Text Size
Saturday, January 25, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El llanto de Pedro

There are no translations available.

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Uno de los pasajes que la Pasión de Nuestro Señor ofrece a nuestra consideración es la triple negación de Pedro mientras Jesús era interrogado por Caifás.

En la figura de Pedro se representa el drama de la Iglesia militante, de todos y cada uno de los bautizados mientras peregrinamos por este mundo: amamos a Jesús, procuramos seguirlo, en algún momento le hemos dicho sinceramente que daríamos a vida por Él y, sin embargo, tarde o temprano terminamos negándolo… para luego volver a Su lado. Pero, ¿por qué lo negamos? O, como dice san Pablo, ¿por qué sale de mí el mal que no quiero y no sale el bien que quiero?

En su relato de la Pasión, San Lucas observa que después de que Jesús es apresado en el huerto de Getsemaní es conducido a casa de Caifás y “Pedro le seguía de lejos”. Dadas las circunstancias es entendible que Pedro siguiera al Señor de lejos, pero si el evangelista dejó constancia de ello es porque quiso decirnos a nosotros que cada negación nuestra es precedida por un “seguir de lejos” a Jesús que se concreta de varias formas: rezar menos, ceder un poco aquí y otro poco allá en la doctrina y en la ascética, relativizar o restar importancia a las propias faltas y lo mismo con las faltas de los seres queridos (amigos, padres, hijos) por no querer reconocer las terribles consecuencias que se sigue de cada pecado por pequeño que sea. Inexorablemente, cada vez que cedemos un poco, nos alejamos un paso de Jesús y preparamos nuestro ánimo para una negación.

A continuación el evangelista hace una segunda observación: “En medio del atrio habían encendido un fuego y estaban sentados. Pedro se sentó entre ellos”. He aquí una doble inconsecuencia. La primera: Pedro se sienta cerca del fuego para calentarse mientras su Maestro es objeto de escarnio, burlas, escupitajos y golpes. Si Pedro no lo estaba viendo —puesto que Jesús estaba siendo interrogado dentro de la casa y él se quedó en el patio—, al menos vio la rudeza con que fue apresado y luego arrastrado a la casa de Caifás, por lo que debió suponer que el Señor no iba a ser mejor tratado en presencia del sumo sacerdote; debió entonces solidarizar con el Señor evitando hacer más grata la espera en vez de buscar algo de confort. La segunda inconsecuencia es “entre ellos”: “ellos” eran los soldados y guardias que habían apresado a Jesús. Sorprendentemente Pedro no previó que al buscar confort en compañía de los enemigos del Señor iba a terminar actuando como uno de ellos.

Entonces, cuando una criada de la casa descubre a Pedro y lo hace saber a los circundantes, la primera negación no es más que la consecuencia lógica de las imprudencias e inconsecuencias previas. De alguna manera, Pedro ya había empezado a negar a Jesús siguiéndolo de lejos, calentándose al fuego y sentándose entre los enemigos. He aquí la historia de cada traición nuestra a título personal y también institucional. Digo institucional porque no puedo evitar asociar esta reflexión con el artículo de Benedicto XVI sobre los abusos sexuales en la Iglesia recientemente publicado. Al explicar el origen de esta situación Benedicto menciona dos causas, una radicada en el mundo y otra en la propia Iglesia: el ambiente de liberación sexual de los años 60 del siglo pasado promovido por el Estado y algunos movimientos sociales, y el colapso de la teología moral católica que permitió que la Iglesia se contaminara con el mundo. Cómo no ver en el abandono de la enseñanza moral tradicional un “seguir de lejos” y luego un “sentarse entre ellos” para ocupar un lugar grato en medio del mundo. Las consecuencias, equivalentes a las negaciones de Pedro, fueron no sólo la relajación sexual y abusos de muchos clérigos sino también la falta de voluntad de los obispos en aplicar las sanciones debidas para detener el desorden y proteger la fe de los creyentes comunes dañada por la “arrogancia intelectual de aquellos que creen que son inteligentes”, dice Benedicto.

