Text Size
Tuesday, October 22, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Los "viri probati", una degradación del sacerdocio católico

There are no translations available.

Autor: José Manuel DELGADO, sacerdote

Estamos en la recta final hacia el Sínodo de la Amazonía y, providencialmente, me encuentro estos meses dando clases de teología y filosofía en el Seminario de la Prelatura de Moyobamba, que es una de las dos misiones diocesanas de la Archidiócesis de Toledo. La Prelatura de Moyobamba comprende prácticamente el Departamento de San Martín, en Perú. Aunque la ciudad de Moyobamba está ya en una zona que suele llamarse «ceja de selva», por encontrarse ya a cierta altura sobre el nivel del mar, el Departamento, y con ello el territorio de la Prelatura, se encuentra sociológica y geográficamente en la Amazonía peruana, al menos si se entiende de manera amplia (como parece que se hará en el Sínodo).

Es verdad que mi labor aquí se ciñe al seminario, por lo que mi conocimiento de la realidad rural es muy limitado, pero puede decirse que esta reflexión la realizo directamente sobre el terreno, aunque en muchos casos me baso en lo que conozco a través de conversaciones con los sacerdotes que están aquí de manera permanente.

El desafío más importante de la pastoral en la Amazonía, como se está repitiendo hasta la saciedad recientemente, es la carencia de sacerdotes que puedan atender las pequeñas comunidades alejadas de las grandes ciudades. Cuando España afrontó la titánica tarea de civilizar y evangelizar América, entendió desde el inicio que resultaría imposible una adecuada atención a los indios si no se conseguía «reducirlos», es decir, reunirlos en ciudades de un tamaño adecuado para que pudieran desarrollarse todos los aspectos de la vida social. Lamentablemente, desde que Perú (y así el resto de América) dejó de formar parte del Imperio, y mucho más recientemente, la gente ha vuelto a desperdigarse por el terreno, lo que hace dificilísimo poder atender las necesidades pastorales, en particular las sacramentales. Además, como es notorio a todo el mundo, las congregaciones religiosas, que han liderado con una generosidad admirable el empeño misionero, no se encuentran hoy capacitadas para seguir cumpliendo ese papel de forma predominante, fundamentalmente por la carencia de vocaciones y la elevada edad de sus miembros. Muchas de estas prelaturas y vicariatos (estructura canónica que resalta la indigencia de estos territorios de misión) dependen en gran medida hoy del clero diocesano nativo, que resulta numéricamente insuficiente, sobre todo teniendo en cuenta la gran dispersión de la población a la que nos referíamos antes.

La solución que se han sacado de la chistera los pastoralistas de moda (estaban de moda ya en los 60, años desde los que siguen fracasando sin descanso), ha sido la de los llamados viri probati, que en realidad es el eufemismo de turno para la ordenación de varones casados en la Iglesia latina y, eventualmente, la destrucción del celibato sacerdotal. Esta solución, curiosamente, no ha venido desde la porción de Pueblo de Dios para la que se sugiere como remedio de todos los males, sino desde otras partes que, buscándola desde hace décadas, han querido ahora utilizar a los pobres (¡vaya novedad!) para promover su agenda ideológica.

El mensaje oficial es claro: el celibato es, al fin y al cabo, una mera disciplina. No es un dogma de fe, ni por asomo. En la Iglesia de oriente siempre se ha ordenado a casados (mejor ocultar que no es que ellos tengan tampoco una gran abundancia de candidatos para ese sacerdocio de casados). Además, si se ha hecho oficial la norma de que adúlteros impenitentes puedan comulgar, algo que, salvo por el recurso al oscuro probabilismo jesuítico, constituye una herejía de tomo y lomo, ¿cómo vamos ahora a hacernos los remilgados a la hora de cargarnos una disciplina milenaria en la Iglesia? Quien puede lo más, puede lo menos.

Pero, ¿qué son exactamente los viri probati? ¿Son meramente sacerdotes casados, como se dan entre los orientales o los miembros de los ordinariatos anglicanos? Me temo que no. A juzgar por las explicaciones que se están dando sobre el tema, estaríamos hablando de algo muy distinto.

