Text Size
Sunday, September 27, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Por qué permanezco en la Iglesia

There are no translations available.

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El cardenal de Luxemburgo, jesuita y presidente de la Comisión que coordina a todas las Conferencias Episcopales de Europa, monseñor Hollerich, ha dicho que el Covid ha acelerado en diez años la secularización de Europa. Según él, los llamados “católicos culturales” -los que iban a Misa por inercia y tradición- ya no volverán cuando pase la epidemia. Para algunos importantes jerarcas esto es motivo de alegría, pero para otros lo es de preocupación, por muchos motivos, empezando por el económico. La Iglesia en Irlanda, y no es la única, ya ha hecho saber que su existencia está amenazada, debido a la brutal caída de las colectas.

Pero si estos son los hechos, debemos esforzarnos por encontrar las causas. En un lúcido artículo de la época en que era un joven teólogo católico que acababa de participar en el Concilio Vaticano II, el Papa Benedicto XVI se preguntaba por qué seguir formando parte de la Iglesia. Ya entonces, Ratzinger describía así la situación: “La Iglesia se encuentra en una situación de confusión, en la que las razones a favor o en contra no sólo se mezclan de la forma más extraña, sino que parece imposible llegar a un entendimiento. La desconfianza reina, sobre todo porque la permanencia en la Iglesia ya no tiene el carácter claro e inequívoco que alguna vez tuvo y nadie cree en la sinceridad de los demás”. Más adelante añade: “Hoy en día vemos a la Iglesia prácticamente sólo desde el punto de vista de la eficacia, preocupados por saber qué podemos hacer con ella. Para nosotros hoy en día no es más que una organización que puede ser transformada, y nuestro gran problema es determinar qué cambios la harán "más eficaz" para los objetivos particulares que cada uno propone”.

Ahí, precisamente, me parece que está la clave del problema, el por qué tantos de los pocos que iban a Misa han dejado de hacerlo. Unos y otros, conservadores y progresistas, han perdido de vista qué es de verdad la Iglesia. En la medida en que se ve como una institución, como una estructura, se hace cada vez más difícil amarla. Para unos, la Iglesia tiene como primer objetivo dar gloria a Dios y acercar los hombres a su Creador, es decir, evangelizar. Para los otros, el objetivo de la Iglesia es ante todo servir a los hombres en sus necesidades materiales, favorecer la convivencia entre los pueblos y proteger la naturaleza. Pero ambos la ven, repito, como una estructura.

En realidad, la pregunta sobre qué es la Iglesia predispone ya a una respuesta equivocada. Porque la verdadera pregunta no debería ser por el qué sino por el quién. Cuando en la interpretación del Vaticano II según el llamado “espíritu del Concilio”, en ruptura con la Tradición, se insistió en que la Iglesia era el “pueblo de Dios”, se estaban poniendo las bases para el error que ahora cometemos, con sus inevitables consecuencias de desapego. La imagen de Iglesia como “pueblo de Dios” es positiva porque ayuda a entender que todos, dentro de ella, tenemos la misma dignidad, que procede de nuestra condición de bautizados. Pero, en el contexto sociopolítico en que vivimos desde la Ilustración, resulta inevitable pensar que si la Iglesia es “pueblo” en ella reside la soberanía, lo mismo que reside en el colectivo que se autoidentifica con una nación concreta. Si en España, por ejemplo, la soberanía reside en el pueblo español, eso significa que ese pueblo, mediante el ejercicio del voto, puede darse sus propias leyes, las que sean, incluso yendo en contra de las que establece el derecho natural. No es extraño, por lo tanto, que resulte lógico pensar que también el “pueblo de Dios”, en el que reside toda la soberanía, pueda darse sus propias leyes sin tener en cuenta no sólo la Tradición sino ni siquiera la Palabra de Dios; este “pueblo de Dios soberano” puede decir de manera autónoma qué es verdad y qué es mentira, qué es bueno y qué es malo. De hecho, éste es el proceso que llevamos viviendo desde hace sesenta años, como constató el teólogo Ratzinger y que ahora culmina en el Sínodo alemán.

Pero, además de los problemas teológicos que causa esta concepción de la Iglesia autoidentificada con el concepto de “pueblo” como si fuera una democracia más aunque de tipo plurinacional, e incluso además de los problemas de división interna que genera debido a que una minoría no está dispuesta a tirar por la borda el pasado y a renunciar a la Palabra y a la Tradición, hay otro problema más de fondo. Y ese problema, vuelvo a repetir, es que la Iglesia no es, en primer lugar, un “qué”, sino un “quién”.

