Text Size
Sunday, September 22, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

blog-biografias

cardenal Henry Edward Manning

There are no translations available.

Manning nació en Totteridge, Hertfordshire, el tercero y el menor de los hijos de William Manning, un comerciante de West India, que fue director y gobernador del Banco de Inglaterra entre 1812 - 1813, y quien estuvo en el Parlamento durante treinta años. En 1827 fue a Oxford e ingresó al Balliol College. Aunque no tenía a la vista una carrera parlamentaria, continuó interesandose en cuestiones políticas y sus facultades naturales de oratoria pronto lo hicieron notar en los debates de la Unión, donde fue sucedido en la presidencia por Gladstone.

Estas distracciones retóricas no interfirieron con sus estudios, y en 1830 tomó una primera clase sobre los clásicos. Al salir de Oxford aceptó un puesto subordinado en la Oficina Colonial y dedicó su atención a cuestiones de economía política, estudio que lo dejó bien parado cuando años después tomó prominente parte en la discusión práctica de problemas sociales. Apenas había renunciado a sus sueños de ambición política, cuando se sintió llamado al servicio de Dios. Fue por esto que una vez más regresó a Oxford, donde en 1832 fue electo Miembro del Merton College. Fué ordenado ministro de la Iglesia Anglicana en el mismo año que completó el curso de lectura requerido para recibir las órdenes y dijo su primer sermón. En Noviembre del mismo año se casó con Caroline Sargent, la tercera hija de su predecesor en el cargo. Se puede decir que su matrimonio tuvo que ver, por lo menos indirectamente, con que se encaminara a la Iglesia Católica pues lo llevó a un circulo familiar que estaba destinado a ser fuertemente afectado por el emergente movimiento en dirección de Roma. De las cuatro hermanas Sargent, dos fueron recibidas en la Iglesia con sus esposos e hijos; las otras dos, Caroline Manning, que murió en Julio de 1837 y la mayor de las hermanas, la esposa de Samuel Wilberforce que después sería obispo de Winchester, ya habían muerto cuando el movimiento apenas empezaba; mas, una de ellas dió su esposo y la otra una hija a la Iglesia.

El Movimiento Oxford ya se encontraba en pleno apogeo y algunos de sus dirigentes, aun cuando inconcientemente, ya se encontraban muy en camino a Roma. Newman había empezado a ver la luz en 1839 (dos años antes que Manning fuera nombrado arcipreste), pero tendrían que pasar seis años más antes de su sometimiento final a la Santa Sede en 1845. Su fe en el anglicanismo ya había sido sacudida en algún grado por otras dificultades doctrinales e históricas. Finalmente fue hecha añicos por el Juicio Gorham de 1850, cuando el Comité Judicial del Concilio Secreto dió instrucciones al Rector de Arches de asignar al clérigo que había sido acusado de mantener puntos de vista no ortodoxos respecto al tema de la regeneración bautismal. Como Newman había dicho del obispado de Jerusalem, este acto de la iglesia del estado fue para Manning "el principio del fin". Aun entonces él no actuó con indebida prisa, y se unió a un intento de liberar la Iglesia de Inglaterra de una comprometedora asociación con la herejía. Su fervor y devoción al Establishment causó que fuera considerado como líder del partido de la Alta Iglesia a diferencia de los Tractarios en el cuerpo anglicano.

