Los homosexuales y la edad de consentimiento

Print
There are no translations available.

Autor: CONOZE.COM

Como es bien sabido en los últimos años el poder de los homosexuales en la política y en la cultura ha aumentado. Luchan constantemente por promover la homosexualidad para que sea reconocida como una opción aceptable en la sociedad. Uno de los aspectos que ocupan a los grupos de homosexuales es el esfuerzo por reducir la edad legal de las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo.

Un punto del debate al que no se le da demasiada publicidad es el tema de la pederastia. No pocos grupos de homosexuales quieren incluso lograr que sea permitida la actividad sexual entre adultos y niños. Un estudio reciente del "Family Research Council" analiza los intentos para reducir la edad del consentimiento en diversas partes del mundo (Frank V. York y Robert H. Knight, "Homosexual Activists Work to Lower the Age of Sexual Consent").

Panorama internacional

En Sudáfrica Kevin Bishop está fomentando la abolición de las leyes que imponen límites de edad para las relaciones sexuales. Incluso Bishop es favorable al incesto y cita los trabajos de dos psicólogas de Estados Unidos quienes se decantan por la opinión de que la introducción a la vida sexual es mejor cuando tiene lugar dentro de la misma familia. En Gran Bretaña la presión para descender la edad de consentimiento tiene mucha fuerza. Una organización de homosexuales está promoviendo su reducción a los 14 años y otro grupo lanzó una querella ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, afirmando que es injusto mantener un nivel de edad superior para los homosexuales comparado con el de los heterosexuales. Los argumentos de ese grupo encontraron acogida en el gobierno de Blair y en 1998 los laboristas intentaron dos veces obtener la aprobación del parlamento para rebajar la edad de consentimiento de los homosexuales de 18 a 16 años. En las dos ocasiones la cámara de los Lores rechazó la iniciativa. Hace cuatro años el límite de edad para los homosexuales fue reducido de 21 a 18 años.

Los homosexuales han tenido mayor éxito en Holanda donde la edad de consentimiento está en los 12 años, a no ser que el joven presente una queja ante las autoridades. Allí una asociación de homosexuales obtuvo un triunfo en la abolición de una ley de 1971 que prohibía las relaciones sexuales entre los mayores de 21 años y los menores de 21 años. Hoy en día se permite el contacto sexual entre adultos y niños, si los padres del niño lo permiten.

En Canadá el estado de Ontario ya disminuyó la edad de consentimiento para los homosexuales a 14 años, y en 1995 la Corte Suprema de Canadá declaró que los homosexuales podían cualificarse para la protección como minoría. En mayo de este año la Corte Suprema continuó con su apoyo a los homosexuales indicando a Ontario que debe redefinir el término de esposos para incluir a las parejas homosexuales.

En Estados Unidos la campaña por la promoción de las relaciones sexuales con menores de edad no ha tenido tanto éxito. Sin embargo, diversos grupos de homosexuales se mantienen activos en el reclutamiento de jóvenes para sus filas. Y aunque los tribunales no han imitado el ejemplo de Canadá se debe recordar que la juez de la Corte Suprema, Ruth Bader Ginsburg, mientras fue abogada del grupo de derechos civiles (American Civil Liberties Union) firmó un informe que recomendaba bajar la edad de consentimiento a los 12 años. A pesar de que el contacto sexual entre adultos y menores de edad no es legal en Estados Unidos diversos estudios revelan que un porcentaje elevado de los abusos cometidos contra niños procede de los homosexuales. Así como los homosexuales suman menos del 2% de la población, constituyen alrededor de la tercera parte de los que agreden a los niños.

Argumentos de los homosexuales

Aunque la campaña de los homosexuales en la actualidad llega con nuevas fuerzas, la ocurrencia de legalizar el sexo entre adultos y niños forma parte de la ideología del movimiento desde hace mucho tiempo. Prueba de ello se dio en una conferencia de David Thorstad, líder de un grupo en Estados Unidos en favor de las relaciones sexuales entre adultos y niños, a un grupo de homosexuales en México en junio del pasado año. Thorstad observó que la primera revista homosexual en el mundo, "Der Eigene", fue publicada en 1896 por Magnus Hirschfeld, un pederasta que fundó el primer grupo para promover los derechos de los homosexuales.

En Estados Unidos ya en 1972 la Coalición Nacional de Organizacio-nes Homosexuales adoptó una declaración en la que, entre otras cosas, solicitó la abolición de todas las leyes sobre la edad de consentimiento. Igualmente en 1980 una feminista radical, Kate Millet, afirmaba, según la línea que seguía desde hace tiempo, que los niños tienen "derecho" a expresarse sexualmente, incluso con los adultos. Según ella el tabú del incesto pertenece al "pensamiento patriarcal" y de lo que se trata es de reivindicar los derechos de los niños.

El tema de estos supuestos "derechos" de los niños surgió de nuevo durante la conferencia del Fondo de Población de la ONU que tuvo lugar en Holanda el pasado febrero. Allí algunos delegados discutieron en favor de reducir la edad de consentimiento hasta los 10 años. Además, reclamaron el "derecho" al aborto para los niños sin el consentimiento de los padres de familia.

Argumentos de la psicología

Además de promover los argumentos basados en la libertad y los supuestos "derechos" de los niños, últimamente los grupos de homosexuales están intentando aprovecharse de la psicología para respaldar su posición. En 1994 la Asociación Americana de Psiquiatría modificó la definición de lo que constituye alguien que requiere tratamiento para sus impulsos de mantener relaciones con niños. Tras dicha modificación si alguien observa ese comportamiento sin causar daño a los demás, y si no da muestras de otros problemas en sus relaciones con las personas, entonces no necesita ayuda. Y en 1998 un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología afirmó que las relaciones sexuales entre adultos y niños no sólo no causan perjuicio, sino que incluso podrían resultar positivas para los niños.

Después de recibir muchas críticas por la decisión de autorizar el artículo, la Asociación Americana de Psicología admitió que había cometido un error al permitir su publicación. No obstante existe un grupo de presión dentro de la Asociación a favor de legitimar la pedofilia. Uno de los psicólogos que forma parte del grupo, Dr. Michael Wertheimer, argumenta que el comportamiento "normal" viene determinado sólo por factores culturales y que no hay nada malo en sí con la pedofilia.

Obtenido el apoyo de un grupo de intelectuales, el siguiente paso ha sido la promoción de las relaciones sexuales entre adultos y niños en los medios de comunicación. En 1998 en Estados Unidos salieron tres películas que trataron este tema, una de las cuales ha sido producida por "Miramax", parte integrante de la empresa Disney. Aunque las películas no han tenido mucho éxito en el cine, ahora han pasado a la fase de distribución en vídeo.