Text Size
Friday, August 07, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Carta a un concejal despistado

There are no translations available.

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente, por completo, en el comunicado o comentario que hizo público y se difundió por medios de comunicación social a propósito de la mostración que se hizo desde el interior del templo, sin salir de él, con las puertas abiertas, ni pisar ni siquiera sus umbrales, de la Basílica de la sagrada imagen de la Mare de Déu dels Desamparats mirando a la plaza de la Virgen. ¿Alguien ha prohibido esto: abrir las puertas de un templo y mostrar dentro del templo una imagen de devoción en el pueblo? ¿Qué ley prohíbe esto? ¿Me puede mostrar algún texto legal?

Con toda rotundidad, claridad, verdad y firmeza, y con toda esa libertad que usted querría, por lo visto, cercenar y suprimir, lamento decirle que usted miente sin paliativo alguno, y al mismo tiempo, comunicarle que, por parte de la Iglesia, se ha cumplido y se está cumpliendo fiel y estrictamente, escrupulosamente la legalidad, lo que señalan las disposiciones dictadas por el Gobierno de España que veo que el Concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia paradójicamente, sin embargo, ignora o desconoce. Además tengo que añadirle que este Arzobispado está cumpliendo minuciosamente las disposiciones que nos señalan las autoridades sanitarias y gubernamentales para el estado de alarma sobre la pandemia del Covid-19, basta que haga un repaso de las múltiples veces que este Arzobispado ha hecho públicas sus propias directrices para todos los sacerdotes y fieles secundando lo que se nos manda. Y, sin falsa modestia por mi parte, tengo que recordarle la disposición que este Arzobispado ha mostrado a colaborar con las Autoridades autonómicas y locales en cuanto se refiere a la pandemia del Covid-19. Por ello mi asombro y perplejidad es mayúscula por la falsedad que usted ha difundido, y no venga diciendo que una institución como la Iglesia debería dar ejemplo a la ciudadanía, naturalmente que debe darlo, y, gracias a Dios, lo está dando admirablemente. Ojalá que la Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Valencia lo diese al menos del mismo modo, y con el mismo cuidado y celo que la Iglesia, en general, y en particular, en Valencia, lo está dando. ¿Por qué miente y acusa? Hace usted algo tan deleznable y denigrante como hizo Nerón en la Roma del Imperio, que acusaba a los cristianos de algo en lo que los cristianos no tuvieron ni arte ni parte, pero fueron acusados y llevados a los tribunales y a la persecución, como sabe por la historia todo ciudadano medianamente culto, ¿lo recuerda?

Si usted hubiese estado allí en la basílica de la Virgen, o hubiese seguido la Santa Misa por TV me hubiese escuchado lo que dije antes de dar la bendición y de interpretar los correspondientes himnos, dije: “El día de san Vicente Ferrer no pudimos sacar la imagen de San Vicente a la puerta de Hierros de la Catedral, ¿lo recordáis?, ¿por qué no sacamos ahora la imagen de la Mare de Déu a la puerta, sin salir del templo ni pisar la plaza, y que salude y bendiga a su ciudad, a Valencia, y a las gentes que pasen ahora por la plaza y que la gente desde sus casas puedan rezarle? ¿Qué os parece, lo hacemos? Y los asistentes, que eran el grupo de los Capellanes de la Virgen y los Canónigos, asintieron en voz alta y me respondieron unánimemente “sí, saquémosla y mostrémosla”. Y permaneció la imagen de la Virgen de los Desamparados, siempre en el templo, con las puertas abiertas de la Basílica mientras se cantaba, este como otros años, desde dentro del templo, el himno a la Virgen de los Desamparados, el Himno Regional Valenciano, interpretados por el tenor y canónigo D. Miguel Bou, y coreados, con emoción contenida, por los presentes, y, finalmente, se retiró a su lugar la imagen sagrada de la Virgen.

Siento decirlo, los hechos son los hechos, aunque usted me amenace con una investigación para elevar un informe a la autoridad competente. ¿A qué autoridad se refiere cuando me amenaza con la autoridad competente, cuál es esa “autoridad competente” en este caso? Puede hacerlo si quiere, pero ya sabe que la calumnia y la falsedad no son de recibo en una sociedad respetuosa de libertades inalienables, y cuando menos está feo y es mal visto. Además dice usted por medio de lo publicado en un medio de comunicación que “cree que ha sido premeditado”, ¿en qué se funda para hacer tal acusación? Tenga en cuenta que esto es delito: acusar sin justificar la presunción que usted inventa; y yo no voy a provocar ninguna investigación para informar de su conducta ante ninguna autoridad competente.