El Vaticano II utilizó, ciertamente, la imagen de “pueblo de Dios” para designar a la Iglesia, pero no olvidó otra imagen, acuñada por San Pablo y expuesta por Pío XII en una de sus más conocidas encíclicas. La Iglesia, ante todo, es el Cuerpo Místico de Cristo. El Señor es la cabeza de la Iglesia y de ella forman parte la Santísima Virgen, los santos, las almas del purgatorio y todos los que aún, como “pueblo de Dios” peregrinamos en esta tierra. Este “pueblo” de aquí no puede considerar que es en exclusiva la Iglesia; es Iglesia, pero no es “la Iglesia”, porque la Iglesia también está integrada por los que están en el cielo, empezando por Cristo, su cabeza, su Señor y su Rey, y por los que están en el purgatorio. Por eso, el “pueblo de Dios en la tierra” no puede atribuirse el derecho de legislar sobre la verdad y la bondad como lo hace un parlamento de una democracia, simplemente porque no es el conjunto de los miembros que forman la Iglesia y porque le debe obediencia a ese Señor que la ha fundado y que ha derramado su sangre para que ella exista y tenga vida. A esta Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo y también pueblo de Dios, sí se le puede amar. Es alguien, es Cristo. No es “algo”, no es una estructura, no es un ente abstracto. Es una persona maravillosa que siendo el Todopoderoso se encarnó en algo tan frágil y minúsculo como un ser humano para salvar a esta pequeña y desobediente criatura.

¿Por qué muchos están dejando de ir la Iglesia? Es la pregunta que planteaba al principio. La respuesta es la misma que la que tiene esta otra pregunta: ¿Por qué la gente, en los sitios donde se puede ir a Misa y comulgar, no lo hace y prefiere quedarse en casa viendo la Eucaristía por televisión? No es sólo miedo a los contagios. Es que desde hace muchos años -sesenta nada menos- no se ha educado a los católicos en que la Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo y en que el Señor está presente realmente en la Eucaristía. Cuando se ha presentado a la Iglesia como una estructura, como un “qué” y no como un “quién”, lo mismo que cuando se ha dicho que se puede comulgar en función de los deseos y apetencias del comulgante como si la Eucaristía fuera una cosa y no una persona, se ha hecho muy difícil, sino imposible, amar tanto a la Iglesia como a la Eucaristía. No es de extrañar, pues, que muchos ya no sientan nada por la Iglesia y tampoco sientan la necesidad de recibir la Sagrada comunión.

Cristo está en la Iglesia y allí nos espera, lo mismo que nos espera en la Eucaristía. Nos espera para que le amemos, le adoremos y le sirvamos con todo nuestro corazón y con todas nuestras fuerzas. Es Cristo, es “alguien” y no “algo”. Es el “alguien”, la persona, que me ama y al que quiero amar porque se lo merece. Por eso permanezco en la Iglesia. Si ésta fuera sólo una estructura, con gusto prescindiría de ella y me alejaría de esta caótica casa de confusión. Pero no puedo y no quiero alejarme de Cristo.

Prev Next

De nuevo, la amenaza de cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Sin duda que la noticia de la semana ha sido la dimisión de monseñor Becciu como prefecto de la Congregación para la Causa de(...)

Leer más...

Una crisis de fe nunca vista antes

Autor: Willem J. EIJK, cardenal arzobispo de Utrecht

La(...)

Leer más...

El fracaso del diálogo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta ha sido una semana intensa, de noticias nada buenas. Un sacerdote italiano, dedicado a ayudar a los emigrantes sin papeles, fue asesinado a(...)

Leer más...

El posconcilio y los grandes "saltos ade…

Autor: Roberto PERTICI, filósofo

En una reciente intervención intenté señalar, aunque en un(...)

Leer más...

Por qué permanezco en la Iglesia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El cardenal de Luxemburgo, jesuita y presidente de la Comisión que coordina a todas las Conferencias Episcopales de Europa, monseñor Hollerich, ha dicho que(...)

Leer más...

Por qué me quedo en la Iglesia

Autor: Joseph RATZINGER, teólogo

Hoy en día hay muchas razones opuestas para no permanecer en la Iglesia. Es tentador dar la espalda a la Iglesia no sólo a aquellos(...)

Leer más...

La dictadura de la Comunión en la mano

Autor: Francisco J. CARBALLO, historiador

Las dictaduras no son intrínsecamente malas. De la dictadura del bien, de lo(...)

Leer más...

Custodios de la vida

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Dentro del Leer más...

Culto y cultura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Elon Musk, el multimillonario que fabrica los coches eléctricos Tesla, ha decidido llamar a su hijo X AE A-12. Ignoro como llamarán en la(...)

Leer más...

