Text Size
Monday, June 01, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La ira de Dios no es tabú. La admite también el Papa Francisco

There are no translations available.

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mientras la atención del mundo está atraída por las desventuras del cardenal George Pell, no se debe dejar pasar por alto un pasaje del discurso con el que Francisco concluyó la cumbre del 21-24 de febrero sobre los abusos sexuales contra menores. Es allí donde dijo que “en la rabia, justificada, de la gente, la Iglesia ve el reflejo de la ira de Dios”.

Es rara, rarísima, una evocación de la “ira de Dios” en las palabras del actual Papa, que son más bien un incesante diluvio de misericordia divina.

Pero esta vez él se aventuró sobre este terreno duro no sólo para él, sino para la humanidad de todos los tiempos. Porque ya para el pensamiento filosófico de la época de Jesús, para Séneca y Cicerón, la “ira de Dios” era algo impensable e impronunciable. Y también hoy es casi un concepto universalmente tabú.

Sobre esto escribió en su “Ensayo sobre el misterio de la historia”, publicado en 1953, el genial teólogo jesuita Jean Daniélou, a quien Pablo VI hizo cardenal:

“Otras pocas expresiones irritan mayormente a los púdicos oídos modernos. Ya los judíos alejandrinos enrojecían frente a los filósofos griegos y se esforzaban por atenuar el significado. Hoy parece insoportable a una Simone Weil que, como en otra época Marción, contrapone el Dios del amor del Nuevo Testamento al Dios colérico del Antiguo Testamento. Pero el amor se encuentra también en el Antiguo Testamento y la cólera se vuelve a encontrar en el Nuevo. Hay que aceptar entonces las cosas como son: la cólera es una de las actitudes del Dios bíblico. Y diremos más: esta expresión aparentemente antropomórfica es quizás la que contiene en su núcleo la carga más densa de misterio y es la que nos ayuda a penetrar más a fondo en la trascendencia divina”.

Es una búsqueda, la del verdadero sentido de la “ira de Dios”, que ha comprometido a los Padres de la Iglesia desde los primeros siglos y que es importante volver a recorrer hoy, vista hoy como la expresión continua para provocar escándalo. Es lo que ha llevado a cabo Leonardo Lugaresi, especialista sobre los Padres de la Iglesia y docente en la Universidad de Boloña, en un ensayo que acompaña el volumen colectivo “Crisi e rinnovamento tra mondo classico e cristianesimo antico” [Crisis y renovación entre el mundo clásico y el cristianismo antiguo], a cargo de Angela Maria Mazzanti y editado en el 2015 por Bononia University Press.

Lugaresi toma los movimientos de “ese juicio inicial de Dios sobre el mundo que acompaña la obra misma de la creación”. En efecto, el Dios de la Biblia “no se limita a crear el universo sino que, mientras crea, juzga lo que está creando y lo aprueba explícitamente, reconociéndose la bondad y la belleza, como lo repite ocho veces el texto del Génesis”.

Pero después en la creación irrumpe el pecado, y entonces el juicio, la “crisis” de Dios, se convierte en “crisis” de salvación con el envío del Hijo, pero al mismo tiempo “crisis” de ira y condena para los que lo rechazan.

“Si creemos en un Dios que murió por nosotros, ¿por qué deberíamos tener miedo de un Dios que padece? argumenta Tertuliano. Y la ira, no separada del amor, es una de estas pasiones divinas, de la que escribe en este pasaje de sus “Homilías sobre Ezequiel”:

“Él descendió a la tierra movido por la piedad al género humano, sufrió nuestros dolores mucho antes de padecer la cruz y de dignarse asumir nuestra carne; si en efecto no hubiese padecido no habría entrado en relación con la condición humana. Primero padeció, después descendió y fue visto. ¿Cuál es esta pasión que sufrió por nosotros? Es la pasión del amor. También el mismo Padre y Dios del universo, indulgente y muy misericordioso y compasivo, ¿no sufre quizás también él de alguna manera? ¿Ignoras que cuando gobierna las cosas humanas comparte la pasión humana? […] El mismo Padre no es impasible. Si se le reza, si siente misericordia y compasión, sufre de amor y se identifica con esos sentimientos que, dada la grandeza de su naturaleza, no podría tener, por causa nuestra soporta las pasiones humanas”.

Pero en el “Contra Celso” Orígenes dice más cosas. El cuidado de Dios por el mundo corrompido por el pecado es efectivamente una “crisis”, un juicio que separa el bien del mal y expulsa con ira a éste último. Pero “la ira no es un sentimiento de Dios, sino que cada hombre se la procura por medio de los pecados que comete”. En otras palabras, explica Lugaresi, “la cólera no es un componente del ser divino, no corresponde a Dios en sí mismo, sino que es una modalidad de la relación entre Dios y el hombre. Es la respuesta del amor de Dios herido por la rebelión del hombre”.

