Text Size
Sunday, May 26, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Por qué el uso ordinario de los "ministros extraordinarios" debe desaparecer

There are no translations available.

Autor: Peter KWASNIEWSKI, sacerdote

En la gran tradición de la Iglesia católica, en sus ritos latinos y griegos, occidentales y orientales, sólo a los clérigos o ministros ordenados se les permite distribuir el precioso Cuerpo y la preciosa Sangre de Nuestro Señor. Esta tradición permaneció intacta hasta que la serie de experimentos litúrgicos de los años 60 allanó el camino para la casi indiscriminada y sin precedentes multiplicación de «ministerios» laicos.

La razón para la limitación tradicional es que, como explica el mayor teólogo de la Iglesia, Santo Tomás de Aquino, pertenece al mismo individuo el producir un cierto efecto y el ver que el efecto es otorgado a aquellos a los que va dirigido. Cuánto más esto es verdad con los efectos sobrenaturales que pueden ser producidos sólo por los sujetos que están facultados sobrenaturalmente; no sería adecuado confiar tales efectos a alguien que no ha sido designado para este ministerio. Esto explica por qué, incluso teniendo en cuenta el derecho canónico vigente, el único ministro ordinario de la comunión, el único ordinario, es el obispo, sacerdote o diácono, en virtud de su ordenación, que se consagra al servicio de Dios.

¿Por qué es tan importante la ordenación? Porque la Sagrada Eucaristía es el Cuerpo y la Sangre de Dios Encarnado. Es Dios. Cuando sostienes la hostia, estás en contacto con el Autor de toda vida, de toda realidad. Esto no es algo que deba ser tratado con ligereza, o delegarse en un empleado como si fuera un trabajo de oficina. Nuestro Señor Jesucristo instituyó el sacerdocio con sus responsabilidades específicas, que el diácono comparte y el obispo ejemplifica.

Nunca en toda la historia documentada de la Iglesia se les ha permitido a los laicos (ya no digamos a las mujeres) distribuir los dones preciosos, hasta hace unas décadas. Este paso fue parte de una iniciativa más amplia para crear una «nueva» liturgia para el hombre moderno donde las reglas y costumbres antiguas ya no se respetan, y donde se prefiere un enfoque más informal, trivial a uno más solemne y formal. (Esta es la razón por la que los católicos bizantinos que no han abandonado sus propias costumbres y son plenamente conscientes de la reverencia debida a los impresionantes misterios de Cristo, están justamente preocupados por lo que ven que está ocurriendo en tantas iglesias de rito latino). Desafortunadamente, cuando las normas y costumbres antiguas desaparecen, la misma fe, y la vida que va ligada a ella, también desaparecen, como hemos visto con nuestros propios ojos, y confirman todas las estadísticas.

Al igual que el Concilio Vaticano II no dijo nada sobre abolir el latín, los sacerdotes mirando al pueblo, o recibir la comunión en la mano, tampoco dijo nada acerca de que los laicos distribuyeran el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Sin embargo, incluso cuando se empezó a permitir esta práctica, fue expresamente limitada a casos específicos: llevar la comunión a los enfermos si no hay un ministro ordenado disponible, o ayudar a distribuir la comunión cuando el celebrante es muy mayor o está demasiado débil para hacerlo él mismo, o cuando hay un número tan grande de fieles que se requiera dicha ayuda. Esto se puede probar fácilmente consultando todas las normas disciplinarias universales relevantes.( N del T)

Por esta razón, ya en 1997, el Vaticano aclaró, y con alguna insistencia, que «para no provocar confusiones han de ser evitadas y suprimidas algunas prácticas que se han venido creando desde hace algún tiempo en algunas Iglesias particulares, como por ejemplo: el uso habitual de los ministros extraordinarios en las SS. Misas, extendiendo arbitrariamente el concepto de 'numerosa participación'» (Sobre algunas cuestiones acerca de la colaboración de los fieles laicos en el sagrado ministerio de los sacerdotes)

Tengan en cuenta que no existe ni un solo documento del Vaticano, ni ningún otro con fuerza legal, que requiera la distribución de la sagrada comunión bajo las dos especies a pesar de la ausencia de ministros ordinarios. En otras palabras, si hay ministros ordinarios, la comunión se puede dar bajo las dos especies; pero si no, no hay ninguna razón imperiosa ni primordial para hacerlo. La comunión bajo la forma del pan solo es y así es considerada, completamente adecuada para el propósito para el cual Nuestro Señor instituyó la Eucaristía, unirse completamente con el fiel Él mismo, el que está verdadera, real y sustancialmente presente en cualquiera de las dos especies.

