Text Size
Wednesday, November 14, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Transparencia, privacidad, reserva, discreción y secreto

There are no translations available.

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes me invitan a hacer una reflexión sobre un tema complejo que pone en juego conceptos como «transparencia», «privaci­dad», «reserva», «discreción» y «secreto». Dichos conceptos entrelazan rela­ciones nada simples de definir entre «derechos» y «deberes» que articulan la convivencia tanto en el plano personal como a nivel social.

¿Todo el mundo tiene derecho a saber todo acerca de todo? Me parece que la respuesta negativa es obvia. Y entonces, ¿cuál es el origen de que existan ámbitos «reservados»? En ciertos casos ese origen está en la naturaleza misma del ser humano, en su dignidad y en su autonomía. Verse en la necesidad de ha­cer públicos determinados aspectos de nuestra vida y de nuestra actividad, se­ría establecer una dependencia esclavizante y un desconocimiento de la libertad de cada cual. Hay otros casos en que la «reserva» o incluso el «secreto» son exigidos por la legítima autoridad, precisamente para salvaguardar el bien co­mún. Podrían ponerse como ejemplos el ámbito de los secretos militares, la conducción de ciertas negociaciones entre Estados, los servicios secretos, etc. En la vida de la Iglesia, hay ciertos asuntos que están protegidos por el «secreto pontificio», como una forma legítima de proteger la libertad de quienes deben tomar algunas decisiones muy importantes o de garantizar el respeto debido a quienes proporcionan determinadas informaciones. La reserva puede tener también su origen en una relación contractual, como es el caso en que una persona confía a otra una información bajo la condición de que no la revelará a terceros. Este caso es vecino al del llamado «secreto profesio­nal», que cubre aquello acerca de lo cual una persona se entera, porque alguien se lo confía en virtud de su competencia profesional. El caso máximo del secre­to profesional es el secreto que protege aquello de lo cual un sacerdote se en­tera, en materia de pecados, a través del sacramento de la Confesión. Este secreto es tan serio que no admite excepciones. El derecho canónico sanciona con una excomunión automática reservada al Sumo Pontífice la «violación directa» del sigilo sacramental. Pero hay muchas materias en que la «reserva» es exigida por la naturaleza misma de las cosas, por el respeto a la dignidad de las personas y a su legítima privacidad. La gestión de los propios intereses económicos, mientras no contradigan lo dis­puesto por leyes legítimas o amaguen las exigencias del bien común es un campo en que la privacidad deber ser respetada pues de lo contrario prevalecería un ambiente de desconfianza que terminaría por ahogar la convivencia social. Las mentalidades totalitarias son renuentes a reconocer el derecho a la priva­cidad, pues tener a su disposición una información total sobre los ciudadanos es la clave para controlar su vida hasta en los más mínimos detalles, lo que conduce a avasallar la libertad de las personas y a afianzar cualquier tipo de tiranía.

 

En la vida moderna y considerando el desarrollo de los medios de comunicación y de la industria de la información, el ejercicio de la actividad periodísti­ca constituye un condicionamiento importante para los ámbitos de la «reserva». Es obvio que la información acerca de los asuntos que atañen al bien común constituye un aporte importante para la erradicación de la corrupción en sus variadas formas. Publicar los abusos, las malversaciones o las maniobras incorrectas o corruptas es una contribución al saneamiento de la actividad políti­ca y financiera del Estado y esa contribución es consecuencia de la libertad de expresión y de información. Sin embargo es preciso reconocer que en ocasiones una información desmedida, sesgada, parcial o tendenciosa puede alentar el a­petito enfermizo de conocer hasta en sus ínfimos detalles determinados hechos, de suyo reprobables o ilegítimos. El sensacionalismo es una deformación del legítimo derecho a informar y a ser informado. Naturalmente es extremadamente difícil establecer reglas fijas o cuasi matemáticas en la materia, y la mejor salvaguardia será siempre la correcta formación moral del comunicador. Si hay una norma que debería tener universal aceptación, ella sería la de no hacer a otro lo que no nos gustaría que otro nos hiciera y, al revés, de tratar a los demás como nos agrada que los demás nos traten.

Hay que tener presente que no son raros los casos, históricamente hablando, en que se ha abusado del secreto para cubrir actuaciones ilegítimas o para am­parar intereses personales o de grupos, sojuzgando a personas o encubriendo acciones reñidas con el bien común. Mientras la «reserva» y la «privacidad» son expresiones de derechos de las personas y de respeto a su dignidad, el «secretismo» -es decir el secreto empleado para proteger intereses espurios- es una expresión de egoísmo personal o colectivo, e instrumento de dominación y de desprecio de la legítima libertad de las personas.

