Text Size
Monday, March 25, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El exterminio de los campeones

There are no translations available.

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Entre los éxitos más restallantes del reciente cine español se cuenta Campeones, la película dirigida por Javier Fesser, en la que un entrenador de baloncesto interpretado por Javier Gutiérrez, inmerso en un desbarajuste vital, encuentra una redención personal dirigiendo un equipo de chicos con algún tipo de deficiencia psíquica. La película ha gustado sobremanera a la sociedad española, en la que sin embargo este tipo de personas lo tienen cada vez más crudo… para nacer. Pues lo cierto es que en España –como, por lo demás, ocurre en todos los ‘países de nuestro entorno’ eugenésico–normalmente liquidamos a este tipo de personas durante el embarazo.

Podríamos probar a preguntarnos –más allá de las virtudes cinematográficas de Campeones
cuál será la razón ‘sociológica’ de su éxito. ¿Será qué nuestra conciencia moral se siente interpelada y nos invita a reflexionar sobre el exterminio sigiloso de estas personas? ¿O será más bien que en ella hallamos un desahogo sentimental que nos permite olvidar más fácilmente este exterminio? Y lo mismo podríamos preguntarnos sobre esas campañas publicitarias presuntamente ‘sensibilizadoras’ (y en realidad obscenamente ternuristas) que nos muestran cuán maravillosas y risueñas son las personas con síndrome de Down. Lo cierto es que, mientras se estrenan estas películas y se sufragan estas campañas, en España son masacrados casi todos los niños gestantes que padecen algún tipo de deficiencia psíquica; y que los pocos que se salvan de la escabechina lo consiguen mayormente porque los diagnósticos prenatales no aciertan a detectar su discapacidad. Especialmente sobrecogedoras resultan las cifras de nacimientos de niños con síndrome de Down, que han llegado a ser ‘testimoniales’ y por lo general fruto de errores en el diagnóstico médico.

La desaparición progresiva de las personas con deficiencias psíquicas es una lacra social acongojante, una clara muestra del debilitamiento de nuestra humanidad. Pero este exterminio sigiloso resulta todavía más abyecto porque lo acompañamos de una bochornosa sublimación de las deficiencias psíquicas, con campañas publicitarias y mediáticas en las que los niños y jóvenes que las sufren parecen reyes del mambo en un mundo de algodón de azúcar. Mientras hacemos postureo emotivista ante la galería con los niños deficientes, los estamos descuartizando en el sótano oscuro. Y escribo ‘deficientes’ porque considero que no lograremos combatir esta lacra mientras nos aferremos al postureo emotivista. Es una evidencia incontestable que el maquillaje o embellecimiento de las deficiencias psíquicas con eufemismos ñoños ha discurrido paralelo al exterminio de los niños que las padecen. Las palabras sirven para confrontarnos con las realidades; y cuando las palabras se retuercen para mitigar la realidad, resulta mucho más sencillo escamotear la realidad y tirarla al cubo de la basura. Y lo que decimos del lenguaje sirve también para otras formas de edulcoramiento. Puede sonar sarcástico, pero lo cierto es que los niños deficientes están siendo tachados del libro de la vida entre almibarados homenajes y seráficas jergas políticamente correctas, para  desahogo sentimental de quienes los estamos masacrando.

Para combatir este exterminio sigiloso, en lugar de barnizar la deficiencia mental con eufemismos merengosos, deberíamos empezar por afrontar la cruda realidad. Así tal vez lograríamos despertar el dormido heroísmo que es preciso para recibir amorosamente a estos niños que ahora tachamos tan campantes del libro de la vida, mientras lagrimeamos en el cine. Es mentira que estos niños sean «como nosotros»; es bazofia sentimental afirmar que son «tan capaces» como el resto. Alumbrar y cuidar a un niño deficiente puede procurar infinitas recompensas y remuneraciones espirituales; pero para alcanzarlas antes hay que acatar los sacrificios más abnegados y las más dolorosas renuncias; hay, en fin, que aceptar una forma de vida entregada que nuestra época detesta. Para alumbrar y cuidar a un niño deficiente hay que tener el cuajo de abjurar de la libertad que nuestra época celebra, que es la libertad entendida como exaltación del deseo, y abrazarse a la libertad que nuestra época proscribe, que es la libertad entendida como responsabilidad y exigencia. Para alumbrar y cuidar a un niño deficiente hay que atreverse a amar y a recibir amor con una intensidad desmedida que intimida a nuestra generación podrida por emotivismos fofos. Es natural que una generación así no tenga valor para tener niños deficientes; y que luego necesite anegar su hipócrita conciencia eugenésica con desahogos sentimentales.

Prev Next

La amenaza alemana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mirando hacia atrás sobre lo ocurrido en estos seis años de pontificado del papa Francisco, se puede percibir que hubo, casi desde el(...)

Leer más...

La astucia del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

“Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”(Mt 7,(...)

Leer más...