La mayoría del mundo occidental ha hecho oídos sordos a la repetida petición del Vaticano de que los ministros extraordinarios se limiten a los cometidos que les corresponden. De acuerdo con el punto de vista modernista, esto significaría que esta petición del Vaticano es errónea ya que el pueblo de Dios (o quizás algún monstruo burocrático llamado conferencia episcopal) ha decidido lo contrario.

Pero este punto de vista modernista, que es inherentemente antiautoritario, fue condenado por el Papa San Pío X. El hecho de que la Iglesia en el mundo occidental esté en un «statu abusus», un estado de (casi perpetuo) abuso, no debilita de ninguna forma el derecho canónico ni, sobre todo, su sabia tradición bimilenaria. Ni la tradición ni la disciplina desaparecen solo porque sean ignoradas y porque el Vaticano elija tolerar esta situación, o más bien, no tomar medidas punitivas.

Hemos visto, desgraciadamente, que no podemos esperar mucha ayuda del Vaticano en materias importantes en estos días. Por lo tanto, si el cambio no tiene lugar a nivel parroquial, puede ser que no ocurra nunca. Dichoso sea el pastor que tiene la convicción, el coraje, el tacto que requiere el acabar con los abusos, manteniéndose en línea con lo que dice la Redemptionis Sacramentum, en el número 183:

«De forma muy especial, todos procuren, según sus medios, que el santísimo sacramento de la Eucaristía sea defendido de toda irreverencia y deformación, y todos los abusos sean completamente corregidos. Esto, por lo tanto, es una tarea gravísima para todos y cada uno, y, excluida toda acepción de personas, todos están obligados a cumplir esta labor.»

Quizás más que en ninguna otra nación, los americanos han decidido simplemente desobedecer lo concerniente a los ministros extraordinarios, creando sus propias normas sobre la marcha. Me pregunto, ¿es ésta una actitud verdaderamente católica? ¿o es sólo un ejemplo más de cuánto se ha desviado la Iglesia en América, creando su propia religión con sus reglas hechas a su medida?. La tierra de las 30.000 denominaciones ha encontrado una forma de perder la esencia católica y romana, a menos que se hagan grandes y concienzudos esfuerzos para evitarlo.

Prev Next

La hora de África

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La semana pasada dediqué este comentario a las matanzas de cristianos que están teniendo lugar en África, ante la pasividad e indiferencia(...)

Leer más...

El cardenal Sarah suscribe los "Apuntes"…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El cardenal Leer más...

Mártires africanos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Alemania sigue proporcionando noticias, malas, todas las semanas. Esta vez ha sido la de las mujeres que han hecho “huelga de comuniones”(...)

Leer más...

¿Hacia la legalización del infanticidio?

Autor: Max SILVA, profesor de Filosofía

Como hemos dicho muchas veces, la mentalidad(...)

Leer más...

El agua sucia y el niño

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El motu proprio que acaba de publicar el Papa, dando indicaciones a los obispos sobre cómo deben comportarse ante los abusos sexuales(...)

Leer más...

¿Por qué el Papa Francisco no es un here…

Autor: Thomas WEINANDY, teólogo capuchino

Diecinueve teólogos y expertos han publicado recientemente una carta(...)

Leer más...

Resucitado "según las Escrituras". Una h…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Después de la clamorosa publicación de sus(...)

Leer más...

Alemania es el (ruinoso) futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Universidad alemana de Friburgo ha llevado a cabo un estudio sobre el futuro del cristianismo en Alemania. Tanto católicos como luteranos(...)

Leer más...

Acusaciones de herejía contra el Papa

Autor: Bruno MORENO, escritor

El pasado 30 de abril, un grupo de(...)

Leer más...

