Text Size
Sunday, October 13, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

blog-biografias

San Martín de Porres

There are no translations available.

San Martín de Porres O.P. (*Lima, 9 de diciembre de 1579 – Lima, 3 de noviembre de 1639) fue un fraile peruano de la orden de los dominicos. Martín fue hijo de un español de la Orden de Alcántara, Don Juan de Porres natural de la ciudad de Burgos, y de una negra liberta, Ana Velázquez, natural de Panamá que residía en Lima. Ana Velázquez dio cuidadosa educación cristiana a sus dos hijos. Juan de Porres estaba destinado en Guayaquil, y desde ahí les proveía de sustento. Viendo la situación precaria en que iban creciendo, sin padre ni maestros, decidió reconocerlos como hijos suyos ante la ley. Hacia 1586, decidió llevarse a sus dos hijos a Guayaquil con sus parientes. Sin embargo, los parientes sólo aceptaron a Juana quien no había heredado la tez morena de su madre, y Martín hubo de regresar a Lima.

Martín era inteligente y tenía inclinación por la medicina. inició su aprendizaje de boticario en la casa de Mateo Pastor La profesión de barbero en aquella época estaba ligada con la medicina.  Así adquirió conocimientos de medicina (el oficio de barbero conllevaba conocimientos de cirugía menor) y durante algún tiempo, ejerció esta doble carrera. La proximidad del convento dominico de Nuestra Señora del Rosario y su claustro conventual ejercieron una atracción sobre él. Sin embargo, entrar allí no cambiaría su situación social y el trato que recibiría por ser mulato y bastardo: no podía ser fraile de misa e incluso le prohibieron ser hermano lego. En el convento su vida de heroica virtud fue pronto conocida de muchos. Fue admitido sólo como "donado", es decir, como terciario y le confiaron los trabajos más humildes de la comunidad. Martín es recordado con la escoba, símbolo de su humilde servicio.

Advirtiendo los superiores de Fray Martín su índole mansa y su mucha caridad, le confiaron, junto con otros oficios, el de enfermero, en una comunidad que solía contar con doscientos religiosos. Bastante trabajo tenía el joven hermano, pero no por eso limitaba su compasión a los de su orden, sino que atendía a muchos enfermos pobres de la ciudad. El día 2 de junio de 1603, después de nueve años de servir a la orden como donado, le fue concedida la profesión religiosa y pronunció los votos de pobreza, obediencia y castidad. La vida en el convento estaba regida por la obediencia a sus superiores, pero en el caso de Martín la condición racial también era determinante. Aunque frecuentaba a la gente negra y a castas, nunca planteó reivindicaciones sociales ni políticas; se dedicó únicamente a practicar la caridad, que hizo extensiva a otros grupos étnicos. Todas estas dificultades no impidieron que Martín fuera un fraile alegre. Sus contemporáneos señalan su semblante siempre alegre y risueño.

Juntaba a su abnegada vida una penitencia austerísima, se maltrataba con dormir debajo de una escalera unas cuantas horas y con apenas comer lo indispensable. Pasaba la mitad de la noche rezando a un crucifijo grande que había en su convento iba y le contaba sus penas y sus problemas, y ante el Santísimo Sacramento y arrodillado ante la imagen de la Virgen María pasaba largos tiempos rezando con fervor. Añadía a esto un espíritu de oración y unión con Dios que lo asemejaba a otros grandes contemplativos. De todas la virtudes que poseía Martín de Porres sobresalía la humildad, siempre puso a los demás por delante de sus propias necesidades. En una ocasión el Convento tuvo serios apuros económicos y el Prior se vio en la necesidad de vender algunos objetos valiosos, ante esto, Martín de Porres se ofreció a ser vendido como esclavo para remediar la crisis, el Prior conmovido, rechazó su ayuda.