Para entender la situación, hay que explicar primero cómo se está realizando ahora mismo la pastoral en la Amazonía. Los sacerdotes normalmente atienden de forma ordinaria los núcleos más poblados, pero éstos tienen anejas numerosas comunidades, que están a cargo de catequistas o animadores. La formación de animadores es fundamental para poder mantener vivas las comunidades, porque la ausencia del sacerdote hace a la comunidad cristiana terriblemente vulnerable a los ataques de las sectas: pentecostales, mormones, testigos de jehová, presbiterianos, adventistas y un largo etcétera, sin contar algunas ocurrencias nacionales (busquen información sobre los israelitas peruanos y verán hasta dónde se puede llegar). Así, pues, los sacerdotes cuidan de la formación intelectual de los animadores, con encuentros de formación esporádicos a los que éstos acuden a veces caminando largas distancias. Pero también tienen que vigilar la rectitud moral, porque la vida escandalosa de un animador (no digamos la del mismo sacerdote), es la mejor publicidad para las sectas.

La perseverancia y la entrega de los animadores es muchas veces admirable. En los tiempos de la persecución que el comunismo maoísta desató en las poblaciones rurales peruanas, no pocos catequistas y animadores fueron martirizados por su fe cristiana. Por supuesto, generalmente no reciben remuneración alguna, a diferencia de los responsables de comunidades pentecostales y sectas similares, que se desarrollan como pequeñas sucursales de empresas muy rentables, o a modo de redes de mercadeo. Sin embargo, muchas veces las circunstancias de la vida hacen que su entrega sea intermitente, lo que es totalmente comprensible.

La propuesta de los ilustres pastoralistas que capitanean desde las sombras el próximo sínodo es la siguiente: dado que la carencia fundamental de las comunidades es la participación en la Misa, ordenemos presbíteros a los animadores varones más fiables y, mientras se allana el camino para la ordenación de mujeres, instituyamos para las animadoras un pseudo diaconado en forma de ministerio laical que llamaremos «ginacolitado» (todo un alarde de esnobismo progre-eclesial).

La pretensión es que esta novedad no modificaría nada la realidad de la Iglesia, ni del sacerdocio, sino que sólo vendría a suplir una carencia de medios humanos para la atención pastoral. Pero yo creo que las consecuencias serían mucho más graves, y me barrunto que a los promotores de estas ocurrencias no les pillaría de sorpresa.

Uno de los primeros factores que salta a la vista es el de la formación. La gran obra del Concilio de Trento respecto del sacerdocio católico fueron los seminarios, audazmente promovidos por reformadores católicos de la talla de San Carlos Borromeo o Santo Toribio de Mogrovejo entre otros. Desde entonces la insistencia de la Iglesia en la formación de los sacerdotes es creciente. La última ratio para la formación de los presbíteros, recientemente aprobada, ha añadido incluso años a la formación en forma de propedéutico. Entonces, a los viri probati, ¿se les va a hacer pasar por el seminario? Si los comparamos con los orientales, la respuesta sería afirmativa, pues éstos tienen una formación muy cuidadosa. Pero mucho me temo que ninguno de los promotores de estas ideas tiene en mente que los animadores de las comunidades amazónicas pasen cinco o seis años estudiando teología o en un régimen de formación. Así que, o los viri probati son una especie de sacerdocio de segunda categoría, o es que esta solución no está pensada para la Amazonía y tierras de misión, sino para los países de la vieja cristiandad, en los que ya hace años se promovió eso del diaconado permanente, con idénticas intenciones. Mucho me temo que estas dos opciones no son incompatibles.

En efecto, ya algunos están postulando para Hispanoamérica un modelo de Iglesia pentecostalizado. Serían pequeñas comunidades regidas por laicos con poca preparación (o sacerdotes viri probati) con una pastoral que diera poco peso a la doctrina y mucho a la experiencia. Hace ya años, Mons. Strotmann, obispo de Chosica, lo proponía en el marco de un Congreso organizado en el Vaticano por la Conferencia Episcopal Alemana.