Perdóneme, Sr. Concejal, a quien no tengo el gusto de conocer. Respete a sus electores que seguro, que como buenos valencianos no se enfadan ni dicen tonterías por mostrar la imagen de la Patrona de Valencia, a la que Valencia tanto queremos, como Madre y patrona, y cómo Ella, nuestra patrona tanto quiere a todos los valencianos, a usted también, aunque no sé por qué motivos usted denuncia en medios de comunicación algo que usted se inventa y crea el bulo y lo difunde encima, creando confusión y malestar. Debo añadirle, por otra parte, que son muchísimos los valencianos quienes, conforme han podido y sabido, han agradecido este gesto emocionante de asomarse la Virgen a las puertas de la plaza, ya que no era prudente de otra forma, para amparar a los valencianos. Parece que usted ignora a los valencianos y que no le importa ir contra ellos y lo que ellos verdaderamente quieren. Sea usted sincero y no caiga tan bajo al cometer esta ruindad o mezquindad, que sólo por ignorancia, por error, por odio o por ideología, se puede cometer.
Puede estar usted muy tranquilo, como yo lo estoy, que no cometimos ayer ningún acto ilegal, ni 200 personas habían sido “congregadas” como usted parece señalar. No compare lo de ayer con una presunta convocatoria de una institución deportiva a presenciar los entrenamientos; con todo mi máximo respeto a las instituciones deportivas. No compare, por favor la Iglesia que es algo más que una “institución importante de la ciudad”, – como la define usted-, con una institución deportiva y el acto de asomarse la Virgen a su ciudad, Valencia, con un entrenamiento deportivo. Tenga usted un poco más de respeto y altura de miras, por favor. Y procure, eso sí, tener más cuidado en ese cierto relajamiento que por parte de algunos que no observaron en días anteriores las normas de confinamiento, en los que para nada tiene que ver la Iglesia, como quizá a usted le gustaría que fuese para acusarla. Y tenga más cuidado con acusaciones genéricas de irresponsabilidad por parte del Arzobispado, porque solo soy yo, su servidor, Antonio Cañizares el Arzobispo de Valencia, el responsable único de llevar a la Virgen hasta el dintel de las puertas abiertas sin traspasar su casa, para bendecir su ciudad, rezar por ella o ¿no quiere usted que bendiga a su ciudad y los pueblos de Valencia, que rece por ellos, o quiere usted que no se asome con las puertas abiertas a esa ciudad y a esos pueblos?. ¿Le gustaría impedírselo? Debo añadirle y reiterar las muchísimas muestras de adhesión, agradecimiento y cariño que he recibido de cantidad de valencianos, ni una sola queja he recibido, sólo apoyos, y usted ¿está en contra de los valencianos que tanto agradecen el gesto que se ha tenido? Recapacite y, piense un poco. Por mi parte queda perdonado, y estoy seguro de que la Virgen también le perdona, porque no sabe lo que ha hecho en esta ocasión, y pido a los valencianos, que su mayoría no están con usted, que le perdonen y no le tengan en cuenta sus palabras y sus gestos. El daño que intentaba se vuelve contra usted, aunque en ciertos medios el daño y la calumnia ahí quedan, la mentira, se ha difundido: así no se contribuye al bien común, la base para cualquiera que esté en la política o de los políticos en el grado que sea que se precien de serlo, eso sí produce daño y odio. Observo que sigue a pie juntillas la ideología marxista: la mentira por delante, es un arma política, y, cuanto peor, mejor.

Y no olvide que hay un derecho fundamental inalienable reconocido en los países de nuestra área y en casi todos los países del mundo garantizado, además, por nuestra Constitución Española que es el de libertad religiosa, que usted parece ignorar por pretender dictar qué es lo que se puede hacer o lo que no se debe hacer en el espacio interior de un templo. Piénselo y aprenda a respetar este derecho inviolable.

Le aconsejo, si me admite un consejo, que en otra ocasión sea usted más prudente, me llame a mí primero cuando quiera publicar algo sobre la Iglesia, y le informaré verazmente, antes de salir a luz pública y así no cometerá errores como el que ha cometido. Por encima de todo vaya usted siempre con la verdad, nunca con la mentira que tanto daño hace. Gracias.
Un saludo cordial y amistoso.

Prev Next

El silencio de los corderos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

“Los católicos tienen el derecho a ser considerados con respeto”. Son palabras del cardenal Lacroix, arzobispo de Quebec, dirigidas a las autoridades de esa(...)

Leer más...

El culto litúrgico a los beatos y santos…

Autor: José Antonio DA CONCEICAO, sacerdote

La Biblia nos revela desde el Antiguo Testamento la voluntad amorosa de Dios de comunicar su santidad al pueblo:(...)

Leer más...