Madres e hijos, con los pies en la tierr…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede en la FAO

Desde hace dos lustros, cada 22 de abril se conmemora el(...)

Leer más...

El llanto de Pedro

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Uno de los pasajes que la Pasión de Nuestro Señor ofrece a nuestra consideración es(...)

Leer más...

La luz de los mártires

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las celebraciones de Semana Santa han desplazado la actualidad hacia los grandes misterios de la muerte y resurrección del Señor. Pero, mientras(...)

Leer más...

Aprended de mí

Autor: Kofi ADZAKLUI, religioso FM

La vida cristiana es un largo camino en pos de Jesús de quien nos brota el don de la fe. Y ser(...)

Leer más...

La fidelidad del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

Estamos inmersos en la cultura de la huida: huimos de los problemas para no enfrentarlos, huimos de nuestras obligaciones para exigir solamente(...)

Leer más...

Hijos del sol y de la luz

Autor: Manuel MORALES, agustino

Me pasa un amigo su libro de trofología (la ciencia de la alimentación), y leo esta sentencia: “El hombre es hijo del sol(...)

Leer más...

El mayor dolor y el mayor amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad si hay dolor como mi dolor”, escribe el profeta Jeremías (Jer 1, 12),(...)

Leer más...

Raíces, flores y frutos del mal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Al leer y releer el ensayo de 19 páginas del Papa Benedicto XVI sobre las causas de la pederastia en el clero, he(...)

Leer más...

Pascua amarga en China

Autor: Sandro MAGISSTER, periodista

El régimen chino aplica su Leer más...

Escuchar y enseñar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Posiblemente siempre ha pasado igual. Hay términos o conceptos que se ponen de moda y que se convierten en banderas discutidas, defendidos por(...)

Leer más...

Carta abierta al cardenal Reinhard Marx

Autor: George WEIGEL, escritor

Su Eminencia, he seguido con interés su reciente anuncio de un(...)

Leer más...

Los nuevos mártires de África

Autor: Kofi ADZAKLUI-TUME, religioso FM

Seis mil cristianos de Nigeria han sido asesinados por los musulmanes en los últimos meses. Ante esta tragedia, lo primero que me pregunto es ¿por qué(...)

Leer más...

Pederastia y diálogo con el islam

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Casi con un pie en el avión que le lleva a Marruecos, país de abrumadora mayoría musulmana que visitará este fin de semana,(...)

Leer más...

Odio teológico

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

En la peregrina y biliosa petición de desagravio a los «pueblos originarios» de Andrés Manuel López Obrador vuelve a probarse que(...)

Leer más...

La amenaza alemana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mirando hacia atrás sobre lo ocurrido en estos seis años de pontificado del papa Francisco, se puede percibir que hubo, casi desde el(...)

Leer más...

La astucia del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

“Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”(Mt 7,(...)

Leer más...

Los bosques y la educación

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para la celebración del Día Internacional de los Bosques, que tiene lugar cada 21 de(...)

Leer más...

Iglesia católica, ¿dónde estás? El grito…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Un padre misionero que está en la(...)

Leer más...

El ejemplo de San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tal y como está la situación de(...)

Leer más...

La Compañía de Jesús a la deriva. La acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Me parece que estoy en buena Compañía…”.(...)

Leer más...

Después de las condenas de los cardenale…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En Australia el cardenal George Pell ha(...)

Leer más...

Venimos de muy lejos

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

¡Qué lejos de la orilla empieza hoy este mar de Cádiz a dejar sus espumas, serenamente, lentamente, para que el sol espléndido de esta mañana feliz(...)

Leer más...

La fe del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

Lo que les ha ocurrido a tantos eclesiásticos que hoy nos están proponiendo ir en contra de Cristo y de(...)

Leer más...

Cuaresma, tiempo de misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cada semana hay noticias -por ejemplo, esta semana, una nueva acusación contra el cardenal Pell o la condena a seis meses de(...)

Leer más...

Matemáticas para esta Cuaresma

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Estamos en Cuaresma. ¿Aprovecharemos esta ocasión para crecer en la sobriedad solidaria? La tradicional ascesis(...)

Leer más...

Las dimensiones de un crimen

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea(...)

Leer más...