El problema de este modelo de sacerdocio es que reduciría la identidad del sacerdote católico a una mera funcionalidad sacramental. El sacerdote, de ser pastor de la comunidad, fuente de consejo, maestro de vida cristiana, presencia cercana de Cristo, pasaría a ser un mero (perdónenme la expresión) «consagrador de hostias». Y, encima, esta pérdida de la identidad sacerdotal afectaría sobre todo a los pobres: total, ¿para qué sacrificarse mandando misioneros de primera a la Amazonía cuando podemos darles esto sacerdotes de segunda clase?

Pero la cosa no se quedaría en la Amazonía. Porque como el interés principal está en Europa, y particularmente en Alemania, también allí la identidad del sacerdocio católico quedaría transformada, degradada, con gran intensidad. Aquí los cálculos serían fáciles de hacer. ¿Para qué gastar recursos en la formación de sacerdotes célibes, cuando para los viri probati bastarían unas clases de nivel más o menos superior? Piensen cuántos recursos deben invertir las diócesis en mantener sus seminarios (algunos con una «productividad» nula) en comparación con lo que cuesta, por ejemplo, formar a un diácono permanente de nivel europeo.

Si, por otro lado, estos sacerdotes de segunda sirven sólo para una función meramente sacramental, y vemos que así nos vamos apañando, ¿qué necesidad tendríamos de ministros a tiempo completo, cuando sus funciones podrían desempeñarlas laicos sin problemas? Cuando, además, en estas iglesias particulares ni siquiera se suele frecuentar la confesión, ¿qué otra función exclusiva tiene el sacerdote además de presidir la liturgia?

En definitiva, y para concluir, el proyecto de los viri probati, apoyado unánimemente por el oficialismo eclesial de cara al Sínodo de la Amazonía, supone la última vuelta de tuerca de un sector de la Iglesia para la destrucción de la Iglesia misma. ¿Dónde está la resistencia ante esto? Porque está muy bien quejarse de las maldades que los obispos alemanes operan con el dinero recibido a través de ese impío impuesto que cobran a los fieles, pero la realidad es que no estaríamos hablando de estas cosas si la terrorífica crisis de vocaciones y de sacerdocio que se da en la Iglesia no fuera un dato innegable. ¿Dónde están los obispos fieles que dejan los complejos a un lado y rigen sus diócesis por el único camino que se ha mostrado fecundo para la renovación de la Iglesia en el espíritu de Cristo, que es el de la Tradición? ¿Es que hay que esperar a que nos despojen de todo, incluso del sacerdocio, para empezar a actuar?

Prev Next

La leche derramada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sabemos lo que puede pasar en el Sínodo de la Amazonía. Tras la etapa llamada de “círculos menores”, donde en grupos(...)

Leer más...

Amazonía des-evangelizada. La Iglesia ca…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la conferencia de prensa el lunes(...)

Leer más...

Creer, de verdad, en la divinidad de Cri…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo del Sínodo de la Amazonía es tan grave y tan escandaloso que parece irreal. Quizá por eso, para camuflarlo un poco, están(...)

Leer más...

Müller acusa: de este Sínodo han expulsa…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Palabra y tradición

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No cabe duda de que la noticia de esta semana ha sido la inspección por la Gendarmería vaticana, en algunos departamentos de(...)

Leer más...

También un cardenal cercano a Bergoglio …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A pocos días del comienzo del comienzo(...)

Leer más...

El tiempo y el espacio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo último que sabemos de lo que está sucediendo en Alemania, es que doce obispos contra cincuenta y uno, han votado en(...)

Leer más...

Los cuatro postulados del Papa Francisco

Autor: Giovanni SCALESE, sacerdote bernabita

Pueden ser considerados como los postulados(...)

Leer más...

La Amazonía aprenda de China, donde la I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El mantra con el que los defensores de los sacerdotes casados(...)

Leer más...

Una aclaración sobre el significado de l…

Autor: Raimond BURKE/Athanasius SCHNEIDER, obispos católicos

Ninguna persona honesta puede negar la confusión doctrinal casi general que reina en la vida de la Iglesia en nuestros días.(...)

Leer más...

El "subversivo" consejo de Newman

Autor: Jack VALERO, periodista

Un cristiano que cree que el aborto es algo malo en(...)

Leer más...

Pérdida y necesidad de la religiosidad p…

Autor: Clementino MARTÍNEZ, sacerdote

A partir de los años sesenta del siglo pasado y durante(...)

Leer más...

