Text Size
Thursday, June 04, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Tiempo de espiritualidad

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre el mantenimiento de la prohibición de celebrar el culto público. Los obispos franceses y los italianos han sido muy críticos con las decisiones de sus autoridades civiles, que, según un obispo italiano, trasladan a la población la idea de que la Iglesia no es un lugar seguro, sino un sitio peligroso, mientras que en cambio se permite el acceso de la gente a sitios con mayor riesgo de contagio, como bares, restaurantes y museos. En el caso italiano, tras la intervención de los obispos se produjo otra del Papa, que quitó tensión al enfrentamiento y que, quizá, está relacionada con las negociaciones para que el Vaticano reciba alguna ayuda económica por parte del estado italiano. Estoy seguro, en todo caso, de que en Italia se llegará a un acuerdo y se llegará pronto, como se ha llegado a un acuerdo en España. Más difícil lo van a tener los franceses.

Pero lo más importante, lo que debería atraer la atención de las autoridades de la Iglesia, tanto o más que las necesarias negociaciones para la apertura al pueblo de Dios de los templos, es lo que se le va a ofrecer a los fieles cuando puedan volver a misa. Los que vayan, desafiando el miedo al contagio, necesitarán más que nunca apoyo espiritual. Ya dije la semana pasada que el mensaje tiene que ser de unidad y no de división, y que esa unidad sólo se puede lograr en torno a Cristo, a su Palabra y a la Tradición, pues esas son las dos fuentes de la Revelación.

Además de eso, hay que intentar curar algunas heridas que arrastramos quizá desde siempre. La primera de ellas es la incapacidad que tenemos para agradecer. Es una herida tan vieja como el pecado original. Nos lleva a dedicar nuestra atención a nosotros mismos, poniéndonos como centro del universo y considerando a los demás como si fueran planetas que tienen que girar alrededor del sol, que somos nosotros. Esta terrible herida nos hace fijarnos sólo en lo negativo y no ver, y por lo tanto no valorar, lo bueno que hay o que ha habido en nuestra vida, sea poco o mucho. Eso, además de ser una fuente de depresión, es una injusticia, para con Dios y para con tantas personas que nos han dado tanto. El ingrato considera que tiene derecho a todo y que no le debe nada a nadie. El ingrato se ve a sí mismo como una víctima permanente y por eso se está siempre quejando. Al ingrato, le den lo que le den, todo le parece poco y siempre está pidiendo más. El ingrato, en definitiva, es una persona muy infeliz y que contribuye a la infelicidad de los que le rodean. Por eso creo que la gran labor pastoral de la Iglesia en esta vuelta a la normalidad debería ir dirigida a curar de la ingratitud a ese hombre herido profundamente por el egoísmo. Para ello hay que insistir en el amor de Dios -manifestado desde la encarnación hasta la ascensión, dando especial importancia a la eucaristía- y también en el amor debido a Dios. Un amor que no es opcional, sino que es un deber de justicia, porque el agradecimiento no puede considerarse un gesto cortés que se da o no se da según la buena educación del que recibe el favor. El agradecimiento, además, debe entenderse no sólo como una manifestación sentimental, sino que debe expresarse en obras. Esas obras han de ir dirigidas en primer lugar directamente a Dios, que es con quien tenemos la mayor deuda de gratitud, y eso significa que hay que rezar más, ir a misa más, comulgar más y mejor. Después debe dirigirse a Dios pero a través del prójimo; no podemos amar al Dios al que no vemos si no amamos al prójimo al que vemos y, por lo tanto, debemos demostrarle a Dios nuestra gratitud con obras de caridad, que incluya una generosa ayuda económica a los que están pasándolo peor que nosotros.

La Iglesia católica, fiel a nuestra tradición de dos mil años, está preparándose para ayudar a los que están siendo más afectados por la crisis. Pero, ¿de dónde va a sacar el dinero? Muchas parroquias están casi en la quiebra y lo mismo muchas diócesis. Para dar de comer al hambriento hay que tener con qué darle de comer, aunque solo sean cinco panes y dos peces. Y para que aparezcan los recursos hay que motivar a quien los tiene para que los comparta. Por eso es imprescindible la espiritualidad. Sólo Dios puede movernos para compartir con quien tiene aún menos que nosotros y eso sólo será posible si nos hacemos conscientes de la deuda de agradecimiento que tenemos con Él. Por eso, ahora más que nunca, es necesario hablar de Dios a los hombres y hablarles también del amor debido a Dios. El agradecimiento, la Eucaristía -que es una acción de gracias- llevada a la vida, será la que nos salve de nuestro egoísmo y la que sacie el hambre de los que no tienen para comer. Es tiempo de caridad, pero para que eso sea posible debe haber más espiritualidad. Si hay más espiritualidad, habrá más caridad. Por eso es tiempo de oración, de Eucaristía, de agradecimiento, de Dios.

Prev Next

Cansados y agobiados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Leer más...

Abandonarse en Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En el comentario a la actualidad de la Iglesia de la semana pasada, afirmé que adaptarse es sucumbir. No soy ningún profeta. Me limito(...)

Leer más...

San José de Arimatea

Autor: Ana HERNÁNDEZ, periodista

No estaba en el radar de Jesús, no queda constancia de una conversación,(...)

Leer más...

Las ideologías dominantes y la Iglesia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El reciente acuerdo entre el Partido Socialista, Podemos y Bildu ha hecho saltar(...)

Leer más...

Adaptarse es sucumbir

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras en algunos países los obispos siguen peleando con los respectivos gobiernos por la negativa de estos a permitir las misas con público -los más(...)

Leer más...

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...

¡Es la Teología, estúpìdos!

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Varios amigos lamentan la cobardía de algún obispacho (contracción de «obispo(...)

Leer más...

Una Semana Santa diferente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana han sido dos las noticias más destacadas relacionadas con la(...)

Leer más...

La Pascua del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Lo que más deseo afra es celebrar una misa”,(...)

Leer más...

La Semana Santa del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Cuando en Roma todavía era de noche, hoy martes 7 de abril el tribunal supremo de Australia(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...