Text Size
Monday, June 01, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Más frías las relaciones entre el Vaticano e Irán

There are no translations available.

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A seis días del asesinato en Bagdad del general iraní Qassem Suleimani (en la foto con el ayatolá Ali Khamenei), era fuerte la expectativa de lo que habría dicho Francisco en el tradicional discurso de comienzo de año al cuerpo diplomático.

El Papa se expresó al respecto con estas palabras, retomando lo ya dicho por él en el Angelus del 5 de enero:

“De modo particular, son preocupantes las señales que llegan de toda la región [de Oriente Medio], después del aumento de la tensión entre Irán y los Estados Unidos y que amenazan poner en riesgo ante todo el lento proceso de reconstrucción de Irak, como también crear las bases de un conflicto a mayor escala que todos desearíamos poder evitar. Por lo tanto, renuevo mi llamamiento para que todas las partes interesadas eviten el aumento de la confrontación y mantengan ‘encendida la llama del diálogo y del autocontrol’, en el pleno respeto de la legalidad internacional”.

Se advierte que entre la Santa Sede e Irán hay una cercanía de larga data. Las relaciones diplomáticas provienen desde 1954 y también con el Islam chiita y sus ayatolás hay una tradición de intercambios culturales más consolidada que con el Islam sunita. En el terreno geopolítico, la diplomacia vaticana ha visto generalmente en Irán un factor de estabilización más que de confrontación, además que de protección de las minorías cristianas en Irán mismo y en la vecina Siria. Durante el conflicto sirio todavía en curso, la Santa Sede siempre tomo partido por la permanencia en el poder de Bashar el Assad, de hecho asegurada principalmente por las milicias al Quds de Suleimani, implacables con la población civil no menos que con los combatientes

Pero recientemente en el Vaticano hubo algunas señales de distanciamiento crítico de esta tradicional buena vecindad con la República Islámica de Irán.

El cuaderno de “La Civiltà Cattolica” mandado a la prensa pocas horas antes del asesinato de Suleimani es un “test” interesante de cómo el Vaticano mira hoy las ambiciones de hegemonía de Irán sobre el Líbano y sobre Irak, además de sobre Siria.

Giovanni Sale – el jesuita que se ocupa del mundo musulmán en la revista dirigida por el padre Antonio Spadaro y publicada con el “visto bueno” preventivo del Papa – dedica diez páginas a las revueltas populares que agitan desde hace algunos meses el Líbano, Irak y el mismo Irán.

Y en lo que respecta a Irak, el padre Sale escribe que los objetivos principales de la protesta, prevalentemente juvenil, son precisamente “los ayatolás de Teherán, muy interesados en controlar estratégicamente la región de la llamada ‘media luna chiita’”.

En Irak – explica el jesuita – rige actualmente “un sistema no oficial de cuotas”, que “reparte el poder entre los primeros tres grupos de electores: los chiitas, los sunitas y los kurdos”, asignando la preeminencia a los primeros, con el apoyo también armado de Irán.

Y ese apoyo armado ha entrado puntualmente en acción desde el comienzo de la revuelta popular contra el predominio iraní. Escribe el padre Sale:

“Desde que estalló la protesta el 1 de octubre de 2019, según las estimaciones oficiales, el número de muertos ha sido de alrededor de 360, mientras que el de los heridos ha sido de 16.000. Durante la primera semana de la revuelta hubo francotiradores no identificados, pero atribuidos a Irán, que disparaban contra la multitud. También participaron activamente en la represión, disparando balas reales, los policías antidisturbios de la Brigada 46, a cargo de la seguridad de la ultra protegida 'zona verde', donde reside el gobierno”.

Pero no obstante esto – prosigue el jesuita – las protestas se extendieron desde mediados de noviembre también en Irán. Y también allí fueron reprimidas sanguinariamente:

“Muchos manifestantes protestan por la costosa política exterior llevada a cabo por la República Islámica en apoyo de sus propios aliados y clientes regionales: el Hezbolá en el Líbano, los hutíes en Yemen, el gobierno sirio y las numerosas milicias chiitas iraquíes. [...] Las manifestaciones fueron duramente reprimidas por la policía, que no dudó en utilizar, como en Iraq, balas reales contra los manifestantes, causando, según Amnistía Internacional, al menos 208 muertes. […] Pero las revueltas continuaron, también porque el descontento social que sacude al país no es solamente económico, sino más profundo. Se enfrenta la exportación de la revolución islámica que legitima el régimen y gasta dinero público en guerras lejanas, privando a sus ciudadanos de servicios básicos ".

Escribe el padre Sale en la conclusión de su análisis:

“La propaganda del régimen interpretó de inmediato los hechos de acuerdo con los clichés habituales: las insurrecciones callejeras fueron manipuladas por los enemigos de la revolución islámica. [...] Pero incluso si las protestas en Irán, Irak y Líbano se detuvieran de alguna manera, el problema para Teherán continuaría. No son solamente los estadounidenses, los israelíes o los sauditas quienes quieren contener la influencia chiita en la región y preocupar a los gobernantes de la República Islámica. La presión también proviene de las comunidades empobrecidas y desilusionadas de Medio Oriente, para las cuales los viejos eslóganes sobre la resistencia contra los 'enemigos externos' de la revolución chiita ya no son suficientes y ni siquiera necesarios ".

