Text Size
Tuesday, February 19, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La vergüenza ante monseñor Shao Zhumin

There are no translations available.

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote director de Asia News

Era de esperar. La noticia del enésimo arresto –el quinto en dos años– de Mons. Pedro Shao Zhumin, el obispo de Wenzhou, ha pasado bajo un manto de silencio. Excepto algunos medios españoles e ingleses, y algún raro sitio italiano además de AsiaNews, pareciera que llevarse a la rastra a un obispo, renombrado en China por su rectitud y su coraje, y obligarlo a padecer decenas de días de adoctrinamiento como en los tiempos de la Revolución Cultural, no es noticia digna de una  nota, e incluso resulta algo fastidioso, frente a lo cual es mejor callar.

Me pregunto qué sucedería si un buen obispo italiano –pongamos como ejemplo al simpático Mons. Matteo Zuppi de Bolonia- fuese raptado por un grupo de fundamentalistas islámicos para adoctrinarlo y hacerlo musulmán, pero de buena fe: sin tocarle ni un cabello, como está sucediendo en el caso de Mons. Shao. Imagino que todas las primeras planas llevarían grandes titulares. En el caso del obispo de Wenzhou, no se trata de fundamentalistas islámicos, sino de fundamentalistas “de la independencia”: ellos quieren convencer al obispo de que pase a pertenecer a la Asociación Patriótica, que pretende construir una Iglesia “independiente” de la Santa Sede, y que esto es un bien para él, para la Iglesia y para el mundo.

Desde el punto de vista dogmático, siempre sigue siendo verdad cuanto fue dicho por Benedicto XVI en su Carta a los católicos de China: que el estatuto de la AP es “inconciliable con la doctrina católica”. Y varias veces en el pasado, el Papa Francisco ha dicho que la Carta de Benedicto XVI “sigue siendo válida”.

Por otro lado, pertenecer a la AP implica innumerables límites para la vida de un obispo: controles durante las 24 horas, verificación y pedido de permisos para visitas pastorales y para reunirse con huéspedes; requisas a lo largo de semanas y meses para participar en convenios de adoctrinamiento sobre las bondades de la política religiosa de Beijing.

Yo creo que el silencio de los medios -especialmente de los medios católicos, surge, ante todo, de la vergüenza. Hace pocos meses, el 22 de septiembre, ellos exaltaron a voces el acuerdo entre China y la Santa Sede, para dar la impresión de que, de allí en adelante, todo iría allanándose. Admitir, en cambio, que para la Iglesia china aún sigue habiendo muchos problemas de persecución, representa una vergüenza que -es comprensible- cuesta confesar.

Si además del arresto del obispo agregamos lo de la iglesias cerradas o prohibidas, la destrucción de las cruces, las cúpulas arrasadas, los santuarios demolidos, la prohibición a los menores de 18 años de ir a la iglesia o asistir a clases de catecismo, uno se da cuenta de que el acuerdo sobre el nombramiento de los obispos -tal como dijimos en el pasado- es bueno porque evita que surjan obispos cismáticos, pero deja intacta la situación de la AP y el Frente Unido, que se consideran como los verdaderos jefes de la Iglesia católica en China (y no el Papa). Esto se ve confirmado por las lecciones que los dos organismos están desarrollando en muchas regiones de China, en las que los curas y a los obispos reafirman que “a pesar del acuerdo sino-vaticano”, la Iglesia debe continuar siendo “independiente” (del Papa y de la Santa Sede).

Lamentablemente el acuerdo “provisorio”, no publicado y secreto, permite a China dar su propia interpretación de las cosas. El Frente Unido y la AP obligan a los sacerdotes y obispos a inscribirse en la Iglesia “independiente”, diciendo que “el Papa está de acuerdo con nosotros”, tanto que diversos católicos subterráneos sospechan, con amargura, que los han dejado abandonados en medio de la tempestad.

Algunos de los apodados “expertos” sobre China, minimizan los hechos sobre las persecuciones, diciendo que éstos suceden sólo en “algunos pocos lugares”. Pero, en realidad se registran persecuciones en muchas regiones: Hebei, Henan, Zhejiang, Shanxi, Guizhou, Mongolia interna, Xinjiang, Hubei… Y seguramente habrá otros lugares de los que no han llegado a difundir noticias.

