Las escuelas católicas de Minnesota tratarán a los niños en función de su sexo biológico

Print
There are no translations available.

Los obispos católicos de Minnesota (Estados Unidos) publicaron una guía con los principios que deben seguir las escuelas católicas en relación a la auténtica identidad sexual humana. Es decir, no se aceptarán las tesis de la ideología de género sobre transexualidad.

La guía empieza afirmando que «la escuela católica debe estar comprometida a proporcionar un entorno seguro que permita a los estudiantes florecer académica, física y espiritualmente. Las escuelas católicas están obligadas a proporcionar educación y recursos consistentes con la enseñanza católica».

Y añade:

«La enseñanza católica impregna y da forma al ethos de las escuelas católicas. Basada en dicha enseñanza , estos Principios Rectores serán la base para la elaboración de políticas, manuales, declaraciones, contratos de empleados, capacitación formativa de esos empleados y para el enfoque de acompañamiento a las Escuelas católicas de estas diócesis, asegurando así que la dignidad inconmensurable de cada niño sea protegida y respetada, particularmente en lo que se refiere a las creencias fundamentales de la Iglesia Católica»

A continuación el texto oferece cinco puntos de la doctrina católica sobre la sexualidad contrarios a la ideología de género, citando el Catecismo, el Compendio del Catecismo, y magisterio pontificio de Benedicto XVI y Francisco.

Tras explicar la doctrina católica, los obispos dan siete pautas a seguir por los colegios católicos de Minnesota:

1. Todas las políticas escolares, procedimientos, recursos, capacitación de los empleados y asistencia brindada a las familias serán consistentes con la enseñanza de la Iglesia sobre la dignidad de la persona humana, incluida la sexualidad humana. Como compromiso con una cultura de transparencia y comprensión, estas políticas se pondrán a disposición por escrito a los miembros de la comunidad escoliar, a modo de inclusión en manuales, acuerdos y declaraciones relevantes.

2. El nombre del estudiante y el uso de pronombres corresponderán a su identidad sexual (ndr: la real, no la pretendida o autopercibida).

3. El acceso de los estudiantes a las instalaciones y alojamientos durante la noche se alineará con su sexual identidad.

4. La elegibilidad para actividades curriculares y extracurriculares de un solo sexo se basará en la identidad sexual del niño.

5. Las expresiones de identidad sexual de un estudiante están prohibidas cuando causan confusión o rompen con la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana.

6. La conciencia de los estudiantes y empleados será respetada en base a su derecho inviolable al reconocimiento de que Dios ha creado a cada persona como una unidad de cuerpo y alma, hombre o mujer, y esa expresión y comportamiento sexual diseñado por Dios debe ser orientada exclusivamente al amor y la vida en el matrimonio entre un hombre y una mujer.

7. Las escuelas se comunicarán con los padres o tutores sobre el comportamiento de sus hijos en la escuela y les informarán de cualquier preocupación relacionada con la salud física, emocional, social y espiritual, seguridad o bienestar de sus hijos, excepto cuando lo prohíba la policía o una agencia de servicio social.