Cuando fallaron estos esfuerzos, y la verdad se intensificó en él con fuerza irresisitible, al fin estaba claro frente a él su propio curso. En Michaelmas ese mismo año dio los pasos para renunciar a sus beneficios y el Domingo de Pasión , Abril 6 de 1851, junto con su amigo J. R. Hope-Scott, fue recibido en la Iglesia Católica. Parecía natural que, después del intervalo necesario de preparación, a su sumisión a la Iglesia le siguiera su ordenación en el sacerdocio católico. Pocos pudieron haber esperado que esta ordenación sucediera tan rápidamente como fue. El cardenal Wiseman, reconociendo que las circunstancias del caso eran excepcionales, decidió que no se perdiera tiempo, y Henry Edward Manning fue ordenado sacerdote por su predecesor en la Sede de Westminster el Domingo de la Trinidad, 14 deJunio de 1851, poco más de dos meses después de su recepción en la Iglesia. Por esta razón, su ordenación fue seguida por un curso de estudios en Roma. Sin embargo, no se permitía que estos estudios impidieran el trabajo misionero inmediato, lo que había sido sin duda uno de los motivos principales del Cardenal Wiseman para apresurar la ordenación de un neófito. Durante estos años de estudio romano, Manning aprovechó las vacaciones de verano para ejercitar su oficio pastoral en Londres predicando, recibiendo conversos en la Iglesia y oyendo confesiones en la iglesia jesuita en la calle Farm.

En Roma se conocían los méritos y trabajos de Manning y se le conocía como el hombre que más simpatizaba con la política de Wieseman, sugiriéndolo asi como apropiado sucesor. Asi que cuando ocurrió la vacante a la muerte de Wiseman en Febrero de 1865, siguió el resultado natural. La controversia teológica puede decirse que ocupó el primer lugar en la primera parte de su episcopado, culminando en el Concilio Vaticano I y continuando con vigor algo reducido por algunos años más. El trabajo social gradualmente se vuelve más intenso en los años después de 1876, y alcanza su clímax en la Huelga de los Muelles en 1889. La mayor parte de su trabajo activo en la Liga de la Cruz y entre trabajadores (de carácter social) viene después de su elevación al cardenalato en 1875. Los últimos dos años de su vida, su debilitada salud lo hizo mayormente un prisionero. Después de algún tiempo, pasados algunos días de enfermedad vino el fin y descansó el 14 de Enero de 1892.

Prev Next

Pérdida y necesidad de la religiosidad p…

Autor: Clementino MARTÍNEZ, sacerdote

A partir de los años sesenta del siglo pasado y durante(...)

Leer más...

Miedo al cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las ruedas de Prensa del Santo Padre en el avión, a la ida o a la vuelta de los viajes a los(...)

Leer más...

En Amazonia los diáconos casados ya dice…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Desde hace unos días circula en la(...)

Leer más...

Cristo, turista accidental

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dos cardenales, Brandmüller y Burke, han escrito a sus colegas pidiéndoles que rompan su silencio sobre la catástrofe que puede caer sobre(...)

Leer más...

De la institucionalización de la sodomía…

Autor: Federico HIGHTON, sacerdote misionero en Tíbet

Pocos saben que la pedofilia(...)

Leer más...

Volver a Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Cuando el Papa Benedicto XVI escribió su ensayo sobre las causas de la pederastia dentro de la Iglesia, como contribución a la(...)

Leer más...

¿Es inocente el cardenal Pell?

Autor: Michael WARREN, periodista

La rana nunca tiene en cuenta esa milésima de segundo en la que la temperatura del agua de la cacerola aumenta medio grado.(...)

Leer más...

Cinco grandes mentiras sobre las inmatri…

Autor: Óscar MOREJÓN, oficial del Registro de la Propiedad

La Iglesia tiene todo el derecho del mundo, amparada en(...)

Leer más...

Víctimas de falsas víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El miércoles me desperté con la noticia de que el tribunal que juzgaba la apelación del cardenal Pell, había fallado en contra(...)

Leer más...

La vergüenza australiana

Autor: George WEIGEL, escritor

Habrá mucho que decir en las próximas semanas y meses sobre el rechazo por 2(...)

Leer más...

El caso Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El próximo miércoles se conocerá la sentencia del juicio de apelación sobre el cardenal Pell. Condenado por abusos sexuales a un monaguillo(...)

Leer más...

Carta del cardenal Pell desde la cárcel

Por su enorme interés, ofrecemos a continuación la carta escrita desde la cárcel por el cardenal Pell, en la que reitera su inocencia.

Leer más...