Otra “reducción” consiste en decir que estas cosas suceden en la periferia, pero que en el centro, en Beijing, lo que se quiere es que el acuerdo realmente funcione. Pero lo cierto es que desde octubre pasado, después del Congreso del Partido comunista, el Frente Unido y la AP están bajo el control directo del Partido: es prácticamente imposible que el centro (Xi Jinping, secretario general del Partido) no sepa lo que sucede en la periferia, con casos tan evidentes que conmueven a la comunidad internacional.

Además de la vergüenza, creo que el silencio se ve alentado por otros 2 motivos.

El primero es una especie de “complejo paparil”; siendo que el Papa es un sostenedor del acuerdo con China y es un valiente defensor del diálogo con la cultura china, parece que sacar a la luz las persecuciones sea una ofensa al pontífice. Aparte del hecho de que el Papa Francisco siempre subrayó que él ama la honestidad y no la adulación: él siempre dijo que el diálogo se realiza entre dos identidades, no callando la propia y si la propia identidad está hecha de mártires, no se puede esconderla. […]

El segundo motivo podría referirse sobre todo a los medios, los denominados “laicos”, por un complejo “mercadoril”, de divinización del mercado chino. Se calla sobre las persecuciones y los arrestos porque es un “cosa demasiado pequeña”, si se la compara con la guerra de los aranceles entre China y los EEUU y con el futuro de superpotencia del Imperio del Medio. Los medios y las librerías están llenos de artículos y libros que alaban a Beijing, o la denigran, según de qué parte esté cada quien, si de parte de China o de los EEUU. Cualquiera sea el caso, de lo que no logran darse cuenta es de que la libertad religiosa en un país es signo de su “bondad”. Justamente el Papa Francisco, al reunirse el 5 de noviembre pasado con el  World Congress of Mountain Jews dijo que “la libertad es un bien sumo que hay que tutelar, un derecho humano fundamental, baluarte contra las pretensiones totalitarias”. Por eso, quien quiera defender la libertad de comercio en China, debiera defender, ante todo, la libertad religiosa. Esto es bien sabido por varios megaempresarios, que si bien quieren invertir en el extranjero, deben obedecer a las restricciones del gobierno central. Mons. Shao Zhumin no es, por lo tanto, “una cosa pequeña”, sino el signo de cómo China está evolucionando.

Vale la pena recordar una última cosa: Mons. Shao Zhumin es obispo de una Iglesia ya unificada, donde ya no existe más la división entre católicos oficiales y subterráneos, justamente aquello que esperaba el Papa Francisco en su mensaje dirigido a los católicos chinos y del mundo, publicado pocos días después del acuerdo. Sin embargo, la AP, además de secuestrar al obispo, en estos días ha prohibido a los sacerdotes “oficiales” ir a rendir homenaje a las tumbas de sacerdotes y obispos “subterráneos”. Y este es el signo de que la división en la Iglesia china no es algo que desean los católicos, ante todo. Esta política -que rige desde hace más de 60 años- no nos parece que esté a favor de la evangelización de China, sino, por el contrario -como fue expresado tantas veces en el pasado por la mismísima AP- es un paso que se encamina a la supresión de todos los cristianos.

Prev Next

Culpabilizar a las víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

De nuevo una semana con muchas noticias, de las que voy a comentar sólo dos. La primera es la carta que el Papa(...)

Leer más...

"Tolerancia cero": Santo y seña de una I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos son los pecados para los que,(...)

Leer más...

Autodeterminación

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Nuestra época vincula(...)

Leer más...

Manos Unidas, cinco panes y dos peces

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La primera “Campaña contra el Hambre” lanzada por Manos Unidas tuvo lugar hace ya 60(...)

Leer más...

Del cardenal Müller, una declaración de …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

 

Leer más...

Un viaje histórico

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Pasan tantas cosas, no digo en una semana sino a veces en un solo día, que resulta difícil elegir una para comentarla. Por(...)

Leer más...

El exterminio de los campeones

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Entre los éxitos más restallantes del reciente cine español se cuenta Campeones, la(...)

Leer más...

El origen religioso del alfabeto

Autor: Francisco GARCÍA, químico

Cuando me explicaron la primera vez que el primer alfabeto era una invención fenicia, siglo(...)

Leer más...

El futuro del celibato sacerdotal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal, dedicado a reflexionar sobre lo que pasa en la Iglesia, a destacar las hermosas palabras del Papa sobre la Virgen(...)

Leer más...

Desvelando al verdadero San Francisco de…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Hace ya unos años escribí sobre la visión empobrecida y casi diríamos que caricaturesca de(...)