Los bosques y la educación

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para la celebración del Día Internacional de los Bosques, que tiene lugar cada 21 de(...)

Leer más...

Iglesia católica, ¿dónde estás? El grito…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Un padre misionero que está en la(...)

Leer más...

El ejemplo de San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tal y como está la situación de(...)

Leer más...

La Compañía de Jesús a la deriva. La acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Me parece que estoy en buena Compañía…”.(...)

Leer más...

Después de las condenas de los cardenale…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En Australia el cardenal George Pell ha(...)

Leer más...

Venimos de muy lejos

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

¡Qué lejos de la orilla empieza hoy este mar de Cádiz a dejar sus espumas, serenamente, lentamente, para que el sol espléndido de esta mañana feliz(...)

Leer más...

La fe del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

Lo que les ha ocurrido a tantos eclesiásticos que hoy nos están proponiendo ir en contra de Cristo y de(...)

Leer más...

Cuaresma, tiempo de misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cada semana hay noticias -por ejemplo, esta semana, una nueva acusación contra el cardenal Pell o la condena a seis meses de(...)

Leer más...

Matemáticas para esta Cuaresma

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Estamos en Cuaresma. ¿Aprovecharemos esta ocasión para crecer en la sobriedad solidaria? La tradicional ascesis(...)

Leer más...

Las dimensiones de un crimen

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea(...)

Leer más...

La "bomba" Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre abusos a menores por parte del clero estuvo precedida por un hecho que pretendía lanzar el mensaje de que la(...)

Leer más...

Sobre la teología del "cómo"

Autor: Stefano FONTANA, catedrático

En la doctrina de la Iglesia el qué(...)

Leer más...

La ira de Dios no es tabú. La admite tam…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mientras la atención del mundo está atraída(...)

Leer más...

El doble juicio del cardenal Pell

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

El veredicto de culpabilidad contra el cardenal Pell en Australia, que será recurrido, plantea interrogantes graves sobre la presión mediática en juicios sobre(...)

Leer más...

Mujeres

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 8 de marzo se ha convertido desde hace años en un referente mundial para(...)

Leer más...

La lección de Caín y Abel

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre pederastia en la jerarquía de la Iglesia, que se ha celebrado en Roma, ha tenido como concepto clave por parte(...)

Leer más...

Segundo día de la cumbre. Con nuevas acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A continuación presentamos cinco apuntes del cuaderno(...)

Leer más...

En la cumbre, la homosexualidad es tabú.…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 21 de febrero, en la mañana(...)

Leer más...

Dirección espiritual en tiempos sin dire…

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

No es necesario que describa con detalle los tiempos difíciles, llenos de confusión y ambigüedad y, en muchos casos, llenos de cobardía(...)

Leer más...

Culpabilizar a las víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

De nuevo una semana con muchas noticias, de las que voy a comentar sólo dos. La primera es la carta que el Papa(...)

Leer más...

"Tolerancia cero": Santo y seña de una I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos son los pecados para los que,(...)

Leer más...

Autodeterminación

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Nuestra época vincula(...)

Leer más...

Manos Unidas, cinco panes y dos peces

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La primera “Campaña contra el Hambre” lanzada por Manos Unidas tuvo lugar hace ya 60(...)

Leer más...

Del cardenal Müller, una declaración de …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

 

Leer más...

Un viaje histórico

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Pasan tantas cosas, no digo en una semana sino a veces en un solo día, que resulta difícil elegir una para comentarla. Por(...)

Leer más...

El exterminio de los campeones

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Entre los éxitos más restallantes del reciente cine español se cuenta Campeones, la(...)

Leer más...

El origen religioso del alfabeto

Autor: Francisco GARCÍA, químico

Cuando me explicaron la primera vez que el primer alfabeto era una invención fenicia, siglo(...)

Leer más...

El futuro del celibato sacerdotal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal, dedicado a reflexionar sobre lo que pasa en la Iglesia, a destacar las hermosas palabras del Papa sobre la Virgen(...)

Leer más...

Desvelando al verdadero San Francisco de…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Hace ya unos años escribí sobre la visión empobrecida y casi diríamos que caricaturesca de(...)

Leer más...

María, "influencer" de Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que más me ha gustado de la recién clausurada Jornada Mundial de la Juventud han sido dos cosas: el pueblo panameño y la centralidad que ha(...)

Leer más...

¿Es Jesús Emmanuel (Dios con nosotros)?

Autor: Luciana Rogowicz, judía y católica

Leer más...

Leyes liberticidas: Las de violencia e i…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Hace unos meses publiqué un artículo cuyo título era «Leer más...

Un Papa "pro life"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los que no leyeron bien “Amoris laetitia”, porque sólo se fijaron en una parte de la misma -para criticarla o para aplaudirla-, no(...)

Leer más...

Por qué el uso ordinario de los "ministr…

Autor: Peter KWASNIEWSKI, sacerdote

En la gran tradición de la Iglesia católica, en sus ritos(...)

Leer más...