Los malos servidores

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El conflicto interno que divide a la Iglesia y que nos está dejando sin fuerzas para lo esencial: evangelizar y ser el hospital(...)

Leer más...

El nuevo Instituto Juan Pablo II o cuand…

Autor: Roberto ESTEBAN DUQUE, sacerdote

Recuerdo haber estado en la Universidad Pontificia Comillas para que(...)

Leer más...

Sesenta años de guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

George Weigel, uno de los más importantes escritores católicos norteamericanos, gran biógrafo de San Juan Pablo II, ha escrito un interesante y(...)

Leer más...

Los vándalos saquean Roma... de nuevo

Autor: George WEIGEL, escritor

Un ejercicio de puro vandalismo intelectual se ha desarrollado en Roma(...)

Leer más...

Cuestiones pendientes sobre las finanzas…

Autor: Edward PENTIN, periodista

En algún momento antes de octubre de(...)

Leer más...

Morir matando

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El verano es poco propicio para meditaciones serias. El calor nos atonta y sólo pensamos en encontrar una sombra donde hallar un(...)

Leer más...

Los "viri probati", una degradación del …

Autor: José Manuel DELGADO, sacerdote

Estamos en la recta final hacia el(...)

Leer más...

Los jesuitas de Estados Unidos apoyan el…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

La revista America, órgano de los jesuitas de Estados Unidos del que es redactor jefe el célebre ‘apóstol de los LGTBI’ padre James(...)

Leer más...

Chesterton y el obispillo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leí hace algún tiempo que iba a abrirse la(...)

Leer más...

La lección de la "hermana tierra"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de tantos elogios y críticas al “Instrumentum laboris” del Sínodo sobre la Amazonía, que nos promete un otoño caliente -junto con(...)

Leer más...

La Iglesia, en estado de excepción

Autor: Custodio BALLESTER, sacerdote

Mi condición de sacerdote que sí sabe del peso de la disciplina de la Iglesia a través de la jerarquía local,(...)

Leer más...

Muerte digna

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Se nos avecina en los próximos años una campaña(...)

Leer más...

Héroes anónimos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Si el Premio Nobel de la Paz fuera lo que fue cuando se lo dieron a Albert Schweitzer, a Martin Luther King,(...)

Leer más...

Longenecker sobre los argumentos para or…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Suelo leer lo que escribe el P. Dwight Longenecker(...)

Leer más...

Cambio de época

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las frases, las palabras, son tan peligrosas y significativas como los hechos e incluso a veces más. Esta ha sido una semana marcada(...)

Leer más...

Una crítica al "Instrumentum laboris" de…

Autor: Walter BRANDMÜLLER, historiador y cardenal

Realmente causa asombro que, en oposición a las asambleas anteriores, esta vez el sínodo de los obispos trate exclusivamente de una(...)

Leer más...

Vaticano y abusos sexuales. Dos solucion…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Al tratar las vicisitudes de los abusos(...)

Leer más...

El Amazonas desemboca en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Estamos ya acostumbrados, por desgracia, a que los “Instrumentum laboris” de los Sínodos sean polémicos, aunque luego lo que se apruebe no sea tan malo como(...)

Leer más...

El Sínodo, al servicio de la agencia neo…

Autor: José Antonio URETA, escritor

El periodista Edward Pentin del National Catholic(...)

Leer más...

El tren de la Amazonía ya ha salido. Pró…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

La diversidad sexual y la voluntad de Di…

Autor: Kofi ADZAKLUI-TUME, religioso FM

“Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los(...)

Leer más...

En defensa de la familia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Desde el primer momento de su pontificado, Su Santidad el Papa Francisco ha dejado claro de forma inequívoca su frontal oposición a(...)

Leer más...

Benedicto XVI: "Los Estados tienen el de…

Autor: Fernando PÉREZ-BUSTAMENTE, periodista

Llevamos mucho tiempo con una polémica abierta(...)

Leer más...

Eutanasia, derrota para todos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana ha sido sometida a eutanasia una adolescente holandesa, Noa, víctima de(...)

Leer más...