La "partícula de Dios" no es contraria a la fe en la Creación

Print
There are no translations available.

La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) acaba de escribir un capítulo crucial en la historia de la Física, al descubrir una nueva partícula subatómica que confirma con más de un 99% de probabilidad la existencia del bosón de Higgs, conocido popularmente como la 'partícula de Dios', un hallazgo fundamental para explicar por qué existe la materia tal y como la conocemos.

Con los resultados presentados hoy, la existencia del bosón de Higgs -la partícula subatómica teorizada por el físico británico Peter Higgs en los años sesenta, y que supone el único ingrediente del Modelo Estándar de la Física que aún no se había demostrado experimentalmente- es prácticamente un hecho.

Si no fuera por el bosón de Higgs, las partículas fundamentales de las que se compone todo, desde un grano de arena hasta las personas, los planetas y las galaxias, viajarían por el Cosmos a la velocidad de la luz, y el Universo no se habría 'coagulado' para formar materia. Por ese motivo, el editor del físico Leon Lederman creyó oportuno cambiar el título de su libro llamado originalmente 'The goddamn particle' ('La puñetera partícula') por el de 'The God particle' (La 'partícula Dios', aunque popularmente se ha traducido como 'la partícula de Dios').

En 1964, Higgs describió con la sola ayuda de un lápiz y un papel las ecuaciones que predicen la existencia de una partícula nunca vista, pero necesaria para que funcione el Modelo Estándar sobre el que se basa la física actual. Es la partícula fundamental de lo que se conoce como el mecanismo de Higgs, una especie de campo invisible presente en todos y cada uno de los rincones del universo y que hace que las partículas inmersas en él tengan masa.

El bosón de Higgs es el componente fundamental de ese campo, de la misma manera que el fotón es el componente fundamental de la luz. Si la 'partícula de Dios' no existiera, tampoco existiría nada material en el Universo.

Declaración episcopal

Por su parte, el portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Juan Antonio Martínez Camino, ha asegurado que la teología no se va a derrumbar si se encuentra o no el bosón de Higgs, conocida popularmente como la 'partícula de Dios', al tiempo que ha afirmado que a la Iglesia le viene bien que se hable de Dios en la física. "Bienvenida la 'partícula de Dios'", ha subrayado.

Así lo ha manifestado durante la presentación del documento 'La verdad del amor humano', en la que ha señalado que Dios está en el origen del Sol y las estrellas, así como del amor. Preguntado sobre el descubrimiento del CERN de una partícula consistente con el bosón de Higgs, ha indicado que "llama la atención" que los físicos hablen mucho de Dios -cuando se refieren a la partícula de Dios- al tiempo que "algunos dicen que en la ciencia no hay lugar para Dios".

En todo caso, Martínez Camino ha afirmado que a la Iglesia le viene bien que se hable "en sus justos limites" de Dios en la física y en cualquier ámbito.

No obstante, ha explicado que la física "nunca" podrá dar una respuesta "del todo terminada" a la pregunta de por qué existe algo en vez de nada porque "no tiene instrumentos para ello".

"Esto no es despreciar a la física, que es magnífica y nos ha ayudado en muchas cosas, pero la física da respuesta a cómo funcionan las cosas en el mundo de lo que se puede medir y pesar, y el amor no se puede pesar y, sin embargo, ésa es la razón de que existe algo", ha subrayado.

En este sentido, ha añadido que Dios ha creado todas las cosas "por amor" y para que haya seres capaces de responder a ese amor y que cuando el ser humano busca el origen de todo, piensa en Dios.

Artículos relacionados: Dijo Dios haya luz y hubo luz