Es también Orígenes, en la vigésima de sus “Homilías sobre Jeremías”, el que aclara la especificidad única de la ira de Dios, similar pero también diferente al “logos”, a esa “palabra” que es Dios mismo:

“Así como la palabra de Dios educa, así también su ira educa, […] y es necesario que Dios se sirva de la que es llamada ira, así se sirve de la palabra. Y su palabra no es como la palabra de todos. En efecto, de ningún otro la palabra es viviente; de ningún otro la palabra es Dios; de ningún otro la palabra en principio estaba en Dios. […] Así también la ira de Dios no se asemeja a la ira de nadie que está encolerizado, y como la palabra de Dios tiene algo diferente respecto a la palabra de cualquier otro, […] así la que es llamada su cólera tiene algo diferente y extraño respecto a todo tipo de cólera de cualquiera que se irrita”.

No sorprende que esta “ira de Dios” fuese inaceptable para los paganos cultos y para los filósofos de los primeros siglos, como también para el cristianismo herético de Marción y de sus seguidores hasta nuestros días, que contrapone al Dios iracundo del Antiguo Testamento el Dios totalmente bueno y único de Jesús.

Más bien, Lugaresi se pregunta “si justamente la propaganda a favor de un Dios totalmente bueno y único no es uno de los factores del éxito del marcionismo de ayer y de hoy”.

Fue Tertuliano, al comienzo del siglo III, quien confrontó más directamente esta herejía, en su “Contra Marción”. Un Dios exclusivamente bueno, escribe, “es una perversión absurda”. Si no litiga y no se irrita, si no se opone al mal, ya nada tiene sentido: los mandamientos, las normas morales… todo es igual, todo está permitido. Sería un Dios “deshonesto con la verdad, un Dios que tiene miedo de condenar lo que condena y de odiar lo que no ama”. Un Dios que “acepta, una vez realizado, lo que no permite que se haga”.

También para san Ireneo, en su ”Contra los herejes”, el Dios único y bueno, que jamás se irrita, es un absurdo. Es incapaz de relacionarse con el hombre y con el mundo. Es un Dios que no hace nada y, en consecuencia, no “es” nada.

Cuando a la inversa, la ira es precisamente lo que expresa la “vitalidad” de Dios, como también escribe el teólogo y patrólogo Daniélou en esta segunda cita suya que cierra el ensayo de Lugaresi:

“En su esencia más profunda, la cólera de Dios es la expresión de la intensidad de la existencia divina, de la violencia irresistible con la que aplasta todo cuanto se manifiesta. En un mundo que continuamente se aleja de él, Dios reivindica su existencia, a veces con violencia. […] Lejos de hacerlo similar a nosotros, esta expresión nos ha hecho extraer en él aquello por lo cual es muy diferente de nosotros, es decir, en esencia, la intensidad de su existencia, sin proporción con la nuestra”.

En síntesis, no es un accidente ni una casualidad que el papa Francisco haya evocado “la ira de Dios”, sino un saludable destello de luz sobre el Dios vivo y verdadero, en la situación de “crisis como juicio”, co-esencial a la fe, en la que los cristianos estamos llamados a vivir, no sólo hoy sino en toda época.

Prev Next

Abandonarse en Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En el comentario a la actualidad de la Iglesia de la semana pasada, afirmé que adaptarse es sucumbir. No soy ningún profeta. Me limito(...)

Leer más...

San José de Arimatea

Autor: Ana HERNÁNDEZ, periodista

No estaba en el radar de Jesús, no queda constancia de una conversación,(...)

Leer más...

Las ideologías dominantes y la Iglesia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El reciente acuerdo entre el Partido Socialista, Podemos y Bildu ha hecho saltar(...)

Leer más...

Adaptarse es sucumbir

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras en algunos países los obispos siguen peleando con los respectivos gobiernos por la negativa de estos a permitir las misas con público -los más(...)

Leer más...

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...

¡Es la Teología, estúpìdos!

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Varios amigos lamentan la cobardía de algún obispacho (contracción de «obispo(...)

Leer más...

Una Semana Santa diferente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana han sido dos las noticias más destacadas relacionadas con la(...)

Leer más...

La Pascua del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Lo que más deseo afra es celebrar una misa”,(...)

Leer más...

La Semana Santa del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Cuando en Roma todavía era de noche, hoy martes 7 de abril el tribunal supremo de Australia(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...