Text Size
Sunday, September 27, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El silencio de los corderos

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

“Los católicos tienen el derecho a ser considerados con respeto”. Son palabras del cardenal Lacroix, arzobispo de Quebec, dirigidas a las autoridades de esa provincia de Canadá, y que expresan el hartazgo ante la discriminación que sufre la Iglesia por parte de las autoridades públicas en la crisis provocada por la pandemia.

El cardenal canadiense es un hombre pacífico y él mismo dice que la Iglesia ha colaborado lealmente asumiendo las normas de seguridad que daba el Gobierno. Sin embargo, se lamenta de que nunca se hayan puesto en contacto con ellos, de que se puedan celebrar funerales en las pequeñas salas de los tanatorios pero no en los templos, de que los casinos puedan trabajar al cincuenta por ciento de su capacidad pero los templos no puedan albergar a más de cincuenta personas, de que la venta de alcohol y de ciertas drogas legales en Canadá sea considerada un servicio esencial, pero no la asistencia a Misa. Y Quebec no es el único caso. El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dado la razón al estado norteamericano de Nevada -donde está la ciudad de Las Vegas-, que permite que los casinos trabajen al cincuenta por ciento de su aforo, pero los templos no puedan acoger más de cincuenta personas, por grande que sea la iglesia.

En realidad, estas cosas deben dolernos pero no sorprendernos. Es el laicismo triunfante que ve débil y postrada a la Iglesia y que quiere aprovechar la epidemia para asestarle un golpe más, quizá definitivo. Los casos se multiplican por doquier y a veces no tienen relación con la pandemia. Por ejemplo, en Colombia, el presidente Iván Duque ha sido condenado por un tribunal por haber puesto en su cuenta personal de Twitter un comentario elogioso a la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia, en su 110 aniversario; ha sido acusado de romper la neutralidad que le exige el cargo, como si en una cuenta personal no se pudieran expresar opiniones personales, aunque en realidad lo que posiblemente molesta es que haya elogiado a la Virgen.

La consecuencia de todo esto debería ser un fuerte rechazo por parte de la minoría católica a aquellos políticos e instituciones manipuladas por los políticos, que les tratan como ciudadanos de segunda categoría, con menos derechos que los demás. La reacción normal debería llevar a esos católicos a no votar a los partidos políticos que les acosan, a considerar la libertad religiosa e incluso la libertad de opinar como un derecho fundamental que hay que defender ante lo políticamente correcto que quiere imponernos la dictadura del progresismo, heredera de la dictadura del relativismo que denunciara Benedicto XVI. Esa debería ser la reacción normal, pero por desgracia no lo es y no lo será. Los políticos que atacan o desprecian a la Iglesia lo saben muy bien y por eso no sólo no la temen, sino que aprovechan su debilidad para golpearla más.

Sus medidas no han sido inútiles y han producido sus venenosos frutos. Por ejemplo, aprovechando el miedo al virus, han conseguido meter en la gente la idea de que ir a la Iglesia es peligroso. En los sitios donde es posible ir a Misa, cumpliendo las limitaciones que exigen los respectivos Gobiernos, algunos templos no llenan ni siquiera el aforo permitido. Es verdad que muchos feligreses son personas mayores y, por lo tanto, de alto riesgo, y que alguno habrá adquirido durante el largo confinamiento en casa algún tipo de síndrome que le haga temer salir del hogar. Pero no creo que eso justifique todos los casos, pues en no pocas ocasiones los mismos que no van a la iglesia sí van a otros sitios donde hay más posibilidades de ser contagiados.

Así llegamos al nudo de la cuestión. Nuestros enemigos nos atacan desde fuera porque nos ven débiles dentro. Nuestros pastores en muchos casos callan, pero incluso cuando hablan no se sienten respaldados por los fieles, que no asumen como propias las protestas de los obispos en defensa de la libertad religiosa. Esta situación me recuerda aquella inquietante película magistralmente interpretada por Anthony Hopkins, “El silencio de los corderos”. No somos los corderos de los que habla Jesús, sino los pasivos e indiferentes, llenos de tibieza, a los que les quitan la posibilidad de ir a Misa y ni siquiera se inmutan, hasta el punto de que cuando pueden ir tampoco van. Es como si en muchos católicos se hubiera apagado la llama del amor a Dios y ya no resultara urgente e imprescindible ir a comulgar. ¿No deberíamos estar ansiosos por ir a la Iglesia para dar gracias a Dios por habernos protegido? ¿No deberíamos desear estar con Él para suplicarle que ayudara a los nuestros y a tantos otros que siguen sufriendo y no sólo porque están enfermos sino porque su economía se ha hundido? Temo que la pandemia y el miedo al contagio no sea la causa para esta acedía espiritual, sino más bien la excusa para no cumplir con el precepto dominical, lo cual significa que si antes se iba a Misa era por cumplimiento y no porque nos urgiera el amor de Dios y el amor a Dios.

Hay que defender la libertad religiosa que está en peligro por la dictadura del progresismo. Hay que hacer hablar a los corderos. Pero todo eso no será posible si no se produce una renovación espiritual, si no prendemos fuego al corazón de los fieles para que cada uno arda del deseo de amar y hacer amar al Amor.

Prev Next

De nuevo, la amenaza de cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Sin duda que la noticia de la semana ha sido la dimisión de monseñor Becciu como prefecto de la Congregación para la Causa de(...)

Leer más...

Una crisis de fe nunca vista antes

Autor: Willem J. EIJK, cardenal arzobispo de Utrecht

La(...)

Leer más...

El fracaso del diálogo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta ha sido una semana intensa, de noticias nada buenas. Un sacerdote italiano, dedicado a ayudar a los emigrantes sin papeles, fue asesinado a(...)

Leer más...

