Text Size
Monday, April 06, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¿Realmente Jesús tuvo hermanos carnales?

There are no translations available.

Autor: Jesús URONES, escritor

Quizás uno de los temas más controversiales de la teología católica y que más nos discuten los no católicos es el tema de la “Virginidad perpetua de María”. Tanto cristianos protestantes como sectas, afirman que María no fue virgen después del parto por diversos motivos, pero el más común y más frecuentemente citado es el de los “hermanos de Jesús”. Si Jesús tuvo hermanos, significa entonces que María no fue siempre virgen, y por tanto, la Iglesia católica se equivocó cuando definió este dogma.

¿Qué significa la palabra "hermanos" en las lenguas semitas del tiempo de Jesús?

Según las críticas anticatólicas, afirman que la Escritura nos habla claramente de que Cristo tuvo hermanos en base a estas escrituras: Marcos 3,31-34; Lucas 8,19-20; Juan 2,12 ; 7,1,5; 7,10, Hechos 1,14, Mateo 12,46-50.

El problema aquí está en el uso que hace la Biblia de la palabra “hermanos”. Para poder entenderlo en su contexto y correctamente, debemos tener claro que la traducción griega de la Biblia tiene influencias del hebreo, además gran parte del AT estaba en hebreo. En hebreo la palabra hermano es “Ah” pero esta lengua semítica no es tan prolífera en vocabulario como las lenguas actuales, y esa misma palabra también se usaba para referirse a “primos, tíos, parientes, sobrinos, cuñados, de la misma tribu, compatriotas, hermanos espirituales, hermanos carnales, hijos del mismo padre”, etc. Posteriormente cuando se escribió el evangelio en griego se respetó esta influencia semítica, y la palabra “adelphos” adquiere el mismo sentido que en el hebreo tenía “ah”, un sentido mucho más amplio que el que tiene en las lenguas actuales. Un caso claro lo tenemos en San Pablo donde en 2Cor 2,13 y Filipenses 2,25 llama hermanos a Tito y Epafrodito. Sin embargo, no eran hermanos carnales de Pablo, o en el versículo Mateo 5,23 cuando Cristo invita a no presentarnos frente al altar si tenemos algo contra nuestro hermano. En este caso, "hermano" designa al prójimo en general. Ejemplos como las escrituras de Romanos 9:3 o Hechos 3:17 nos confirman que las personas de la misma tierra pueden ser llamados “hermanos” y no necesariamente tienen que ser hermanos carnales.

En resumen, podemos indicar que “adelphos” en el NT se usa para referirse a:

Los hijos varones de los mismos padres.

Los descendientes masculinos de los mismos padres: Hechos 7,23-26; hebreos 7,5

Las personas de la misma nacionalidad: Hechos 3,17.22; Romanos 9, 3

Cualquier hombre, un vecino: Lucas 10,29; Mateo 5,22; 7,3

Personas unidas por un interés común: Mateo 5,47

Personas unidas por una vocación común: Apocalipsis 22, 9

Toda la humanidad: Mateo 25,40; hebreos 2,17

Los discípulos, y así, por implicación, todos los creyentes: Mateo 28,10; Juan 20,17

Por tanto, esa sola palabra puede tener hasta ocho acepciones diferentes en las Escrituras. Estos pasajes deberían ser suficientes para probar que el uso de hermanos en la Biblia no siempre significa hermanos carnales. Veamos ahora algún otro ejemplo más específico de esto:

Entre miembros de la misma familia también se llaman hermanos:

“El hermano y la madre de Rebeca dijeron: «Que se quede la chica con nosotros unos días, por ejemplo, diez. Luego se irá.» a él les dijo: «No me demoréis. Puesto que Yahveh ha dado éxito a mi viaje, dejadme salir para que vaya donde mi señor.» ellos dijeron: «Llamemos a la joven y preguntémosle su opinión.» Llamaron, pues, a Rebeca, y le dijeron: «¿Qué? ¿te vas con este hombre?» «Me voy», contestó ella. Entonces despidieron a su hermana Rebeca con su nodriza, y al siervo de Abraham y a sus hombres. Y bendijeron a Rebeca, y le decían: «¡Oh hermana nuestra, que llegues a convertirte en millares de miríadas, y conquiste tu descendencia la puerta de sus enemigos!»” (Gen 24,55-60)

Aquí vemos como hermanos se usa en ejemplos de parentesco para indicar otros familiares y no específicamente hermanos carnales (la madre de Rebeca también le ha llamado hermana) como expliqué en el punto primero, por tanto, vemos la explicación dada anteriormente que es totalmente bíblica.

