¿Es pederastia casar a una niña de 10 años con un hombre de 80?

Print
There are no translations available.

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

En Arabia Saudí, y supongo que en otros países musulmanes, se produce un fenómeno que nos resulta especialmente repugnante a los occidentales. Se trata de la entrega en matrimonio de cientos de niñas a hombres adultos, en ocasiones ancianos. En cuanto una cría tiene la primera menstruación, ya es “apta” para casarse. A veces esa primera regla se adelante a los 9 años. Por más asquerosa que nos parezca tal barbaridad, la misma es aprobada por el Corán y los jadits. De hecho, su fundador, Mahoma, tuvo como esposa a una nena de 9 años, tal y como asegura uno de los jadits más importantes.

Es por eso que cuando en la televisión saudí, un joven presentador, con pinta de estar escandalizado ante semejante práctica, le preguntó por el tema a uno de los “teólogos” musulmanes más destacados de su país, un tal Muhammad Musa Al-Sharif, el mismo respondió que aunque él no haría eso con una de sus hijas, no puede prohibirlo.

Pero dijo más. Aseguró que los derechos humanos son cosa de cristianos, ateos y fornicadores. Y añadió que cuando el Corán dice algo sobre un asunto, no hay más que hablar, por más que los tratados internacionales digan otra cosa. Su contundencia fue clara: esos tratados no vale ni la tinta con la que se han escrito.

El caso es que, con la legislación de los países Occidentales, la consumación del matrimonio de Mahoma con Aisha, una cría de 9 años, supondría un claro caso de pederastia. Y por más que nos empeñemos, el Corán y los jadits dicen lo que dicen y los musulmanes no van a dejar de creer en lo que aparece en sus textos sagrados. Conviene tener eso en cuenta a la hora de proponer alianzas de civilizaciones.

Pero el hecho de que esas enseñanzas y prácticas religiosas nos produzcan una repulsión total, no deberíamos despreciar alguno de los argumentos propuestos por Musa Al-Sharif. Es decir, un Occidente donde la degeneración de la moral sexual es tan evidente no tiene autoridad moral alguna para exigir nada al Islam. Ellos admiten la pederastia legal vía matrimonio. Nosotros -y conste que no me refiero a los cristianos, pero somos minoría- admitimos que nuestras hijas menores aborten sin pedir permiso a los padres. En Arabia Saudí se puede casar un “viejo verde” con una nena que apenas tiene vello púbico. En Suiza se entregan condones a niños de 12 años para que forniquen sin “peligro”. Y en España la Cruz Roja propone a los muchachos de quince que se entreguen placenteramente a la sodomía. En algunos países islámicos las mujeres no enseñan ni los ojos. En nuestros países algunas “famosas” van vestidas como si se dedicaran a la profesión más antigua del mundo y la pornografía se emite libremente por nuestros televisores. En algunos países musulmanes se da de latigazos y se lapida a las adúlteras. En los nuestros se venden y exhiben los adulterios en los programas del corazón.

Soy de la opinión de que si Occidente, y más concretamente Europa, sigue empeñado en transitar el camino de Sodoma y Gomorra, renunciando a la ley moral del evangelio, el Islam será el instrumento usado por la Providencia como “cirugía drástica". No lloverá fuego y azufre del cielo. Lloverán Mohameds. Quienes no quieren vivir bajo el yugo ligero de Cristo, se verán bajo el yugo severo del Islam. La demografía se encargará de ello.