Text Size
Wednesday, April 01, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Nada te turbe

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En periodismo se dice que no es noticia que un perro muerda a un hombre, sino que un hombre muerda a un perro. No es noticia que amanezca todos los días y sería una terrible noticia que un día no amaneciera. Es decir, la noticia es lo extraño, lo que se sale fuera de lo normal. Eso es así, nos guste o no. Pero el que sea así no significa que sea inocuo, pues como consecuencia podemos llegar a pensar que todo va mal, a base de estar informados sólo de lo que va mal. Tampoco lo contrario sería bueno, pues ignorar lo que va mal es la política del avestruz que sólo sirve para que el león se acerque a ella y se la coma, cuando podía haberse escapado con una veloz carrera.

Esto que digo sirve para todo y para todos, también para lo concerniente a la Iglesia. Hay muchas, muchísimas cosas que van bien, gracias a Dios. Religiosos y sacerdotes que son fieles a su vocación, obispos entregados a su pueblo, esposos que luchan por mantener su matrimonio y por educar cristianamente a sus hijos, jóvenes que dan testimonio de su fe en un medio cada vez más hostil. Hay también algunas cosas que van mal e incluso que van muy mal. Analizar éstas no debe impedirnos ver las otras y, aunque no las recordemos porque no son “noticia” -en el sentido periodístico del término- eso no significa que no estén ahí y que sean, incluso, mucho más numerosas.

Pero las otras, las que nos suscitan preocupación, también están. Hoy quiero referirme a tres de ellas. La primera es la fuerte presión que está recibiendo la Iglesia para que claudique en su oposición al aborto, a la eutanasia y a la ideología de género; esta presión -a la que me referí la semana pasada identificándola con un nuevo maltusianismo- está avalada por supuestos datos científicos, según los cuales la humanidad es la enemiga del planeta y hay que reducir su número si se quiere salvar la tierra y, en definitiva, si se quiere salvar a la propia humanidad; el ser humano es el enemigo a batir y para empezar hay que acabar con los que menos pueden protestar, los débiles: bebés no nacidos, ancianos y enfermos; si eso no fuera suficiente, seguramente se ampliaría la lista a los mendigos y a los pobres -a base, por ejemplo, de hacer accesible sólo a los ricos algunos recursos sanitarios-, o se aprobarían leyes para controlar el número de hijos que una pareja podría tener. Ante esto, la Iglesia se mantiene firme, aunque no le está resultando fácil ni gratis. Muchos de los escándalos que se airean pueden estar relacionados con la voluntad por parte de los amos del mundo de quebrar esa resistencia, o al menos de quitarle a la Iglesia prestigio para que no influya en la sociedad.

En segundo lugar, está el problema interno de la confusión en torno al dogma y a la moral. Dos ejemplos que apuntan en la misma dirección. La Comisión de Familia de la Conferencia Episcopal alemana, en el contexto del Sínodo de ese país, ha publicado una nota en la que se declara que, en función de datos científicos -siempre la ciencia como argumento de autoridad indiscutible- la homosexualidad debe ser considerada normal y por lo tanto la Iglesia tiene que cambiar su código ético para dejar de considerar un pecado el ejercicio de la misma. Exactamente lo mismo se está enseñando en la Facultad de Teología del Norte de Italia, una de las más influyentes en la formación de los futuros sacerdotes italianos. La mayoría de los obispos alemanes quieren que el ejercicio de la homosexualidad no sea pecado y que se considere pecado venial las relaciones sexuales fuera del matrimonio si las parejas son estables. Eso, para empezar, porque luego pedirán más. Y si no se lo dan, ya han dicho que se marchan y se llevan la bolsa.

Ante esto se produce la reacción y ahí nos encontramos con el tercer motivo de preocupación. La Iglesia está cada vez más polarizada. Unos no se han movido de donde estaban, pero como los otros se alejan rápidamente de las posiciones tradicionales, la distancia entre ambos crece cada día. Y lo que es peor, y esto sirve para militantes de ambos extremos, crece también la violencia que de momento es sólo verbal. Los insultos de unos contra otros van a más y aunque sólo es un sector el que amenaza y persigue, porque tiene el poder, en el otro algunos reaccionan con una virulencia cada vez más grande. Sobre todo los que valientemente defienden la fe verdadera, no deberían olvidar que la fe sin obras es una fe muerta y que la principal virtud, la que nunca pasará, es la caridad. El odio y los insultos empañan la causa que se defiende, por noble que sea, y los energúmenos son sus mayores enemigos. ¿Qué Iglesia nueva quieren construir unos a base de amenazas y persecuciones y qué Iglesia de siempre quieren defender otros recurriendo a las más vulgares descalificaciones?

Pero, ante todas estas cosas que me preocupan, recuerdo el consejo de Santa Teresa: “Nada te turbe, nada te espante, sólo Dios basta”. Y, cómo no, las palabras de la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego: “¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás por ventura en mi regazo?” “Omnia vincit amor”, “todo lo vence el amor”. No lo olvidemos.

Prev Next

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...