Text Size
Thursday, January 21, 2021
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La esperanza en la encíclica "Fratelli Tutti"

There are no translations available.

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La esperanza es la actitud que mejor describe la invitación que nos hace, cada año, el Adviento. En estos momentos, históricamente marcados por las múltiples crisis asociadas a la pandemia de coronavirus, quizá sea la esperanza lo que más intensamente necesitamos y aquello que con más cuidado debemos cultivar.

Por ello, en los siguientes párrafos, ofrezco algunas reflexiones sobre esta virtud, a partir de la encíclica Fratelli Tutti (FT), publicada por el papa Francisco en el mes de octubre de 2020 y dedicada a la fraternidad y la amistad social. Después de presentar en el primer capítulo algunas sombras de nuestro mundo, el Santo Padre ofrece “caminos de esperanza” (FT 54). Lo hace, de entrada, porque está convencido de que “Dios sigue derramando en la humanidad semillas de bien” (FT 54).

Al mismo tiempo, porque constata que la pandemia nos ha permitido “reconocer cómo nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes que, sin lugar a dudas, escribieron los acontecimientos decisivos de nuestra historia compartida: médicos, enfermeros y enfermeras, farmacéuticos, empleados de los supermercados, personal de limpieza, cuidadores, transportistas, hombres y mujeres que trabajan para proporcionar servicios esenciales y seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas... comprendieron que nadie se salva solo” (FT 54). Por eso, el Sucesor de Pedro continúa diciendo con convicción: “Invito a la esperanza, que nos habla de una realidad que está enraizada en lo profundo del ser humano, independientemente de las circunstancias concretas y los condicionamientos históricos en que vive. Nos habla de una sed, de una aspiración, de un anhelo de plenitud, de vida lograda, de un querer tocar lo grande, lo que llena el corazón y eleva el espíritu hacia cosas grandes, como la verdad, la bondad y la belleza, la justicia y el amor. [...] La esperanza es audaz, sabe mirar más allá de la comodidad personal, de las pequeñas seguridades y compensaciones que estrechan el horizonte, para abrirse a grandes ideales que hacen la vida más bella y digna. Caminemos en esperanza” (FT 55).

Es cierto que el Papa dista mucho de ser ingenuo y es muy consciente de las fuerzas que se oponen a la esperanza y que, de diversas formas, nos pueden estar afectando a todos. Por ejemplo, en el plano individual y de las relaciones personales, “el aislamiento y la cerrazón en uno mismo o en los propios intereses jamás son el camino para devolver esperanza y obrar una renovación, sino que es la cercanía, la cultura del encuentro” (FT 30). Por eso, Francisco nos alienta a encarnar esta esperanza en nuestras vidas concretas y cotidianas, con esta fórmula luminosa y condensada: “Aislamiento, no; cercanía, sí. Cultura del enfrentamiento, no; cultura del encuentro, sí” (FT 30). En el flanco social descubrimos un contraste semejante. Comentando la parábola del buen samaritano, Su Santidad habla de “los salteadores del camino” y observa: “Hay una triste hipocresía cuando la impunidad del delito, del uso de las instituciones para el provecho personal o corporativo y otros males que no logramos desterrar, se unen a una permanente descalificación de todo, a la constante siembra de sospecha que hace cundir la desconfianza y la perplejidad. El engaño del ‘todo está mal’ es respondido con un ‘nadie puede arreglarlo’, ‘¿qué puedo hacer yo?’. De esta manera, se nutre el desencanto y la desesperanza, y eso no alienta un espíritu de solidaridad y de generosidad. Hundir a un pueblo en el desaliento es el cierre de un círculo perverso perfecto: así obra la dictadura invisible de los verdaderos intereses ocultos, que se adueñaron de los recursos y de la capacidad de opinar y pensar” (FT 75).

Un tercer ejemplo lo encontramos en la vertiente política, tanto en el ámbito nacional como en el internacional. Escuchemos de nuevo al Obispo de Roma: “La mejor manera de dominar y de avanzar sin límites es sembrar la desesperanza y suscitar la desconfianza constante, aun disfrazada detrás de la defensa de algunos valores. Hoy en muchos países se utiliza el mecanismo político de exasperar, exacerbar y polarizar” (FT 15). Todo lo que, de nuestra parte, signifique sembrar concordia y solidaridad será un modo de hacer viable la esperanza para todos, especialmente para quienes más sufren. Desde ahí, el papa Francisco nos ofrece algunas pistas para valorar y cuidar la esperanza, que bien pueden formar parte de nuestro plan para este Adviento de 2020. De entrada, “una gran nobleza es ser capaz de desatar procesos cuyos frutos serán recogidos por otros, con la esperanza puesta en las fuerzas secretas del bien que se siembra. La buena política une al amor la esperanza, la confianza en las reservas de bien que hay en el corazón del pueblo, a pesar de todo” (FT 196). Es decir, hay aquí una invitación a la generosidad y amplitud de miras, formulada para el campo político, pero válida también para otras facetas de la vida.

