Un mundo islámico plural, de la sharía a la tolerancia

Print
There are no translations available.

El Islam es una realidad social muy variada, con 1.600 millones de seguidores en distintas ramas, con distinto grado de intensidad y en sociedad muy diferentes. Incluso entre los musulmanes que dicen defender la "sharia" o ley islámica hay gran diversidad de ideas sobre lo que eso significa.
Por ejemplo, en Bangladesh los musulmanes más defensores de la sharia aceptan el divorcio y la anticoncepción, mientras que, por el contrario, en Kazajstán los defensores del divorcio y la anticoncepción son los musulmanes que menos apoyan la sharia. 
Un estudio en 39 países
El Centro de Investigaciones Pew de Estados Unidos acaba de publicar un estudio que reúne estadísticas y encuestas llevadas a cabo de 2008 a 2012 con 38.000 entrevistados en 39 países con gran presencia islámica.
El estudio recoge las opiniones según países y regiones respecto a la libertad religiosa, la cultura occidental, la aplicación de la ley islámica y los valores morales.
De él se obtienen resultados curiosos.
Por ejemplo, los cristianos pro-vida que busquen aliados en contra del aborto y la eutanasia los encontrarán entre los musulmanes de Indonesia, Malasia y Tailandia (9 de cada 10 condenan estas prácticas), pero no tanto entre los de las repúblicas ex-soviéticas de Asia Central, (donde sólo se oponen 6 de cada 10).

Bombas suicidas contra civiles
Una práctica tan salvaje como el "uso de suicidas con bombas contra civiles en defensa del Islam" es justificado por 4 de cada 10 musulmanes en Afganistán y los Territorios Palestinos, y por 3 de cada 10 en Egipto (que no es un país atrasado, ni pequeño, ni irrelevante, ni sometido a guerras recientes).
Incluso en la laica Turquía lo aprueban un 15% (1,4 millones de turcos), un 18% en Malaysia, un 26% en Bangladesh, un 13% en el pobladísimo Pakistán... En Irak, pese a su traumática historia reciente, sólo un 7% lo justifica.
Muerte a apóstatas, lapidar adúlteras...
En Egipto, un gigante mediterráneo, 8 de cada 10 musulmanes de entre los que quieren que el país se rija por la sharia (es decir, el 60% del total de musulmanes en el país, o lo que es lo mismo, 45 millones de egipcios) defienden la pena de muerte para quien apostate del Islam y la lapidación de las adúlteras. En Afganistán, después de décadas de ayuda occidental, los musulmanes que quieren la sharia para el país defienden ambas penas también al 80%.

En Tayikistán, Malaysia e Irak, los musulmanes pro-sharia defienden la lapidación de adúlteras en un 50 y 60%.
Y en un país tan occidentalizado como Túnez, tres de cada 10 defensores de la sharia defienden la ejecución de los apóstatas.
Les inquieta ¡el extremismo cristiano!
Hay países musulmanos que viven preocupados por el extremismo islámico: inquieta al 40% de los paquistaníes y más de la mitad de los indonesios.

De forma increíble, en la vecina Malaysia un 31% de la población dice estar inquieta por "el extremismo cristiano!", aunque no existe en el país ningún grupo armado cristiano.
Polígamos a las puertas de la UE
Por otra parte, mientras en Europa se debilita el matrimonio y en Occidente hay grupos que defienden las uniones "poliamorosas", hay musulmanes en las puertas de la Unión Europea que defienden la poligamia: la consideran perfectamente moral el 37% de los musulmanes de la Federación Rusa, el 20% de los musulmanes de Kosovo, uno de cada diez musulmanes albaneses y un 13% de musulmanes turcos (es decir, casi 10 millones de turcos).
La TV y el cine occidental corrompen
Una de las ideas más comunes entre los musulmanes de todo el mundo es que el entretenimiento occidental (películas, televisión, etc...) daña a la moralidad de la sociedad: entre el 50% y el 80% de los musulmanes de cualquier país no europeo piensan así.
Además, entre el 70% y el 94% de musulmanes (según la región) están convencidos de que es imprescindible creer en Dios para ser una persona moral y con valores... por lo que un Occidente ateo e incrédulo, para ellos, no es un referente de ningún tipo, mientras que un Occidente cristiano sí puede ser, al menos, un interlocutor.
Por último, en los países africanos entre un 20% y un 60% de musulmanes han estado en encuentros religiosos con cristianos, algo absolutamente ajeno para casi todos los musulmanes de los otros países.