Text Size
Tuesday, January 19, 2021
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El silencio de los corderos

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

“Los católicos tienen el derecho a ser considerados con respeto”. Son palabras del cardenal Lacroix, arzobispo de Quebec, dirigidas a las autoridades de esa provincia de Canadá, y que expresan el hartazgo ante la discriminación que sufre la Iglesia por parte de las autoridades públicas en la crisis provocada por la pandemia.

El cardenal canadiense es un hombre pacífico y él mismo dice que la Iglesia ha colaborado lealmente asumiendo las normas de seguridad que daba el Gobierno. Sin embargo, se lamenta de que nunca se hayan puesto en contacto con ellos, de que se puedan celebrar funerales en las pequeñas salas de los tanatorios pero no en los templos, de que los casinos puedan trabajar al cincuenta por ciento de su capacidad pero los templos no puedan albergar a más de cincuenta personas, de que la venta de alcohol y de ciertas drogas legales en Canadá sea considerada un servicio esencial, pero no la asistencia a Misa. Y Quebec no es el único caso. El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dado la razón al estado norteamericano de Nevada -donde está la ciudad de Las Vegas-, que permite que los casinos trabajen al cincuenta por ciento de su aforo, pero los templos no puedan acoger más de cincuenta personas, por grande que sea la iglesia.

En realidad, estas cosas deben dolernos pero no sorprendernos. Es el laicismo triunfante que ve débil y postrada a la Iglesia y que quiere aprovechar la epidemia para asestarle un golpe más, quizá definitivo. Los casos se multiplican por doquier y a veces no tienen relación con la pandemia. Por ejemplo, en Colombia, el presidente Iván Duque ha sido condenado por un tribunal por haber puesto en su cuenta personal de Twitter un comentario elogioso a la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia, en su 110 aniversario; ha sido acusado de romper la neutralidad que le exige el cargo, como si en una cuenta personal no se pudieran expresar opiniones personales, aunque en realidad lo que posiblemente molesta es que haya elogiado a la Virgen.

La consecuencia de todo esto debería ser un fuerte rechazo por parte de la minoría católica a aquellos políticos e instituciones manipuladas por los políticos, que les tratan como ciudadanos de segunda categoría, con menos derechos que los demás. La reacción normal debería llevar a esos católicos a no votar a los partidos políticos que les acosan, a considerar la libertad religiosa e incluso la libertad de opinar como un derecho fundamental que hay que defender ante lo políticamente correcto que quiere imponernos la dictadura del progresismo, heredera de la dictadura del relativismo que denunciara Benedicto XVI. Esa debería ser la reacción normal, pero por desgracia no lo es y no lo será. Los políticos que atacan o desprecian a la Iglesia lo saben muy bien y por eso no sólo no la temen, sino que aprovechan su debilidad para golpearla más.

Sus medidas no han sido inútiles y han producido sus venenosos frutos. Por ejemplo, aprovechando el miedo al virus, han conseguido meter en la gente la idea de que ir a la Iglesia es peligroso. En los sitios donde es posible ir a Misa, cumpliendo las limitaciones que exigen los respectivos Gobiernos, algunos templos no llenan ni siquiera el aforo permitido. Es verdad que muchos feligreses son personas mayores y, por lo tanto, de alto riesgo, y que alguno habrá adquirido durante el largo confinamiento en casa algún tipo de síndrome que le haga temer salir del hogar. Pero no creo que eso justifique todos los casos, pues en no pocas ocasiones los mismos que no van a la iglesia sí van a otros sitios donde hay más posibilidades de ser contagiados.

Así llegamos al nudo de la cuestión. Nuestros enemigos nos atacan desde fuera porque nos ven débiles dentro. Nuestros pastores en muchos casos callan, pero incluso cuando hablan no se sienten respaldados por los fieles, que no asumen como propias las protestas de los obispos en defensa de la libertad religiosa. Esta situación me recuerda aquella inquietante película magistralmente interpretada por Anthony Hopkins, “El silencio de los corderos”. No somos los corderos de los que habla Jesús, sino los pasivos e indiferentes, llenos de tibieza, a los que les quitan la posibilidad de ir a Misa y ni siquiera se inmutan, hasta el punto de que cuando pueden ir tampoco van. Es como si en muchos católicos se hubiera apagado la llama del amor a Dios y ya no resultara urgente e imprescindible ir a comulgar. ¿No deberíamos estar ansiosos por ir a la Iglesia para dar gracias a Dios por habernos protegido? ¿No deberíamos desear estar con Él para suplicarle que ayudara a los nuestros y a tantos otros que siguen sufriendo y no sólo porque están enfermos sino porque su economía se ha hundido? Temo que la pandemia y el miedo al contagio no sea la causa para esta acedía espiritual, sino más bien la excusa para no cumplir con el precepto dominical, lo cual significa que si antes se iba a Misa era por cumplimiento y no porque nos urgiera el amor de Dios y el amor a Dios.

Hay que defender la libertad religiosa que está en peligro por la dictadura del progresismo. Hay que hacer hablar a los corderos. Pero todo eso no será posible si no se produce una renovación espiritual, si no prendemos fuego al corazón de los fieles para que cada uno arda del deseo de amar y hacer amar al Amor.

Prev Next

Una sociedad de asesinos

Autor: Francisco J. CARBALLO

Con 198 votos a favor (PSOE, Podemos, BNG, ERC, Junts per Catalunya, Más País, Bildu, PNV, CUP, Ciudadanos), 138 en contra(...)

Leer más...

Ministerios laicales

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El Papa ha modificado un artículo del Código de Derecho Canónico, el 230.1, permitiendo que los laicos, hombres y mujeres, que sean considerados aptos(...)