*

Hasta aquí lo que escribe “La Civiltà Cattolica”. Pero está también lo no dicho, lo que el Vaticano sabe pero prefiere callar. Entre esto no dicho está el rol desempeñado durante muchos años por el general Suleimani, antes que un misil lanzado por un dron estadounidense lo aniquilara metros afuera del aeropuerto de Bagdad, en la noche entre el 2 y el 3 de enero.

Cuando el padre Sale alude a los "francotiradores no identificados pero atribuidos a Irán" que disparaban contra los manifestantes en Bagdad, no explicita que al comienzo de la protesta, cuando las fuerzas de seguridad iraquíes se reunieron con el primer ministro Adil Abdul Mahdi, chiita, para decidir cómo reprimir la protesta, quien estuvo presente para dirigir la reunión fue el propio Suleimani en persona, tal como se informó a través de una detallada correspondencia de Associated Press. Y al día siguiente, los francotiradores comenzaron a disparar desde los techos.

Al proporcionar el número de víctimas de Bagdad, "La Civiltà Cattolica" se atiene a las "estimaciones oficiales". Pero en tres meses de manifestaciones, los muertos y heridos parecen haber sido muchos más, respectivamente 600 y 22 mil, según lo informa en el Corriere della Sera, en su edición del 8 de enero, Ahmed sl Mutlak, miembro del parlamento y secretario general del partido iraquí sunita llamado Negociación y Cambio.

También se le atribuye a Suleimani, en Irak, la desaparición de 12.000 iraquíes sunitas, capturados como sospechados opositores mientras huían hacia el sur de las regiones ocupadas, y luego perdidas, por el ISIS.

En Irak, las milicias chiitas comandadas directa o indirectamente por Suleimani tienen más de 140.000 combatientes, en su mayoría infiltrados por Irán y entrecruzados con el cuerpo militar oficial. Por ejemplo, dice Ahmed sl Mutlak a "Corriere", el jefe militar de Ashad al Shaabi, es decir, de las Fuerzas de Movilización Popular chiitas, es el mismo Faleh al Fayaz que dirige el servicio de inteligencia militar iraquí, y cuyo número dos era Abu Mahdi al Muhandis, asesinado junto a Suleimani en el vehículo alcanzado por el misil estadounidense. Al Muhandis era también el jefe de los Kataib Hezbollah, es decir, de los Batallones del Partido de Dios, la milicia chiita que a fines de diciembre dirigió el asalto contra la embajada estadounidense en Bagdad y que a mediados de diciembre había masacrado a decenas de pacíficos manifestantes en el garaje. de Bagdad en el que pernoctaban, según los testigos escuchados por Daniele Raineri, el enviado de "Foglio".

Suleimani era el todopoderoso estratega al frente de las milicias al Quds de los Guardianes de la Revolución, la fuerza de élite del ejército de la República Islámica de Irán a cargo de llevar a cabo operaciones encubiertas en el extranjero.

La guerra en Siria en apoyo del régimen pro iraní de Assad había sido su mayor ejercicio. En 2015, fue Suleimani quien convenció a Putin para que interviniera con los aviones bombarderos rusos, mientras él se encargó de la batalla en el terreno, enviando a combatir a cientos de mercenarios chiitas reclutados en Afganistán, Pakistán, Irak y solo de manera limitada en Irán. Para conquistar un distrito de la ciudad o una aldea Suleimani practicaba una guerra de ahorro de recursos: no el riesgoso combate casa por casa, sino el asedio. No más agua, ni alimentos ni medicinas para toda la población, sin distinguir entre militares y civiles. Con cientos de miles de víctimas. Los sobrevivientes no han llorado su asesinato acontecido algunos días atrás.

En Irán, en el mar de la multitud congregada para su funeral, no estuvieron los que se habían manifestado en las semanas anteriores precisamente contra esa "exportación de la revolución islámica", que era el objetivo principal de la acción de Suleimani.

Sobre todo, no estuvieron las familias de los "al menos 208 muertos" que, según el recuento de Amnistía Internacional informado por "La Civiltà Cattolica", fueron el último precio de esa demanda de libertad a la que Suleimani odiaba tanto.

Prev Next

Abandonarse en Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En el comentario a la actualidad de la Iglesia de la semana pasada, afirmé que adaptarse es sucumbir. No soy ningún profeta. Me limito(...)

Leer más...

San José de Arimatea

Autor: Ana HERNÁNDEZ, periodista

No estaba en el radar de Jesús, no queda constancia de una conversación,(...)

Leer más...

Las ideologías dominantes y la Iglesia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El reciente acuerdo entre el Partido Socialista, Podemos y Bildu ha hecho saltar(...)

Leer más...

Adaptarse es sucumbir

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras en algunos países los obispos siguen peleando con los respectivos gobiernos por la negativa de estos a permitir las misas con público -los más(...)

Leer más...

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...

¡Es la Teología, estúpìdos!

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Varios amigos lamentan la cobardía de algún obispacho (contracción de «obispo(...)

Leer más...

Una Semana Santa diferente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana han sido dos las noticias más destacadas relacionadas con la(...)

Leer más...

La Pascua del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Lo que más deseo afra es celebrar una misa”,(...)

Leer más...

La Semana Santa del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Cuando en Roma todavía era de noche, hoy martes 7 de abril el tribunal supremo de Australia(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...