Text Size
Friday, February 26, 2021
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Pulmones y corazones

There are no translations available.

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo pascual que, este año, viene claramente marcado por los estragos que la pandemia de coronavirus está causando en buena parte de la población mundial. ¿Cómo hablar de esperanza y de solidaridad, de un modo creíble, en este contexto? Quiero ofrecer unas sencillas reflexiones al respecto, tomando como punto de partida dos detalles de esta enfermedad (los pulmones y los corazones), relacionándolos con algunos aspectos que hemos podido contemplar a lo largo del Triduo Santo, porque también aparecen en los relatos evangélicos de la Pasión de nuestro Señor Jesucristo.

Recordemos, en primer lugar, que lo que popularmente llamamos coronavirus se refiere, en realidad, a dos cosas distintas: la Covid-19 es una enfermedad contagiosa, mientras que el SARS-CoV-2 es un tipo de coronavirus, causante de la enfermedad. El virus lleva el nombre de SARS porque produce un síndrome respiratorio agudo grave (siglas en inglés, SARS: Severe Acute Respiratory Syndrome). Baste este recordatorio para caer en la cuenta de que los principales síntomas de la enfermedad, y sus efectos más serios, tienen que ver con el sistema respiratorio.

Jesucristo murió crucificado, un suplicio que causaba la defunción por asfixia (suspensión de la respiración) o por falta de oxígeno en sangre (hipoxia). El evangelio nos dice que “Jesús, lanzando un fuerte grito, expiró” (Mc 15, 37) y que, “inclinando la cabeza, entregó el espíritu” (Jn 19, 30). Sabemos que la palabra griega pneuma significa “espíritu”, pero también, y originalmente, “respiración, aliento, soplo, viento”. Por tanto, los relatos muestran que la causa final de la muerte de Jesús sobreviene como un colapso respiratorio.

Pero, al decir que Jesús entrega el espíritu, se están diciendo dos cosas: primero, que muere por asfixia; segundo, que nos ofrece el don del Espíritu. Jesús, “exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo prometido y lo ha derramado” (Hch 2, 33). Ya antes, el mismo Jesús había dicho: “El Espíritu es el que da vida, la carne no vale nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida” (Jn 6, 63). Esto significa que Jesús puede entender y solidarizarse con los enfermos de coronavirus y sus afecciones respiratorias; pero, además, puede darles fuerza, aliento, vida, esperanza. “Como él mismo sufrió la prueba, puede ayudar a los que son probados”, dice el autor de la carta a los Hebreos (2, 18).

El segundo detalle que quiero comentar se refiere a otra de las afecciones típicas relacionadas con la enfermedad del coronavirus. Siendo ésta, como acabamos de ver, una infección respiratoria, es en realidad algo más complejo. Por ejemplo, en torno al 25% de los pacientes con Covid-19 tiene problemas de corazón, no solo por las complicaciones de una enfermedad cardiovascular previa, sino también porque el mismo coronavirus genera daños cardiacos.

Y también aquí podemos acercarnos al Señor crucificado. El evangelista san Juan nos dice que los soldados romanos, “al llegar a Jesús, viendo que estaba muerto, no le quebraron las piernas; sino que un soldado le abrió el costado de una lanzada. Al punto brotó sangre y agua” (19, 33-34). La tradición cristiana ha visto en este pasaje el Corazón traspasado de Cristo, del que surgen como a borbotones los sacramentos, don del Espíritu, cauce de gracia abundante. Del Sagrado Corazón de Jesús ha brotado una fecunda corriente de espiritualidad que nos sigue animando y consolando.

De nuevo, encontramos aquí una profunda solidaridad de Jesús con todas las personas atribuladas, en particular con aquellas que (física o metafóricamente) sienten que su corazón se agota y no pueden más, incluyendo a los enfermos de coronavirus, a sus familiares y al personal sanitario que los atiende. A todos ellos les dice Jesús: “Venid a mí, los que andáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y os sentiréis aliviados. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11, 28-30).

Como dijo el papa Francisco en el momento extraordinario de oración en tiempos de epidemia, previo a la bendición Urbi et orbi del pasado 27 de marzo de 2020: gracias a Jesús, el Señor Crucificado y Resucitado, “tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor. En medio del aislamiento donde estamos sufriendo la falta de los afectos y de los encuentros, experimentando la carencia de tantas cosas, escuchemos una vez más el anuncio que nos salva: ha resucitado y vive a nuestro lado. El Señor nos interpela desde su Cruz a reencontrar la vida que nos espera, a mirar a aquellos que nos reclaman, a potenciar, reconocer e incentivar la gracia que nos habita”.

Que en este tiempo de Pascua de Resurrección estrechemos nuestra amistad con Jesucristo, vencedor de la muerte y la soledad. Que el trato frecuente con Él en la oración nos ayude a arraigar nuestras vidas en una caridad sin fingimiento, en la total disponibilidad hacia quienes se encuentran cruelmente tirados en la cuneta de la vida. Sigamos las huellas del Maestro y aprendamos de su luminoso ejemplo, imitándolo con verdad y llevando su Palabra a la práctica con vigor y creatividad.

(Publicado en la web de la Diócesis de Jaén)

Prev Next

El mundo sin Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

“Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa”. Es una frase de Chesterton que sirve como profecía de lo(...)

Leer más...

Impulsar la justicia social

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Desde 2008, y convocado por las Naciones Unidas, cada 20 de febrero se conmemora el Día Internacional(...)