Leer más...

Iguales en los derechos, en los deberes …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hablar(...)

Leer más...

Las mujeres al servicio del Evangelio

Autor Benedicto XVI, Papa

Queridos hermanos y hermanas: Llegamos(...)

Leer más...

Buenas y malas personas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Escribo estas líneas en los últimos días de las(...)

Leer más...

Violencia y violencias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana, sin duda, ha sido la toma del Congreso norteamericano por una multitud de seguidores del aún presidente Trump. Me(...)

Leer más...

"Annus horribilis" para la Secretaría de…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Sobre lo que queda de la mítica y omnipotente(...)

Leer más...

Nacer esta Navidad

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Las fiestas de Navidad suponen la alegre conmemoración del(...)

Leer más...

La corrupción de la libertad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Le creó como un animal, del género homo y de la especie sapiens, pero que(...)

Leer más...

San Ambrosio y San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El arzobispo emérito de Philadelphia, monseñor Chaput, ha intervenido en una cuestión que está generando mucha polémica en Estados Unidos: la posibilidad de que(...)

Leer más...

Ante el debate sobre la ley de eutanasia

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El próximo día 17, jueves, parece(...)

Leer más...

Fraternidad universal y derechos humanos

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La fecha del 10 de diciembre, aniversario de la(...)

Leer más...

Un Adviento diferente

Autor: Santiago MARTÍN sacerdote FM

Estamos ya en Adviento y parece como si este año todo girara en torno a la epidemia del virus Covid. Y me refiero no(...)

Leer más...

El Adviento como apertura

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como “tiempo fuerte” que es, el Leer más...

Europa no debe sucumbir a la red Soros

Autor: Viktor ORBAN, presidente de Hungría

Muchos creen que el primer ministro de(...)

Leer más...

Iglesias cerradas. ¿Qué ha cambiado en l…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

No pasan inadvertidas, en el Vaticano, las restricciones impuestas(...)

Leer más...

El cardenal Becciu se defiende

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Entre otras muchas cosas que han ocurrido esta semana y que afectan a la Iglesia, merece la pena detenerse en tres: los ataques a(...)

Leer más...

Carta abierta sobre el "caso Becciu"

Autor: Andrea PAGANINI

Querido periodista católico, no soy nadie, no tengo título, pero amo a la Iglesia y al Papa. Leer más...

Raíces teológicas del antropocentrismo e…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

En numerosos pasajes del Antiguo Testamento se encarece la dignidad del hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios; esta referencia(...)

Leer más...

La esperanza en la encíclica "Fratelli T…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La esperanza es la actitud que mejor describe la invitación que nos hace, cada año, el Adviento.(...)

Leer más...

¿Serán pocos los que se salvan?

Autor: George PELL, cardenal prefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano

En 1972 participé en(...)

Leer más...

La Teología del Pueblo o la transformaci…

Autor: Carlos Daniel LASA, doctor en Filosofía

Unas breves notas, sabiendo que el formato impide un desarrollo(...)

Leer más...

Tiempos apostólicos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La publicación, por parte de la Santa Sede, del documento sobre el ex cardenal McCarrick cierra, al menos de momento, un lamentable capítulo de(...)

Leer más...

Las tres lecciones del informe McCarrick

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Son por lo menos tres las lecciones que se extraen de las 461 páginas del Informe sobre(...)

Leer más...

Hacia, con y de los pobres

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Coincidiendo con el 33º domingo del Tiempo Ordinario, este 15 de noviembre de 2020 celebramos la IV(...)

Leer más...

Impunidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Aunque los ojos del mundo han estado puestos, esta semana, en lo que pasaba en Estados Unidos, en lo que afecta a la Iglesia(...)

Leer más...

¿Creían los primeros cristianos en la in…

Autores: Yasmín ORÉ y Jesús URONES, matrimonio de teólogos

En los próximos días celebraremos la festividad de(...)

Leer más...

Arde Polonia

Autor: Malgorzata WOLCZYK, periodista

Polonia, lo mismo que España, está desgarrada en dos,(...)

Leer más...

La verdad no admite cambios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana, la noticia, sin duda, ha estado en unas declaraciones del Papa aparecidas en un documental sobre él, titulado “Francesco”, sobre la legalización(...)

Leer más...

El hambre no deja de hacer estragos. Día…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Leer más...

Vencer el mal a fuerza de bien

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana hemos celebrado la fiesta litúrgica de Santa Teresa de Jesús, Teresa la Grande, fundadora en tiempos revueltos y doctora de la Iglesia(...)

Leer más...

Rezar por la España de todos

Autor: Adolgo GONZÁLEZ, obispo de Almería

Es la Virgen del Pilar(...)

Leer más...

Encíclica "Fratelli tutti"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La encíclica “Fratelli tutti” (“Hermanos todos”) del Papa Francisco ha entusiasmado a algunos y decepcionado e incluso irritado a otros. Para entender a unos(...)

Leer más...

Cuando el dogma se vive firmemente

Autor: Charles J. CHAPUT, arzobispo emérito de Philadelphia

Cuando la senadora Dianne Feinstein(...)

Leer más...

El Cristo comunista chino

Cameron HILDITCH, historiador

A principios de este año tuvimos noticia de la intención del Partido Comunista Chino (PCC) de elaborar su propia “traducción” del texto bíblico aprobado por(...)

Leer más...

Volver a San Francisco

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No es fácil mantener la paz y la esperanza en medio de tanta convulsión como hay en la Iglesia y en el mundo. Esta(...)

Leer más...