Las historias de sus milagros son muchas y sorprendentes, éstas fueron recogidas como testimonios jurados en los Procesos diocesano (1660-1664) y apostólico (1679-1686), abiertos para promover su beatificación. Se le atribuye el don de la bilocación. Sin salir de Lima, fue visto en México, en África, en China y en Japón, animando a los misioneros que se encontraban en dificultad o curando enfermos. Mientras permanecía encerrado en su celda, lo vieron llegar junto a la cama de ciertos moribundos a consolarlos o curarlos. Muchos lo vieron entrar y salir de recintos estando las puertas cerradas. Se le atribuyó también el don de la sanación, de los cuales quedan muchos testimonios, siendo las más sorprendentes la curación de enfermos desahuciados. "Yo te curo, Dios te sana" era la frase que siempre solía decir para evitar muestras de veneración a su persona. Según los testimonios de la época, a veces se trataba de curaciones instantáneas, en otras bastaba tan sólo su presencia para que el enfermo desahuciado iniciara un sorprendente y firme proceso de recuperación. Durante la epidemia de peste, curó a cuantos acudían a él, y curó milagrosamente a los sesenta hermanos religiosos. Los frailes se quejaban de que Fray Martín quería hacer del convento un hospital, porque a todo enfermo que encontraba lo socorría y hasta llevaba a algunos más graves y pestilentes a recostarlos en su propia cama cuando no tenía más donde se los recibieran.

El Papa Juan XXIII que sentía una verdadera devoción por Martín de Porres, lo canoniza el 6 de mayo de 1962 con las siguientes palabras: "Martín excusaba las faltas de otro. Perdonó las más amargas injurias, convencido de que el merecía mayores castigos por sus pecados."

Prev Next

Creer, de verdad, en la divinidad de Cri…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo del Sínodo de la Amazonía es tan grave y tan escandaloso que parece irreal. Quizá por eso, para camuflarlo un poco, están(...)

Leer más...

Müller acusa: de este Sínodo han expulsa…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Palabra y tradición

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No cabe duda de que la noticia de esta semana ha sido la inspección por la Gendarmería vaticana, en algunos departamentos de(...)

Leer más...

También un cardenal cercano a Bergoglio …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A pocos días del comienzo del comienzo(...)

Leer más...

El tiempo y el espacio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo último que sabemos de lo que está sucediendo en Alemania, es que doce obispos contra cincuenta y uno, han votado en(...)

Leer más...

Los cuatro postulados del Papa Francisco

Autor: Giovanni SCALESE, sacerdote bernabita

Pueden ser considerados como los postulados(...)

Leer más...

La Amazonía aprenda de China, donde la I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El mantra con el que los defensores de los sacerdotes casados(...)

Leer más...

Una aclaración sobre el significado de l…

Autor: Raimond BURKE/Athanasius SCHNEIDER, obispos católicos

Ninguna persona honesta puede negar la confusión doctrinal casi general que reina en la vida de la Iglesia en nuestros días.(...)

Leer más...

El "subversivo" consejo de Newman

Autor: Jack VALERO, periodista

Un cristiano que cree que el aborto es algo malo en(...)

Leer más...

Pérdida y necesidad de la religiosidad p…

Autor: Clementino MARTÍNEZ, sacerdote

A partir de los años sesenta del siglo pasado y durante(...)

Leer más...

Miedo al cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las ruedas de Prensa del Santo Padre en el avión, a la ida o a la vuelta de los viajes a los(...)

Leer más...

En Amazonia los diáconos casados ya dice…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Desde hace unos días circula en la(...)

Leer más...

Cristo, turista accidental

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dos cardenales, Brandmüller y Burke, han escrito a sus colegas pidiéndoles que rompan su silencio sobre la catástrofe que puede caer sobre(...)

Leer más...

De la institucionalización de la sodomía…

Autor: Federico HIGHTON, sacerdote misionero en Tíbet

Pocos saben que la pedofilia(...)

Leer más...