Los hijos de Merari: Mahli y Musi. Los hijos de Mahli: Eleazar y Cis. Y murió Eleazar sin hijos, mas tuvo hijas; y los hijos de Cis, sus hermanos, las tomaron por mujeres. (1 Cro 23,21-22)

Este caso es curioso, resulta que hay dos hermanos Eleazar y Cis, muere Eleazar sin descendiente varón,  pues solo tiene hijas, pues bien, los hijos de Cis, su hermano carnal, toman a las Hijas de Eleazar por mujeres. Resulta que los hijos de Cis son primos de las hijas de Eleazar, mas, sin embargo, la escritura dice “hermanos”. Aquí en el griego original usan la palabra ἀδελφοὶ (adelphoi) que se traduce como hermanos, aunque la Reina Valera de 1960 pone parientes, pero la Reina Valera de 1909 pone hermanos. Vemos entonces como la palabra griega adephos, puede traducirse como parientes o hermanos, y en este caso se refiere a primos.

Miembros de un mismo pueblo se llaman hermanos:

“En aquellos días, cuando Moisés ya fue mayor, fue a visitar a sus hermanos, y comprobó sus penosos trabajos; vio también cómo un egipcio golpeaba a un hebreo, a uno de sus hermanos. (Éx 2,11)

Los que creen lo mismo también se llaman hermanos, en el sentido espiritual de la expresión:

Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros para tener también entre vosotros algún fruto, como lo he tenido entre los demás gentiles, pero hasta ahora he sido estorbado. (Rom 1,13)

Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección. (1 Tes 1,4)

Aquí vemos claramente como Pablo llama hermanos a los miembros de las comunidades de Tesalónica y de Roma, más estos no eran hermanos carnales de Pablo, sino que eran hermanos espirituales por tener la misma fe que San Pablo predicaba.

A los seguidores de Jesús, se les llama hermanos, en este caso hasta 120 personas:

En aquellos días Pedro se levantó en medio de los hermanos (y los reunidos eran como ciento veinte en número), y dijo: (Hch 1,15)

Nadie dirá que todos son hijos de la misma mujer, este es un claro ejemplo de hermanos espirituales. Luego hemos visto como en la Biblia se usa la palabra hermano para referirse a diferentes contextos, ahora pasaremos a buscar a los hermanos perdidos de Cristo, los que falsamente los protestantes le atribuyen.

¿Pero la propia Biblia nos dice los nombres de los hermanos de Jesús  en Marcos 6,3 y Mateo 13,55?

Vayamos ahora al segundo punto de esta objeción, que es el de identificar a los hermanos de Jesús. Suelen usar los no católicos estas dos citas bíblicas: 

¿No es así el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él. (Marcos 6,3)

¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? (Mateo 13,55)

Con relación a los supuestos hermanos de Jesús, a lo largo de la historia se han dado tres teorías, dos de ellas ortodoxas y una herética. La herética es la desarrollada por Helvidio y que consistía en afirmar que los hermanos de Jesús eran hijos de María la Virgen. Las otras dos teorías, se conocen como Teoría de Epifanio u Oriental y la Teoría de Jerónimo u Occidental.

 Vamos a estudiar estas dos últimas teorías, ambas admitidas por la Iglesia Católica.

Teoría de Epifanio:

Es la teoría que generalmente siguen los católicos ortodoxos fieles a Roma, coptos, etc. Y esta consiste en creer que los hermanos de Jesús que se mencionan en Mateo 13,55 y Marcos 6,3 son hijos de José de un matrimonio anterior. Esta idea la toman de tres evangelios apócrifos: “El Evangelio de Santiago, el Evangelio de Pedro y el Evangelio de la infancia de Tomas”. Los principales representantes de esta idea son: Clemente de Alejandría, Orígenes, San Epifanio, San Hilario de Poitiers. Veamos el testimonio de ellos:

CLEMENTE ALEJANDRINO:

"Judas que era un hermano de los hijos de José, y muy temeroso de Dios, aún sabiendo su parentesco con el Señor, no dijo, sin embargo, que era su hermano ¿Que dijo en cambio? "Judas, siervo de Jesucristo, es decir del Señor, hermano de Santiago". Esto es ciertamente exacto; era su hermano por parte de José" (FRAG, IN JUD. EP.: GCS 10,21)

ORÍGENES:

“Los hermanos del Señor son hijos de José, y no nacieron de María, no existe ninguna Escritura que lo pruebe”( COMENTARIO SOBRE LUCAS 7)

Esta teoría, tiene un inconveniente bíblico y es que no explica que sucedió con los hermanos de Jesús en los diferentes momentos de la vida de José como en el censo (Lucas 2,2-5), en la huida a Egipto (Mateo 2) o en el peregrinaje a Jerusalén cuando Jesús tenía 12 años (Lucas 2,41-50).