Volvamos a Pedro. El canto del gallo y, sobre todo, la mirada de Jesús lo hicieron tomar conciencia de su traición. Para mí, fuera de los actos del Señor el llanto amargo de Pedro es la escena más conmovedora de la Pasión. Me imagino el infierno como el llanto amargo y eterno de quien, habiendo sido cristiano, termina su vida habiéndose alejado de Cristo y después de la muerte entiende su error: lo tuvo todo y, libremente, lo cambió por un poco de confort pasajero que se esfumó tan rápido como llegó. Pero no fue así para el Príncipe de los Apóstoles, pues el Señor había rezado “para que su fe no desfalleciera y, una vez vuelto, confirmara a sus hermanos”.

En la vida personal, el dolor por los pecados que acompaña al arrepentimiento es necesario para recuperar la amistad con el Señor. La alegría infinita que provoca el saberse amado por Dios va siempre acompañada del dolor por las faltas cometidas, por no haber devuelto Amor con amor, por reconocer que la más pequeña traición es un desorden mayor que el cataclismo más grande en el orden natural. Para un cristiano consecuente no cabe “bajarle el perfil” al pecado, ni al personal ni a los ajenos. Contemplando la Pasión, entendemos que no hay pecado pequeño.

Y volvamos al tema de los abusos sexuales en la Iglesia. El escándalo generado por éstos equivale al canto del gallo que le recordó a Pedro la advertencia de Jesús sobre su traición. Ahora, “¿qué se debe hacer?”, pregunta Benedicto para enseguida enfrentar la opción que muchos se han apresurado a plantear: “Crear otra Iglesia para que las cosas funcionen”, una Iglesia que se adapte al mundo y acoja la modernidad, que deje de complicar a sus fieles con una teología moral exigente, que no imponga el celibato a sus sacerdotes, que acepte como lícitas las opciones sexuales que el mundo proclama, que ponga el acento en la Misericordia Divina y se olvide de la Justicia… En definitiva, una iglesia que ponga sus ojos en el mundo para asemejarse a él. Pero “ese experimento ya se ha realizado y ya ha fracasado”; es cosa de mirar lo que ha ocurrido con otras iglesias que han seguido ese camino.

Para saber qué hacer como Iglesia, el pasaje de las negaciones de Pedro nos muestra que tenemos la oportunidad de un nuevo comienzo. Primero, porque nos recuerda que Jesús ya ha intercedido por la Iglesia y los poderes del mal no prevalecerán contra Ella. Luego, la mirada ha de dirigirse a Cristo y no al mundo, para tomar así conciencia del error cometido y dolerse de haber querido seguirle de lejos. Al mirar a Cristo, lo veremos en la Eucaristía y en el testimonio de tantos santos y obras de la Iglesia que, a pesar de los abusos de algunos de sus ministros, no ha dejado de ser Santa: “Dios también tiene hoy sus testigos (mártires) en el mundo. Nosotros tenemos que estar vigilantes para verlos y escucharlos… El hoy de la Iglesia es más que nunca una Iglesia de Mártires y por ello un testimonio del Dios viviente”, dice Benedicto; sí, porque a pesar de todo la Iglesia sigue siendo más que el mundo porque en Ella está Cristo. Y finalmente, no me cabe duda que luego de las negaciones Pedro se desahogó con la Virgen y Ella lo perdonó y rogó por él, y así también la Iglesia debe mirar a Aquella que invocamos como “refugio de los pecadores”.

El llanto amargo de Pedro nos habla de las causas y gravedad del pecado, pero también nos habla de la necesidad de mirar a Cristo y de la indefectibilidad de Su amor y confianza en cada uno de nosotros y en Su Iglesia.

Prev Next

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...

Prepararse para la persecución

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Tres países, tres tragedias. Y digo tres, pero podría añadir muchos más. Me refiero a Venezuela, Nicaragua y China. Podría añadir Cuba,(...)

Leer más...

Más frías las relaciones entre el Vatica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A seis días del asesinato en Bagdad(...)

Leer más...

Orad por España

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Estamos en los comienzos de un nuevo Año y nos encontramos en(...)

Leer más...

Análisis en profundidad sobre la figura …

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

Álvaro Ginebreda, licenciado en Derecho y Filología clásica, Leer más...

