Text Size
Saturday, February 22, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Las dimensiones de un crimen

There are no translations available.

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea posible, al menos en el mundo de hoy, convencer a nadie de nada mediante el raciocinio y la discusión. Ello está demostrado, sobre todo, en asuntos que toquen la actualidad política o sus aledaños (cada día más vastos). Y es que la gente ya no tiene ideas que confrontar o que discutir, la gente sólo tiene creencias a las que adherirse más o menos apasionada o irracionalmente.

De manera que, al referirme aquí al escándalo de los abusos sexuales de la clerecía, renuncio de entrada a exponer mis opiniones para un debate con quienes, por principio, no están de acuerdo con ellas. Pero quizá sea posible que algunas de estas personas que se tomen la molestia de leerme se enteren al menos de lo que piensa alguien como yo, que juzga claramente tergiversado el caudal informativo que nos arrojan a diario los medios sobre la delincuencia sexual eclesiástica.

Tergiversación monstruosa, porque he comprobado hasta la saciedad, tras numerosas discusiones con prójimos de toda índole, que la idea que han logrado imponer dichos medios entre la gente escasamente informada, que es la inmensa mayoría de la gente, puede plasmarse en los siguientes puntos:

Primero: los abusos sexuales de los curas son cosa actual, son hechos que han ocurrido desde siempre pero que siguen ocurriendo a día de hoy en todas partes. Segundo: son hechos masivos, es decir, que afectan a un porcentaje altísimo de religiosos, que podría aproximarse al cuarenta por ciento. Tercero: son hechos propiciados por el encubrimiento culpable, incluso la complicidad, de los obispos o superiores, que sienten toda la empatía con los delincuentes y ninguna piedad en cambio por sus víctimas. Y cuarto: la pederastia del clero es consecuencia necesaria del voto de castidad, de la represión sexual impuesta por la Iglesia a sus ministros.

Se trata de cuatro grandes falacias, cuatro mentiras fácilmente refutables con hechos y cifras. Primera: porque la práctica totalidad de los abusos de los que hablamos son del siglo pasado, de hace más de veinte o treinta años. Segunda: porque la realidad es que los clérigos abusadores fueron casos aislados, una minoría dentro de la gran masa de religiosos católicos de todo el mundo; sólo que esa realidad es amplificada y multiplicada incansablemente por los medios de comunicación, que hacen un seguimiento reiterativo y exhaustivísimo de cada caso individual. Tercera: porque los superiores no siempre pueden denunciar ni condenar a los implicados sin faltar gravemente a la justicia, porque no siempre hay pruebas convincentes y porque está muy constatado que las denuncias falsas existen, en especial sobre hechos antiguos. Y cuarta, porque la pederastia se da en todas las profesiones y capas sociales y, más aún, porque la pederastia, como fenómeno extremo de la degeneración sexual, afecta a personas que han seguido un largo camino previo de libertinaje, lo que no es precisamente el caso de los curas y frailes.

La idea de fondo, la idea que se instala, pues, como creencia entre la gente no muy bien informada es que hay un clima malsano en el catolicismo, y lo hay desde su origen, un clima de asquerosa hipocresía en el cual se imponen prohibiciones o limitaciones sexuales de toda índole al tiempo que se protege e incluso se propicia la práctica del desahogo sexual con niños, como si se tratara de un viejo truco para mantener operativo el sistema, este cotarro que es la Iglesia, cimentado en el celibato obligatorio. Abundan las personas buenas e inteligentes que “están” en esta creencia, que se tragan esta basura, como se tragan también otra aún más grosera: que el mundo está lleno personas, de millones de hombres, que llevan una vida marcada y desgraciada por el hecho de que en su infancia o adolescencia un cura abusara de ellos. Hombres que sospechosamente han tardado treinta o cuarenta años en decidirse a contarlo. Nadie ha negado nunca que el daño hecho a un niño por un adulto pederasta es de enorme gravedad moral, máxime si quien lo inflige es un sacerdote, pero hablar de muchedumbres de jóvenes devastados por la lujuria malsana de los frailes y por la falta de atención y apoyo de sus autoridades, hablar de multitudes de vidas rotas, casi como si de un cuasi holocausto se tratara, una especia de genocidio espiritual del que culpar a los curas, no es más que el deseo, que cada vez se disfraza peor pero que a nadie parece importar mucho, de hundir para siempre a la Iglesia o de forzarla a una renovación que sólo podría pasar por la supresión total del don del sacerdocio.