En el terreno de las relaciones interpersonales y sociales, el Obispo de Roma recuerda que “el camino hacia una mejor convivencia implica siempre reconocer la posibilidad de que el otro aporte una perspectiva legítima, al menos en parte, algo que pueda ser rescatado, aun cuando se haya equivocado o haya actuado mal. Porque nunca se debe encasillar al otro por lo que pudo decir o hacer, sino que debe ser considerado por la promesa que lleva dentro de él, promesa que deja siempre un resquicio de esperanza” (FT 228).

Enumeremos gestos concretos que podríamos llevar a cabo para ser, por doquier, sembradores de esperanza. Dar otra oportunidad al que se equivoca es una muestra de benevolencia y grandeza de alma. Al respecto, ¿qué vamos a hacer para evitar todas esas etiquetas que a menudo ponemos a las personas que viven en nuestro entorno y que las menoscaban e impiden su maduración, las entristecen y deterioran su fama y su nombre? En definitiva, este tiempo de Adviento puede convertirse en una ocasión privilegiada para vigorizar la esperanza y para encarnarla en nuestras vidas. Donde veamos mentira y pesimismo, los discípulos de Cristo estamos llamados a poner verdad y responsabilidad, coherencia y caridad. Que las buenas obras sean nuestro emblema cuando otros solamente se contenten con discursos vacíos o propaganda mendaz. Para vivir el Adviento con densidad evangélica, al margen de superficialidades y consumismo compulsivo, sería bueno que hiciésemos un sencillo “plan para avivar la esperanza”, tanto en el plano personal como en el parroquial y social. Sin duda, en todas estas esferas, una detenida lectura de la encíclica Fratelli Tutti nos puede ayudar a ello. Nos vendrá bien, en fin, escuchar a Santa Teresa de Jesús, cuando exhortaba: “Espera, espera, que no sabes cuándo vendrá el día ni la hora. Vela con cuidado, que todo se pasa con brevedad, aunque tu deseo hace lo cierto dudoso, y el tiempo breve largo. Mira que mientras más peleares, más mostrarás el amor que tienes a tu Dios y más te gozarás con tu Amado con gozo y deleite que no puede tener fin” (Exclamaciones del alma a Dios, 15, 3).

(Publicado en el semanario La Verdad, de la Archidiócesis de Pamplona-Tudela)

Prev Next

Una sociedad de asesinos

Autor: Francisco J. CARBALLO

Con 198 votos a favor (PSOE, Podemos, BNG, ERC, Junts per Catalunya, Más País, Bildu, PNV, CUP, Ciudadanos), 138 en contra(...)

Leer más...

Ministerios laicales

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El Papa ha modificado un artículo del Código de Derecho Canónico, el 230.1, permitiendo que los laicos, hombres y mujeres, que sean considerados aptos(...)

Leer más...

Iguales en los derechos, en los deberes …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hablar(...)

Leer más...

Las mujeres al servicio del Evangelio

Autor Benedicto XVI, Papa

Queridos hermanos y hermanas: Llegamos(...)

Leer más...

Buenas y malas personas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Escribo estas líneas en los últimos días de las(...)

Leer más...

Violencia y violencias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana, sin duda, ha sido la toma del Congreso norteamericano por una multitud de seguidores del aún presidente Trump. Me(...)

Leer más...

"Annus horribilis" para la Secretaría de…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Sobre lo que queda de la mítica y omnipotente(...)

Leer más...

Nacer esta Navidad

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Las fiestas de Navidad suponen la alegre conmemoración del(...)

Leer más...

La corrupción de la libertad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Le creó como un animal, del género homo y de la especie sapiens, pero que(...)

Leer más...

San Ambrosio y San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El arzobispo emérito de Philadelphia, monseñor Chaput, ha intervenido en una cuestión que está generando mucha polémica en Estados Unidos: la posibilidad de que(...)

Leer más...