Ser como Dios

Autor: Francisco Javier GARCÍA, químico

Cuenta el Libro del Génesis que la serpiente prometió a nuestros primeros padres que si comían el fruto del árbol prohibido serían(...)

Leer más...

Europa musulmana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El año que acabamos de terminar se despidió con la noticia de que once cristianos habían sido decapitados en Nigeria por los(...)

Leer más...

El papiro 7Q5 de Qumram, un hallazgo rev…

Autor: Laureano BENÍTEZ, biblista

En lo que respecta a la veracidad de los Evangelios, al tratarse de documentos escritos, las pruebas arqueológicas hay que buscarlas en el(...)

Leer más...

Thomas Merton. La experiencia de caer

Autor: Carlos J. DÍAZ, abogado

Aprovechando los días festivos,(...)

Leer más...

Visto para usted: Los dos Papas

Autor: Jorge OLIVERA, sacerdote

En un alto en nuestras ocupaciones y casi como una penitencia(...)

Leer más...

La increíble mente de G.K.Chesterton

Autor: Dale AHLQUIST, escritor

Probablemente habéis oído hablar de la historia de un chico que quería un trabajo en el zoo. El chico fue y preguntó al(...)

Leer más...

El último discurso del Papa a los carden…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

También esta vez, en el discurso que(...)

Leer más...

Navidad de esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Navidad fue siempre un tiempo de tregua en las guerras, una pausa en la que incluso los cañones callaban. El hombre volvía, aunque(...)

Leer más...

La Ponficia Comisión Bíblica pregunta: "…

Autor: Edward PENTIN, periodista

Los autores de un nuevo y extenso estudio de antropología bíblica publicado por la Pontificia Comisión Bíblica, ofrece a los teólogos y catequistas(...)

Leer más...

Nada te turbe

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En periodismo se dice que no es noticia que un perro muerda a un hombre, sino que un(...)

Leer más...

Prueba de cónclave. El próximo Papa toma…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos actos recientes del papa Francisco han(...)

Leer más...

Del diario de Ratzinger. Buenas y malas …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A fines de noviembre se reunió en(...)

Leer más...

El nuevo malthusianismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Aunque las fechas invitan a la paz, las tensiones no cesan. 15 estados de Estados Unidos han modificado su legislación para que(...)

Leer más...

Iglesia al borde del cisma en China. La …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Por España

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

En una Instrucción pastoral de la Conferencia Episcopal(...)

Leer más...

La esperanza no defrauda

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me ha impresionado mucho la carta al Papa que ha dado a conocer el editor de la revista The Remnant, Michael Matt.(...)

Leer más...

¡Alcanzamos la cifra de 1935 mártires!

Autor: Jorge LÓPEZ TEULÓN, sacerdote

La Santa Sede ha anunciado en la mañana de hoy(...)

Leer más...

Adolescencia y pornografía

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En artículos anteriores ya he hecho referencia cómo en La Rioja(...)

Leer más...

Arde Latinoamérica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Santo Padre se encuentra ya en Japón en el momento en que escribo este artículo, pero no se sabe nada aún del(...)

Leer más...

Iglesias cada vez más vacías. Estados Un…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

La soledad del Papa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A veces resulta muy difícil recordar que existe el bosque cuando ves tantos árboles delante. San Francisco, decía Chesterton, fue de los(...)

Leer más...

Los obispos de Estados Unidos y la conci…

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

Una de las peculiaridades más interesantes de las Asambleas Plenarias(...)

Leer más...

La acción de San Pablo en el Areópago

Autor: Leonardo LUGARESI, profesor de Teología

El primer punto sobre el(...)

Leer más...

Verdad y caridad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El divorcio es siempre una tragedia. Nadie normal se casa para divorciarse. Así lo reconoce la Iglesia, que en el número 2384(...)

Leer más...

La naturalización de lo antinatural

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

Uno de los datos definitorios de la(...)

Leer más...

Idolatría, escándalo

Autor: José Luis AZCONA, obispo emérito de Marajó (Brasil)

El día 25 de octubre, dos(...)

Leer más...

El papel de la religión en la aparición …

Autor: Francisco GARCÍA, químico

El descubrimiento de las culturas sumeria, egipcia y del Indo llevó a algunos arqueólogos a(...)

Leer más...