Leer más...

María, "influencer" de Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que más me ha gustado de la recién clausurada Jornada Mundial de la Juventud han sido dos cosas: el pueblo panameño y la centralidad que ha(...)

Leer más...

¿Es Jesús Emmanuel (Dios con nosotros)?

Autor: Luciana Rogowicz, judía y católica

Leer más...

Leyes liberticidas: Las de violencia e i…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Hace unos meses publiqué un artículo cuyo título era «Leer más...

Un Papa "pro life"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los que no leyeron bien “Amoris laetitia”, porque sólo se fijaron en una parte de la misma -para criticarla o para aplaudirla-, no(...)

Leer más...

Por qué el uso ordinario de los "ministr…

Autor: Peter KWASNIEWSKI, sacerdote

En la gran tradición de la Iglesia católica, en sus ritos(...)

Leer más...

Venezuela, una vez más

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Venezuela, una vez más. Y no por algo bueno, aunque(...)

Leer más...

El mundo ideal de Henry Complaintkovick

Autor: Antonio GUTIÉRREZ, sacerdote FM

Henry Complaintkovick se había hecho el hombre más rico del mundo. Era un hombre íntegro, inteligentísimo, bien educado, de buen corazón, pero(...)

Leer más...

Conversión y unidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Santo Padre ha escrito una larga carta -ocho páginas- a los obispos norteamericanos, aprovechando que estaban reunidos en un retiro, en la(...)

Leer más...

Terremoto en los medios vaticanos

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que no se logró en tres(...)

Leer más...

El catolicismo y las religiones

Autor: Francisco GARCÍA, catedrático de Química

Una de las constantes observadas en las religiones antiguas es la evolución de los dioses con el(...)

Leer más...

Existe Dios y me doy cuenta

Autor: Manuel MORALES, agustino

Tiene su chispa el fraile capuchino Cantalamessa. La semana pasada, hablando a la Curia vaticana, citaba a un ateo, Sartre. Y recordaba de(...)

Leer más...

La naturaleza como fundamento de la vida…

Autor: Enrique MARTÍNEZ, doctor en Filosofía

Afirma el filósofo y psicoanalista lacaniano Slavoj Zizek que(...)

Leer más...

Política, emigración y paz

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Vaticano ha dado a conocer el mensaje del Papa para la Jornada Mundial de Oración por la Paz, que, como todos los(...)

Leer más...

Dichosa Navidad y sobrio Año Nuevo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!Leer más...

Los padres ante los adolescentes

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Para educar bien es preciso tener una idea clara del modelo de persona que se persigue, es decir, enseñar a poder saber qué(...)

Leer más...

Los otros mártires

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las declaraciones del cardenal Müller, ex prefecto de Doctrina de la Fe, animando a los sacerdotes de la diócesis alemana de Münster, a(...)

Leer más...

Agua, agricultura, alimentación. Constru…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Dando efusivamente las gracias a cuantos han(...)

Leer más...

Robert Spaemann, el último gran filósofo…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Robert Spaemann era el filósofo más cercano a Benedicto XVI, su amigo y coetáneo. Falleció el 10 de diciembre a los 91 años,(...)

Leer más...

La Tierra Prometida es un recién nacido …

Autor: David SOLÍS, académico

Los Tres habían esperado este momento: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es verdad, entremedio ocurrió el pecado original, pero si(...)

Leer más...

Los riesgos del momento presente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se han producido dos graves ataques contra obispos. Uno ha tenido lugar en Filipinas y el otro en Nicaragua. Desde extremos(...)

Leer más...

La sabiduría se cobija en el sentido com…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Ante tantas propuestas ideológicas interesadas ha llegado la triste(...)

Leer más...

En Italia se derrumban los nacimientos y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Justamente el día en el que se(...)

Leer más...

Evitar la apostasía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se ha sabido, y es una gran noticia, que la Iglesia ha reconocido un milagro por intercesión del beato John Henry(...)

Leer más...

Sobre la verdad

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la festividad de Cristo Rey, con la que se concluye(...)

Leer más...

Pío XI, los cristeros mexicanos y la Cru…

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

La persecución a los católicos mexicanos, así como la heroica resistencia(...)

Leer más...

Informe 2018 sobre la libertad religiosa…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En las casi 900 páginas de su último informe sobre la libertad religiosa en el mundo, publicado hace unos días, la fundación de(...)

Leer más...