y valorando el servicio a la economía real« (OPQ, n. 5). La crítica más importante consiste en que, en nuestro mundo, «las finanzas ahogan a la economía real» (Laudato Si, n. 109). La industria financiera es omnipresente y tiene una gran «capacidad de condicionar y —en cierto sentido— de dominar la economía real», de modo que «los egoísmos y los abusos tienen un potencial sin igual para causar daño a la comunidad» (OPQ, n. 14). En lugar de aportar recursos financieros para que la economía produzca bienes y servicios en aras de la población, las finanzas parecen guiadas por el mero interés de lucro y no por las necesidades reales de las personas.

Carencia ética Hay varios mecanismos contemporáneos que agravan esta carencia ética y separan la economía financiera de la economía real. El documento que nos ocupa indica varios ejemplos, de los que seleccionamos algunos. Primero, cuando ciertos productos se negocian en los llamados mercados extrabursátiles y no en los mercados regulados, de modo que «sustraen linfa vital e inversiones a la economía real» (OPQ, n. 26). Segundo, la expansión de los sistemas bancarios paralelos, que favorecen «de forma imprudente el uso de la llamada financiación creativa, en la cual la principal razón para invertir recursos financieros es predominantemente especulativa, cuando no depredadora, y no un servicio a la economía real» (OPQ, n. 29). Tercero, grandes corporaciones —que dominan el 50% del comercio mundial— «reducen drásticamente su carga fiscal transfiriendo los ingresos de un lugar a otro, dependiendo de lo que les convenga, transfiriendo los beneficios a los paraísos fiscales y los costos a los países con altos impuestos. Está claro que esto ha restado recursos decisivos a la economía real, y ha contribuido a la creación de sistemas económicos basados en la desigualdad» (OPQ, n. 30). Además, en cuarto lugar, aparece la elusión fiscal, sobre todo de los grandes intermediarios financieros, que «representa una abominable sustracción de recursos a la economía real y un daño para toda la sociedad civil» (OPQ, n. 31). Todo ello muestra una dinámica que constituye un grave perjuicio al buen funcionamiento de la economía real y, por eso mismo, resulta inaceptable desde el punto de vista ético. Podrá discutirse si hay, además, casos de inmoralidad próxima o inmediata (es decir, ocasiones en las cuales con mucha facilidad se generan abusos y fraudes); pero lo que resulta evidente es que estas realidades «difícilmente pueden encontrar una justificación, ya sea desde el punto de vista ético, ya sea en términos de la eficiencia global del mismo sistema económico» (OPQ, n. 30). Ahora bien, ¿qué se puede hacer ante esta situación? El documento brinda algunas sugerencias para promover los circuitos virtuosos de la economía real. Mencionamos solo tres de ellas. Primero, «son muy positivas y deben ser alentadas realidades como el crédito cooperativo, el microcrédito, así como el crédito público al servicio de las familias, las empresas, las comunidades locales y el crédito para la ayuda a los países en desarrollo» (OPQ, n. 16). Segundo, está la propuesta de «establecer comités éticos, dentro de los bancos, para apoyar a los consejos de administración» no solo con el objetivo de «mantener una coherencia efectiva entre la misión fiduciaria y la praxis financiera, sino también a apoyar adecuadamente la economía real» (OPQ, n. 24). Tercero, «se ha calculado que bastaría un impuesto mínimo sobre las transacciones offshore para resolver gran parte del problema del hambre en el mundo: ¿por qué no hacerlo con valentía?” (OPQ, n. 31).

Economía y finanza ética Es preciso, pues, superar la dicotomía absoluta entre la economía y el bien común social y, por eso, el Santo Padre exhorta «a la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a una ética en favor del ser humano» (Evangelii gaudium, n. 58). Se trata de impulsar «la economía real, la que hace posible que se diversifique y mejore la producción, que las empresas funcionen adecuadamente, que las pequeñas y medianas empresas se desarrollen y creen empleo» (Laudato Si, n. 189). En definitiva, y usando nuevamente palabras del Obispo de Roma: «No podemos permanecer en silencio frente al sufrimiento de millones de personas cuya dignidad está herida, ni podemos seguir avanzando como si la propagación de la pobreza y la injusticia no tuvieran ninguna causa. Es un imperativo moral, una responsabilidad que involucra a todos, crear las condiciones adecuadas para permitir que cada persona viva de manera digna. Si rechaza una cultura del descarte, y una mentalidad de indiferencia, el mundo emprendedor tiene un enorme potencial para lograr cambios sustanciales mejorando la calidad de la productividad, creando nuevos empleos, respetando las leyes laborales, luchando contra la corrupción pública y privada y promoviendo la justicia social, junto con la distribución justa y equitativa de los beneficios» (mensaje al prof. Klaus Schwab, presidente ejecutivo del World Economic Forum de Davos-Klosters, Suiza, 23 de enero de 2018). Este objetivo es importante en la hora presente y son muchos los que piden que se cumpla, para que nadie quede rezagado ni tirado en la cuneta de la vida y el progreso. En temas de finanzas, la virtud de la honradez ha de cultivarse, y también el ardor por el bien común, persiguiendo para ello el robustecimiento de la solidaridad y la justicia, la erradicación del egoísmo y el incremento de aquellas altas miras que eliminen de una vez por todas el sufrimiento de los que menos cuentan.

