Text Size
Friday, July 03, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Dios detiene el coronavirus

There are no translations available.

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá un antes y un después en la historia patria y en la historia de la Iglesia. Cierta histeria colectiva nos ha invadido, alimentada por los medios de comunicación y por el Gobierno. Muchos expertos sanitarios dicen que efectivamente hay razones para la inquietud. Sin embargo, hoy viernes 20 de marzo, en China no se han registrado nuevos contagios. Aunque nadie puede fiarse de los comunistas, que mienten de forma compulsiva y por sistema. Lo cierto es que las cifras están todavía por debajo de las defunciones que provoca cada año la gripe común. Y muy por debajo de los cuatro mil suicidios que se producen al año en España. Y las cifras son ridículas si las comparamos con el holocausto anual en España con el aborto, que supera las cien mil bajas. Esto sí que merece, no un Estado de Alarma, sino un Estado de Guerra.

A la preocupación por nuestra salud, especialmente por los más vulnerables en nuestras familias, se añade la incertidumbre sobre el futuro más inmediato. Las consecuencias del Estado de alarma será la ruina económica, especialmente de la industria turística, la especialización económica de España por imposición de la Unión Europea, en una división internacional del trabajo tan impuesta por la plutocracia dominante como asumida por el pueblo soberano. Esta ruina, lo será especialmente para los más humildes. Decía el coronel Pedro Baños que «es muy probable que estemos asistiendo a una reconfiguración del orden económico mundial. Un reseteo esperado, pero que la crisis del coronavirus puede acelerar. Queda por ver quién se va a beneficiar: el dinero no se crea ni se destruye, solo cambia de manos». Dicho esto, antes que la economía está la salud pública. Es verdad. Pero los pobres, sea con epidemia o sin ella, están condenados en esta sociedad posmoderna de los derechos ilimitados sin deberes, sin justicia y sin caridad.

Si algo no soporta el hombre moderno, el hombre light, que decía el psiquiatra Enrique Rojas, es que restrinjan su libertad omnímoda o su comodidad. Los que ven en los acontecimientos que estamos viviendo signos apocalípticos, ya se han adelantado a señalar que el castigo divino será en primer lugar para el bienestar, cuya idolatría grosera vive de espaldas a la mortalidad de hambre en el Tercer Mundo, al genocidio del aborto, o la marginación creciente de Dios de la vida pública y privada, en un ateísmo práctico generalizado.

Nos enseñaba Santo Tomás de Aquino que Dios nuestro Señor como potencia divina respecto al mundo se presenta creadora, conservadora y providencial. Esta actividad de Dios hacia fuera que llamamos conservadora consiste en el influjo constante de Dios sobre las cosas creadas para que conserven el ser. Como las cosas no han recibido el ser de sí mismas, ni recibieron la existencia como esencia porque su existir es exterior a su esencia, es necesaria una permanente comunicación entre las cosas y entre el ser que les concedió la existencia. Es lo que se llama creación continuada.

La Providencia es un acto de voluntad y amor divinos que nos impulsa, respetando nuestro libre albedrío, a respetar la Ley divina, que es la ordenación general del universo hacia el fin establecido por el Creador. En el caso del hombre es su felicidad y su salvación.

Por eso, en la voluntad permisiva de Dios está, según su Providencia, sujetar más o menos la libertad de las fuerzas de la naturaleza, como sujeta la libertad del demonio. El mal no viene de Dios sino del pecado, pero si Dios no limitase la rebelión de la naturaleza contra el hombre, expresión subsiguiente de la rebelión del hombre contra Dios en el pecado original, el hombre habría sido aniquilado. El desorden de la naturaleza es directamente proporcional al desorden moral. Dios bendice al pueblo que le ama y le respeta, y retira su bendición al pueblo impío, desagradecido e idólatra. Como hizo con el pueblo de Israel en la travesía del desierto, huyendo de la esclavitud de Egipto, el Señor retiró su favor al pueblo desleal e ingrato. Y se lo devolvió cuando le reconoció como único Dios. Esta es la Misericordia divina, único de sus atributos infinitos que es hacia afuera, complemento de la justicia divina, que da a cada uno lo que le corresponde.

El demonio anda suelto y lo estará más o menos en función de nuestra oración, penitencia y limosna. Es una lógica también humana, donde nuestros actos tienen consecuencias en las relaciones con los demás.

