Text Size
Monday, March 18, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

China, la historia juzgará

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de un periodista sobre el reciente acuerdo firmado con China. El Pontífice dijo cuatro cosas interesantes. La primera, que el acuerdo era fruto de una larguísima y difícil negociación y que él era el máximo responsable de su firma, con lo que salía en defensa del cardenal Parolín, secretario de Estado, cuya dimisión había pedido el cardenal Zen, emérito de Hong Kong, precisamente por ese acuerdo. En segundo lugar, el Santo Padre insistió en que la última palabra sobre el nombramiento de los obispos la iba a tener él, y no el Gobierno chino; con eso daba a entender que ese Gobierno iba a tener la primera palabra, es decir que iba a presentar los candidatos al Episcopado. En tercer lugar, defendió el levantamiento de la excomunión a los ocho obispos nombrados por el Gobierno chino, uno de ellos ya fallecido; sobre dos de estos obispos circulan insistentemente rumores de que están casados y con hijos. Por último, dijo que el acuerdo no era tan novedoso como pudiera parecer y citó el caso del privilegio de presentación que tenían, entre otros, los reyes españoles.

Aunque el contenido de ese acuerdo, que es provisional, sigue sin conocerse, lo cual hace muy difícil valorarlo con objetividad, las palabras del Papa dan alguna pista sobre cuál puede su contenido. Al haber aludido al privilegio de presentación de la Monarquía española y haber insistido en que él, como Pontífice, tendría la última palabra en el nombramiento de obispos, cabe suponer que los candidatos van a ser seleccionados por el Gobierno chino y presentados al Sumo Pontífice para que ratifique esa elección.

El llamado “privilegio de presentación” o “derecho de presentación” de la Corona española y de otras en Europa, se inicia con los Reyes Católicos. A estos se les concedió que fueran ellos los que presentaran al Papa tres candidatos cuando una diócesis quedara vacante y el Vicario de Cristo elegiría de entre los tres el que considerara más oportuno. Los Reyes Católicos reclamaron este privilegio para colaborar en la purificación de la jerarquía católica, muy necesitada de ello, y evitar así que en sus Reinos penetrara el luteranismo, amparándose en las críticas a la Iglesia por la corrupción del clero. Después, en la América Hispana, esto se extendió a cualquier cargo eclesiástico, incluido el nombramiento de párrocos; el Real y Supremo Consejo de Indias presentaba una terna al obispo correspondiente para que eligiera el párroco o canónigo de la plaza que hubiera que cubrir. Este privilegio duró hasta la muerte del general Franco, en 1975 -con excepción de los años de la Segunda República- y los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 ya no lo recogen.

Mucho más gravoso fue para la Iglesia lo sucedido en Francia. En 1790, en plena marea revolucionaria, se aprobó la Constitución Civil del Clero. Los obispos y párrocos eran elegidos por el pueblo y debían jurar lealtad al Gobierno revolucionario. Los que no aceptaron, porque quisieron ser fieles al Papa, fueros perseguidos. Muchos murieron mártires y otros se refugiaron en el exilio. En 1801, poco después del golpe de Estado que llevó a Napoleón al poder, éste firmó un Concordato con el Papa Pío VII, por el cual el Pontífice aceptaba que fuera Napoleón el que nombrara a los obispos y el Papa se limitaba a darles la investidura canónica (en el caso de España era una terna, de la que el Papa elegía uno). Antes de tomar posesión, debían jurar lealtad al Gobierno. Se planteó entonces la cuestión de los obispos que ya existían: los que habían sido nombrados por los revolucionarios y los que no habían querido jurar la Constitución Civil del Clero (estos últimos eran 81). Napoleón y el Papa llegaron al acuerdo de que todos debían dimitir para nombrar obispos nuevos. Esto fue muy duro para los obispos que, por ser fieles a Roma, habían sido perseguidos. De hecho, 38 de ellos se negaron a aceptar su destitución y comenzaron un cisma, el de la “Petite Eglise”, o “Pequeña Iglesia”, que aún hoy subsiste.

