Text Size
Friday, February 28, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La vergüenza australiana

There are no translations available.

Autor: George WEIGEL, escritor

Habrá mucho que decir en las próximas semanas y meses sobre el rechazo por 2 votos contra 1 del recurso del cardenal George Pell contra su condena por abuso sexual, por parte de un tribunal formado por tres jueces del Tribunal Supremo de Victoria. De momento, esta sorprendente decisión, realmente incomprensible, cuestiona muy gravemente la calidad de la justicia en Australia… así como la posibilidad de que cualquier otro sacerdote católico acusado de abuso sexual reciba un juicio justo o de que la limpieza de su proceso sea examinada con justicia.

Al leer la sentencia de la apelación, durante un acto procesal transmitido en directo en la mañana del 21 de agosto (hora de Melbourne), la juez decana del Tribunal Supremo de Victoria, Anne Ferguson, se refirió con insistencia “al conjunto de la prueba”. Pero nunca ha habido ninguna “prueba” de que el cardenal Pell hiciera aquello de lo que se le acusa. Solo ha habido la palabra del denunciante, y absolutamente ninguna confirmación de sus acusaciones, las cuales, durante los meses del proceso del cardenal, fueron señaladas como alarmantemente similares a un conjunto de acusaciones falsas contra un sacerdote en una historia publicada hace años en la revista Rolling Stone.

La juez Ferguson también se refirió a la “memoria dubitativa” de los “testigos de oportunidad” que testificaron a favor del cardenal aduciendo que los abusos sexuales supuestamente cometidos sencillamente no pudieron suceder, dadas las circunstancias: una catedral llena de gente, la corta duración de los hechos alegados y las vestimentas del cardenal. Pero uno podría preguntarse: ¿y qué hay de la “memoria dubitativa” del denunciante? ¿Por qué simplemente se acepta, sobre la base de un testimonio grabado en vídeo, que el denunciante tiene una memoria clara de lo que alega haber sucedido, precisamente cuando todo el escenario del supuesto abuso es extremadamente inverosímil?

Al justificar su voto y el del colega que rechazó junto a ella el recurso del cardenal, la juez Ferguson dijo que “dos de nosotros” (esto es, ella y el juez Chris Maxwell) adoptaron “una visión de los hechos distinta” a la del juez discordante Mark Weinberg. Pero ¿qué hechos? ¿Acaso la simple afirmación de un supuesto caso de abuso sexual, sin importar lo inverosímil que resulten la naturaleza del acto o las circunstancias en las que se supone que se ha cometido, constituye un “hecho” legal capaz de destruir la vida y la reputación de uno de los más notables ciudadanos de Australia? Si es así, entonces algo funciona realmente mal en el derecho penal del estado de Victoria, donde los procesos legales ahora arrastran ahora un lamentable parecido con lo que sucedía en la Unión Soviética en tiempos de Stalin. También allí las acusaciones se consideraban verosímiles solamente sobre la base de una afirmación no confirmada.

El recurso del cardenal no consiguió convencer a los jueces Ferguson y Maxwell de que el jurado debía dudar de la verosimilitud de las acusaciones contra Pell, una vez escuchado el demoledor alegato de la defensa contra la fiscalía en los dos juicios del cardenal. Pero ¿por qué es éste el baremo apropiado o relevante? Un jurado que llegó a un punto muerto en el primer juicio votó abrumadoramente a favor de absolver al cardenal de las acusaciones; luego, el nuevo juicio dio un giro de casi 180 grados y se transformó en un unánime veredicto de culpabilidad, presumiblemente tras considerar las mismas pruebas sobre las cuales la mayoría de sus predecesores habían votado la absolución. ¿Acaso no sugiere esto la hipótesis de una profunda parcialidad del jurado, dado sobre todo que en el estado de Victoria la defensa no puede recusar a miembros del jurado? ¿No queda cuestionada la honestidad del veredicto de culpabilidad?

Hace dos meses y medio, en la vista del recurso del cardenal Pell, los jueces Ferguson, Maxwell y Weinberg interrogaron con energía al representante de la Corona que defendía el veredicto de culpabilidad, cuya actuación fue objetivamente muy floja. Y al contrario: durante la vista del recurso, el tribunal de apelación ofreció todos los indicios de estar valorando seriamente la insistencia de la defensa en que el veredicto de culpabilidad contra el cardenal Pell “no era seguro”, dado que no se había podido llegar razonablemente a él con las pruebas disponibles (o, en este caso, con la falta de ellas). ¿Qué pasó en los dos meses siguientes? Habrá que investigarlo en las próximas semanas.

