Monseñor Chaput pide ir a las raíces de la violencia, además de controlar la venta de armas

Print
There are no translations available.

Una ley para el control de armas no detendrá por sí sola los tiroteos masivos. Así lo asegura Mons. Charles Chaput, arzobispo de Filadelfia, en un artículo escrita en respuesta a los recientes tiroteos en Gilroy, California, El Paso, Texas, y Dayton, Ohio.

Mons. Chaput cree que debe haber un cambio social para transformar la actual «cultura de la violencia».

El prelado dijo que si bien apoya totalmente el uso de verificaciones de antecedentes y restricciones sobre quién puede comprar armas de fuego, «solo un tonto puede creer que el control de armas resolverá el problema de la violencia masiva».

«Las personas que usan las armas en estos incidentes repugnantes son seres morales con corazones retorcidos. Y la cultura de la anarquía sexual, el exceso personal, el odio político, la deshonestidad intelectual y las libertades pervertidas que hemos creado sistemáticamente durante el último medio siglo hacen que todo se tuerza».

Chaput mencionó su experiencia como arzobispo de Denver consolando a la comunidad después del tiroteo en la escuela secundaria Columbine. En aquel entonces enterró a algunas de las víctimas y se reunió con sus familias.

Durante su testimonio ante el Senado de los Estados Unidos, poco después del tiroteo en Columbine, Chaput habló de «una cultura que comercializa la violencia en docenas de formas diferentes» que se ha convertido en «parte de nuestro tejido social».

«Cuando construimos nuestras campañas publicitarias sobre el egoísmo y la codicia de los consumidores, y cuando el dinero se convierte en la medida universal de valor, ¿cómo podemos sorprendernos de que nuestro sentido de comunidad se erosione», preguntó en ese momento. «Cuando glorificamos y multiplicamos las armas, ¿por qué nos sorprendemos cuando los niños las usan?»

Chaput también abordó el uso de la pena de muerte y la legalidad del aborto como «ciertos tipos de asesinatos que consagramos como derechos y que protegemos por ley», lo que crea una «contradicción» social. Esta contradicción ha reducido la visión de la vida humana, dijo. .

En 1999, Chaput sugirió que Estados Unidos adoptara un «compromiso implacable de respetar la sacralidad de cada vida humana, desde el útero hasta la muerte natural», y que no creía que el tiroteo en la Escuela Secundaria Columbine fuera el último tiroteo masivo.

«Al examinar cómo y por qué nuestra cultura comercializa la violencia, les pido que no se detenga con los síntomas», dijo. «Miren más allá».

Chaput repitió esta llamada en su columna el lunes y dijo que «tratar los síntomas en una cultura de violencia no funciona. Necesitamos mirar más profundo. Hasta que estemos dispuestos a hacer eso, nada fundamental cambiará».