El posconcilio y los grandes "saltos ade…

Autor: Roberto PERTICI, filósofo

En una reciente intervención intenté señalar, aunque en un(...)

Leer más...

Por qué permanezco en la Iglesia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El cardenal de Luxemburgo, jesuita y presidente de la Comisión que coordina a todas las Conferencias Episcopales de Europa, monseñor Hollerich, ha dicho que(...)

Leer más...

Por qué me quedo en la Iglesia

Autor: Joseph RATZINGER, teólogo

Hoy en día hay muchas razones opuestas para no permanecer en la Iglesia. Es tentador dar la espalda a la Iglesia no sólo a aquellos(...)

Leer más...

La dictadura de la Comunión en la mano

Autor: Francisco J. CARBALLO, historiador

Las dictaduras no son intrínsecamente malas. De la dictadura del bien, de lo(...)

Leer más...

Custodios de la vida

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Dentro del Leer más...

Culto y cultura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Elon Musk, el multimillonario que fabrica los coches eléctricos Tesla, ha decidido llamar a su hijo X AE A-12. Ignoro como llamarán en la(...)

Leer más...

El "rediseño" de la Iglesia católica

Autor: Carlos Daniel LASA, doctor en Filosofía

Como me dedico a la academiael oficio de leer dentro de(...)

Leer más...

La ideología de género. Su imposición en…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

Se habla habitualmente de Leer más...

Algunas claves del magisterio social de …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Del 22 al 25 de agosto de 1968 San Pablo VI realizó una peregrinación a Colombia con(...)

Leer más...

La gran estafa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana se ha publicado un informe sobre la salud mental en Estados Unidos durante la pandemia. Según este informe, tres de cada cuatro(...)

Leer más...

Los pueblos indígenas en tiempos de Covi…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El día 9 de agosto se celebra, como cada año, el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.(...)

Leer más...

Clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha declarado nulos todos los bautismos que se hayan hecho sin seguir la fórmula utilizada por(...)

Leer más...

Persecución nada encubierta

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

¿Existe en España y en muchos países que antes(...)

Leer más...

Crisis-decadencia de la Iglesia

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

Numerosos autores han hablado, ya(...)

Leer más...

El silencio de los corderos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

“Los católicos tienen el derecho a ser considerados con respeto”. Son palabras del cardenal Lacroix, arzobispo de Quebec, dirigidas a las autoridades de esa(...)

Leer más...

El culto litúrgico a los beatos y santos…

Autor: José Antonio DA CONCEICAO, sacerdote

La Biblia nos revela desde el Antiguo Testamento la voluntad amorosa de Dios de comunicar su santidad al pueblo:(...)

Leer más...

Las parroquias, a examen

En pleno verano y con muchas parroquias cerradas o bajo mínimos debido a la pandemia, la Congregación para el Clero, que preside el cardenal Stella, ha sacado un documento sobre las parroquias. Sin que se pueda decir que hay(...)

Leer más...

La sangre de Cristo y sus tres heridas

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 30 de junio de 1960, san Juan XXIII escribió la carta apostólica Inde aprimis, sobre(...)

Leer más...

El futuro es el pasado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana me han llamado la atención los pronunciamientos de dos cardenales africanos. Prácticamente han pasado desapercibidos, primero por su contenido y segundo porque(...)

Leer más...

Mi tiempo en prisión

Autor: George PELL, cardenal prefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano

Leer más...

Experimento social de libro en Seattle

Autor: Jorge SOLEY, periodista

Lo que ha sucedido durante el mes de junio en Seattle ha sido una auténtica delicia para cualquier observador de la realidad. Nos referimos, claro está, a lo que(...)

Leer más...

De nuevo, el Concilio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El Concilio Vaticano II vuelve a estar en el centro del debate interno en la Iglesia, aunque esta vez ese debate se esté dando(...)

Leer más...

Regresar a Galilea en tiempos de pandemi…

Autor: Isabel VARGAS, ama de casa

Inimaginable cuando estábamos celebrando el fin y principio de año 2019-2020, que en pocos días un minúsculo virus, el(...)

Leer más...

María, misericordia, esperanza y consuel…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En el pasado mes de junio, el Santo Padre sumó tres nuevas invocaciones marianas a las Letanías(...)

Leer más...

Los enemigos del perdón

Autor: Santiago Martín, sacerdote FM

El marxismo ha ocasionado muchos males a la Iglesia. El primero fue convencer a muchos pastores de que no había que hablar de la(...)

Leer más...

El rejuvenecer del águila

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

En esta mi bendita “clausura” del confinamiento, me trae el corazón a la memoria, junto a una multitud de gracias y gozos, alguna que(...)

Leer más...

Dos años de la reforma del Catecismo sob…

Autor: Francisco C. LÓPEZ, doctor en Ciencias Políticas

Se cumplen dos años de la reforma del número 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. Leer más...

El fracaso del acuerdo de 2018 con China

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El próximo 22 de septiembre,(...)

Leer más...

María, poder y gloria

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana ha sido la salida del Papa emérito del Vaticano para ir a Alemania, a Ratisbona, a acompañar a su(...)

Leer más...

Charles de Foucauld y el islam

Autor: Juan Carlos SOLEY, economista

La noticia de la próxima canonización(...)

Leer más...

¿Qué nos dice hoy el Inmaculado Corazón …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este año se cumplen 50 años desde que se(...)

Leer más...

Agustino de clausura

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

Es un “empleo” que tuve en alguna rara ocasión, obligado por uno de mis posoperatorios, pero entonces con dolores, sacrificado, y no de muy(...)

Leer más...

La Iglesia alemana, entre "reclamo nacio…

Autor: Roberto PERTICI, historiador

Los artículos de Sandro Magister y Pietro De Marco(...)

Leer más...