Ante el debate sobre la ley de eutanasia

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El próximo día 17, jueves, parece(...)

Leer más...

Fraternidad universal y derechos humanos

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La fecha del 10 de diciembre, aniversario de la(...)

Leer más...

Un Adviento diferente

Autor: Santiago MARTÍN sacerdote FM

Estamos ya en Adviento y parece como si este año todo girara en torno a la epidemia del virus Covid. Y me refiero no(...)

Leer más...

El Adviento como apertura

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como “tiempo fuerte” que es, el Leer más...

Europa no debe sucumbir a la red Soros

Autor: Viktor ORBAN, presidente de Hungría

Muchos creen que el primer ministro de(...)

Leer más...

Iglesias cerradas. ¿Qué ha cambiado en l…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

No pasan inadvertidas, en el Vaticano, las restricciones impuestas(...)

Leer más...

El cardenal Becciu se defiende

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Entre otras muchas cosas que han ocurrido esta semana y que afectan a la Iglesia, merece la pena detenerse en tres: los ataques a(...)

Leer más...

Carta abierta sobre el "caso Becciu"

Autor: Andrea PAGANINI

Querido periodista católico, no soy nadie, no tengo título, pero amo a la Iglesia y al Papa. Leer más...

Raíces teológicas del antropocentrismo e…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

En numerosos pasajes del Antiguo Testamento se encarece la dignidad del hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios; esta referencia(...)

Leer más...

La esperanza en la encíclica "Fratelli T…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La esperanza es la actitud que mejor describe la invitación que nos hace, cada año, el Adviento.(...)

Leer más...

¿Serán pocos los que se salvan?

Autor: George PELL, cardenal prefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano

En 1972 participé en(...)

Leer más...

La Teología del Pueblo o la transformaci…

Autor: Carlos Daniel LASA, doctor en Filosofía

Unas breves notas, sabiendo que el formato impide un desarrollo(...)

Leer más...

Tiempos apostólicos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La publicación, por parte de la Santa Sede, del documento sobre el ex cardenal McCarrick cierra, al menos de momento, un lamentable capítulo de(...)

Leer más...

Las tres lecciones del informe McCarrick

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Son por lo menos tres las lecciones que se extraen de las 461 páginas del Informe sobre(...)

Leer más...

Hacia, con y de los pobres

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Coincidiendo con el 33º domingo del Tiempo Ordinario, este 15 de noviembre de 2020 celebramos la IV(...)

Leer más...

Impunidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Aunque los ojos del mundo han estado puestos, esta semana, en lo que pasaba en Estados Unidos, en lo que afecta a la Iglesia(...)

Leer más...

¿Creían los primeros cristianos en la in…

Autores: Yasmín ORÉ y Jesús URONES, matrimonio de teólogos

En los próximos días celebraremos la festividad de(...)

Leer más...

Arde Polonia

Autor: Malgorzata WOLCZYK, periodista

Polonia, lo mismo que España, está desgarrada en dos,(...)

Leer más...

La verdad no admite cambios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana, la noticia, sin duda, ha estado en unas declaraciones del Papa aparecidas en un documental sobre él, titulado “Francesco”, sobre la legalización(...)

Leer más...

El hambre no deja de hacer estragos. Día…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Leer más...

Vencer el mal a fuerza de bien

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana hemos celebrado la fiesta litúrgica de Santa Teresa de Jesús, Teresa la Grande, fundadora en tiempos revueltos y doctora de la Iglesia(...)

Leer más...

Rezar por la España de todos

Autor: Adolgo GONZÁLEZ, obispo de Almería

Es la Virgen del Pilar(...)

Leer más...

Encíclica "Fratelli tutti"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La encíclica “Fratelli tutti” (“Hermanos todos”) del Papa Francisco ha entusiasmado a algunos y decepcionado e incluso irritado a otros. Para entender a unos(...)

Leer más...

Cuando el dogma se vive firmemente

Autor: Charles J. CHAPUT, arzobispo emérito de Philadelphia

Cuando la senadora Dianne Feinstein(...)

Leer más...

El Cristo comunista chino

Cameron HILDITCH, historiador

A principios de este año tuvimos noticia de la intención del Partido Comunista Chino (PCC) de elaborar su propia “traducción” del texto bíblico aprobado por(...)

Leer más...

Volver a San Francisco

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No es fácil mantener la paz y la esperanza en medio de tanta convulsión como hay en la Iglesia y en el mundo. Esta(...)

Leer más...