El Papa publica un documento que reforma las clausuras femeninas

Print
There are no translations available.

La Santa Sede ha hecho pública la Instrucción «Cor orans» sobre la vida contemplativa de las congregaciones religiosas femeninas. Fue aprobada por el Papa Francisco el pasado 25 de marzo.

El 15 de mayo, se ha presentado en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la Instrucción “Cor Orans” (Corazón orante), sobre la vida contemplativa, de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

Intervinieron en la presentación monseñor José Rodríguez Carballo OFM, secretario de la Congregación y el padre Sebastiano Paciolla, O Cist, subsecretario del mencionado dicasterio.

El Papa Francisco emprendió en 2016 la necesaria reforma de la vida contemplativa femenina dentro de la Iglesia con la constitución «Vultum dei Quaerere» y ahora se ha publicado la hoja de ruta para ponerla en marcha. La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica dio a conocer la disposición «Cor Orans» (corazón orante), que aclara las lagunas legislativas de la ley y desarrolla procedimientos para ejecutarla, según explicó el secretario de la Congregación.

Entre las novedades más significativas de «Cor Orans», están las que abordan el futuro de los monasterios que se vacían.

La nueva disposición obliga a todos los monasterios a federarse. Según se define en el documento, «la federación es una estructura de comunión entre los monasterios del mismo instituto» para que aquellos que comparten el mismo carisma «no permanezcan aislados» y se presten «ayuda fraterna». Además, dicta que aunque estas federaciones no se configurarán atendiendo a un criterio geográfico, «no deberán estar demasiado distantes entre sí».

Con más de la mitad de los conventos femeninos de clausura todavía sin federar, la Santa Sede dicta que deberán hacerlo obligatoriamente en el plazo de un año –salvo dispensa del Papa–. De no ser así, serán vinculados directamente a una federación.

Por otro lado, establece que aquellos conventos que no cuenten con más de cinco profesas con votos solemnes, deberán informar al Vaticano para que cree una comisión que estudie el caso. A estas comunidades se les ofrece afiliarse a otros monasterios que tengan más vitalidad o bien preparar su suspensión. Y no podrán elegir superiora.

Las federaciones estarán dirigidas por una presidenta federal, que será covisitadora de los conventos junto al obispo y tendrá un papel relevante en «la formación inicial y permanente de los monasterios» en coherencia con el carisma del Instituto.

«Cor Orans» tendrá un gran impacto en España, pues es el país con más monasterios de vida contemplativa femenina del mundo. La situación de muchos de estos conventos es preocupante porque no hay recambio generacional, ni suficientes recursos económicos para mantenerlos. La edad media de las monjas es elevada y hay una acuciante falta de vocaciones. Por eso, en los últimos diez años se ha pasado de 864 conventos femeninos a 779. Con la nueva disposición se pretende acabar con las comunidades aisladas y que los monasterios sean verdaderamente «realidades vivientes y significativas, evitando prolongar las experiencias que no tienen posibilidades razonables de futuro», explicó monseñor Rodríguez Carballo.

Monseñor Rodríguez Carballo, en la rueda de prensa, explicó que «en el mundo en este momento hay 37.970 monjas de clausura, no pocas en este contexto de crisis vocacional». «Aquellas que elijan la vida contemplativa y la clausura deben vivir en un ambiente separado del mundo y por esto los monasterios deben respetar determinadas características y el ingreso de extraños o la salida de las monjas del convento debe ser excepcional y autorizada», agregó.