Por eso, resulta incomprensible que muchos templos católicos se hayan cerrado. Primero fue la diócesis de Roma, y ante el desconcierto de la Iglesia universal, casi nadie secundó inicialmente la medida. Roma rectificó al poco. Las iglesias estarían abiertas, pero sin Misa pública. Muchos obispos de España no han querido ser menos y han imitado a Roma. No hay misa pública en buena parte de España, menos –que sepamos- en las diócesis de Alcalá de Henares, Córdoba, Jerez de la Frontera y Granada. El obispado de Jerez ha editado incluso un salvoconducto que justifica la movilidad del portador para asistir a Misa, en cumplimiento del Real Decreto sobre el Estado de Alarma, que permite la misa pública en su artículo 11 si se evitan aglomeraciones. Por el contrario, esta semana ya estaban cerradas las iglesias de la Diócesis de Getafe. Se pregunta uno por qué el personal sanitario puede asistir a los enfermos del cuerpo, y muchos sacerdotes no pueden asistir a los enfermos del alma. ¿Por qué es una irresponsabilidad ir a Misa y no lo es salir a pasear al perro?

Ahora que necesitamos al Señor más que nunca, no podemos visitarle para consolarnos y para consolarle, porque Dios tiene coronavirus. Podemos arriesgarnos al contagio propio y ajeno para el alimento del cuerpo (comprar comida, medicinas y hasta tabaco), pero muchos obispos estiman que el riesgo no es proporcional para la vida del alma, que se alimenta de los sacramentos de la penitencia y de la Comunión. ¿Es más importante la vida terrena o la vida eterna?

Yo necesito el alimento divino para esta travesía, y si me contagio, como se contagiaron de la peste san Roque o san Luis Gonzaga, haré como ellos, me recluiré para no contagiar a otros y me dejaré morir en paz si Dios así lo quiere, porque estamos y queremos estar en sus manos. Los obispos han dispensado de la obligación de la Misa dominical. Dispensados estamos. Pero que ni cierren las iglesias ni nos priven de acudir al santo sacrificio. Que vaya quien esté sano y quiera ir, asumiendo libremente las consecuencias. Los misioneros lo arriesgaron todo. Los mártires también. San Damián en Molokai lo entregó todo hasta morir. ¿Por qué nos obligan a ser menos? ¿Las peluquerías estuvieron algunas horas abiertas y la casa de Dios cerrada o sin Misa pública?.

El pueblo de Dios ha tomado nota y los alejados de la Iglesia también. Nada grande se esconde en el Sagrario. Porque muchos han huido. Los que nos miraban en la Adoración nocturna, nos veían recogidos, sacrificados, enamorados. Ahora se preguntarán si realmente será verdad aquello de la Presencia real de Cristo en la Eucaristía. O tal vez se tratase tan solo de un club social. En cuanto han venido mal dadas, muchos han abandonado el tesoro, que parece no serlo tanto, porque nadie abandona lo que más ama.

Por miedo y cobardía a sufrir como Cristo, golpes y cárcel, Pedro le negó tres veces. Ahora nosotros, igual que Pedro, ni confiamos en el poder de Dios, ni en su bondad, ni en su amor. ¿Lo que Tú quieras, cuándo Tú quieras, como Tú quieras?. Hemos demostrado que la Misa no es algo importante para nosotros. No merece la pena jugársela por ella. Y si no es lo más importante ahora en momentos de tribulación, ¿por qué lo será cuando vuelva la normalidad?. Hemos demostrado desconfianza en el Señor. ¿Es este un pecado contra el Espíritu Santo? En 590, se organizaron procesiones en Roma contra la peste en honor a la Santísima Virgen. Presidía el papa Gregorio I el Magno, a quien se apareció el arcángel Gabriel con la espada desenvainada. La peste desparecía a los pocos días. ¿Procesiones?. ¿Multitudes reunidas? ¿Para facilitar que se propague la peste?. No. Para pedirle al que todo lo pueda que se apiade de su pueblo. Y vino el milagro, pero primero había que impetrarlo.

