Text Size
Wednesday, April 01, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La lección de Caín y Abel

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre pederastia en la jerarquía de la Iglesia, que se ha celebrado en Roma, ha tenido como concepto clave por parte de los organizadores la “sinodalidad”. Según ellos, si hubo o hay sacerdotes que abusaron de menores es porque tenían un concepto clerical de su sacerdocio, es decir que pensaban que por ser sacerdotes podían hacer lo que quisieran con los laicos, incluidos los niños. Y si hubo o hay obispos que hacían la vista gorda y no actuaban contra los sacerdotes pederastas, eso se debió al mismo motivo.

El clericalismo -el sacerdocio entendido como un poder absoluto sobre los fieles- es la causa de lo que ocurrió. Repito, según los organizadores del evento. La solución, también según ellos, es la “sinodalidad”, que viene a ser lo contrario: tomar las decisiones en común, escuchar a los laicos, hacer una Iglesia más participativa, más colegial. Las cuatro grandes figuras que han llevado adelante este congreso -Tagle, Cupich, Gracias y Scicluna- han quitado importancia al hecho de que la mayoría de las víctimas sean varones y por lo tanto los abusos hayan sido cometidos por sacerdotes homosexuales (un 80 por 100). Monseñor Scicluna llegó a afirmar que “no existen condiciones como la homosexualidad o la heterosexualidad que predispongan al pecado”.

El cardenal Cupich, por su parte, además de insistir en que “los fallos en el control se han debido en gran parte a los defectos del modo en que actuamos” (clericalismo), ha podido presentar su proyecto de cómo debería ser el control sobre los propios obispos, proyecto que no le fue aceptado en la Conferencia Episcopal norteamericana. Para él, y todo parece indicar que lleva el aval del Vaticano, los laicos no deben intervenir ni en la investigación ni en el juicio sobre los obispos que, por acción o por dejación, hayan obrado mal. Al sacerdote le debe investigar su obispo, al obispo le debe investigar su arzobispo y, si es un arzobispo, le debe investigar un obispo jubilado de su provincia eclesiástica; después, esa investigación se manda a Roma y allí deciden.

Junto a esto, merece la pena destacar que no hay conclusiones en esta cumbre episcopal sobre la pederastia en el clero. Precisamente como ejercicio de esa “sinodalidad”, lo que se buscaba era conseguir una especie de “lluvia de ideas” para que luego, en cada Conferencia Episcopal, se tomaran las decisiones oportunas. Me parece importante destacar que dentro de esa lluvia de ideas está la de que es necesario proteger la presunción de inocencia de los sacerdotes acusados, así como si el castigo a imponerles -la reducción al estado laical- debe ser definitivo o sólo temporal.

Los comentarios de distintos analistas sobre esta importante reunión van del blanco al negro, con pocos grises. Para unos ha sido extraordinaria y utilísima y para otros no ha servido para nada. Mientras que unos lamentan que no se haya planteado la relación entre homosexualidad y pederastia, otros consideran que eso era innecesario. El encuentro en realidad ha estado más centrado en el método -cómo afrontar los problemas- y por eso se ha incidido en el clericalismo como culpable y en la sinodalidad como solución, que en el fondo -cuáles son las causas de esos problemas-.

Si nos atenemos a los datos, el pico de abusos empezó en los años inmediatamente anteriores al Concilio Vaticano II y llegó a su cumbre en las dos décadas posteriores. Es decir, cuando se derrumbó la disciplina eclesial -incluida la celebración respetuosa de la liturgia y el uso del vestido clerical-, se abandonó masivamente la vida espiritual por parte del clero y se mundanizó la vida de la Iglesia, entonces se produjeron la mayoría de los abusos. Todo esto actuaba como un dique, como un freno, como un control interno presente en la conciencia de la persona. Cuando ese dique se rompió, lo que estaba dentro salió a la luz con una fuerza terriblemente destructora. Por eso creo que, si la respuesta es aumentar la vigilancia, los controles y los castigos, se estarán aplicando medidas buenas pero insuficientes. El problema no está sólo en la forma en que se actuó, sino en las causas que llevaron a tantos sacerdotes a cometer delitos horribles. Sin descuidar las formas, hay que ir a las causas. Y eso significa más espiritualidad en los sacerdotes y menos soledad. Por ejemplo, en Alemania la mitad de los sacerdotes no reza ni se confiesa nunca -declarado eso por ellos mismos-, además de vivir solos y con mucho dinero. No es de extrañar que en Alemania hayan sido acusados de pederastia 1670 sacerdotes, mientras que en España -donde también hay mucho que hacer en lo concerniente a aumentar la espiritualidad del clero y disminuir su soledad- sólo haya habido 33 sacerdotes condenados, de los 82 casos denunciados desde 1986, y eso sobre un total de 45.155 casos de abusos a menores que han sido llevados a los tribunales, la mayor parte de los cuales han tenido lugar en las propias familias.

Es necesario crecer en “sinodalidad”, aumentar los controles y la vigilancia, pero sobre todo hay que ir a la raíz del problema. Y en la raíz está la profunda secularización que tanto daño ha hecho y sigue haciendo a la Iglesia en su conjunto y al clero en particular. Sin un esfuerzo de conversión permanente, sin la ayuda de la gracia que nos viene a través de los sacramentos -de manera singular la confesión-, sin oración, no podemos vencer a las tentaciones, del tipo que sean. La vieja lección dada por el asesinato de Abel a manos de Caín es que cuando el hombre se aleja de Dios se convierte en el asesino de su hermano.

Prev Next

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...