Probablemente, el acuerdo firmado con Pekín se parecerá más al que Napoleón logró arrancar a Pío VII que el concedido a los Reyes Católicos y sus herederos. En todo caso, al no conocer su contenido, es muy difícil saber si han sido afrontadas todas las cuestiones. Por ejemplo, la creación de una Conferencia Episcopal, o la suerte que van a seguir los obispos que han permanecido fieles a Roma a pesar de la persecución, o incluso lo que va a pasar con las parroquias de la llamada “Iglesia clandestina”. Sólo sabemos, porque lo ha dicho el Papa, que uno de los obispos fieles le ha escrito diciéndole que acepta el acuerdo, aunque el cardenal Zen había advertido que si se firmaba probablemente tendría lugar un cisma, como aquel que se produjo en Francia.

Un especialista en las relaciones entre el Vaticano y China, el profesor italiano Francesco Sisci, contestaba a las dudas que a muchos les genera este acuerdo, precisamente porque uno de los firmantes, el Gobierno chino, es dictatorial y no es de fiar, diciendo: “El que viva lo verá. Veremos. Si las cosas van mal, el Vaticano se retirará. Pero no está bien decir que es mejor no hacer nada por si acaso mañana llueve. Lo mejor es salir a la calle llevando el paraguas”.

En todo caso, para China este acuerdo es ya un triunfo. En un momento como éste, en plena guerra comercial con Estados Unidos, representa un apoyo moral de gran importancia. Para la Iglesia es una oportunidad de zanjar un conflicto que se arrastra desde hace muchos años y recuperar algo de libertad para evangelizar. La historia juzgará si se acertó o no. Cabe la posibilidad de que los chinos, cuando ya no les interese el apoyo vaticano, endurezcan las condiciones del acuerdo o, simplemente, se retiren de él. Se habrá dado un paso en falso de graves consecuencias, porque será difícil convencer a los católicos chinos de que vuelvan a una clandestinidad que ellos consideran que no fue suficientemente apreciada. Pero el Papa ha decidido que hay que correr el riesgo y no hay que olvidar que él es el Papa. No estamos ante una cuestión doctrinal, sino de gobierno. Puede equivocarse, pero también puede acertar. La historia le juzgará. Pero, mientras tanto, hay que rezar por él, por el éxito de esta arriesgada operación y, sobre todo, por esos héroes, algunos de los cuales se sienten abandonados y corren el riesgo de dar un portazo a esa Iglesia a la que tanto han amado.

Prev Next

El ejemplo de San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tal y como está la situación de(...)

Leer más...

La Compañía de Jesús a la deriva. La acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Me parece que estoy en buena Compañía…”.(...)

Leer más...

Después de las condenas de los cardenale…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En Australia el cardenal George Pell ha(...)

Leer más...

Venimos de muy lejos

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

¡Qué lejos de la orilla empieza hoy este mar de Cádiz a dejar sus espumas, serenamente, lentamente, para que el sol espléndido de esta mañana feliz(...)

Leer más...

La fe del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

Lo que les ha ocurrido a tantos eclesiásticos que hoy nos están proponiendo ir en contra de Cristo y de(...)

Leer más...

Cuaresma, tiempo de misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cada semana hay noticias -por ejemplo, esta semana, una nueva acusación contra el cardenal Pell o la condena a seis meses de(...)

Leer más...

Matemáticas para esta Cuaresma

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Estamos en Cuaresma. ¿Aprovecharemos esta ocasión para crecer en la sobriedad solidaria? La tradicional ascesis(...)

Leer más...

Las dimensiones de un crimen

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea(...)

Leer más...

La "bomba" Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre abusos a menores por parte del clero estuvo precedida por un hecho que pretendía lanzar el mensaje de que la(...)

Leer más...

Sobre la teología del "cómo"

Autor: Stefano FONTANA, catedrático

En la doctrina de la Iglesia el qué(...)

Leer más...