Las parroquias, a examen

En pleno verano y con muchas parroquias cerradas o bajo mínimos debido a la pandemia, la Congregación para el Clero, que preside el cardenal Stella, ha sacado un documento sobre las parroquias. Sin que se pueda decir que hay(...)

Leer más...

La sangre de Cristo y sus tres heridas

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 30 de junio de 1960, san Juan XXIII escribió la carta apostólica Inde aprimis, sobre(...)

Leer más...

El futuro es el pasado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana me han llamado la atención los pronunciamientos de dos cardenales africanos. Prácticamente han pasado desapercibidos, primero por su contenido y segundo porque(...)

Leer más...

Mi tiempo en prisión

Autor: George PELL, cardenal prefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano

Leer más...

Experimento social de libro en Seattle

Autor: Jorge SOLEY, periodista

Lo que ha sucedido durante el mes de junio en Seattle ha sido una auténtica delicia para cualquier observador de la realidad. Nos referimos, claro está, a lo que(...)

Leer más...

De nuevo, el Concilio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El Concilio Vaticano II vuelve a estar en el centro del debate interno en la Iglesia, aunque esta vez ese debate se esté dando(...)

Leer más...

Regresar a Galilea en tiempos de pandemi…

Autor: Isabel VARGAS, ama de casa

Inimaginable cuando estábamos celebrando el fin y principio de año 2019-2020, que en pocos días un minúsculo virus, el(...)

Leer más...

María, misericordia, esperanza y consuel…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En el pasado mes de junio, el Santo Padre sumó tres nuevas invocaciones marianas a las Letanías(...)

Leer más...

Los enemigos del perdón

Autor: Santiago Martín, sacerdote FM

El marxismo ha ocasionado muchos males a la Iglesia. El primero fue convencer a muchos pastores de que no había que hablar de la(...)

Leer más...

El rejuvenecer del águila

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

En esta mi bendita “clausura” del confinamiento, me trae el corazón a la memoria, junto a una multitud de gracias y gozos, alguna que(...)

Leer más...

Dos años de la reforma del Catecismo sob…

Autor: Francisco C. LÓPEZ, doctor en Ciencias Políticas

Se cumplen dos años de la reforma del número 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. Leer más...

El fracaso del acuerdo de 2018 con China

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El próximo 22 de septiembre,(...)

Leer más...

María, poder y gloria

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana ha sido la salida del Papa emérito del Vaticano para ir a Alemania, a Ratisbona, a acompañar a su(...)

Leer más...

Charles de Foucauld y el islam

Autor: Juan Carlos SOLEY, economista

La noticia de la próxima canonización(...)

Leer más...

¿Qué nos dice hoy el Inmaculado Corazón …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este año se cumplen 50 años desde que se(...)

Leer más...

Agustino de clausura

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

Es un “empleo” que tuve en alguna rara ocasión, obligado por uno de mis posoperatorios, pero entonces con dolores, sacrificado, y no de muy(...)

Leer más...

La Iglesia alemana, entre "reclamo nacio…

Autor: Roberto PERTICI, historiador

Los artículos de Sandro Magister y Pietro De Marco(...)

Leer más...

Año del Agradecimiento

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dicen que en las grandes crisis sale de dentro lo mejor y también lo peor que hay en el hombre. En esta terrible pandemia(...)

Leer más...

Dar al César en una epidemia. Los límite…

Phil LAWLER, periodista

Mi amigo y colega Jeff Mirus nos advierte de que no debemos apresurarnos a juzgar(...)

Leer más...

Negocios vaticanos. La venganza del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Han impactado, el 5 de junio, el arresto y(...)

Leer más...

Pandemia, cuarentena, funcionarios, past…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

La palabra pandemia, como tantas otras(...)

Leer más...

Luz, sal, levadura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La difícil situación generada en Estados Unidos tras el presunto asesinato de George Floyd, afroamericano, a manos de un policía, con saqueos e incendios(...)

Leer más...

Sínodo alemán. Sobre el nuevo presidente…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

En las aventuras revolucionarias, las formulaciones de la(...)

Leer más...

Cansados y agobiados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Leer más...

Abandonarse en Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En el comentario a la actualidad de la Iglesia de la semana pasada, afirmé que adaptarse es sucumbir. No soy ningún profeta. Me limito(...)

Leer más...

San José de Arimatea

Autor: Ana HERNÁNDEZ, periodista

No estaba en el radar de Jesús, no queda constancia de una conversación,(...)

Leer más...

Las ideologías dominantes y la Iglesia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El reciente acuerdo entre el Partido Socialista, Podemos y Bildu ha hecho saltar(...)

Leer más...

Adaptarse es sucumbir

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras en algunos países los obispos siguen peleando con los respectivos gobiernos por la negativa de estos a permitir las misas con público -los más(...)

Leer más...

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...