A raíz de la condena de Pell, amigos míos bien relacionados en los círculos jurídicos australianos me dicen que en Australia, la comunidad legal, muy seria, a diferencia de los ideólogos, se sentía profundamente preocupada por la reputación de la justicia australiana. Por eso se comentaba que muchos  juristas relevantes esperaban que el recurso del cardenal prosperase. Su preocupación debería intensificarse ahora en varios órdenes de magnitud. Porque vistas las pruebas de este caso injusto y de esta deplorable y nada convincente decisión ante la apelación, las personas razonables se preguntarán qué significa el “imperio de la ley” en Australia, y en particular en el estado de Victoria. La gente razonable se preguntará si es seguro viajar o hacer negocios en un clima social y político en el que una histeria colectiva similar a la que envió a Alfred Dreyfus a la Isla del Diablo puede claramente afectar a los jurados.

En los últimos meses, el cardenal Pell ha transmitido a algunos amigos que sabe que es inocente y que “el único juicio que teme es el último”. Los jueces que participaron en la grotesca sentencia apelada, confirmada con una farsa legal grotesca, pueden creer o no creer en el juicio final. Pero ciertamente tienen otros juicios de los que preocuparse.  Pues han confirmado que una parte -en tiempos admirable- de la Anglosfera, conocida por su independencia de pensamiento, se ha convertido en algo bastante innoble, incluso siniestro.

Prev Next

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...

Prepararse para la persecución

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Tres países, tres tragedias. Y digo tres, pero podría añadir muchos más. Me refiero a Venezuela, Nicaragua y China. Podría añadir Cuba,(...)

Leer más...

Más frías las relaciones entre el Vatica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A seis días del asesinato en Bagdad(...)

Leer más...

Orad por España

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Estamos en los comienzos de un nuevo Año y nos encontramos en(...)

Leer más...

Análisis en profundidad sobre la figura …

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

Álvaro Ginebreda, licenciado en Derecho y Filología clásica, Leer más...

Ser como Dios

Autor: Francisco Javier GARCÍA, químico

Cuenta el Libro del Génesis que la serpiente prometió a nuestros primeros padres que si comían el fruto del árbol prohibido serían(...)

Leer más...

Europa musulmana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El año que acabamos de terminar se despidió con la noticia de que once cristianos habían sido decapitados en Nigeria por los(...)

Leer más...

El papiro 7Q5 de Qumram, un hallazgo rev…

Autor: Laureano BENÍTEZ, biblista

En lo que respecta a la veracidad de los Evangelios, al tratarse de documentos escritos, las pruebas arqueológicas hay que buscarlas en el(...)

Leer más...

Thomas Merton. La experiencia de caer

Autor: Carlos J. DÍAZ, abogado

Aprovechando los días festivos,(...)

Leer más...

Visto para usted: Los dos Papas

Autor: Jorge OLIVERA, sacerdote

En un alto en nuestras ocupaciones y casi como una penitencia(...)

Leer más...

La increíble mente de G.K.Chesterton

Autor: Dale AHLQUIST, escritor

Probablemente habéis oído hablar de la historia de un chico que quería un trabajo en el zoo. El chico fue y preguntó al(...)

Leer más...

El último discurso del Papa a los carden…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

También esta vez, en el discurso que(...)

Leer más...

Navidad de esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Navidad fue siempre un tiempo de tregua en las guerras, una pausa en la que incluso los cañones callaban. El hombre volvía, aunque(...)

Leer más...

La Ponficia Comisión Bíblica pregunta: "…

Autor: Edward PENTIN, periodista

Los autores de un nuevo y extenso estudio de antropología bíblica publicado por la Pontificia Comisión Bíblica, ofrece a los teólogos y catequistas(...)

Leer más...

Nada te turbe

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En periodismo se dice que no es noticia que un perro muerda a un hombre, sino que un(...)

Leer más...

Prueba de cónclave. El próximo Papa toma…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos actos recientes del papa Francisco han(...)

Leer más...

Del diario de Ratzinger. Buenas y malas …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A fines de noviembre se reunió en(...)

Leer más...

El nuevo malthusianismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Aunque las fechas invitan a la paz, las tensiones no cesan. 15 estados de Estados Unidos han modificado su legislación para que(...)

Leer más...

Iglesia al borde del cisma en China. La …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...