Teoría de San Jerónimo:

Se trataría de la teoría occidental, la que generalmente un católico cree, y es considerar a los hermanos de Jesús mencionados en Mateo 13,55 y Marcos 6,3 como hijos de Cleofás con la otra María. Por lo tanto, Cleofás y María serían los padres de Santiago, Joses, Judas, Simón. Esta teoría, defendida por San Agustín y San Jerónimo, así como también por Papias de Hierapolis, es la que más fuerza tiene y la que está acorde con las Escrituras al 100%. Vamos a explicar esta teoría, comencemos por los textos que mencionan a sus hermanos:

¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, Josés, Simón y Judas? (Mt 13,55)

¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de Josés, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él. (Mc 6,3)

Ahora vayamos a los pasajes respectivos de la Crucifixión:

También había algunas mujeres mirando de lejos, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de Josés, y Salomé, quienes, cuando él estaba en Galilea, le seguían y le servían; y otras muchas que habían subido con él a Jerusalén. (Mc 15, 40-41)

 Y María Magdalena y María madre de Josés miraban dónde lo ponían. (Mc 15,47)

Cuando pasó el día de reposo,  María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. (Mc 16,1)

Estaban allí muchas mujeres mirando de lejos, las cuales habían seguido a Jesús desde Galilea, sirviéndole, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de Josés, y la madre de los hijos de Zebedeo. (Mt 27, 55-56)

Pasado el día de reposo,[a] al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. (Mt 28,1)

Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena. (Jn 19,25)

Entonces, Marcos y Mateo identifican a las mujeres al pide a Cruz de este modo:

María Magdalena

María, madre de Santiago y José,

Salomé.

María la madre de los hijos del Zebedeo

La Mujer de Cleofás.

La Virgen.

Fácilmente se puede reducir el número si identificamos Salomé con la madre de los hijos del Zebedeo. También fácilmente podemos identificar a la otra María como la madre de Santiago y Josés, esposa de Cleofás. Marcos 15,40 y Marcos 6,3 usan Ἰωσῆτος que es Joses, y son las “dos únicas veces se usa esta expresión en el evangelio” y, por lo tanto, ambos pasajes deben estar conectados pues se deben referir al mismo núcleo familiar. Por otro lado, la manera de nombrar a los dos hermanos es igual. Esto quiere decir, mismo orden: primero Santiago y luego Joses, por lo tanto, no cambian el orden. Posteriormente se intercambia el nombre pues primero dice madre de José y luego de Santiago, pero es por no repetirse. Además, el evangelista da por supuesto que estos dos hermanos ya eran conocidos y aprovecha ese detalle para introducir un nuevo personaje, María su madre. Es por eso, imposible de negar que ella sea la madre de los dos hermanos.

Por extensión, tanto en Marcos y Mateo 13,55 Judas y Simón que va enlistado luego de Santiago y Josés también serían hijos de esta María. ¿Por qué sabemos era la esposa de Cleofás? Sencillo, porque San Juan no menciona a María madre de Santiago y José y todos los demás evangelios, incluido Lucas lo hacen (Lucas 24,10). Como no puede existir contradicción entre los 4 evangelios, esa mujer de Cleofás debe ser la madre de Santiago y José. Por tanto, María y Cleofás tenían 4 hijos: Judas, Joses, Santiago y Simón.

Con esto se confirmaría que ninguno de los 4 hermanos de Jesús eran hijos de María, sino de Cleofás y otra María y la tradición enseña Cleofas era hermano de San Jose, lo que convertiría a sus hijos en parientes del Señor (primos). El primero en afirmar esta teoría fue Papias de Hierapolis quien en uno de sus fragmentos, el X, escribiría:

1.) María, la madre del Señor; (2.) María, la esposa de Cleofás o Alfeo, que fue la madre de Santiago, el obispo y apóstol, y de Simón y Tadeo, y de un solo José; (3.) Mary Salome, esposa de Zebedeo, madre de Juan el evangelista y Santiago; (4.) María Magdalena. Estos cuatro se encuentran en el evangelio . Santiago, Judas y José eran hijos de una tía (2) del Señor. Santiago también y Juan eran hijos de otra tía (3) del Señor. María (2), madre de Santiago el Menor y José, esposa de Alfeo, era la hermana de María, la madre del Señor, a quien Juan nombra a Cleofás, ya sea de su padre o de la  del clan, o por alguna otra razón. Maria Salome (3) se llama Salome ya sea de su esposo o de su aldea. Algunos afirman que ella es la misma que María de Cleofás, porque tenía dos esposos.

Prev Next

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...