Pero yo también necesito consolar al Señor en su sufrimiento. El alma necesita estar junto a su Padre, que sufre en su Hijo unigénito encarnado. Porque Cristo vive en el Sagrario la vida de todos los hombres de todos los tiempos. Vive mi vida, la vida del enfermo, la vida de los familiares de los difuntos, la vida de los sanitarios. Vivió en sus 33 años de vida en la Tierra las vidas de todos los hombres que han sido, son y serán. Y cuando viene al Altar de la Misa se trae consigo toda su vida divina. Viene con su perfección infinita y con las Tres Divinas Personas; viene con sus 33 años de vida, y viene con la vida de todo el género humano. Tantos pecados sobre sus espaldas, con el sufrimiento asociado al pecado que el hombre comete libremente, es un peso sobre el alma de Cristo que reclama el consuelo de los que le aman. Es el Sagrado Corazón de Jesús aplastado por la miseria del hombre empecatado.

¿Apenas quedan sacerdotes que desobedezcan esta decisión insólita? Tanta desobediencia durante tantos años con el Concilio, con las normas litúrgicas, con el Papa, con la doctrina social de la Iglesia…, ¿y ahora, súbitamente, nos asalta un fervor inusitado por la virtud de la obediencia? España, otrora Patria consagrada, «pueblo de tu herencia y de tus predilecciones», Señor, ¿es hoy digna de Ti?.

Laus Deo, Virginique Matri.

 

Prev Next

Los enemigos del perdón

Autor: Santiago Martín, sacerdote FM

El marxismo ha ocasionado muchos males a la Iglesia. El primero fue convencer a muchos pastores de que no había que hablar de la(...)

Leer más...

El rejuvenecer del águila

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

En esta mi bendita “clausura” del confinamiento, me trae el corazón a la memoria, junto a una multitud de gracias y gozos, alguna que(...)

Leer más...

Dos años de la reforma del Catecismo sob…

Autor: Francisco C. LÓPEZ, doctor en Ciencias Políticas

Se cumplen dos años de la reforma del número 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. Leer más...

El fracaso del acuerdo de 2018 con China

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El próximo 22 de septiembre,(...)

Leer más...

María, poder y gloria

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana ha sido la salida del Papa emérito del Vaticano para ir a Alemania, a Ratisbona, a acompañar a su(...)

Leer más...

Charles de Foucauld y el islam

Autor: Juan Carlos SOLEY, economista

La noticia de la próxima canonización(...)

Leer más...

¿Qué nos dice hoy el Inmaculado Corazón …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este año se cumplen 50 años desde que se(...)

Leer más...

Agustino de clausura

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

Es un “empleo” que tuve en alguna rara ocasión, obligado por uno de mis posoperatorios, pero entonces con dolores, sacrificado, y no de muy(...)

Leer más...

La Iglesia alemana, entre "reclamo nacio…

Autor: Roberto PERTICI, historiador

Los artículos de Sandro Magister y Pietro De Marco(...)

Leer más...

Año del Agradecimiento

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dicen que en las grandes crisis sale de dentro lo mejor y también lo peor que hay en el hombre. En esta terrible pandemia(...)

Leer más...

Dar al César en una epidemia. Los límite…

Phil LAWLER, periodista

Mi amigo y colega Jeff Mirus nos advierte de que no debemos apresurarnos a juzgar(...)

Leer más...

Negocios vaticanos. La venganza del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Han impactado, el 5 de junio, el arresto y(...)

Leer más...

Pandemia, cuarentena, funcionarios, past…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

La palabra pandemia, como tantas otras(...)

Leer más...

Luz, sal, levadura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La difícil situación generada en Estados Unidos tras el presunto asesinato de George Floyd, afroamericano, a manos de un policía, con saqueos e incendios(...)

Leer más...

Sínodo alemán. Sobre el nuevo presidente…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

En las aventuras revolucionarias, las formulaciones de la(...)

Leer más...

Cansados y agobiados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Leer más...

Abandonarse en Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En el comentario a la actualidad de la Iglesia de la semana pasada, afirmé que adaptarse es sucumbir. No soy ningún profeta. Me limito(...)

Leer más...

San José de Arimatea

Autor: Ana HERNÁNDEZ, periodista

No estaba en el radar de Jesús, no queda constancia de una conversación,(...)

Leer más...

Las ideologías dominantes y la Iglesia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El reciente acuerdo entre el Partido Socialista, Podemos y Bildu ha hecho saltar(...)

Leer más...

Adaptarse es sucumbir

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras en algunos países los obispos siguen peleando con los respectivos gobiernos por la negativa de estos a permitir las misas con público -los más(...)

Leer más...

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...