(Publicado en Catalunya Cristiana. 9.9.2018)

Prev Next

La vergüenza ante monseñor Shao Zhumin

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote director de Asia News

Era de esperar.(...)

Leer más...

Sinodalidad humeante

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Más que Iglesia sinodal. Después de haber Leer más...

Aborto, la batalla continùa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las recientes elecciones norteamericanas, además de dirimir quién manda en el Congreso y en el Senado, han tenido como protagonista menor pero muy(...)

Leer más...

Una cosa es el capitalismo y otra el lib…

Autor: Germán MASSERDOTTI, economista

En un editorial reciente aparecido en el prestigioso diario argentino La Nación, se afirma(...)

Leer más...

Sardanápalo y la Iglesia actual

Autor: Alonso GRACIÁN, filósofo

Mucho tiempo ha pasado desde que el gran Don Juan de Borja, allá por 1680, escribiera como lema de una de sus Empresas(...)

Leer más...

Justicia, odio, venganza

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de Culto Divino

En mi juventud escuché un refrán(...)

Leer más...

Espadas en arados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hay una escultura, en la entrada de la sede de la ONU en Nueva York,(...)

Leer más...

Diálogo con condiciones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha sido noticia, una muy buena noticia, la absolución a Asia Bibi del cargo de blasfemia que se le imputaba. Esta(...)

Leer más...

La destrucción del catolicismo en Brasil…

Autor: Vicente MONTESINOS, escritor

El fenómeno de la realidad católica en Brasil; de la creciente ocupación de espacios religiosos por la sectas evangélicas en dicho país, y(...)

Leer más...

El Sínodo de la "sinodalidad"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Sínodo de los obispos sobre los jóvenes ha terminado y, salvo algunas expresiones folclóricas como la de ver a los obispos bailando,(...)

Leer más...

Papa Pablo VI: santo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El domingo 14 de octubre fue canonizado en Roma por el Papa Francisco el Papa Beato Pablo VI junto al(...)

Leer más...

Pablo VI, santo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para sonrojo de la humanidad, recientes estadísticas han puesto de relieve que actualmente 821 millones(...)

Leer más...

Pablo VI y el "espíritu del Concilio"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Pablo VI, San Pablo VI, fue canonizado por el Papa Francisco, junto a otros seis santos más -entre ellos monseñor Romero-,(...)

Leer más...

Soberanía de la Fe

Autor: Hernán VERGARA, escritor

Es difícil para los hombres de hoy, tomados por sus urgencias pasionales, por sus dificultades económicas, por(...)

Leer más...

Aquellas revelaciones sobre la gran apos…

Autor: Aldo María VALLI, periodista

"Ha llegado la hora de la gran apostasía. Leer más...

Monseñor Viganó responde al cardenal Oue…

Autor: Carlo María VIGANÒ, ex nuncio en Estados Unidos

En la memoria de los Mártires de América del Norte

Leer más...

El Evangelio diferente

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la Carta a los Gálatas San Pablo escribe: «No es(...)

Leer más...

Pablo VI y la FAO

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El domingo, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el(...)

Leer más...

Señales contradictorias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras el Sínodo sobre los jóvenes sigue adelante, en medio de un silencio que se justifica oficialmente diciendo que así los obispos pueden expresarse con más libertad,(...)

Leer más...

Carta abierta del cardenal Ouellet a mon…

Autor: Marc OUELLET, cardenal prefecto de la Congregación de Obispos

Querido hermano Carlo Maria Viganò,

Leer más...

Un Sínodo decisivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha comenzado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud y la pastoral vocacional. Un Sínodo que ha nacido marcado por la polémica.(...)

Leer más...

Domund 2018 ¿Quieres cambiar el mundo?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año desde 1926, se acerca en octubre la Jornada Mundial de las Misiones,(...)

Leer más...

Un Sínodo fuera de la pista. Las crítica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy comienza un sínodo con un título(...)

Leer más...

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de(...)

Leer más...

Una fractura ortodoxa con serias consecu…

Autor: George WEIGEL, escritor

Con el catolicismo enredado en una crisis de abusos sexuales y complicidad episcopal que llega a los más altos niveles de la Iglesia,(...)

Leer más...

La puerta abierta al diablo: el laicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo publicado el 18 de Septiembre, el diputado socialista(...)

Leer más...

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...