La ira de Dios no es tabú. La admite tam…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mientras la atención del mundo está atraída(...)

Leer más...

El doble juicio del cardenal Pell

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

El veredicto de culpabilidad contra el cardenal Pell en Australia, que será recurrido, plantea interrogantes graves sobre la presión mediática en juicios sobre(...)

Leer más...

Mujeres

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 8 de marzo se ha convertido desde hace años en un referente mundial para(...)

Leer más...

La lección de Caín y Abel

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre pederastia en la jerarquía de la Iglesia, que se ha celebrado en Roma, ha tenido como concepto clave por parte(...)

Leer más...

Segundo día de la cumbre. Con nuevas acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A continuación presentamos cinco apuntes del cuaderno(...)

Leer más...

En la cumbre, la homosexualidad es tabú.…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 21 de febrero, en la mañana(...)

Leer más...

Dirección espiritual en tiempos sin dire…

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

No es necesario que describa con detalle los tiempos difíciles, llenos de confusión y ambigüedad y, en muchos casos, llenos de cobardía(...)

Leer más...

Culpabilizar a las víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

De nuevo una semana con muchas noticias, de las que voy a comentar sólo dos. La primera es la carta que el Papa(...)

Leer más...

"Tolerancia cero": Santo y seña de una I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos son los pecados para los que,(...)

Leer más...

Autodeterminación

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Nuestra época vincula(...)

Leer más...

Manos Unidas, cinco panes y dos peces

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La primera “Campaña contra el Hambre” lanzada por Manos Unidas tuvo lugar hace ya 60(...)

Leer más...

Del cardenal Müller, una declaración de …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

 

Leer más...

Un viaje histórico

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Pasan tantas cosas, no digo en una semana sino a veces en un solo día, que resulta difícil elegir una para comentarla. Por(...)

Leer más...

El exterminio de los campeones

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Entre los éxitos más restallantes del reciente cine español se cuenta Campeones, la(...)

Leer más...

El origen religioso del alfabeto

Autor: Francisco GARCÍA, químico

Cuando me explicaron la primera vez que el primer alfabeto era una invención fenicia, siglo(...)

Leer más...

El futuro del celibato sacerdotal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal, dedicado a reflexionar sobre lo que pasa en la Iglesia, a destacar las hermosas palabras del Papa sobre la Virgen(...)

Leer más...

Desvelando al verdadero San Francisco de…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Hace ya unos años escribí sobre la visión empobrecida y casi diríamos que caricaturesca de(...)

Leer más...

María, "influencer" de Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que más me ha gustado de la recién clausurada Jornada Mundial de la Juventud han sido dos cosas: el pueblo panameño y la centralidad que ha(...)

Leer más...

¿Es Jesús Emmanuel (Dios con nosotros)?

Autor: Luciana Rogowicz, judía y católica

Leer más...

Leyes liberticidas: Las de violencia e i…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Hace unos meses publiqué un artículo cuyo título era «Leer más...

Un Papa "pro life"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los que no leyeron bien “Amoris laetitia”, porque sólo se fijaron en una parte de la misma -para criticarla o para aplaudirla-, no(...)

Leer más...

Por qué el uso ordinario de los "ministr…

Autor: Peter KWASNIEWSKI, sacerdote

En la gran tradición de la Iglesia católica, en sus ritos(...)

Leer más...

Venezuela, una vez más

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Venezuela, una vez más. Y no por algo bueno, aunque(...)

Leer más...

El mundo ideal de Henry Complaintkovick

Autor: Antonio GUTIÉRREZ, sacerdote FM

Henry Complaintkovick se había hecho el hombre más rico del mundo. Era un hombre íntegro, inteligentísimo, bien educado, de buen corazón, pero(...)

Leer más...

Conversión y unidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Santo Padre ha escrito una larga carta -ocho páginas- a los obispos norteamericanos, aprovechando que estaban reunidos en un retiro, en la(...)

Leer más...

Terremoto en los medios vaticanos

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que no se logró en tres(...)

Leer más...