El "rediseño" de la Iglesia católica

Autor: Carlos Daniel LASA, doctor en Filosofía

Como me dedico a la academiael oficio de leer dentro de(...)

Leer más...

La ideología de género. Su imposición en…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

Se habla habitualmente de Leer más...

Algunas claves del magisterio social de …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Del 22 al 25 de agosto de 1968 San Pablo VI realizó una peregrinación a Colombia con(...)

Leer más...

La gran estafa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana se ha publicado un informe sobre la salud mental en Estados Unidos durante la pandemia. Según este informe, tres de cada cuatro(...)

Leer más...

Los pueblos indígenas en tiempos de Covi…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El día 9 de agosto se celebra, como cada año, el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.(...)

Leer más...

Clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha declarado nulos todos los bautismos que se hayan hecho sin seguir la fórmula utilizada por(...)

Leer más...

Persecución nada encubierta

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

¿Existe en España y en muchos países que antes(...)

Leer más...

Crisis-decadencia de la Iglesia

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

Numerosos autores han hablado, ya(...)

Leer más...

El silencio de los corderos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

“Los católicos tienen el derecho a ser considerados con respeto”. Son palabras del cardenal Lacroix, arzobispo de Quebec, dirigidas a las autoridades de esa(...)

Leer más...

El culto litúrgico a los beatos y santos…

Autor: José Antonio DA CONCEICAO, sacerdote

La Biblia nos revela desde el Antiguo Testamento la voluntad amorosa de Dios de comunicar su santidad al pueblo:(...)

Leer más...

Las parroquias, a examen

En pleno verano y con muchas parroquias cerradas o bajo mínimos debido a la pandemia, la Congregación para el Clero, que preside el cardenal Stella, ha sacado un documento sobre las parroquias. Sin que se pueda decir que hay(...)

Leer más...

La sangre de Cristo y sus tres heridas

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 30 de junio de 1960, san Juan XXIII escribió la carta apostólica Inde aprimis, sobre(...)

Leer más...

El futuro es el pasado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana me han llamado la atención los pronunciamientos de dos cardenales africanos. Prácticamente han pasado desapercibidos, primero por su contenido y segundo porque(...)

Leer más...

Mi tiempo en prisión

Autor: George PELL, cardenal prefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano

Leer más...

Experimento social de libro en Seattle

Autor: Jorge SOLEY, periodista

Lo que ha sucedido durante el mes de junio en Seattle ha sido una auténtica delicia para cualquier observador de la realidad. Nos referimos, claro está, a lo que(...)

Leer más...

De nuevo, el Concilio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El Concilio Vaticano II vuelve a estar en el centro del debate interno en la Iglesia, aunque esta vez ese debate se esté dando(...)

Leer más...

Regresar a Galilea en tiempos de pandemi…

Autor: Isabel VARGAS, ama de casa

Inimaginable cuando estábamos celebrando el fin y principio de año 2019-2020, que en pocos días un minúsculo virus, el(...)

Leer más...

María, misericordia, esperanza y consuel…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En el pasado mes de junio, el Santo Padre sumó tres nuevas invocaciones marianas a las Letanías(...)

Leer más...

Los enemigos del perdón

Autor: Santiago Martín, sacerdote FM

El marxismo ha ocasionado muchos males a la Iglesia. El primero fue convencer a muchos pastores de que no había que hablar de la(...)

Leer más...

El rejuvenecer del águila

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

En esta mi bendita “clausura” del confinamiento, me trae el corazón a la memoria, junto a una multitud de gracias y gozos, alguna que(...)

Leer más...

Dos años de la reforma del Catecismo sob…

Autor: Francisco C. LÓPEZ, doctor en Ciencias Políticas

Se cumplen dos años de la reforma del número 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. Leer más...

El fracaso del acuerdo de 2018 con China

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El próximo 22 de septiembre,(...)

Leer más...

María, poder y gloria

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana ha sido la salida del Papa emérito del Vaticano para ir a Alemania, a Ratisbona, a acompañar a su(...)

Leer más...

Charles de Foucauld y el islam

Autor: Juan Carlos SOLEY, economista

La noticia de la próxima canonización(...)

Leer más...

¿Qué nos dice hoy el Inmaculado Corazón …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este año se cumplen 50 años desde que se(...)

Leer más...

Agustino de clausura

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

Es un “empleo” que tuve en alguna rara ocasión, obligado por uno de mis posoperatorios, pero entonces con dolores, sacrificado, y no de muy(...)

Leer más...

La Iglesia alemana, entre "reclamo nacio…

Autor: Roberto PERTICI, historiador

Los artículos de Sandro Magister y Pietro De Marco(...)

Leer más...