Miedo al cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las ruedas de Prensa del Santo Padre en el avión, a la ida o a la vuelta de los viajes a los(...)

Leer más...

En Amazonia los diáconos casados ya dice…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Desde hace unos días circula en la(...)

Leer más...

Cristo, turista accidental

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dos cardenales, Brandmüller y Burke, han escrito a sus colegas pidiéndoles que rompan su silencio sobre la catástrofe que puede caer sobre(...)

Leer más...

De la institucionalización de la sodomía…

Autor: Federico HIGHTON, sacerdote misionero en Tíbet

Pocos saben que la pedofilia(...)

Leer más...

Volver a Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Cuando el Papa Benedicto XVI escribió su ensayo sobre las causas de la pederastia dentro de la Iglesia, como contribución a la(...)

Leer más...

¿Es inocente el cardenal Pell?

Autor: Michael WARREN, periodista

La rana nunca tiene en cuenta esa milésima de segundo en la que la temperatura del agua de la cacerola aumenta medio grado.(...)

Leer más...

Cinco grandes mentiras sobre las inmatri…

Autor: Óscar MOREJÓN, oficial del Registro de la Propiedad

La Iglesia tiene todo el derecho del mundo, amparada en(...)

Leer más...

Víctimas de falsas víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El miércoles me desperté con la noticia de que el tribunal que juzgaba la apelación del cardenal Pell, había fallado en contra(...)

Leer más...

La vergüenza australiana

Autor: George WEIGEL, escritor

Habrá mucho que decir en las próximas semanas y meses sobre el rechazo por 2(...)

Leer más...

El caso Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El próximo miércoles se conocerá la sentencia del juicio de apelación sobre el cardenal Pell. Condenado por abusos sexuales a un monaguillo(...)

Leer más...

Carta del cardenal Pell desde la cárcel

Por su enorme interés, ofrecemos a continuación la carta escrita desde la cárcel por el cardenal Pell, en la que reitera su inocencia.

Leer más...

Los malos servidores

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El conflicto interno que divide a la Iglesia y que nos está dejando sin fuerzas para lo esencial: evangelizar y ser el hospital(...)

Leer más...

El nuevo Instituto Juan Pablo II o cuand…

Autor: Roberto ESTEBAN DUQUE, sacerdote

Recuerdo haber estado en la Universidad Pontificia Comillas para que(...)

Leer más...

Sesenta años de guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

George Weigel, uno de los más importantes escritores católicos norteamericanos, gran biógrafo de San Juan Pablo II, ha escrito un interesante y(...)

Leer más...

Los vándalos saquean Roma... de nuevo

Autor: George WEIGEL, escritor

Un ejercicio de puro vandalismo intelectual se ha desarrollado en Roma(...)

Leer más...

Cuestiones pendientes sobre las finanzas…

Autor: Edward PENTIN, periodista

En algún momento antes de octubre de(...)

Leer más...

Morir matando

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El verano es poco propicio para meditaciones serias. El calor nos atonta y sólo pensamos en encontrar una sombra donde hallar un(...)

Leer más...

Los "viri probati", una degradación del …

Autor: José Manuel DELGADO, sacerdote

Estamos en la recta final hacia el(...)

Leer más...

Los jesuitas de Estados Unidos apoyan el…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

La revista America, órgano de los jesuitas de Estados Unidos del que es redactor jefe el célebre ‘apóstol de los LGTBI’ padre James(...)

Leer más...

Chesterton y el obispillo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leí hace algún tiempo que iba a abrirse la(...)

Leer más...

La lección de la "hermana tierra"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de tantos elogios y críticas al “Instrumentum laboris” del Sínodo sobre la Amazonía, que nos promete un otoño caliente -junto con(...)

Leer más...

La Iglesia, en estado de excepción

Autor: Custodio BALLESTER, sacerdote

Mi condición de sacerdote que sí sabe del peso de la disciplina de la Iglesia a través de la jerarquía local,(...)

Leer más...

Muerte digna

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Se nos avecina en los próximos años una campaña(...)

Leer más...

Héroes anónimos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Si el Premio Nobel de la Paz fuera lo que fue cuando se lo dieron a Albert Schweitzer, a Martin Luther King,(...)

Leer más...