Y esto que aquí digo no es más que el intento de fijar los términos del problema, de establecer sus dimensiones reales, no las atrozmente exageradas y manipuladas por los medios de información de masas. No es, lo subrayo, un intento de negar el problema. El problema existe, ha existido a lo largo de la segunda mitad del siglo veinte, y ahora lo que existen sus consecuencias desastrosas, sobre las que hay que hacer profunda reflexión dentro de la misma Iglesia. ¿Por qué pasó lo que pasó? Un reflexión profunda que sólo puede hacerse desde los propios postulados de la Iglesia: que ese daño, que esa lujuria criminal de algunos religiosos, y que esa ceguera o cobardía imperdonable de algunos obispos, tal vez no sea sino el reflejo de un mal más profundo, de unos pecados no visibles ni periodísticos pero mucho más radicales y desastrosos. Y de esos quizá se podría hablar con mucha humildad y sin tanto enconamiento ni vergüenza.

Prev Next

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...

Prepararse para la persecución

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Tres países, tres tragedias. Y digo tres, pero podría añadir muchos más. Me refiero a Venezuela, Nicaragua y China. Podría añadir Cuba,(...)

Leer más...

Más frías las relaciones entre el Vatica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A seis días del asesinato en Bagdad(...)

Leer más...

Orad por España

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Estamos en los comienzos de un nuevo Año y nos encontramos en(...)

Leer más...

Análisis en profundidad sobre la figura …

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

Álvaro Ginebreda, licenciado en Derecho y Filología clásica, Leer más...

Ser como Dios

Autor: Francisco Javier GARCÍA, químico

Cuenta el Libro del Génesis que la serpiente prometió a nuestros primeros padres que si comían el fruto del árbol prohibido serían(...)

Leer más...

Europa musulmana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El año que acabamos de terminar se despidió con la noticia de que once cristianos habían sido decapitados en Nigeria por los(...)

Leer más...

El papiro 7Q5 de Qumram, un hallazgo rev…

Autor: Laureano BENÍTEZ, biblista

En lo que respecta a la veracidad de los Evangelios, al tratarse de documentos escritos, las pruebas arqueológicas hay que buscarlas en el(...)

Leer más...

Thomas Merton. La experiencia de caer

Autor: Carlos J. DÍAZ, abogado

Aprovechando los días festivos,(...)

Leer más...

Visto para usted: Los dos Papas

Autor: Jorge OLIVERA, sacerdote

En un alto en nuestras ocupaciones y casi como una penitencia(...)

Leer más...

La increíble mente de G.K.Chesterton

Autor: Dale AHLQUIST, escritor

Probablemente habéis oído hablar de la historia de un chico que quería un trabajo en el zoo. El chico fue y preguntó al(...)

Leer más...

El último discurso del Papa a los carden…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

También esta vez, en el discurso que(...)

Leer más...

Navidad de esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Navidad fue siempre un tiempo de tregua en las guerras, una pausa en la que incluso los cañones callaban. El hombre volvía, aunque(...)

Leer más...

La Ponficia Comisión Bíblica pregunta: "…

Autor: Edward PENTIN, periodista

Los autores de un nuevo y extenso estudio de antropología bíblica publicado por la Pontificia Comisión Bíblica, ofrece a los teólogos y catequistas(...)

Leer más...

Nada te turbe

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En periodismo se dice que no es noticia que un perro muerda a un hombre, sino que un(...)

Leer más...

Prueba de cónclave. El próximo Papa toma…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos actos recientes del papa Francisco han(...)

Leer más...

Del diario de Ratzinger. Buenas y malas …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A fines de noviembre se reunió en(...)

Leer más...

El nuevo malthusianismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Aunque las fechas invitan a la paz, las tensiones no cesan. 15 estados de Estados Unidos han modificado su legislación para que(...)

Leer más...

Iglesia al borde del cisma en China. La …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Por España

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

En una Instrucción pastoral de la Conferencia Episcopal(...)

Leer más...

La esperanza no defrauda

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me ha impresionado mucho la carta al Papa que ha dado a conocer el editor de la revista The Remnant, Michael Matt.(...)

Leer más...