El cardenal Woelki no aceptará los resultados del Sínodo alemán si van en contra de la doctrina de la Iglesia

Print
There are no translations available.

Hoy da comienzo la Asamblea Sinodal de la Iglesia en Alemania, cuyos prolegómenos han estado rodeados de polémica por el anuncio de la posible adopción de normas que afectan a la doctrina y la disciplina de toda la Iglesia. El cardenal Woelki ha recordado que cada obispo es soberano en su diócesis.

«Me siento completamente libre, comprometido solo con mi conciencia y la fe de toda la iglesia», dijo el arzobispo de Colonia en una entrevista concedida a «Herder Korrespondenz».

El purpurado recordó que según el estatuto del Camino sinodal «las decisiones de la Asamblea sinodal no tienen efecto legales por sí mismas». El «poder de representación de la conferencia de obispos y de los obispos diocesanos individuales» para promulgar normas legales y ejercer su magisterio dentro del alcance de sus respectivas responsabilidades «no se ve afectado por las resoluciones».

Intercambio de diferentes puntos de vista

Woelki también pidió que los diversos grupos de trabajo temáticos no sean «unilaterales». Dicha solicitud fue planteada «junto con un grupo de obispos», para que se produzca realmente «un intercambio entre diferentes puntos de vista» en el camino sinodal.

Los foros preparatorios fueron «presentados con hechos consumados», aseguró el cardenal, criticando que su composición era unilateral y reclamando que, junto con otros obispos, pudiera nombrar a otros participantes. Los cuatro foros se centran en los temas principales de moralidad sexual, estilo de vida sacerdotal, poder y separación de poderes y el papel de la mujer en la iglesia.

Diálogo entre todos

El proceso comienza hoy en Frankfurt, donde se celebrará la primera asamblea sinodal. El cardenal cree que es bueno luchar sinceramente para encontrar un camino hacia el futuro. La controversia formará parte del proceso, pero confía en que «en el proceso de escucharnos unos a otros y hacer discernimientos espirituales bajo la guía del Espíritu Santo, lograremos un buen resultado».

Desde el punto de vista del cardenal, el asunto principal a tratar es una nueva «evangelización» y una «reorientación hacia Cristo». «Tenemos que aprender nuevamente a vivir de la Palabra de Dios y de los sacramentos. También tenemos que volver a familiarizarnos con la Tradición y la enseñanza de la Iglesia».

Un objetivo importante es ayudar a formar la sociedad tomando como base la enseñanza cristiana.

Woelki pidió también que se aborde también la cuestión de los abusos sexuales dentro de la Iglesia

Fe y ciencia

El cardenal Woelki también pidió una colaboración más estrecha entre la ciencia teológica y otras disciplinas; «En medicina, globalización, ética de los medios o formas de convivencia, ya estamos buscando urgentemente personas con quienes hablar», La teología debe desarrollarse más «hacia afuera», como una ciencia social.