Leer más...

Alemania, penúltimo acto

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Aunque no hay confirmación oficial, los obispos alemanes habrían presentado ya en el Vaticano, para que fueran estudiadas, algunas de las propuestas aprobadas en(...)

Leer más...

Biden también divide a la Iglesia

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La revista dedicó la portada(...)

Leer más...

La verdadera unidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La toma de posesión de Joe Biden como presidente de Estados Unidos ha generado un auténtico terremoto en la Iglesia católica de ese país.(...)

Leer más...

Tres encíclicas, tres relaciones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Desde(...)

Leer más...

Una sociedad de asesinos

Autor: Francisco J. CARBALLO

Con 198 votos a favor (PSOE, Podemos, BNG, ERC, Junts per Catalunya, Más País, Bildu, PNV, CUP, Ciudadanos), 138 en contra(...)

Leer más...

Ministerios laicales

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El Papa ha modificado un artículo del Código de Derecho Canónico, el 230.1, permitiendo que los laicos, hombres y mujeres, que sean considerados aptos(...)

Leer más...

Iguales en los derechos, en los deberes …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hablar(...)

Leer más...

Las mujeres al servicio del Evangelio

Autor Benedicto XVI, Papa

Queridos hermanos y hermanas: Llegamos(...)

Leer más...

Buenas y malas personas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Escribo estas líneas en los últimos días de las(...)

Leer más...

Violencia y violencias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana, sin duda, ha sido la toma del Congreso norteamericano por una multitud de seguidores del aún presidente Trump. Me(...)

Leer más...

"Annus horribilis" para la Secretaría de…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Sobre lo que queda de la mítica y omnipotente(...)

Leer más...

Nacer esta Navidad

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Las fiestas de Navidad suponen la alegre conmemoración del(...)

Leer más...

La corrupción de la libertad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Le creó como un animal, del género homo y de la especie sapiens, pero que(...)

Leer más...

San Ambrosio y San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El arzobispo emérito de Philadelphia, monseñor Chaput, ha intervenido en una cuestión que está generando mucha polémica en Estados Unidos: la posibilidad de que(...)

Leer más...

Ante el debate sobre la ley de eutanasia

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El próximo día 17, jueves, parece(...)

Leer más...

Fraternidad universal y derechos humanos

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La fecha del 10 de diciembre, aniversario de la(...)

Leer más...

Un Adviento diferente

Autor: Santiago MARTÍN sacerdote FM

Estamos ya en Adviento y parece como si este año todo girara en torno a la epidemia del virus Covid. Y me refiero no(...)

Leer más...

El Adviento como apertura

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como “tiempo fuerte” que es, el Leer más...

Europa no debe sucumbir a la red Soros

Autor: Viktor ORBAN, presidente de Hungría

Muchos creen que el primer ministro de(...)

Leer más...

Iglesias cerradas. ¿Qué ha cambiado en l…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

No pasan inadvertidas, en el Vaticano, las restricciones impuestas(...)

Leer más...

El cardenal Becciu se defiende

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Entre otras muchas cosas que han ocurrido esta semana y que afectan a la Iglesia, merece la pena detenerse en tres: los ataques a(...)

Leer más...

Carta abierta sobre el "caso Becciu"

Autor: Andrea PAGANINI

Querido periodista católico, no soy nadie, no tengo título, pero amo a la Iglesia y al Papa. Leer más...

Raíces teológicas del antropocentrismo e…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

En numerosos pasajes del Antiguo Testamento se encarece la dignidad del hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios; esta referencia(...)

Leer más...

La esperanza en la encíclica "Fratelli T…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La esperanza es la actitud que mejor describe la invitación que nos hace, cada año, el Adviento.(...)

Leer más...

¿Serán pocos los que se salvan?

Autor: George PELL, cardenal prefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano

En 1972 participé en(...)

Leer más...

La Teología del Pueblo o la transformaci…

Autor: Carlos Daniel LASA, doctor en Filosofía

Unas breves notas, sabiendo que el formato impide un desarrollo(...)

Leer más...

Tiempos apostólicos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La publicación, por parte de la Santa Sede, del documento sobre el ex cardenal McCarrick cierra, al menos de momento, un lamentable capítulo de(...)

Leer más...

Las tres lecciones del informe McCarrick

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Son por lo menos tres las lecciones que se extraen de las 461 páginas del Informe sobre(...)

Leer más...

Hacia, con y de los pobres

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Coincidiendo con el 33º domingo del Tiempo Ordinario, este 15 de noviembre de 2020 celebramos la IV(...)

Leer más...

Impunidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Aunque los ojos del mundo han estado puestos, esta semana, en lo que pasaba en Estados Unidos, en lo que afecta a la Iglesia(...)

Leer más...

¿Creían los primeros cristianos en la in…

Autores: Yasmín ORÉ y Jesús URONES, matrimonio de teólogos

En los próximos días celebraremos la festividad de(...)

Leer más...

Arde Polonia

Autor: Malgorzata WOLCZYK, periodista

Polonia, lo mismo que España, está desgarrada en dos,(...)

Leer más...

La verdad no admite cambios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana, la noticia, sin duda, ha estado en unas declaraciones del Papa aparecidas en un documental sobre él, titulado “Francesco”, sobre la legalización(...)

Leer más...

El hambre no deja de hacer estragos. Día…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Leer más...