Volver a Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Cuando el Papa Benedicto XVI escribió su ensayo sobre las causas de la pederastia dentro de la Iglesia, como contribución a la(...)

Leer más...

¿Es inocente el cardenal Pell?

Autor: Michael WARREN, periodista

La rana nunca tiene en cuenta esa milésima de segundo en la que la temperatura del agua de la cacerola aumenta medio grado.(...)

Leer más...

Cinco grandes mentiras sobre las inmatri…

Autor: Óscar MOREJÓN, oficial del Registro de la Propiedad

La Iglesia tiene todo el derecho del mundo, amparada en(...)

Leer más...

Víctimas de falsas víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El miércoles me desperté con la noticia de que el tribunal que juzgaba la apelación del cardenal Pell, había fallado en contra(...)

Leer más...

La vergüenza australiana

Autor: George WEIGEL, escritor

Habrá mucho que decir en las próximas semanas y meses sobre el rechazo por 2(...)

Leer más...

El caso Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El próximo miércoles se conocerá la sentencia del juicio de apelación sobre el cardenal Pell. Condenado por abusos sexuales a un monaguillo(...)

Leer más...

Carta del cardenal Pell desde la cárcel

Por su enorme interés, ofrecemos a continuación la carta escrita desde la cárcel por el cardenal Pell, en la que reitera su inocencia.

Leer más...

Los malos servidores

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El conflicto interno que divide a la Iglesia y que nos está dejando sin fuerzas para lo esencial: evangelizar y ser el hospital(...)

Leer más...

El nuevo Instituto Juan Pablo II o cuand…

Autor: Roberto ESTEBAN DUQUE, sacerdote

Recuerdo haber estado en la Universidad Pontificia Comillas para que(...)

Leer más...

Sesenta años de guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

George Weigel, uno de los más importantes escritores católicos norteamericanos, gran biógrafo de San Juan Pablo II, ha escrito un interesante y(...)

Leer más...

Los vándalos saquean Roma... de nuevo

Autor: George WEIGEL, escritor

Un ejercicio de puro vandalismo intelectual se ha desarrollado en Roma(...)

Leer más...

Cuestiones pendientes sobre las finanzas…

Autor: Edward PENTIN, periodista

En algún momento antes de octubre de(...)

Leer más...

Morir matando

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El verano es poco propicio para meditaciones serias. El calor nos atonta y sólo pensamos en encontrar una sombra donde hallar un(...)

Leer más...

Los "viri probati", una degradación del …

Autor: José Manuel DELGADO, sacerdote

Estamos en la recta final hacia el(...)

Leer más...

Los jesuitas de Estados Unidos apoyan el…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

La revista America, órgano de los jesuitas de Estados Unidos del que es redactor jefe el célebre ‘apóstol de los LGTBI’ padre James(...)

Leer más...

Chesterton y el obispillo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leí hace algún tiempo que iba a abrirse la(...)

Leer más...

La lección de la "hermana tierra"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de tantos elogios y críticas al “Instrumentum laboris” del Sínodo sobre la Amazonía, que nos promete un otoño caliente -junto con(...)

Leer más...

La Iglesia, en estado de excepción

Autor: Custodio BALLESTER, sacerdote

Mi condición de sacerdote que sí sabe del peso de la disciplina de la Iglesia a través de la jerarquía local,(...)

Leer más...

Muerte digna

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Se nos avecina en los próximos años una campaña(...)

Leer más...

Héroes anónimos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Si el Premio Nobel de la Paz fuera lo que fue cuando se lo dieron a Albert Schweitzer, a Martin Luther King,(...)

Leer más...

Longenecker sobre los argumentos para or…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Suelo leer lo que escribe el P. Dwight Longenecker(...)

Leer más...

Cambio de época

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las frases, las palabras, son tan peligrosas y significativas como los hechos e incluso a veces más. Esta ha sido una semana marcada(...)

Leer más...