Será útil, aquí, decir algo acerca de la «discreción». Esta palabra, de origen latino, deriva del verbo «discernir» que significa separar. Hacer un discerni­miento es analizar una realidad para separar los elementos válidos de aquellos que no lo son. Es «discreta» una persona que es capaz de hacer discernimiento y de analizar con objetividad. En el caso de la información, se trata de hacer un juicio razonado y razonable acerca de qué información contribuye al bien co­mún, y en qué medida contribuye a él, y de evaluar las ventajas y desventajas, siempre con miras al bien común, de dar una información objetivamente veraz y proporcionada. Se ha de presuponer que una información veraz y objetiva es una contribución valiosa al bien común. Sería desventajoso lo que contribuye al sensacionalismo, estimulando curiosidades que pudieran ser enfermizas.

La palabra de Jesús de que «la verdad nos hace libres», será siempre válida pero sin olvidar que el mismo Jesús optó en alguna ocasión por actuar con reser­va, como cuando lo hizo secretamente en uno de sus viajes a Jerusalén (ver Jn 7, 10). Y sin olvidar la actitud reservada de San José, cuando se enteró de la gravidez de la Virgen María (ver Mt 1, 19-24).

Prev Next

Aborto, la batalla continùa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las recientes elecciones norteamericanas, además de dirimir quién manda en el Congreso y en el Senado, han tenido como protagonista menor pero muy(...)

Leer más...

Una cosa es el capitalismo y otra el lib…

Autor: Germán MASSERDOTTI, economista

En un editorial reciente aparecido en el prestigioso diario argentino La Nación, se afirma(...)

Leer más...

Sardanápalo y la Iglesia actual

Autor: Alonso GRACIÁN, filósofo

Mucho tiempo ha pasado desde que el gran Don Juan de Borja, allá por 1680, escribiera como lema de una de sus Empresas(...)

Leer más...

Justicia, odio, venganza

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de Culto Divino

En mi juventud escuché un refrán(...)

Leer más...

Espadas en arados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hay una escultura, en la entrada de la sede de la ONU en Nueva York,(...)

Leer más...

Diálogo con condiciones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha sido noticia, una muy buena noticia, la absolución a Asia Bibi del cargo de blasfemia que se le imputaba. Esta(...)

Leer más...

La destrucción del catolicismo en Brasil…

Autor: Vicente MONTESINOS, escritor

El fenómeno de la realidad católica en Brasil; de la creciente ocupación de espacios religiosos por la sectas evangélicas en dicho país, y(...)

Leer más...

El Sínodo de la "sinodalidad"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Sínodo de los obispos sobre los jóvenes ha terminado y, salvo algunas expresiones folclóricas como la de ver a los obispos bailando,(...)

Leer más...

Papa Pablo VI: santo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El domingo 14 de octubre fue canonizado en Roma por el Papa Francisco el Papa Beato Pablo VI junto al(...)

Leer más...

Pablo VI, santo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para sonrojo de la humanidad, recientes estadísticas han puesto de relieve que actualmente 821 millones(...)

Leer más...

Pablo VI y el "espíritu del Concilio"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Pablo VI, San Pablo VI, fue canonizado por el Papa Francisco, junto a otros seis santos más -entre ellos monseñor Romero-,(...)

Leer más...

Soberanía de la Fe

Autor: Hernán VERGARA, escritor

Es difícil para los hombres de hoy, tomados por sus urgencias pasionales, por sus dificultades económicas, por(...)

Leer más...

Aquellas revelaciones sobre la gran apos…

Autor: Aldo María VALLI, periodista

"Ha llegado la hora de la gran apostasía. Leer más...

Monseñor Viganó responde al cardenal Oue…

Autor: Carlo María VIGANÒ, ex nuncio en Estados Unidos

En la memoria de los Mártires de América del Norte

Leer más...

El Evangelio diferente

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la Carta a los Gálatas San Pablo escribe: «No es(...)

Leer más...

Pablo VI y la FAO

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El domingo, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el(...)

Leer más...

Señales contradictorias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras el Sínodo sobre los jóvenes sigue adelante, en medio de un silencio que se justifica oficialmente diciendo que así los obispos pueden expresarse con más libertad,(...)

Leer más...

Carta abierta del cardenal Ouellet a mon…

Autor: Marc OUELLET, cardenal prefecto de la Congregación de Obispos

Querido hermano Carlo Maria Viganò,

Leer más...

Un Sínodo decisivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha comenzado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud y la pastoral vocacional. Un Sínodo que ha nacido marcado por la polémica.(...)

Leer más...

Domund 2018 ¿Quieres cambiar el mundo?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año desde 1926, se acerca en octubre la Jornada Mundial de las Misiones,(...)

Leer más...

Un Sínodo fuera de la pista. Las crítica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy comienza un sínodo con un título(...)

Leer más...

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de(...)

Leer más...

Una fractura ortodoxa con serias consecu…

Autor: George WEIGEL, escritor

Con el catolicismo enredado en una crisis de abusos sexuales y complicidad episcopal que llega a los más altos niveles de la Iglesia,(...)

Leer más...

La puerta abierta al diablo: el laicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo publicado el 18 de Septiembre, el diputado socialista(...)

Leer más...

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...